149.-Lectura

Mnoo le qeu ele

Si estás leyendo esto es porque sabés leer. Probablemente desde que tenés unos 2 años tus padres te leían cuentos mientras te iban mostrando lo que leían. Con el tiempo aprendiste (aprendimos) que esas cosas que estaban en los libros eran letras, que esas letras se juntan para formar palabras y que un conjunto de palabras forma una oración. Lo lindo es que ni tengo que profundizar en lo mega básico de la escritura porque ya estamos en la etapa felina donde hay una nota re piola sobre ese tema.

Al crecer, nuestros padres y maestrxs nos mostraron cómo suenan cada una de esas letras dependiendo del contexto en el que están (porque no es lo mismo la c de ‘casa’ que la de ‘círculo’),  y pudimos empezar a leer. Un pequeño gran momento para cada uno de nosotros, un gran, gran salto para la humanidad.

De esta forma, unos años después fuimos capaces de sentarnos con el libro de Caperucita y el Lobo y (con bastante esfuerzo al principio) de decodificar lo que estaba escrito. Este proceso de lectura es, en general, el primero que se enseña a lxs chicxs. En esta primera aproximación, aprendemos lo que se conoce como ‘vía fonológica‘, donde al enfrentarnos a una palabra tomamos cada una de las letras que la componen, buscamos cómo sonaría en ese contexto (armando los ‘fonemas’, que son la unidad mínima de sonido que usamos) y reconstruimos cómo suena esa palabra.

Esto parece obvio o menor, hasta que pensamos que puede tener una implicancia inmediata incómoda, porque acá es donde la voluntad de manifestarse sobre una actitud histórica se pone poco práctica y tenemos que buscar opciones mejores para trascender las formas masculinas y femeninas del lenguaje. Resulta que el uso de las ‘x’ por vocal, si bien como parte absolutamente válida de reclamar la forma en la que se manifiestan cuestiones de género en el lenguaje, puede hacer que algunas cosas no se comprendan correctamente debido a que la ‘x’ leída se estrella contra una fonología ausente. Esto significa que vamos a tener que buscar otra forma de dar esa misma pelea, pero sin meterle palos en la rueda al proceso natural de lectura.

Todo esto es muy lindo, y hasta podría resultar tierno pensar en una niña (o niño, pero no nxñx) leyendo un texto palabra por palabra, hasta que le toque leer otorrinolaringología, lo cual le llevará bastante tiempo ya que la pequeña lectora deberá recorrer cada una de las 20 letras en busca de su fonología. Sin embargo, es probable que esta palabra haya sido fácilmente leída por muchos de nosotros, lectores expertos, y que no hayamos tenido que ir letra por letra para comprenderla. Esto es así porque al crecer y mejorar nuestro léxico (o sea, la memoria de palabras que leímos o escuchamos alguna vez en nuestras vidas), cambiamos la forma en la que leemos, volviéndose ésta más rápida y menos dependiente de la longitud de las palabras. A esta vía se la denomina ‘vía léxica‘ y es la responsable de que podamos reconocer palabras rápidamente sin importar demasiado su longitud o de qeu lsa lerats stené o on étsen en el odren crortecto. 

Llegado este punto, parás y notás que ya clavaste varios párrafos de cientos de palabras en total y, sin darte cuenta (o tal vez sí), revoleaste los ojos unos cientos de veces, lo que te permitió fijar la vista sobre muchas palabras distintas. Cada una de estas fijaciones duró entre 100 y 300 milisegundos (o sea, entre un décimo y un tercio de un segundo, lo que definimos técnicamente como ‘re poco’). Aún más sorprendente es que entre fijación y fijación tus ojos saltaron de una palabra a la otra a una velocidad increíblemente rápida, y aún así, no viste todo borroso como en esos videos que filmás con el celular cuando estás pasado de birra y te creés el director de Rápido y Furioso o cuando estás sobrio y sos el director de la saga Bourne. Esto ocurre gracias a que nuestro cerebro se entera de que estamos moviendo los ojos y deja de adquirir información hasta que éstos se queden quietos de nuevo. Te amamos, bola gelatinosa ajustada por la evolución para hacer un montón de microcositas fantásticas.

Una de las preguntas a hacerse acá es ¿por qué necesitamos mover los ojos, si podemos ver todo lo que nos rodea a la vez? Primero, porque no podés mirar todo lo que te rodea a la vez, tu cerebro te está mintiendo. Qué loco, un cerebro mintiendo. Otra vez. De nuevo. Como cuando te querés convencer de que tu amiga te tiene ganas, pero igual.

Por más raro que suene, no podés ver todo de un vistazo. O al menos no podés extraer información de calidad sin mover los ojos un cacho. ¿Por qué? Básicamente porque tu ojo no es una cámara de fotos, y en vez de tener un sensor como el iPhone 25s, donde cada uno de los 50 mil millones de píxeles es igual al que tiene al lado (vengo del futuro, creeme que el iPhone 25s viene con esa cámara, es absurdamente caro y la gente sigue haciendo fila para pagarlo), tu ojo tiene una retina llena de células fotosensibles, pero distribuidas de forma heterogénea.

Esto se debe a que no hay un sólo tipo de estas células, sino tres (o cuatro) tipos de conos y un tipo de bastón. Algo así como un centro de jubilados dando un exámen de manejo.

Conos y bastones hacen cosas re distintas. Mientras que cada uno de los conos reacciona a un color de luz diferente, los bastones reaccionan todos a la misma luz, pero tienen la ventaja de ser más sensibles. Mal y pronto, unos nos dan re buena información sobre color, pero necesitan bocha de luz, y los otros nos dan info más pobre sobre luz, pero funcionan con menos, lo que explica por qué se dice que de noche todos los gatos son pardos; y por qué de día no tenés ningún tipo de justificación para ponerte una remera amarilla con un pantalón azul, medias violetas y crocs naranjas (aunque dudamos que exista una situación que justifique crocs naranjas).

Además de estas diferencias hay una cuestión de tamaños y de ubicación de estas células: los conos son más chiquitos y están todos ubicados más o menos en el centro de la retina; los bastones son más grandes y se ubican en lo que denominamos la periferia. De esta forma tenemos una gran cantidad de fotorreceptores en el centro que detectan colores y poca cantidad de fotorreceptores en la periferia que no lo hacen. Todo esto genera que lo único que veamos en colores y en HD sea lo que se encuentra justo en el centro de nuestra visión. El resto de lo que vemos, lo vemos como si fuera el Maracanazo del ‘50 donde ni siquiera se llegaba a distinguir la pelota.

Ahora, esto suena re extraño, porque la experiencia personal nos dice otra cosa. La experiencia dice que mientras leo esto en el celular viajando en bondi, con el rabillo del ojo veo a la perfección a la rubia que se acaba de subir y que, obviamente, me está mirando. Bueno, agarrá tu cerebro, besalo fuerte por lo que te da, putealo por cómo te miente, pero sabé que todo eso se lo debés a él, porque tus ojos ven otra cosa. Básicamente, lo que está pasando es que tu cerebro reconstruye, con la poca información (y de mala calidad) que le llega de tus ojos, lo que cree que está pasando. Lo bueno de todo esto es que esas inferencias, en general, son bastante buenas. Por ahí nos hacen creer que la rubia nos miraba a nosotros cuando en realidad miraba al flaco musculoso que está en la fila de adelante, pero si de repente se sube un león furioso al bondi (o sea que esta vez sí algo te quiere comer, posta), vamos a poder detectar eso y ponernos alerta para empezar a correr (o pelear, si sos el musculoso, cosa que nos viene bien porque seguro gana el león y la rubia necesita consuelo).

Volvamos ahora a la lectura y al temita de mover mucho los ojos. Ahora sabemos que para reconocer una palabra es necesario que la estemos viendo con el centro de la retina (lo que llamamos fóvea). También sabemos que cada vez que nos paramos sobre una palabra nos quedamos ahí unos 200 ms, pero lo interesante es que ese tiempo que estamos sobre cada palabra no es siempre el mismo. Ese tiempo varía de palabra a palabra. Incluso, si leés dos veces la misma palabra en un texto, también varía el tiempo que tardás en salir de ahí.

Ya hace varios años (en 1967) Yarbus sacó un libro donde propuso que durante el reconocimiento visual de una imagen, los movimientos que hacen los ojos cambian dependiendo de la instrucción que se le daba a la persona. Él pudo ver que si a una misma persona la ponía frente a un cuadro que retrataba una escena cotidiana y le preguntaba ‘¿Qué edad tienen las personas del cuadro?’, el sujeto experimental (así le llamamos nosotros a los amigos que colaboran con nuestros experimentos) movía los ojos recorriendo las caras de las personas. En cambio, si se le preguntaba ‘¿De qué clase social creés que son las personas del cuadro?’, el recorrido de la vista era otro, y se pasaba más tiempo viendo las ropas y los muebles. Ya en los ‘80 Just y Carpenter (probablemente con el pelo batido y un cassette de Poison) proponen que durante la lectura nuestros ojos van a recorrer las palabras, fijándose en ellas un determinado tiempo, y que ese tiempo depende del procesamiento que haga nuestro cerebro de la palabra que estamos leyendo. Algo así como que el cerebro le grita a los ojos ‘no te muevas que todavía no terminé’. A esto lo dividieron en dos teorías: la teoría ojo-mente (el ojo responde a lo que dice la mente) y la inmediatez del procesamiento (cada palabra se procesa mientras se lee). Se imaginarán que desde 1980 hasta el día de hoy muchas cosas cambiaron: los métodos que registran los movimientos de los ojos mejoraron un montón (antes te pegaban una sopapa con un palito al ojo y veían cómo se movía, ahora lo hacemos con eye tracker); las computadoras que analizan datos mejoraron infinitamente y nos permiten trabajar con miles de cosas a la vez; los métodos estadísticos son más confiables; etc. Sin embargo, aún hoy en día, las hipótesis de Just y Carpenter siguen siendo la base del estudio de lectura basado en movimientos oculares. De esta forma se propone que el tiempo que estamos con los ojos fijados sobre una palabra está relacionado al procesamiento de la misma.

Lo bueno es que hoy, para tratar de entender qué hacés cuando leés (o mejor dicho, qué hace tu cerebro) llevamos gente al laboratorio, la sentamos en una silla cómoda, y le hacemos apoyar la cabeza en una estructura fija (los amigos le decimos mentonera) frente a un monitor y una camarita especial: el famoso (?) eye-tracker. Esta camarita cuenta con el pequeño detalle de que en vez de ver luz como nosotros, ve luz que nosotros no vemos, en particular, luz infrarroja. Esto es importante porque para que el registro de los ojos sea bueno es necesario que haya mucha luz apuntándote a la cara, y no da tener a una persona una hora leyendo con un reflector de luz blanca encandilándolo como si un agente de la KGB te hiciera algunas preguntitas inocentes.  Y cuando ya está todo esto preparado empiezan a aparecer en la pantalla las cosas que queremos que el sujeto experimental lea. Así, una vez que tenemos los datos de muchas personas leyendo los mismos textos podemos analizar cuánto tiempo estuvo posado sobre cada una de las palabras y de qué variables (propiedades de la palabra) depende ese tiempo.

Los resultados más llamativos muestran que las palabras más largas generan fijaciones de mayor duración (este efecto disminuye a medida que nos hacemos lectores más expertos, pero siempre está presente). Esto puede deberse a que una palabra más larga tiene más información para ser extraída que una palabra corta. De forma inversa, aquellas palabras a las que estamos más acostumbrados (o sea, son más frecuentes) tienen duraciones más cortas. Esto se debe a que están más accesibles en el diccionario de palabras que tenemos en la cabeza. Algo así como si nuestro diccionario, en vez de estar ordenado alfabéticamente, estuviese ordenado por el uso que le damos a las palabras. También, si una palabra se repite varias veces en un texto, cada vez se lee más rápido. Y este efecto es más visible en palabras que usamos menos frecuentemente. Es como si esas frecuencias se fueran actualizando con lo que estamos leyendo. Pero hay una cosa más que es realmente loca,  y de la que no sabemos demasiado todavía: la predictibilidad, o sea, cuán probable es que sepas la palabra que va a venir sin haberla leído. Básicamente, eso que el teclado de tu celular hace horriblemente mal (por ahora).

Al analizar esta variable se puede observar que, si la palabra que estás leyendo era muy predecible basada en las anteriores, vas a estar muy poco tiempo sobre ella. En cambio, si esa palabra no te la esperabas ni a palos, te vas a quedar ahí un largo rato (aunque 400ms no parece tanto tiempo).

Todas estas cuestiones de la lectura son muy interesantes y nos dicen muchísimo sobre cómo funciona nuestro bocho, pero como dije, esto es sólo el comienzo de algo que todavía tiene un montón para dar. Imagínense lo verde que estamos en algunas de estas cosas que justo ahora estamos haciendo un experimento para seguir respondiéndonos preguntas sobre la predictibilidad. Y lo que es aún mejor es que vos, querido lector apasionado de la ciencia y el conocimiento, que seguro tenés unas ganas locas de ayudarnos (?), lo vas a poder hacer. ¿Cómo? Muy simple: entrando a ésta web y leyendo unos cuentos mientras predecís palabras ocultas. Mientras tanto, ahí estaremos nosotros, al pie del eye-tracker, aguantando los trapos, para tratar de entender qué leés cuando leés.

 

Yarbus 1967: http://link.springer.com/chapter/10.1007/978-1-4899-5379-7_8
Yarbus, A. L. (1967). Eye movements during perception of complex objects (pp. 171-211). Springer US.
Just y Carpenter 1980: http://psycnet.apa.org/journals/rev/87/4/329/
Just, M. A., & Carpenter, P. A. (1980). A theory of reading: from eye fixations to comprehension. Psychological review, 87(4), 329.
Rayner 1998 (Un review con todo lo que se sabía hasta el 98 sobre lectura a partir de los movimientos oculares): http://psycnet.apa.org/psycinfo/1998-11174-004
Rayner, K. (1998). Eye movements in reading and information processing: 20 years of research. Psychological bulletin, 124(3), 372.
Kliegl 2006 (un review que tiene los efectos más importantes conocidos desde hace varios años): http://psycnet.apa.org/journals/xge/135/1/12/
Kliegl, R., Nuthmann, A., & Engbert, R. (2006). Tracking the mind during reading: the influence of past, present, and future words on fixation durations.Journal of experimental psychology: General, 135(1), 12.
Fernandez 2013 (Sobre el efecto de predictibilidad): http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01690965.2012.760745
Fernández, G., Shalom, D. E., Kliegl, R., & Sigman, M. (2014). Eye movements during reading proverbs and regular sentences: The incoming word predictability effect. Language, Cognition and Neuroscience, 29(3), 260-273.




Hay 78 comentarios

Añadir más
      • Esteban

        Leer es predecir, como decís. Esa ley dice cuán probable es predecir el sigiuente caratcer de una secueniac en base a los que ya sabés.
        Si puditse leer esto, es más o menos por que podés predecir que va a venir y por ende sos tolerante al ruido ;)

  1. Marta Roganti

    Bruno soy profe de ingles y enseño lecto comprension. Me gusto mucho tu articulo, muy interesante, ademas, divertido! Gracias x tu contribucion!MR

  2. Elvio

    Brillante e interesantísimo, no paro de felicitarlos en cada nota. Ahora: ¿Cómo se analiza la lectura de ideogramas, como los textos chinos o japoneses? La nota se refiere a la lectura de textos en caracteres alfabéticos “occidentales” (supongo que con los cirílicos es parecido). ¿Tienen los mismos mecanismos?

    • Bruno Bianchi

      Buenas Elvio, gracias por los halagos… No sé mucho sobre análisis de lectura en (por ejemplo) chino, pero sé que se hace. Busqué dos segundos en Google Scholar “Kliegl Chinese” [1] y aparecen varios artículos. Recuerdo que en alguna charla comentaba que hay ciertos micomovimientos de los ojos dentro de los caracteres, pero no lo recuerdo bien, pero la forma de analizar la lectura es la misma… Camarita y a grabas los movimientos de los ojos!

      [1] Reinhold Kliegl es un Aleman super copado que hace lo mismo que nosotros, pero desde Alemania. Y lo hace en muchos idiomas, incluso e

      • Esteban

        Recuerdo que la tesis de posgrado de mi mujer sobre Asia Oriental fue el análisis del lenguaje audiovisual en las publicidades niponas. De este lado de greenwich, en general el lenguage gráfico se construye con una Z porque por lo general empezamos a prestarle atención a la esquina superior izquierda de la pantalla…
        …que es donde el texto suele empezar.
        De un análisis de unas treinta publicidades, ella concluyó que de ese lado, la curva es al revés, se empieza en la otra esquina (tipo S), así que pareciera que sí (*)

        (*) Aplican restricciones: El japonés se lee solamente de derecha a izquierda, o de arriba hacia abajo, también de derecha a izquierda. El chino se puede leer en cualquier sentido (tienemoenda?). El Coreano no. Aleglía.

        • Bruno Bianchi

          Conocés esta pintura?

          https://en.wikipedia.org/wiki/The_Great_Wave_off_Kanagawa#Non-original_versions_and_derivative_works

          Está hecha por un Japonés. Y alguna vez, en un seminario de éste Kliegl comentaba que tenía la teoría que para analizar la pintura “con los ojos del pintor” (dicho mal y pronto) habría que recorrerla de arriba a abajo y de derecha a izquierda (Tipo N?) ya que esa es la forma de escritura del chabón (que se ve en la firma que está a la izqueirda-arriba.

          Algo interesante es que nos mostró que viéndola rápido y sin pensar de la forma original y luego de la forma espejada. Intentando contar la cantidad de balsas en cada vista, y él decía que parecería haber una diferencia en la percepción (siempre hablando de ver rápidamente la pintura, no analizarla un tiempo largo). Pero todo ésto era anecdótico y eran sólo hipótesis, no tenía nada hecho en el tema (busqué un poco en Google Scholar y no encontré nada)

          • Esteban

            Sí, la ví en el MET. Es más chiquita de lo que imaginaba, pero impresiona.
            Tampoco (al menos hace ya unos seis años) encontró nada mi mujer sobre el tema, así que tuvo que hacerlo a manopla…

          • Vale

            Bueno, ahora que pones La Gran Ola y el recorrido de lectura de imágenes respecto de la escritura, es algo (entiendo) bastante manejado en occidente que el eje que va de arriba a la izquierda hacia abajo a la derecha influye muchísimo en la lectura que hacemos.
            Por ejemplo, cuando una imagen representa alguna cosa que se dirige hacia la izquierda, suele “darnos la sensación” de que ese movimiento es mucho más dificultoso que si espejamos la imagen. Ojo, esto se plantea así desde la historia del arte y eso, ni idea si hay estudios de otro tipo hechos sobre el tema…
            El ejemplo que me viene ahora a la cabeza es https://es.wikipedia.org/wiki/La_balsa_de_la_Medusa que además de que la balsa se mueve hacia la izquierda, mete mucha dualidad en ese cambio izquierda derecha.
            Pasan cosas parecidas con otras direcciones marcadas por la imagen (la dirección de crecimiento de alguna curva, la disposición de los “pesos” visuales, la dirección de la mirada en una foto, a lo que somos muy sensibles, por cierto).

        • Esteban

          VALE, vos seguí con lo tuyo que las computadoras todavía no explican una chota de cómo funciona esa cosa mágica de que con un palito, ocho pastitas de colores y un cacho de tela blanca le permiten a un humano llamado Van Gogh pintar unas cosas que dice él que son estrellas, pero que en realidad es una máquina de tocarte cosas emocionales en tus neuronas y hacerte llorar cuando lo tenés al frente.

          • Vale

            Ah, pero eso claro (ojo, después leí con atención el texto y el titular es un poquito grandilocuente para las conclusiones a las que llegaron, pero igual, qué loco cómo se suman herramientas y cómo da para pensar cómo entendemos/vemos las cosas).
            Igual lo de no recibirme iba a ser más porque empiezo con una nota del gato, luego voy a un link de un comentario, después busco algún término en wikipedia ytodoasí. A donde vamos no precisamos licenciados.
            Y lo de llorar es posta. No me pasó con Van Gogh, pero sí con Boticelli. Viva el arte.

      • Elvio

        Más que nada la pregunta iba a que, con los caracteres alfabéticos, hay alguna asociación entre la palabra y el sonido asociado a cada letra (“vía fonológica” lo llamás vos), y cuando vemos una X en el medio, “nos hace ruido”. ¿Es que la función de lectura en los cerebros de los orientales es diferente?

        • Bruno Bianchi

          Bueno, eso que decís es prácticamente cierto para el español, aunque existen excepciones… Existen alguna reglas que nos dicen cómo suena una letra dependiendo el contexto. Sin embargo no hace falta irse muy lejos para encontrar un caso muy diferente. En el inglés hay muchas palabras que no podés saber cómo se pronuncian sólo con leerlas. La fonología de cada letra cambia y muchiiiisimas veces no existen reglas que permitan descifrar la fonología. El típico ejemplo es “potato” “poteito”. O sea, una misma palabra con dos fonologías diferentes y ambas válidas.

          Es verdad que el chino/japonés/etc es un caso extremo de ésto. De todas formas no sé demasiado de esos idiomas, pero creo recordar que en el chino, por ejemplo, dentro de un caracter-palabra hay diferentes partes que dan información sobre lo que representa. O sea, cada (conjunto de) línea de un mismo caracter-palabra tiene información propia, por lo que leer un caracter de esos implica asociar toda esa información para formar la palabra. Igual voy a averiguar un poco más de ésto.

  3. Lau

    Lo lei rapidisimo. Que significa? Que escribiste una nota re copada. Y que mi Diccionario de Palabras mas Usadas esta al mango porque en Fisio tuve clase de Vision la semana pasada (Vision de “ver”, no de Avengers)

    • Bruno Bianchi

      MIrá lo que dicen Just&Carpenter en 1980:

      When readers are given a text that is appropriate for their age level, they average 1.2 words per fixation. The words that are not always fixated tend to be short function words, such as the, of, and a. The number of words per fixation is even lower if the text is especially difficult or if the reader is poorly educated. Of course, this is not the case when adults are given simple texts, such as children’s stories; under such circumstances, these same studies show an increase to an average of two words per fixation. Similarly, readers skip more words if they are speed-reading or skimming (Taylor, 1962).

      Algo así como una traducción:
      “Cuando un lectores lee un texto apropiado para su nivel de lectura tiene un promedio de 1,2 palabras por fijación. Las palabras que no son siempre fijadas suelen ser palabras de función cortas (ej: artículos). El número de palabras por fijación es todavía menor si el texto es muy dificil o si es un lector poco entranado. Claramente, este no es el caso cuando le damos textos simple a adultos (ej: textos infantiles); bajo estas circunstancias los estudios muestran un aumento de hasta 2 palabras por fijación. Lo mismo ocurre si el lector está haciendo una lectura veloz (leer en diagonal).”

  4. Francisco Laferrière

    El gato se está volviendo lentamente como entrar a Wikipedia, empiezas a leer un artículo con letras desordenadas y terminas leyendo otro sobre cómo las drogas afectan a la cabeza por hacer clic en los enlaces.

    • Bruno Bianchi

      Vengo del futuro, allá la Wikipedia sólo se usa para saber qué día nació Mirtha Legrand (sí, sigue viva). Cuando la gente quiere saber algo serio, lo “Gatea” (neologismo para “buscar en El Gato y la Caja”)

      • -alx-

        Si llegan a “lo gatea” como que se zarparon en zarpados. XD

        Una vez me dijeron que cuando leo no tengo que “escucharme leyendo” como que eso “habla mal de mi lectura”, pero posta, que no puedo evitarlo… al menos no, si realmente quiero retener algo de lo leído. Es así o le estoy pifiando en algo?

        • Bruno Bianchi

          Esto es a título personal: soy muy mal lector. Tengo 26 años y a veces me encuentro moviendo los labios mientras leo. Nunca fui muy adepto a la lectura. Siempre odié bastante leer y sólo leo cosas que me gustan mucho mucho. Así y todo en los últimos años empecé a leer mucho más (gracias Asimov) y de a poco me fui forzando a no mover los labios. De todas formas no se si es malo escucharse leyendo, que se yo… creo que es lo normal…

          • Elvio

            Con 58 años me alegra que uno de 26 encuentre a Asimov (como lo fue y es para mi) un motivador a la lectura. Un genio que superó el ser solo un autor de ciencia ficción (excelente) para ser uno de los primeros y mejores divulgadores científicos. No me extraña por el mismo motivo la calidad de tus textos.

      • Florencia

        Supuestamente para que esté desordenado y sea legible, se tienen que mantener la primer y última letra de cada palabra, salvo en palabras cortas, que no afecta. No me acuerdo la fuente pero era algo así

        • Bruno Bianchi

          Si, el tema es que el título rememora a un post que tiene conceptos previos, y que se llama “Mono el que lee”. Lo ideal hubiese sido usar palabras mas largas en éste título.

          Igual lo de “la primera y la ultima” no es tan estricto, lo importante es mantener el largo y las letras. Después si no intercalás demasiado las letras del medio, no debería cambiar demasiado (si escribís la palabra al inverso no la vas a reconocer ni en pedo)

  5. Vale

    Nombraste el Maracanazo. ¿Campaña de fidelización del público urugato? (190 millones de enemigos se acaban de hacer)
    Muy bueno el artículo, me voy a la web del experimento a procrastinar en nombre de la ciencia.
    Pido para más adelante algo sobre qué pasa con las imágenes, y diferentes tipos de imágenes. ¿Habrá estudios sobre eso, más allá de lo que mencionabas?

    • Bruno Bianchi

      Es un pequeño pasito hacia la conquista gatuna de la banda oriental. Con esa pequeña frase, que puede pasar desapercibida para la mayoría de los argentino, nos ganamos el amor de algunos Uruguayos :D

      Gracias por meterte al experimento!!

      • Vale

        Porque “Artigas quería ser argentino y no lo dejaron” ;)

        Imágenes: Mmmm, se bastante poco. Estudio diseño y la realidad es que sacando las leyes de la gestalt (que son muy útiles pero vamos, tienen sus añitos, algo más alguien debe haber propuesto) y alguna cosa sobre en qué sentido recorremos una imagen (orden que olvidé por completo), no se trabaja mucho. Capaz sólo le interesa a colgados como yo (luchemos por los derechos de los colgados), y no tiene un uso práctico en la disciplina.
        En resumen, cualquier cosa sobre el tema post 19¿30? me viene bien, cuando quieran.
        Salú!

  6. natalia

    Hola! ya se sabe porque a veces leemos sin “leer”. Me refiero a cuando leemos algo 4 veces hasta que de verdad lo entendemos, pero antes posabamos los ojos sobre las palabras pero aun viendo no llegaban a ser leidas…? No me refiero a no comprender lo que leemos. Buenos todo eso. Espero se entienda.

  7. Dieg@

    muy bueno bruno, encima el quilombo que arman entre el cerebro y el ojo para armar todo en la cabeza, hay cosas que todavía me las acuerdo de fisio del 97… de las vias, de las inhibiciones laterales, de porque vemos una estrella apenitas brillante de reojo, pero cuando la queres enfocar, nunca vas a poder o de las alteraciones, como la (insert name here) que te deja viendo todo como si anduvieras por la vida con una luz estroboscópica flasheandote todo… hay algun estudio sobre los metodos de lectura rápida esos como que lees por bloques? se puede vencer el hecho de leer palabra por palabra? en fin, me voy a nevegar por las notas anexas. abrazo

    • Bruno Bianchi

      Hasta donde tengo entendido lo que se hace es entrenar fuerte el temita de (1) dónde caer con los ojos en cada palabra y (2) no volver nunca para atrás.

      (1) Cuando caemos sobre una palabra, en general lo hacemos en posiciones medianamente óptimas (del centro hacia la izquierda). Pero a veces le pifiamos y tenemos que corregir, moviendo los ojos dentro de la misma palabra. Eso roba tiempo, no demasiado, pero roba

      (2) Lo que sí roba mucho tiempo es el hecho de volver para atrás hacia palabras pasadas. Hasta donde he charlado con gente que sabe más del tema, los métodos de lectura veloz atacan mucho a este tema, porque es el acto del que más consciente sos. Básicamente te piden que hagas un esfuerzo para no meter regresiones (así le decimos los amigos) y que sigas adelante. Ésto hace que algunas palabras no se terminen de comprender del todo, pero al fin y al cabo lo que le importa a ese método es que entiendas el párrafo como un todo.

  8. RomaC

    Bruno…
    No pude pasar de los primero párrafos, que en seguida voy a retomar, pues creo que la nota debe ser interesante. Lo que me paralizó fue el uso reiterado de esa ‘x’ que se mal utiliza hoy en día para supuestamente no discriminar a las mujeres cuando se habla en plural. Mal uso que me pone los pelos de puta cada vez que me lo encuentro.
    A mi, como mujer no me molesta que para el plural se utilice el “masculino” cuando es el uso correcto (según el contexto). Al contrario, me molesta esa ‘x’ o ‘@’ mal utilizada para quedar políticamente correcto.
    Dejo link a la página de la RAE donde se explica el modo enq ue se deben usar los plurales. Una cosa más, cuando hablas y te refieres en plural a los grupos mixtos de gente, ¿cómo lo haces? ¿dices los/las maestros/maestras, o lxs maestrxs? (porque no nos olvidemos del artículo que se conjuga según el género del sutantivo en la lengua hispana, que no somos ingleses) porque si podés pronunciar la ‘x’ esa bendita y te entienden, me saco el sombrero que no tengo.

    http://www.rae.es/consultas/los-ciudadanos-y-las-ciudadanas-los-ninos-y-las-ninas

    Saludos y supongo que al retomar la lectura me encontraré una muy linda nota.

    • Bruno Bianchi

      Hola Romac, el 4to párrafo encaro ese problema :D :

      “Esto parece obvio o menor, hasta que pensamos que puede tener una implicancia inmediata incómoda, porque acá es donde la voluntad de manifestarse sobre una actitud histórica se pone poco práctica y tenemos que buscar opciones mejores para trascender las formas masculinas y femeninas del lenguaje. Resulta que el uso de las ‘x’ por vocal, si bien como parte de una búsqueda de fondo absolutamente válida de reclamar la forma en la que se manifiestan cuestiones de género en el lenguaje, puede hacer que algunas cosas no se comprendan correctamente debido a que la ‘x’ leída se estrella contra una fonología ausente. Esto significa que vamos a tener que buscar otra forma de dar esa misma pelea, pero sin meterle palos en la rueda al proceso natural de lectura.”

        • Maria Eugenia

          Se escribe x se lee e. Algunas personas escriben directamente con e. Tampoco se trata de “no discriminar a las mujeres cuando se habla en plural”. Se trata de poner en evidencia que el lenguaje y la sociedad en general, incluyéndome, por supuesto, es machista y heteronormativa. La “x”, o la “e” incluye no solamente al varón y la mujer, tambien a las personas trans, intersex y cualquier otra identidad de genero.

          • Esteban

            No, el lenguaje no es sexista, de la misma forma que un destornillador, una pava o un arado no lo pueden ser, porque esa es una cualidad aplicable a las personas.
            http://elies.rediris.es/elies16/Garcia.html

            Por otra parte , y si fuese así (y esto es un gedankexperiment, NO ESTOY DICIENDO que sea así) |¿Por qué países con un idioma sin género como el inglés tiene ocho veces la cantidad de delitos sexuales que España, que es supuestamente heteronormativamente machista por su idioma?

            http://www.nationmaster.com/country-info/compare/Spain/United-States/Crime

          • Bruno Bianchi

            Los sistemas informáticos de lectura para ciegos (leen lo que hay en la pantalla) no reconocen la ‘x’ como una ‘e’.

            Estoy de acuerdo en que hay una heteronormatividad en el lenguaje (ni hablar en la sociedad), pero creo que la ‘x’ no es la solución… Creo que sería mejor usar una ‘e’ posta, que tenga una fonología transparente y que la RAE tenga que aceptarlo por uso generalizado (dentro de 50 años, tarde, como hace siempre la RAE con todo)

          • Maria Eugenia

            Esteban, te estás olvidando que el lenguaje no existe por si mismo, así como una pava o un arado no tienen ningún sentido si no hay una serie de significaciones imaginarias sociales que delimite para qué y cómo se usan. Si queres, podemos pensar que el lenguaje en si mismo no es sexista, pero entendamos tambien que no hay un comunismo del lenguaje, que su uso y sus modos están distribuidos diferencalmente, y no al azar, entre la población. En este sentido el lenguaje está hecho (creado y reproducido) por sujetos que tienen determinadas creencias, modos de ser y de hacer particulares que orientan la manera en que su utiliza el lenguaje. El día que tengamos una sociedad des-generada y no sexista espero que estemos usando el mismo lenguaje. Pero seguramente se habrá modificado para incluir la diferencia, y se habrán desnormalizado modos de habar heteronormativos que tenemos incorporados como naturales.
            Por otro lado, pensar que el comportamiento social es monocausal, es simplificar mucho la cosa. No me extraña nada que EEUU tenga más delitos sexuales que España, en primer lugar porque norte américa tiene mucho más población que la península ibérica. Pero además, y ahora yendo a una cosa mucho más personal, solo con ver que Donald Trump es uno de los presidenciables ya se puede perfilar como viene la mano.

          • Maria Eugenia

            Esteban, si consideras que decir que la sociedad es cultura es una “elucubración” es evidente que no tenemos nada que discutir. Pero, siguiendo tu lógica, decime donde están las evidencias que establecen la relación entre el lenguaje y las estadísticas de delitos sexuales en los distintos países. Porque esa correlación la estableciste vos, no yo.

          • Esteban

            María, la estableciste vos:

            “(…)Se trata de poner en evidencia que el lenguaje y la sociedad en general, incluyéndome, por supuesto, es machista (…)”.

            Italia, es otro país donde el lenguaje es femenino para el genérico, rasgos que ustedes y ustedas consideran machista y machisto. Tiene el doble de delitos sexuales que España. Y me refiero a un ratio, no a los totales, por las dudas, aclaro.

          • Maria Eugenia

            Esteban, hay una cosa que se llama ambigüedad del lenguaje, pero tiene que ver con las significaciones de las palabras, que desde tu punto de vista son “elucubraciones”. Por supuesto que cuando digo que “pone en evidencia” no estoy queriendo decir en ningún momento que hay estudios realizados desde una perspectiva positivista que que muestran objetivamente la relación entre el lenguaje y el machismo, y mucho menos la relación entre el machismo y la violencia sexual. Lo que me llama la atención es que rechaces de plano mi argumentación, pero utilices el primer enunciado (que solo se sostiene y entiende respetando la lógica y metodología de las ciencias sociales), y te enzarces en una contra-argumentación que corresponde a una lógica completamente diferente. Por eso, y respetando tu modo de pensar, te vuelvo a preguntar ¿donde están las evidencias que establecen la relación entre el lenguaje y las estadísticas de delitos sexuales en los distintos países?

          • Maria Eugenia

            Esteban, el articulo al que me remitís dice exactamente lo que digo yo, que el lenguaje está hecho por personas en base a significaciones. Por eso estoy tratando de seguir tu lógica, ya que descartaste de plano la mía. Y vuelvo a repetir, como un loro, ¿Donde están las evidencias que establecen la relación entre el lenguaje y las estadísticas de delitos sexuales en los distintos países? Lo pregunto porque es la base que asumís como verdadera para iniciar la discusión. Por que si no podes establecer esta relación ¿Por qué yo debería aceptar que me remitas a una pagina de estadísticas como “evidencia” de que la presencia o ausencia de genero en una lengua tiene algún tipo de relación con la cantidad de delitos sexuales cometidos en ese país? Por que si no, da la sensación de que aceptas una lógica cuando te conviene y cuando no te conviene la negás.

          • Sol Minoldo

            Esteban, desde que pretendiste zanjar el tema con una presunta evidencia que “refuta” la relevancia del uso de genéricos masculinos en el lenguaje como factor relevante de la desigualdad de género, el debate se tornó, ante todo, metodológico. Y es desde ah que quiero hacer mi aporte, porque aveces personas ajenas a las ciencias sociales piensan que se lo más objetivo es aplicar razonamientos que funcionan en otras ciencias y a veces, lo único que consiguen, es caer en reduccionismos y simplificaciones.
            Eugenia te señaló problemas con tu planteo, en los que me gustaría enfatizar: la monocausalidad como una simplificación en tu planteo; La pendiente resbaladiza que te lleva a asumir un dato como evidencia de determinado postulado que esta a varias relaciones causales de distancia; Dar por sentada la relación entre una evidencia y su interpretación en relación a un postulado, sin considerar que se debe fundamentar dicha interpretación (por lo cual reclamar que lo hagas no es invertir la carga de la prueba, sino pedirte rigurosidad en el uso la prueba que proponés) .

            Es una grave simplificación pensar desde la monocausalidad, especialmente cuando el objeto de estudio son variables que no actúan de manera independiente, y por tanto, no se pueden estudiar por su funcionamiento aislado.
            Lo cierto es que, “señalar que un lenguaje que reproduce significaciones heteronormativas opera culturalmente como uno de los dispositivos reproductores y legitimadores de toda una simbología heteronormativa” NO TIENE como consecuencia necesaria que, allí donde este mecanismo opere, el machismo resulte, en términos globales, más presente y violento que allí donde no operan. Y por eso el dato que proponés como evidencia no se puede tomar como una refutación de este postulado.

            En ciencias sociales conectar la evidencia con hipótesis y teorías es sumamente complicado, porque interactúan muchísimas variables cuya separación no solo es viable, sino que en algunos casos podría generar escenarios artificiales (especialmente si las variables que aislamos, en realidad interactúan con aquellas que controlamos). Por tanto, para poder sacar conclusiones sobre fenómenos complejos, las variables deben ser abordadas en relación con sus interacciones con otras variables.

            Si queremos determinar la veracidad de nuestra hipótesis (que un lenguaje que reproduce significaciones heteronormativas opera culturalmente como uno de los dispositivos reproductores y legitimadores de toda una simbología heteronormativa), el proceso es mucho mas complicado:

            Asumamos que el indice de violaciones es un indicador adecuado de los niveles de violencia de género de un país. Lo que hay que determinar es, en todo caso, si sobre la variación de dicho indicador juega un rol la simbología cultural heteronormativa y machista, no sólo del lenguaje. Una vez establecido ello se puede avanzar en investigar si el lenguaje juega algún rol respecto de la reproducción, refuerzo o legitimidad de tales contenidos. Como verás, si encontráramos que es una variable relevante, no significaría que es la única ni que su efecto propio pudiera ser observado sobre resultados en los que esperamos que se reflejen un conjunto de variables, que pueden operar con mayor y menor intensidad en cada contexto específico.
            Para determinar si el lenguaje es o no un dispositivo relevante en la reproducción de simbolismos heteronormativos vas a tener que estudiar, necesariamente, el lenguaje, sus cargas simbólicas, su asociación con esquemas culturales relevantes para organizar las relaciones de poder al interior de la sociedad, etcétera. Dentro de ese estudio, sólo una parte incluirá la relevancia del uso de genéricos masculinos, dado que el lenguaje puede reproducir contenidos machistas o falocéntrocos de maneras diversas (por ejemplo por la cantidad de palabras misóginas, su frecuencia de uso, o la cantidad de palabras con una simbología asociada a mandatos de genero asimétricos, entre otras formas).
            La ausencia de algunos mecanismos de reproducción de simbología machista en un idioma podría ser compensada por la presencia de otros mecanismos de impacto equivalente, e incluso un lenguaje neutral respecto a la heteronormatividad podría ser compensado con otros signos heteronormativos de la cultura. Pero allí donde encontráramos que el mecanismos existe, vale la pena preguntarnos si está o no asociado a una naturalización cultural de la heteronormatividad y de simbología cultural de tipo machista, algo que posiblemente pueda determinarse mejor con una investigación primero cualitativa, en profundidad.
            Por ultimo, si hubiera evidencia del rol del lenguaje como factor que reproduce, legitima y refuerza simbología machista (ya asumiendo que la misma tiene a su vez relevancia sobre los niveles de violencia de genero), y tuviéramos elementos para atribuir al uso de genéricos heteronormativos un rol en esa reproducción simbólica que nos preocupa, la acción política de cuestionar el lenguaje SI tendría relevancia, como PARTE (solo parte) de la batalla cultural contra aquellos contenidos culturales que están en la base de las asimetrías de género y sus manifestaciones más violentas.
            Por eso, para no caer en la pendiente, en vez de mirar los niveles de violencia de género y el uso de genéricos masculinos, apreciar la relevancia de estos últimos implica ocuparnos de observar la relación entre ellos y determinadas simbologías, sin proponer saltos maratónicos que, aunque pueden parecer más objetivos por aportar datos masivos, son todo lo contrario. Así que, para poder negar que tenga importancia, en lugar de buscar tasas de violaciones por países, buscate estudios que se ocupan de explicar la relación entre la violencia machista y los simbolismos y contenidos machistas y heteronormativos. Y si el problema no lo ves ahí, buscate estudios que se ocupan de lenguaje desde una perspectiva de género ;-)

          • Esteban

            Sol, no pretendo zanjar nada.

            Pretendo que se me explique cómo puede ser que un modelo (de ustedes, yo digo que no se sabe, no que haya relación) que afirma que la sociedad es en general machista y heteronormativa, y el lenguaje viene con ello, tenga una inconsistencia grave que es que en países con una sociedad que o bien moldea, o expresa (de nuevo, lo ignoro: lo afirman ustedes) un lenguaje neutro o con genéricos femeninos (como el inglés o italiano) tenga respectivamente una tasa de delitos contra la mujer, mayormente, (tasa, no totales, ratio.) ocho y dos veces mayor que otro cuya sociedad expresa, o es moldeada (de acuerdo al modelo que ustedes proponen) un lenguaje heteronormativo y sexista, como (ustedes afirman) que es el español, o castellan, para los que somos algo más viejos.

            Me es irrelevante convencerlas a ustedes, porque parece que creen a pie juntillas en que el lenguaje es así y no de determinada manera, a pesar de las inconsistencias expresadas ut supra.
            SI me interesa que no se pierda el pensamiento crítico, que es la esencia del inmenso laburo que la gente del Gato hace acá.
            SI me interesa que haya la menor cantidad posible de dogmas y falacias acá, para que el que lea esto se pregunte lo mismo que me pregunto yo, y que ninguna de ustedes me puede responder, salvo acusándome de reduccionista, falaz o cosas peores.

          • Sol Minoldo

            No es que no sepamos responderte Esteban, es que no estas interpretando la respuesta: que la supuesta evidencia no constituye, como sostenes como punto de partida, necesariamente una inconsistencia.
            Si hubiera inconsistencia, claro, habría que explicarla como mínimo, pero el problema es que no necesariamente la hay. Sos vos quien sostiene sí la hay, pero no has aportado explicaciones de por qué tal dato puede ser interpretado como tal cosa, a pesar que te señalamos el problema de darlo por sentado (debido al tema de la larga pendiente entre una cosa y la otra).

            Compartimos el interés por el pensamiento crítico, el desapego a dogmas y prejuicios. Por eso traigo a colación la importancia de no caer en reduccionismos, y de encarar la discusión del modo más riguroso en términos metodológicos y disciplinarios.

            No te ofendas porque te señalemos reduccionismos o falacias, sino no podemos mejorar la calidad del debate. Todos caemos en ámbos, y esta bueno que cuando nos lo señalen y lo advirtamos, podamos reconocerlo y repensar nuestras posturas. De eso se trata, en parte, el pensamiento crìtico

      • RomaC

        Hola Bruno… Sí, vi que trataste el problema después de escribir mi comentario. Como dije, no pude pasar de los primeros párrafos cuando vi la x, me desquicié un poco lo reconozco. Jeje.
        La nota muy buena, me gustó lo que desarrollaste y como lo hiciste.
        Saluditos

  9. Angélica

    “bola gelatinosa ajustada por la evolución para hacer un montón de microcositas fantásticas.” Lo amé. Genial la nota.

  10. Mariana

    1. Amé la nota.
    2. Hice dos de los relatos del experimento.
    3. Pifié prácticamente todas las palabras (mi cerebro predictivo anda como el de mi celular)
    Mis respetos!

    • Bruno Bianchi

      1. Genial
      2. Genial Genial (y espero que podamos seguir sumando “geniales” en este punto)
      3. Así es la predictibilidad, no es culpa de TU cerebro… El experimento es requetecontra frustrante a veces. Gracias por bancártelo!!

  11. andrescass

    Muy buena nota y muy interesante.
    El lenguaje, la forma en que el cerebro interpreta los signos y la forma en que procesa la lectura y el habla son de los temas que más me interesan, supongo que por venir de un palo completamente distinto (ingeniería).
    Estoy haciendo el experimento, de a poco, de a un texto, que dicho sea de paso son muy interesantes.

    Por mas notas de su autoría.

    • Bruno Bianchi

      Gracias por la opinión. La verdad que son temas súper interesantes… Y ya vendrán más notas sobre este y otros temas

  12. romina novas

    Como licenciada en fonoaudiologia y se me cae un lagrimon al ver una nota sobre una tematica con la que yo laburo dia a dia. Gracias Bruno por hacerme sentir parte de una comunidad copada!

  13. Ana

    Genial, Bruno, me encantó la nota y me resultó muy interesante el tema. Como docente que soy, porque alguna vez tuve que ver con la enseñanza de la lectura y porque me preocupa la falta de aprendizaje que, hoy por hoy, existe en las escuelas.
    Todo lo tratado va mucho más allá y es mucho más abarcativa, pero igualmente, siempre se encuentra una pequeña punta que ayuda y da ideas.
    Entré en la página para hacer los experimentos y me encantaron (también frustraron), de modo que seguiré haciendo de a poco.
    Me encantaría leer más notas sobre el tema. Felicitaciones!!

  14. Lucas

    “También, si una palabra se repite varias veces en un texto, cada vez se lee más rápido. Y este efecto es más visible en palabras que usamos menos frecuentemente. Es como si esas frecuencias se fueran actualizando con lo que estamos leyendo.”

    Como buen informático, en lo primero que pensé cuando leí esto es en nuestro querido Micro Procesador y sus niveles de memoria Cache.

  15. Nico

    Hola, Bruno. Hoy por uno de esos azares de la internet y el deporte olímpico de clickear en cualquier lado llegué a ésta página que tiene que ver con el tema, ¿la conocías?

    http://spritzinc.com/
    (hay una banderita Mexicana para hacer la prueba en español)

    Dicen ellos mismos que su (¿invento?) ayuda a la comprensión, habrá que ver, lo que si me pasó es que pestañeas y si tardaste una milésima de más cuesta volver a enganchar.

    • Bruno Bianchi

      Nico, efectivamente conozco el sitio. No es algo nuevo el llamado RSVP (Rapid Serial Visual Presentation o Presentación Visual Rápida Serial). Se ha estudiado un poco. He leído investigaciones que buscaban la efectividad de la lectura en RSVP para implementarlo en celulares, cuando los celulares mas groso y grandes tenían pantallas del tamaño de lo que hoy mide el nano sim (bueno, no tanto, pero las pantallas de las palms eran chiquitas y con poca resolución).

      Funciona para aumentar la velocidad de lectura, claramente. En lectura normal leemos una palabra cada 250ms, o sea 4 palabras por segundo. En RSVP podés aumentar eso una bocha y seguir entendiendo bastante. Básicamente porque el reconocimiento de las palabras se hace muy rápido, en los primeros 50 a 100ms desde que se ve la palabra. Si además tenemos en cuenta que las palabras de función (básicamente todo lo que no es Adjetivo, Sustantivo o Verbo -ASV-) no llevan demasiado procesamiento, el tiempo total que tenés para procesar cada palabra de contenido (las ASV) es bastante parecido a la lectura normal.

      El problema es como vos decís. Si te distrajiste o parpadeaste una fracción de segundo, cagaste. Y no hay vuelta atrás. Pensá que en una lectura normal hay alrededor de un 10-15% de movimientos sacádicos para “atrás” (regresiones), que en general son para volver hacia una palabra no comprendidas o incorrectamente procesadas (al leer la palabra “cerca” podés asignarle el lugar de sustantivo -valla- y no comprender la oración ya que estaba con función de adverbio -de cercanía-).


Publicar un nuevo comentario