000-aborto

Aborto: nacimiento de una idea

Uno de los lugares más comunes en donde el debate sobre el aborto suele quedar enredado es aquel que lo sitúa como una disputa entre los derechos de la mujer (a la salud, al propio cuerpo, a su vida, etc.) y el derecho del feto a la vida. Sin embargo, para llegar a pensar el debate en esos términos fue necesario dar un paso anterior, que generalmente es invisibilizado e incluso negado por algunos/as: para pensar el aborto en términos de un conflicto de derechos se tuvo que construir antes al feto como un sujeto, cuya vida tiene un ‘valor’ y debe ser protegida.

Muchos/as confunden los términos que se debaten, asumiendo que la disputa en torno al aborto legal se vincula con ‘el inicio de la vida’. Esto es un error porque antes del comienzo de los primeros signos de actividad cerebral, de la implantación o incluso de la fecundación, ya hay vida. Óvulos y espermatozoides son, de hecho, células vivas de la especie humana, como también lo son las células de la piel, de los órganos internos, etc. Así que lo primero que sería preciso dejar en claro es que el debate sobre la vida que se da en torno al aborto corresponde más específicamente al del inicio de la vida ‘de un nuevo individuo humano’, y no en el inicio de la vida como tal. Yendo un poco más al hueso, el debate central es desde qué momento comenzamos a otorgarle valor y protección a esa nueva vida individual (sin perder de vista que ‘individual’ es en sí mismo discutible, dada la naturaleza dependiente del organismo en desarrollo).

Muchas veces damos por sentado que ciertas cosas naturalmente son como las pensamos nosotros/as, que son obvias, hasta que les ponemos un poco de perspectiva histórica y antropológica. Lo cierto es que cada sociedad y cada cultura negocia de manera distinta los umbrales que determinan el momento en que la vida comienza a ser considerada como susceptible de protección.

La antropología ha demostrado que en muchas sociedades no industrializadas el inicio biológico de la vida no coincide necesariamente con el inicio de la valoración de esa vida. En ciertas culturas, el inicio de la vida suele asociarse al momento del parto biológico, por ser este el primer instante en que es posible visibilizar al/la niño/a, mientras que su aceptación social (la entrada de esa nueva vida a la comunidad) puede ocurrir en un momento posterior, como cuando se cumplen ciertos ritos, cuando ocurren determinados eventos simbólicos de importancia para la comunidad o cuando se alcanza un cierto estado de maduración. Dice la antropóloga Lynn Morgan que en múltiples culturas el ‘parto biológico’ está separado del ‘parto social’. En algunos lugares, por ejemplo, el ingreso simbólico de una nueva vida a la comunidad ocurre recién cuando se le asigna un nombre al/la bebé, cuando se realiza la perforación de una de sus orejas, cuando se le circuncida, etc., ritos que pueden ocurrir a los pocos días o a los años luego del parto biológico. De este modo, en algunas sociedades, antes del nacimiento biológico el feto no es considerado todavía una ‘nueva vida’, menos aún un sujeto independiente susceptible de protección o de valoración moral.

Por otro lado, en las sociedades occidentales, desde hace unas pocas décadas venimos atravesando una dinámica social y política en la que hemos tendido a adelantar el momento simbólico en que valoramos y admitimos esa nueva vida como parte de la comunidad. En parte, esto se debe a las nuevas tecnologías de visualización que desde mediados del siglo XX nos han permitido observar los fetos antes del nacimiento. Esta ‘visibilidad’ que ha adquirido el feto dentro del útero de la mujer transformó las percepciones que se tienen respecto de éste, produciendo cambios en la valoración subjetiva que le asignamos. Aquí es cuando nos acordamos de que todos tenemos un amigo que le habló a una panza. Parafraseando nuevamente a Lynn Morgan, las tecnologías de visualización han adelantado el parto social en Occidente. Eso sí, este fenómeno tuvo lugar con una relativa ambigüedad: aunque hoy en día les asignamos nombres a los/as hijos/as antes de su nacimiento, oficialmente el nombre queda registrado recién tras el parto; pese a que valoramos la vida fetal, los registros de mortalidad oficiales sólo cuentan las muertes de aquellos que murieron tras el parto, y no antes; para prácticamente todo efecto, una mujer embarazada cuenta como una sola persona, y no como dos, tres, ocho. Es decir, atravesamos actualmente un proceso ambiguo de adelantamiento del parto social en el que valoramos la vida fetal, sin desprendernos del todo de la idea de que el nacimiento biológico constituye un momento simbólico central que marca el ingreso a la comunidad.

Imagen destinada a descomprimir emocionalmente. MIREN, BEBITOS!!!

La postura de la iglesia, también histórica

El propio discurso sobre el inicio de la vida individual que actualmente defiende la jerarquía de la Iglesia Católica no ha sido idéntico a lo largo de su historia. La idea de que la vida individual comienza con la fecundación fue adoptada oficialmente por la Iglesia Católica recién en la segunda mitad del siglo XIX.

A lo largo de la historia del catolicismo, una larga lista de teólogos y Sumos Pontífices apoyaron la tesis denominada ‘hominización tardía’, fundándose en antecedentes filosóficos, teológicos y bíblicos. Según Tomás de Aquino, por ejemplo, el alma era infundada (produciendo la ‘animación’) a los 40 días de la fecundación en el caso del hombre, y a los 90 días en el de la mujer. San Agustín agregaba 6 días más en los fetos de hombres. Así, aunque el aborto era considerado un pecado, para una gran parte de los teólogos de la antigüedad, era menos grave si se realizaba antes de la ‘animación’ del feto, y en ningún caso, cuando ocurriera antes de la ‘animación’, se lo asimilaba con un homicidio. Algunos pasajes del Antiguo Testamento, como el Éxodo, hacen una importante distinción entre las penas aplicadas a una persona por asesinato (en cuyo caso la pena es la muerte), y aquellas aplicadas a una mujer que aborta (las que remiten sólo a una multa).

Por casi dos milenios la Iglesia Católica mantuvo el debate interno respecto de la hominización sin oficializar una posición, a excepción de un breve período de tres años durante el siglo XVI, cuando en 1588 el papa Sixto V apoyó de manera oficial la tesis de la ‘hominización inmediata’, según la cual el cuerpo recibiría el alma desde el momento mismo de la fecundación. Así, por primera vez la jerarquía católica contrariaba la tesis de la hominización tardía sostenida por la mayoría de los teólogos premodernos. Sin embargo su sucesor, Gregorio XIV, modificó tal posición y señaló en 1591 que ‘donde no hay homicidio o feto animado, no ha de aplicarse un castigo más estricto que el que prescriben los sagrados cánones o la ley civil’. Con esto, la Iglesia volvía a sostener la idea de que el alma recién se infundiría en un momento posterior a la fecundación y, por lo tanto, el feto ‘inanimado’ no constituiría aún un individuo susceptible de la misma valoración moral que un ser humano ‘animado’.

Pese a esto, en los siglos siguientes la preponderancia de la teoría de la hominización tardía comenzaría a ceder terreno frente a la de la hominización inmediata, producto de algunas transformaciones que ocurrirían tanto al interior de la propia Iglesia Católica como en el contexto europeo en general. Pueden distinguirse al menos dos grandes antecedentes que incidieron en este cambio de perspectiva. El primero se relaciona con las observaciones iniciales de espermatozoides y óvulos a nivel microscópico. A lo largo del siglo XVII se desarrollaron las primeras observaciones que utilizaron el microscopio como tecnología de visualización, indagando los objetos en una nueva escala de ‘realidad’. Científicos de la época, algunos de los primeros en hacer uso de las nuevas tecnologías de visualización, comenzaron a observar óvulos y espermatozoides sosteniendo que en ellos se podía ver un diminuto y completamente formado ser humano, al que denominaron homunculus.

Científicos del siglo XVII predicen la construcción de monoambientes cada vez más estrechos.

Estos ‘hallazgos’ dieron pie a lo que se denominó ‘corriente preformativa’, difundiendo consigo la idea de que el embrión constituiría ya un ser humano que no necesita nada más que crecer hasta su nacimiento. En términos generales, quienes sostenían la tesis de la hominización tardía habían tendido a apoyarse, con algunas variaciones, en la idea aristotélica de que el alma humana o sensitiva sólo podía encontrarse en un ser con forma humana. Dado que se asumía que el óvulo recién fecundado no tenía dicha forma, se pensaba que no poseía alma, y que sólo era animado cuando la tomaba. La corriente preformativa puso en cuestión esta idea, al sostener que el óvulo fecundado sí correspondía a un ser con forma humana. Por esto, algunos teólogos influenciados por los postulados de esa corriente científica comenzaron a considerar que si el producto de la fecundación era ya un ser con forma humana, entonces debería tener alma desde ese mismo instante. Aunque los postulados de la corriente preformativa fueron posteriormente refutados, su influencia sobre el debate en torno a la hominización es, para muchos/as, evidente.

A los 23 segundos de la fecundación, ya podemos escuchar los latidos del corazón del cigoto, podemos pedirle que elija el color del cuarto que lo va a recibir o hasta podemos mediante un estetoscopio escuchar un monólogo sobre la angustia que tiene por no saber si estudiar derecho o contabilidad. Todo con una sola célula. Una.

Pero además de la corriente preformativa hubo un segundo antecedente, aunque de orden teológico. En 1708 el Papa Clemente XI declaró a la Inmaculada Concepción como una fiesta importante para la Iglesia Católica, fijando su fecha en el 8 de diciembre, justo nueve meses antes del nacimiento de María. De modo indirecto, esta doctrina apoyaba la tesis de la hominización inmediata: si se asumía que María había recibido su alma en la concepción, se abría entonces la posibilidad de pensar que la animación de todo ser humano podría ocurrir en dicho momento. La aceptación de la doctrina de la Inmaculada Concepción llegó a su punto cúlmine cuando Pío IX la oficializó mediante la bula papal ‘Ineffabilis Deus’, en 1854. Fue el mismo Pío IX quien, quince años más tarde, oficializaría finalmente la tesis de la hominización inmediata. En 1869, mediante la publicación de la ‘Apostolicae Sedis’, indicó que todo aborto, independiente del momento del embarazo en que se realizase, es un homicidio que merece la pena de excomunión.

La posición contemporánea sostenida desde la jerarquía vaticana respecto al inicio de la vida individual, aunque influenciada por la doctrina de la Inmaculada Concepción y por la corriente preformativa, adquirió un nuevo matiz a partir de la segunda mitad del siglo XX. La defensa católica de la fecundación como el momento en el que emerge la vida de un nuevo individuo se funda hoy en una idea ‘genetista’, basada en una noción de continuidad e inmutabilidad de la identidad genética a lo largo de todo el proceso de desarrollo biológico, y cuyo punto de partida sería la fecundación del óvulo. Se trata de una idea estrechamente relacionada con la emergencia de la biología moderna. En la era de la genética, los genes adquirieron el carácter de entidades que contenían la información del ‘programa predeterminado’ a través del cual opera y se regula la vida misma. Para que la Iglesia Católica adoptase el imaginario genetista en sus nociones y argumentos respecto del inicio de la vida de un nuevo individuo humano fue clave el trabajo del médico Jérôme Lejeune.

A finales de la década de 1950, Lejeune descubrió que la causa del denominado ‘Síndrome de Down’ era la presencia de una copia adicional del cromosoma 21. Su descubrimiento no sólo sirvió para demostrar el origen genético de ciertas enfermedades, sino para instituir en el Vaticano el imaginario genetista de la vida: dado que el genoma contiene los códigos de salud y enfermedad preprogramados de los individuos, Lejeune asumía que, desde el momento en el que se forma el genoma completo de un organismo –esto es, la fecundación– se forma la estructura del ‘plan rector’ de la vida y, por lo tanto, podría hablarse de un nuevo individuo desde aquel instante. En junio de 1974, Lejeune fue nombrado miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias y sólo cinco meses después la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano publicó la ‘Declaración sobre el aborto’, donde señalaba que “desde el momento de la fecundación del óvulo, queda inaugurada una vida que no es ni la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. […] La ciencia genética moderna aporta preciosas confirmaciones. Ella ha demostrado que desde el primer instante queda fijado el programa de lo que será este ser viviente: un hombre, individual, con sus notas características ya bien determinadas”.

El hecho de que el óvulo fecundado (llamado también ‘cigoto’) sea la primera célula con un ADN distinto al de la madre y el padre, y que se mantendrá inmutable durante su desarrollo biológico, constituye para la Iglesia Católica la prueba científica de que ese óvulo fecundado es ya una nueva vida, un individuo distinto de sus progenitores/as cuya vida es valorable en sí misma.

Entonces, ¿la iglesia basa su postura actual en conocimientos científicos? Para nada. Establecer el momento de formación del genoma humano como punto de inflexión a partir del cual una vida se constituye como un pleno sujeto de derechos no es en absoluto una aplicación directa del conocimiento que nos proporciona la genética. Implica que primero tenemos que asumir que lo que hace valiosa nuestra vida como seres humanos, y que por tanto amerita protección, es la información genética que nos hace únicos. En otras palabras, supone entender a los seres humanos como un conjunto de códigos preprogramados (los genes), y a esa información genética como lo que da un ‘valor esencial’ a la vida humana. El resbalón lógico que opera acá es bastante fácil de señalar: convengamos que de observar y entender la importancia de los genes para la vida biológica a definir el individuo como sujeto de derechos en base a la existencia de una información genética única, hay un paso que ya no es científico, sino cultural, político e ideológico. Porque al ver en un microscopio el proceso de fecundación, la imagen no nos muestra una persona, ni menos un sujeto de derechos, sólo dos células que se unen. Afirmar que un cigoto es un sujeto no es una conclusión científica sino una forma subjetiva de asignarle valor moral y jurídico a una célula, basándose en el imaginario genetista que afirma que los genes son todo, que representan la última verdad de nuestra existencia. Lo cierto es que todo significado y valoración que le asignamos al feto es una representación y no una forma imparcial y objetiva de pensar en la vida embrionaria. Y el problema es cuando negamos ese carácter construido que tiene la valoración de la vida, disfrazándolo bajo la apariencia de una verdad científica.

Antes de debatir el aborto en términos de un conflicto de derechos entre el embrión y la mujer debemos sincerar los modos en que hemos situado al debate en ese terreno, desnaturalizar lo que entendemos como evidente o natural y observar que quienes se oponen al derecho al aborto suelen subjetivar al feto negando la operación política que efectúan cuando, bajo la apariencia de la naturalidad y la objetividad, otorgan a ese feto la cualidad de sujeto y, como tal, de persona susceptible de protección, al tiempo que invisibilizan a las mujeres y les imputan un estatus moral y jurídico equivalente al de una célula, como es el cigoto.

 

 

 

Morán Faúndes, J. M. (2014). La valoración de la vida, la subjetivación del embrión y el debate sobre el aborto: aportes desde una perspectiva crítica. Acta bioethica.
Faúndes, J. M. M., & Defago, M. A. P. (2013). ¿Defensores de la vida? ¿De cuál “vida” Un análisis genealógico de la noción de “vida” sostenida por la jerarquía católica contra el aborto. Sexualidad, Salud y Sociedad-Revista Latinoamericana.
Morgan, Lynn M. (1989). “When does life begin? A cross-cultural perspective on the personhood of fetuses and young children”. En Doerr, Edd y Prescott, James W. (eds.). Abortion and Fetal “Personhood”.
Conklin, Beth A. y Morgan, Lynn M. (1996) “Babies, Bodies, and the Production of Personhood in North America and a Native Amazonian Society”. Ethos.
Duden, Barbara (1993). Disembodying Women. Pespectives on Pregnancy and the Unborn.
Georges, Eugenia y Mitchell, Lis M. (2000). “Baby Talk: The Rhetorical Production of Maternal and Fetus Selves”. En Lay, Mary M.; Gurak, Laura J.; Gravon, Clare y Myntti, Cynthia (eds.). Rhetoric, Technology, Reproduction.
Morgan, Lynn M. (2009). Icons of Life. A Cultural History of Human Embryos.
Duden, Barbara (1996). “El concepto de ‘Vida’: un ídolo moderno y una amenaza para las mujeres embarazadas”. DUODA Revista d´Estudis Feministes.
Zurbriggen, Ruth y Anzorena, Claudia (comp.). El aborto como derecho de las mujeres. Otra historia es posible.




Hay 89 comentarios

Añadir más
  1. Gabriel saucedo

    Muy buena nota. para comentar algo; yo tuve un profesor de biología que sostenía que desde el momento de la concepción en si, había una vida distinta a las de los progenitores y que por eso de lo debía considerar una persona con derechos, que el tema del aborto tenia que quedar para los temas sociales y culturales de cada lugar.

    • Eduardo

      Si la condición para considerarlo una vida sea que es el primer organismo con un ADN único, qué va a pasar con un clon? Va a ser un médico de 30 años y no va a ser considerado un sujeto de dercho?

      • Marcos

        Eduardo, sabes algo de condicion necesaria y condicion suficiente? Vos sos el mismo sujeto de hace 10 años atras? o sos otro sujeto? Sos el mismo en un boliche con algo de alcohol, o sos otra persona cuando tomaste un trato? Vos sos el mismo cuando tenes sueño, cuando tenes hambre? Volviendo al tema de la concepcion, sabias de todas las expericias que influyen dentro del utero, incluso se cree que los niveles de hormona de la madre influyen sobre la orientacion sexual del hijo.

      • Iván

        Un clon? No estamos ni medianamente preparados para que se genere un CLON. De qué habla? En última instancia, ponga a los gemelos como ejemplo

  2. Gabriel

    Lo leí un poco rápido y con varias interrupciones, pero me parece que falto la otra cara de la moneda. Según la ciencia o la medicina, cuándo un feto se consideraría una persona independiente?
    Cuando se forma el sistema nervioso central?
    Cuando esta en condiciones de nacer aunque necesite asistencia como incubadora, etc?

    • Juan Manuel

      Hasta donde entiendo, y puedoe star equivocado, para la ciencia o la medicina no hay un momento en que el feto se considera una persona independiente, porque “persona independiente” no es un término apropiadamente definido. ¿Independiente de qué? ¿Independiente de la madre? ¿A partir de cuándo puede un feto subsistir sin la madre? ¿De pensamiento o sentimiento independiente? ¿A partir de cuándo puede “sentir”, y cómo definimos ese sentir? ¿A partir de cuándo puede pensar? La ciencia puede responder algunas de esas preguntas, otras todavía no, pero lo que “la ciencia” no puede hacer es definir cuando el feto es una “persona independiente”, en tanto no haya consenso primero sobre qué corno significa eso.
      Hay cuestiones que las tiene que definir la sociedad, basándonos en los criterios científicos y/o éticos que nos parezcan más razonables, pero primero tenemos que reconocer que el debate es eso, y no una serie de sentencias sobre lo que es “natural”, “evidente” u “objetivo”, porque entonces o no hay deabte posible o se hace creer que el debate se juega en otra cancha que la que corresponde, y creo que ese es el principal mensaje del artículo.

      • Marcos

        Juan Manuel, no creo que sea asi. Imaginate una persona con sindrome de Down, o una persona paralitica, o un cuadriplejico, o alguien que necesite para vivir la ayuda de otro, nunca serian personas? Si tenes un accidente y quedas con movilidad reducida, dejarias de ser persona porque necesitas la ayuda de otros para vivir?

        • Juan Manuel

          ¿Qué cosa no creés que sea así? Tus ejemplos no invalidan mi argumento porque no tienen nada que ver con mi argumento, así que sospecho que me malinterpretaste. Lo que estoy diciendo es que la ciencia no define quien es o no es sujeto de derecho sino que provee herramientas para que decidamos a conciencia, así que no tiene sentido ponerlos como “la otra cara de la moneda” con respecto a la iglesia (que sí intenta definir quien es sujeto de derecho). Las preguntas que hice son justamente para remarcar estas imprecisiones que harían irresponsable que la institución científica se pronunciara a favor de una denominación social de persona en base a ellas.

        • Martín

          ¿Qué es lo que “no crees que sea así”? Si hablás del tema de la dependencia de la madre, Juan parece plantearlo como una pregunta a contestar, no como una afirmación abosluta (soy consciencte de que el hecho de plantear la pregunta marca cierta forma de abordar el asunto), y precisamente parte de la confusión que aparece en ese intercambio surge de la falta de un consenso sobre el significado del término “persona independiente”. Según cómo se lo defina, podría o no englobar a otro tipo de entes que no sean un feto; como yo, que no sobreviviría sin los mangos extra que me tiran mis viejos cada mes.
          De todas formas, si bien tu argumento es entendible, sólo ataca a una de las cuestiones del problema (que de nuevo las ciencias biológicas no están en condiciones de responder, porque la ética no es objetiva). Desde el intento de construir un argumento hacia la definición de un “cuándo”, para considerar a algo un “sujeto pleno de derechos” (que es al final de cuentas lo que definiría a mi entender la legalidad o no del aborto), la dependencia podría ser UNO de los factores a considerar (y de hecho con el tema de la dependencia en muchos casos entramos también en el debate de la eutanasia y el suicidio asistido, que nuevamente es un debate ético).
          Para ser claros, la institución científica NO PUEDE definir cuándo un ente es o deja de ser “sujeto pleno de derechos”, máxime puede proveer una parte de la información a partir de la cual se pueden crear o sustentar ciertos argumentos. Suponiendo que “sujetos plenos de derecho”=”personas”, seguimos con el problema de definir “persona”, y de nuevo eso es una cuestión ética, cultural, histórica, y dificultosamente SUBJETIVA.
          Y los argumentos sobre la masacre y propiedad de personas post-parto (desarrollo del lenguaje, maduración del lóbulo prefrontal, la propiedad de los hijos en la Antigua Grecia), son bastante falaces. Si el motivo para evitar el aborto es que “va a abrir las puertas para matar a ‘otros’ (un otros que por otro lado ya es reconocido como sujeto de derecho, tanto social como jurídicamente)”, por un lado el argumento niega rotundamente la historia de la humanidad que, por lo menos en el último tiempo, se ha masacrado menos bajo el argumento de que “los otros” sean “no humanos”/”no personas”, y por otro, nuevamente NIEGA LA SUBJETIVIDAD INHERENTE a la definición del feto como humano. Si yo digo “El aborto no debería ser ilegal, porque un feto no debería tener iguales ni mayores derechos que su madre, quien ya es social y jurídicamente, y de forma incuestionable un sujeto de derecho” (que reitero, NO ES lo que plantea el post), y vos me decís “El aborto debería ser ilegal, porque si permitimos el aborto vamos a terminar permitiendo cualquier animalada”, no estás ni siquiera refutando mi argumento. Mientras “ambas caras de la moneda” no reconozcan que ninguna postura puede sostenerse desde un criterio objetivo, sino ético y subjetivo, el debate (que tiene que darse, cuanto menos en respuesta a la presión porque suceda) nunca va a llegar a ninguna parte.

          • Marcos

            Muchas veces se dice que hasta la semana x se podría abortar porque todavía no se ha desarrollado el sistema nervioso, no se ha mielinizado. Bien, otro podría decir que lo que en realidad nos hace humanos, no es la mielinizacion del sistema nervioso, sino el lenguaje. Otro tal vez pueda decir que lo que nos hace realmente humanos y nos deferencia de los animales no es la milinizacion, ni el lenguajes, sino el lóbulo frontal, y no está completamente maduro hasta la adolescencia.

            Muchos dicen que sin un sistema nervioso maduro, mielinizado, no hay ni siquiera ningún tipo de sensación. Bien, porque es igual delito matar a alguien que esta inconsciente, o bajo anestesia profunda, que matar a alguien despierto? Porque sé que si espero un tiempo el sujeto va a recuperar la consciencia. Bien, del mismo modo, si yo espero 9 meses, o tal vez algunos años más, voy a tener a un sujeto con consciencia. Que este dentro, o fuera de la panza es indiferente, incluso cuando ya ha nacido, no puede sobrevivir solo.

            Muchos dicen que el aborto tendría que ser legal porque el feto depende de su madre, no puede vivir independiente de su madre. Con ese criterio, un cuadripléjico también necesita a alguien que le dé de comer, y no por eso deja de ser persona.

            El único punto de corte claro que yo veo es la concepción. Si tengo a un embrión le doy el tiempo y las condiciones adecuadas tengo un sujeto con consciencia, del mismo modo que si alguien que está dormido, o inconsciente, o con anestesia genera, o en coma reversible y le doy el tiempo suficiente obtengo una persona con conciencia. Está penado tanto matar a alguien despierto, con consciencia, como matar a alguien dormido, inconsciente.

          • Francisco Gómez S.

            Coincido con vos Marcos en que una “persona dependiente” sigue siendo persona. Al mismo tiempo, estoy a favor del aborto.
            No suelo meterme en discuciones del aborto porque por lo general es un tema con tanta carga emocional que hace difícil que llegue cualquier argumento a la otra persona y nunca se logra mover la discución para ningún lado, pero escribo porque tocaron lo que considero que es EL punto clave en el tema del aborto: la consciencia. Todo lo que importa en la vida es la consciencia. Todo lo que hacemos lo hacemos porque provocamos algo en nuestra consciencia o la de alguien más (nadie va a preocuparse por que partamos una piedra o cortemos una cebolla porque no puede experimentar nada que le hagamos).
            Personalmente hace unos años estaba en contra del aborto, ahora estoy bien a favor… aunque sólamente si se realiza durante los primeros meses donde claramente no hay consciencia (…porque si fuera durante los últimos meses, sería más mucho más fácil espera que nazca y matarlo ahí, vió?…).
            Es un muy buen punto lo de matar a alguien inconciente, es una pregunta válida. El tema es que cuando se analiza bien, es bastante diferente a matar una óvulo fecundado. En el primer caso existen ahí todas las redes neuronales que soportan la consciencia de esa persona, están ahí. Lo mismo pasa con todos sus recuerdos, están ahí. Y cuando despierte van a seguir estando. Matarlo implicaría destruir todo eso que ya está ahí realmente. Por otro lado, el cigoto es solamente una céula y no tiene nada. Lo único que tiene es la posibilidad de multiplicarse y generar en algún futuro posible un ser conciente (suponiendo que no se aborte naturalmente en las primeras semanas, que es algo muy común). Pero no tiene todavía redes neuronales ni recuerdos ni nada.
            Creo que eso lleva a la discución de si por tener potencial futuro debe ser considerado persona o no. En un principio uno podría considerar la posibilidad pero cuando se analiza bien, uno se da cuenta que no: Primero por lo obvio que dijimos, sería una potencial persona a futuro pero ahora no lo es. Segundo, ¿qué diferencia habría con una célula cualquiera de tu cuerpo? Porque en realidad esa célula tiene todo el potencial de crear un ser humano completo, un clon. (en realidad para crear un clón se necesita inserar el núcleo de la célula en un óvulo, pero no hay diferencia si hacemos el experimento mental de una tecnolgía futura totalmente probable que cree un cigoto a partir de una célula madre). En cualquier caso, el potencial está ahí, pero eso no convierte a una célula de tu cuerpo en una persona.

          • Andy

            El tema al que apuntan en la nota y que veo que casi nadie habla cuando se debate es poner sobre la mesa el verdadero concepto que está todavía más por encima que lo de “aborto si o no”: definir ese tiempo en el cual consideramos a alguien pleno de derechos pero no desde la ciencia sino a partir de cuestiones ideologicas, culturales, historicas y sociales. La ciencia obviamente es otra actividad humana en la cual cada cientifico tiene que tener una ética y tiene que estar involucrado con la sociedad en la cual participa, no tiene la verdad absoluta ni está exento de criticas. El tema es cómo utilizamos esos conocimientos que aporta la ciencia a la hora de discutir sobre ciertas cuestiones. La biología del desarrollo es una rama de la biologia de la cual nos falta comprender muchas cosas y se transmiten muy mal muchas cosas. Cuando hay fecundación si, el genoma es único, pero no por eso se puede caer en el determinismo genético (o neopreformacionismo) y entendernos solamente como un libro con instrucciones leido de forma univoca. Por más que sea un genoma “normal” si mamá o papá (si, papá también por algo llamado epigenética) se escabiaron de lo lindo antes o después del proceso de fecundación, no importa que te cuides con el chupi en el mes 7 u 8, si no lo hiciste durante los primeros dos meses (cuando por ahi ni te enteraste que vas a tener un bebé) que transcurren los procesos más importantes del desarrollo, lo que menos te va a importar es la identidad genómica de ese embrión cuando adquiera síndromes como el alcohólico fetal. ¿A qué voy con esto? Las lecturas que se hacen sobre la ciencia siempre tienen que contextualizarse, ya sea desde estar a favor o en contra, pero no justifiquemos una postura u otra desde la “naturalidad” u objetividad aparente frente a una definición que es arbitraria y sobre las cuales somos las personas decidimos y no la naturaleza. La vida es un continuo, las células muertas de tu pelo, de tu piel o de tus uñas no tienen acta de defunción, no es un todo o nada. Tu muerte se decreta cuando te deja de latir el corazón y eso si es todo o nada, pero eso es burocrático, no científico.

          • Ariel

            Francisco Gomez S, me parece que aclaras tu postura pero sin aclarar nada. A lo que apunta el artículo es a definir a partir de cuando un ser pasa a ser persona de derechos. Vos decis que la conciencia es la bisagra (para nada discutible, son posturas), pero decís que “Evidentemente el cigoto no tiene conciencia” y que “evidentemente un bebe de muchos meses sí”. ¿Cuando surgiría entonces esa conciencia? Ese es el punto del debate.

          • Francisco Gómez S.

            Ariel, pensé que quedaba claro pero no hay drama, profundizo la idea. Me refiero a que, dado que lo que importa es la consciencia, no es lógica la postura de que un aborto está bueno en cualquier etapa del embarazo (en los últimos meses, por ejemplo, el feto puede reconocer la voz de la madre, así que no habría mucha diferencia con un asesinato). Al mismo tiempo, tampoco es para nada lógica la postura de que desde la concepción eso es una persona porque, obviamente, es imposible que haya consciencia. Entonces, dónde está el punto? Obviamente la consciencia no es algo que se genere de repente de un día para el otro mágicamente, al contrario, todo indica que es un proceso gradual que arranca en algún punto después de haber comenzado la actividad neuronal. La tarea consiste en ponerle un límite artificial fijo a ese proceso gradual. Cual sería el mejor límite? Entiendo que la actividad neuronal arranca a las 12 semanas y para la semana 25 ya se ven patrones de actividad. Ojo, que haya actividad neuronal o patrones no significa que haya consciencia, pero para que haya consciencia sí o sí tiene que haber actividad neuronal. Personalmente, opino que como estamos hablando de consciencias humanas, mejor ser medio conservadores en el tema. Entonces con un límite en la semana 12 estamos más que seguros de que no estamos destruyendo ninguna consciencia. Entonces, si no estamos destruyendo ninguna consciencia, que objeción hay al aborto en ese período?

  3. Leo

    Que el óvulo fecundado (llamado también ‘cigoto’) por ser la primera célula viva y en crecimiento, con un ADN distinto al de la madre y el padre, que se mantendrá inmutable durante su desarrollo biológico es PARA LA CIENCIA la base para afirmar que ese óvulo fecundado es ya una nueva vida, un individuo distinto de sus progenitores/as. El derecho toma esa definición para otorgarle los famosos DDHH. Si la Iglesia toma la definición de la ciencia, o si no la toma, si fue coherente a lo largo de la historia o no lo fue, realmente poco importa, aunque la extensión de la discusión sobre estos aspectos históricos parece como si importara. Si la iglesia dice “es humano” o si no lo dice, no cambia el estatus real del cigoto unicelular, del feto de 9meses y 4Kg del lado de adentro, o 9 meses y 2Kg del lado de afuera, u 100Kg y 100años al borde del cajón. Los DDHH son los mismos para todos ellos. Los DDHH no varían si sos sujeto o no sos sujeto. Por otra parte, la “subjetividad” es un concepto con el que trabaja un psicólogo, no alguien que sabe de derechos, que en el peor de los casos usa la expresión “sujeto de derechos” para referirse a cualquier ser humano. La convención universal por los DDHH se firmó pocos añitos después de la 2da guerra mundial, luego de toda una historia con repetidos momentos en donde una parte de los humanos aniquilaba a otra bajo el lema “estos no son humanos”, poco después de la barbaridad de Auschwits y de otros varios campos de concentración y aniquilación, se acuerdan los Derechos Humanos enunciados por Convención. Pese a que todos lo firman y nadie lo cuestiona, cada vez que las sociedades tiene problemas la tendencia vuelve a ser buscar la culpa en algún tercero castigable. Si es débil mejor. Si le puedo encontrar una justificación aunque sea fanático-religiosa o de seguridad, mejor. Y si no lo veo ni lo escucho llorar, bingo. Bajo este lema puedo citar ejemplos de lo más variopinto, desde la franja de gaza, pasando por irak, afghanistan o siria, kurdos en Turquía, Serbios en Kosovo, hasta el muro México, o los dictadores genocidas en sudamérica. A alguien hay que matar. En un mundo en donde el régimen capitalista no le terminan de cerrar los números, y a orillas de un estallido mundial, no me sorprende que nos pongamos a discutir si un ser humano tiene que ser acreedor de derechos cuando es humano o cuando es sujeto, incluso cuando la vida de uno no atenta contra la vida del otro sino que, en el peor de los casos, en la forma de vivir. Y a este punto querías llegar, a que el humano no sea humano para que no tenga derechos. Poner en remojo ese umbral así es más fácil de eliminar. Para tener derecho a la vida resulta que tenés que ser “sujeto”,…vaya a saber quien va a ser el dios que califique de “sujeto” a uno sí y a otro no. La mera propuesta de manipular ese umbral me parece tan nefasto como cuando los europeos definieron a los negros, los nazis a los judios, o los genocidas a sus secuestrados, como no-humanos y por tanto pasibles de ser eliminados impunemente. Nefasto es lo más leve que se me ocurre

    • Corina

      Excelente tu comentario. El quid de la cuentión está en lo que dijiste que al capitalismo no le cierran los números. Pasa que es más fácil (y barato) solucionar todo con aborto, y no por el camino más sano que es la educación, la lucha contra la pobreza y la violencia, para así avitar que un montón de mujeres queden solas y desamparadas y que su única opción sea aborto (legal o ilegal), en lugar de contención, salud y otras opciones, como dar al niño en adopción después del parto – pero claaro pasa que este es el camino más largo y que más laburo implica – y en nuestro país el correcto orden de prioridades y la planificación a largo plazo nunca fue nuestro fuerte.

      • Natalia

        Las mujeres no abortan porque estén solas o desamparadas (aunque también pueden estarlo), las mujeres abortan porque NO QUIEREN SER MADRES.

          • Euge

            *cojas
            * nunca debería importar con cuántos hombres coje una mujer
            * la ligadura no previene el contagio de enfermedades venéreas
            * los accidentes suceden

            Siempre es un placer ver hombres opinando sobre la salud reproductiva de las mujeres…

          • Roca

            Ok Marcos, hacete vos una vasectomía y así no importa con cuantas mujeres cojas nunca vas a generar un embarazo no deseado, total si alguna vez querés ser padre la podés revertir (cosa que no se puede hacer con la ligadura de trompas, si es que lográs que algún medico te la quiera hacer). Siempre es más fácil juzgar a las mujeres y que recaiga en ellas la responsabilidad de la anticoncepción.

          • Antonela

            Además hay hospitales dónde no realizan esa intervención o te piden que tengas una determinada edad o te niegan simplemente ese método.

      • RABIOSA

        El aborto es para cualquier mujer que desee no tener un hijo, sea la cuestión que sea. Como tal tenemos cuerpo y este es un cuerpo político y una accede a este mismo a través de decisiones. Para mujeres en situación de pobreza, si quieren hacerse un aborto es mucho más riesgoso, por no poder acceder a los centros de salud correspondientes y recurrir a lugares ilegales donde pueden morir. Están las socorristas, que dan toda la información de como hacer un aborto seguro desde tu casa, y las compañeras que apoyan el aborto legal, seguro y gratuito. Y no creo que tenga estar jerarquizado, primero educación luego violencia o lucha contra la pobreza son tópicos grandes, que en realidad actúan conjuntamente como en un entretejido, también en relación al aborto. Una mujer que no puede decidir sobre su propio cuerpo, porque agentes secundarios se lo impongas, es violencia. Otra cosa, no es cuestión de estar sola y desamparada para hacerte un aborto, es un deseo de no tenerlo.

        • Corina

          Para cualquier mujer que no desea tener un hijo existen muuuchos métodos de anticoncepción antes de llegar a un aborto, por eso hablaba de priorizar en educación-

          • Roca

            Y si fallan? Sabemos que ningún método anticonceptivo es 100% infalible, y eso sin tener en cuenta el factor de error humano

          • Migue

            En ningun momento Corina dijo que la responsabilidad recae sobre la mujer. Dijo “Para cualquier mujer que no desea tener un hijo existen muuuchos métodos de anticoncepción”. Esos métodos pueden ser aplicados al hombre a la mujer, o a los dos.

      • Euge

        Claro, porque llevar adelante un embarazo no deseado es facilísimo. Lo mismo que entregar un recién nacido a un sistema súper deficiente, como el de la adopción.
        Nadie dice que el único camino es el aborto; se habla de una política integral de educación sexual y reproductiva. Esta nota puntualmente lleva el foco al aborto e invita a pensarlo desde otro punto de vista.

        • Roca

          Exacto Euge, ni hablar de los posibles riesgos para la salud que puede traer un embarazo, más si tiene complicaciones. O los efectos que pueda llegar a tener en la vida laboral y social de la mujer, un factor que nunca es tenido en cuenta por los “pro-vida”. Lamentablemente me puedo imaginar la condena social y las consiguientes secuelas psicológicas que sufriría una mujer que decide darlo en adopción después del parto…

          • Euge

            Excelente punto el tema de la vida laboral y social… y familiar.
            Siempre me da la sensación de que importa más la vida del no-nacido que la vida de la mujer que pone el cuerpo.
            Ni hablar de que todos se llenan la boca hablando de la importancia del “bebito” mientras está en el útero… pero nace y que de él se ocupe “otro” y así están.

    • Ana

      Totalmente de acuerdo. El artículo presenta muy poco el debate, sino una postura histórica de la iglesia católica y nada más. Me parece super acertada la posición de que la cuestión del aborto está en el hecho de determinar cuando un ser humano es un ser humano o susceptible de derecho. No me parece acertado como está planteado el debate, me parece que le falta profundidad y marca tendencia. Una idea del tiempo muy lineal. Me parece que si leemos otros artículos de este mismo blog sobre la vida y el momento en que aparece, como la muerte, el concepto de entropía y la difícil que es marcar el límite. Me parece que una buena actitud moral sería no meterse con algo que no es nuestro metie. Cuando los hombres quieren definir (y como toda definición: social, histórica, imperfecta, etc) donde comienza o termina la vida, caminan en terreno grises y creo que lo más honesto que puede hacer la ciencia es decir “puede que estemos apoyando una nueva forma de homicidio”. Realmente esto es puro debate. Desestimar o conetextualizar una opininión, no es un buen argumento para realzar otra, solamente porque algunos personajes de ambos bandos se enfrentan en una batalla simbólica que no tiene mucho que ver con la verdadera discusión.

      • Sol Minoldo

        Ana. vivimos en una sociedad donde nuestra cultura y nuestra política está fuertemente atravesada por la postura de la iglesia. Hoy y en nuestra historia. ¿Cómo no va a ser relevante entonces para comprender los principales argumentos y significantes implicados en el debate sobre el aborto?
        Los argumentos de los “pro vida”, es decir de los principales militantes antiaborto, no están acaso involucrados con todo lo que nos cuenta esta nota?

        La nota, además, aporta información que da perspectiva acerca de cómo este tema ha sido encarado de formas diversas en diferentes sociedades y a lo largo de la historia, algo que es muy interesante para entender que las ideas que tenemos y aprendemos, nuestras creencias, son resultado de procesos que muchas veces ni conocemos, y que tienen una buena parte de subjetividades ajenas, contingentes, para nada ‘naturales’.

        Incluso, la nota aporta elementos para pensar la forma en que a veces nos relacionamos con la evidencia científica, negando las operaciones subjetivas que tienen que ver con el alcance y la significación que le damos. Una operación en la que si entran en juego nuestras creencias y valoraciones, aunque no lo veamos, o lo neguemos. Y que es algo que enturbia y entorpece siquiera encarar el debate.

      • Marcos

        Coincido con Leo y Ana. Tal vez a alguien se le ocurra decir que el lenguaje, que se adquiere a los 2 años, nos hace humanos, y por lo tanto podemos matar sin problema a todos los infantes que no adquirieron el lenguajes. Tal vez otro pueda decir que la maduracion del lobulo frontal, alrededor de los 20 años, nos hace humanos, y no es tan alocado, los griegos, los hijos eran propiedad del padre y el padre podia hacer con ellos lo que quisieran. Por lo tanto lo mejor es proteger la vida desde la concepcion, si no queres ser madres, queres coger a pelo, te podes ligar las trompas.

      • Ariel

        Ana, impecable tu comentario, es exactamente lo que estaba pensando.
        El artículo presenta un debate genuino y acertado pero siendo absolutamente tendencioso y poco (o nada) explícito. Si, contextualiza el recorrido histórico a partir del cual la iglesia llega a esa postura, pero nada mas. No refuerza ni un poquito el argumento opuesto que implícitamente apoya (el pro abortista) y ni siquiera da argumentos para debilitar la postura de la iglesia, mas allá de explicitar su historia y señalar que “hay que tener opiniones apoyadas en la ciencia” (?).

    • sebastian

      Como dice en la nota, un espermatozoide también es vida.
      entonces, tu argumento se cae.
      que sea vida, no significa que sea un sujeto humano, que tenga actividad cerebral y conciencia de ser.

  4. Ana

    Muy interesante.
    La historia siempre permite tener una perspectiva más clara de por qué existen determinadas posturas, a veces, incomprensibles.
    Estos argumentos pueden ayudar a destrabar ciertas discusiones cuyos argumentos parecen irreconciliables.
    Como siempre, muchas gracias.!!

  5. Danilo

    Muy bueno cómo desenmascara la operación ideológica que hay en convertir al embrión/feto en sujeto de derechos. Si nos dejamos embaucar por eso nos vemos en una posición conveniente para los anti-elección que es la de dos sujetos con derechos en conflicto.

    • Ariel

      No es demasiado convincente para desarticular una postura (entender el contexto histórico es a penas una información anexa) y da cero argumentos para apoyar otra (la de que el sujeto de derecho inicia en un lugar posterior al de la fecundación, y por consiguiente se permite el aborto).

  6. Miriam

    Muy buena nota. Yo sufrí dos abortos espontáneos de embarazos que hubiera querido que prosperaran y en esas circunstancias me quedó claro como nunca antes el peso que tiene la subjetividad hasta cierta altura del embarazo (si lo que tenés en tu útero es para vos algo más que la posibilidad de un hijo o no) y la doble vara que se maneja socialmente (nadie me vino a dar el pésame ni me dijo que mis embriones fueran personas muertas, por ejemplo, más bien te encontrás con que la gente se hace la boluda y te dice que no fue nada). Nadie que no esté en tus zapatos debería venir a ordenarte lo que tenés que hacer. De mi reciente legrado por HMR, legal y gratuito, salí más convencida que nunca de que ninguna mujer debería pasar por ese trance en la clandestinidad.

    • Migue

      Habiendo pasado esa situación de cerca, me parece que el decir “no fue nada” y “hacerse el boludo” de la gente o de los médicos es un poco para aliviarle a la familia la carga emocional de haber perdido un embarazo buscado, a las pocas semanas de haber recibido la noticia.
      Imaginate si fuese como vos decís, y todos vienen a darrte el pésame, se hace un entierro para el bebé pq tenes una persona muerta en la panza.
      No creo que tenga tanto que ver con la subjetividad y la doble vara en estos casos.

  7. Sol Wolgast

    Che Estaría buenísimo dejar de pensar que una mujer decide abortar por falta de educación nada más, ¿se supone que sólo las mujeres que no accedieron a la educación sexual integral o al sistema educativo en general se hacen abortos?
    Yo estoy a favor del aborto, y no me falta educación para saber cómo evitar embarazarme. Llegado el caso, si me sucede, querría el derecho de decidir si quiero o no ser madre. Porque una célula no es un individuo, yo si lo soy. El aborto debería ser una cuestión de salud pública, porque en los hechos lo es. No seamos ciegos creyendo que es cosa de “pobres” porque sobra evidencia de que las ricas abortan también, sólo que no mueren.

    • Silvina Farfán

      Siempre están la estigmatización de la pobreza y la falta de educación formal pintando todos los problemas sociales.
      Cuando iba al secundario (10 años atrás), mis compañeras vivían comprando pastillas del día después y averiguaban como abortar de vez en cuando. Todas eran de familia “””acomodada”””, íbamos a un colegio privado católico y la mayoría sabía de métodos anticonceptivos. Las veces que les aconsejé que tengan preservativos a mano me dijeron que eso era de put*.
      Las fecundaciones no deseadas están en todos lados, solo cambia la manera de solucionar el problema.
      Aclaro por las dudas, hablo “de ellas” y no “de nosotras” porque en esa época yo tenía sexo solo con mujeres así que los embarazos no me preocupaban, solo pensaba en las enfermedades. No es que esté señalando la paja en el ojo ajeno.

    • Ariel

      Pasa Sol que uno de los argumentos mas fuertes de los abortistas es decir: “para que van a traer un niño al mundo si no le pueden safisfacer sus necesidades básicas”. Un argumento estrechamente relacionado con la noción de pobreza y de falta de educación.

  8. Marcos

    El lenguaje nos hace humanos, el lenguaje se adquiere a los 2 años. A los 20 años, luego de la adolescencia madura el lobulo frontal que es lo que nos hace humanos. En grecia los hijos eran propiedad del padre y podia hacer con ellos lo que quisiera, si queria los mataba.

  9. Daniel

    Para comenzar: el artículo es muy claro, y centra su análisis en la posición de la Iglesia Católica. No es irrelevante: la Iglesia fue y es protagonista de distintas persecuciones a lo largo de los siglos: a los herejes; a los homosexuales; al matrimonio civil…. y una larga serie de víctimas. En este caso, a la mujer embarazada, de cuya vida y derechos la Iglesia (y otros poderes) pretenden ser dueños.
    Pero muchos opinantes desdeñan el paraguas de la Iglesia y ofician su propia Inquisición privada. Y se ponen muy serios al hablar de genética, afirmando que “la ciencia” demostró que un embrión es único en su composición genética, ergo es un ser humano. Eso es falso.
    El embrión contiene sólo una ínfima parte de la información que moldeará al futuro ser humano. Los genes están allí, pero sólo un pequeño porcentaje de la información genética será utilizada. Cuáles genes se “despertarán” y cuales no dependerá de condiciones ambientales. De la estimulación y la educación. Y del azar.
    Es más: si algo define al ser humano como tal es su cerebro (en donde – mucho más tarde – residirá su conciencia y sus valores). Sorpresa!: La complejidad del cerebro es varios órdenes de magnitud mayor que toda la información genética; aún contando a los genes “supérfluos”. El cerebro (y el carácter humano) del nuevo ser no pueden ser predeterminados por los genes… así como no se puede construir una casa con dos docenas de ladrillos.
    En definitiva, el embrión no tiene más valor vital que cualquier célula de cualquier ser vivo. De hecho, puede clonarse un nuevo ser a partir de UNA célula. Sin madre, padre ni Pecado Original.
    No pretendo recomendar tal método, ejemplificado por Houxley en “Un mundo feliz”. Pero sí recomendar a los modernos Torquemadas que despotrican sobre los derechos de la mujer a disponer de su cuerpo y de sus decisiones, que dejen a la Ciencia tranquila.

    • Ariel

      ¿Acusas de Torquemadas a los que sostienen una postura (por supuesto debatible y hasta falsable) y te pones como portavoz de la ciencia, diciendo que la dejen tranquila? Genial lo tuyo.
      Por otra parte, ¿cual es el criterio que vos defendés acerca del momento a partir del cual un ser pasa a ser sujeto de derecho? Eso es lo que plantea el texto, y no los derechos de la mujer a decidir, debate totalmente necesario y central, pero no el propuesto en el artículo

  10. Manu

    Siguiendo el hilo creado por el otro post “Coherencia” y agregando parte de lo que dice Don Marquis en su intro al excelente argumento que desarrollo (http://faculty.polytechnic.org/gfeldmeth/45.marquis.pdf):

    Asumamos por un segundo que aceptamos las posturas pro eleccion. Nos va a surgir un nuevo problema: El de definir cuando se es persona. O sea, a partir del parto? A partir de cierta cantidad de meses? Despues de cierto punto del desarrollo cognitivo?

    Muy probablemente nos estemos enfrentando a la misma clase de dilemas que se enfrenta un juez cuando se encuentra en un caso sin precedente y que no es contemplado por la legislacion o esta se vuelve muy borrosa como para aplicar textual lo que dice. La respuesta va a estar condicionada exclusivamente por las circunstancias en las que paso el evento.

    No creo que vieramos al aborto con la misma optica si de repente del mundo se viese reducido a 1.000.000 de personas. Como la situacion hoy es completamente diferente, creo que tambien en tanto debe cambiar el derecho al aborto.

  11. Pilar

    Creo que es muy interesante la postura que plantean.
    Yo sí encuentro el debate que plantea la nota, creo que se haya implícito pero inquieto. ¿Qué nos hace personas/humanos? ¿quienes deciden que nos hace humanos? ¿fundados sobre qué?
    No sé encontrarles respuestas certeras a estas preguntas pero cuestiones de poder no paran de atravesarlas con mucha fuerza.
    El artículo nos abre puertas a una discusión en la que esperemos, que no como otras instituciones y demás, digamos barrabazadas en nombre de la ciencia.

  12. mario

    y si pensamos que el feto/bebe es persona a partir de que cobra conciencia de si mismo? imaginando una computadora con hardware pero sin el software necesario, contra una con todo el software (Hipotetico) que le proporcionara una conciencia, en el estado anterior,conectarla o no, no tendría ninguna consecuencia ética,en el segundo caso si.

    • Ariel

      Hay poca investigación al respecto, pero se estima entre el año y medio y los tres años. De ser ese el criterio, que mata un recién nacido por el motivo que sea, sería inocente.

  13. Martin Vidal

    Me encanta porque hablamos de biología con un sociólogo. Se supone que este era un lugar para hablar de evidencia y no de opiniones.

    • Juan Manuel

      Me encanta cómo ignorás por completo el punto del artículo. El sociólogo no está hablando de biología, está hablando de historia, está explicando cómo se construyeron históricamente ciertos valores y cómo se los acreditó mediante referencias falaces a la ciencia. NO está hablando sobre cómo la biología demuestra que él tiene razón…

    • Rocio

      Y si fuera así, cuál es el problema de hablar de biología con un sociólogo? Fuera de eso, aguante la interdisciplinariedad para abarcar los temas.

    • Ricardo

      Me encanta que en una página de “ciencia” nos habla un sociólogo. wew lad

      (es bien sabido que acá son zurditos pseudointelectuales)

  14. Lucia

    Este hombre es un genio y tuve la suerte de tenerlo como profesor en la universidad nacional de Córdoba. Magistral cómo sus clases este artículo.

  15. Nato

    Excelente nota. Se amplía mucho el espectro de la discusión cuando se le da un contexto histórico, aunque da para discutir largo y tendido. De hecho hace un tiempo discutíamos con un amigo con respecto al tema y si bien coincidimos en que el aborto debería ser un derecho para todas las mujeres que deseen practicarlo, llegamos a algunos puntos muertos de los que no pudimos salir. Uno de ellos era el rol que ocupa el género masculino, si debería o no tener voto en la desición de abortar o continuar con el embarazo. Dimos muchas vueltas, pero no encontramos respuestas definitivas, solo aproximaciones.

  16. Rocio

    Muy buena la nota. Creo que apunta a la clave fundamental de la discusión, que es cuándo sos una persona con derechos. Si no se cambia eso desde el derecho, nunca se va a poder legalizar el aborto, porque las leyes no pueden contradecirse, no es posible aprobar una ley que contradiga otra. Y cambiar eso va a ser muy difícil. Porque hay que correr el umbral a otro momento y cómo decidimos ese otro momento? Y esto va más allá del derecho a la vida, porque hoy en día un embrión tiene muchos derechos, por ej puede heredar en caso de la muerte de los padres, aunque parezca ilógico. Gracias Juan Manuel por poner la primer piedrita del debate.

  17. Mirko

    Muy buen artículo. Yo agregaría cosas como que si definimos a la persona solo por ser una combinación única de genes, entones, puedo matar a un gemelo ya que son la misma persona. Y cuando haya clonación no es homicidio si lo clono.

  18. Camila

    Excelente nota!
    Dato de color, por si les interesa… en medicina china, el individuo pasa a ser considerado individuo y a tener su propio Qi (energía) cuando nace. Desde la concepción hasta el parto el embrión es considerado únicamente la únion del Qi de madre y padre + Qi original de la madre. (me lo cotó el médico chino que me enseña acupuntura).

    Perpectiva totalmente distinta.

  19. José Manuel Morán

    Agradezco mucho sus comentarios y las discusiones que se han armado en torno al tema. Sólo quisiera aclarar un par de puntos que he leído en algunos comentarios, pero me gustaría ser categórico en esto: NO existe una postura unánime dentro del ámbito de la biología para definir cuándo comienza la vida de un nuevo individuo. Para algunos/as es en la fecundación (porque ahí aparece el genoma completa que se repetirá luego en las células del embrión, del feto y del nacido); para otros/as es cuando podemos descartar que el cigoto devendrá un solo individuo y no dos (gemelos), hecho que ocurre recién a las dos semanas de gestación (esto debido a que si “individuo” significa “indivisible”, no podemos decir que un cigoto es aún un/a individuo ya que radica en éste aún la posibilidad de dividirse y formar dos individuos); para otras personas, si definimos la muerte como el cese de la actividad cerebral, tiene sentido asumir que recién emerge un nuevo individuo cuando aparece la actividad cerebral (para las posturas más “conservadoras” esto ocurre recién a las 12 semanas de gestación, cuando aparecen las primeras estructuras cerebrales, pero lo cierto es que recién en las semanas 22-24 hay actividad cerebral organizada y más coherente). Esto sólo para mencionar algunas posturas, ya que existen muchas más.
    Habemos otros/as (me incluyo) que pensamos que el tema del comienzo de la vida de un/a nuevo/a individuo no es algo definible de manera científica, y menos de manera neutral y objetiva. Siempre depende de nuestras creencias, ideas, sustratos culturales, posicionamientos políticos, posturas epistémicas, etc., aún cuando no tengamos claridad respecto de los mismos. Podemos considerar acontecimientos biológicos (fecundación, implantación, actividad cerebral, etc.) para tomar una postura respecto al inicio de la vida individual, pero eso no significa que nuestra postura sea “científica”, ni menos aún objetiva, neutral o universal.
    Por lo tanto, y acá evoco mi posicionamiento político al respecto, pienso que la discusión no debiese ser acerca de cómo definimos de manera absoluta y universal el comienzo de la vida (tarea por lo demás imposible). El debate debiese centrarse sobre qué consecuencias tienen sobre la vida de las personas cada una de las definiciones que adoptamos.
    En lo personal, creo que las posturas que asumen que la vida de un nuevo individuo emerge en la fecundación, y le atribuyen iguales derechos a ese cigoto/embrión/feto que a las mujeres, tienen un efecto muy poderoso sobre la vida de éstas. Construir al cigoto como un sujeto de derechos iguales a los de las mujeres, convierte a la mujer automáticamente en la responsable de velar por la protección de esa vida y, como contracara, como la principal culpable en caso de que algo atente contra el cigoto/embrión/feto. Esto instituye un fuerte sistema de vigilancia sobre las mujeres, volviendo sospechosa su autonomía, su capacidad para decidir, evocando el antiguo sistema patriarcal de distribución desigual del poder que sitúa a las mujeres en un lugar jerárquicamente inferior al de los hombres ya que restringe su autonomía. La idea de que en su interior habita una vida distinta a la de ella, e igual en derechos, desmonta la posibilidad de actuar sobre el propio cuerpo de manera autónoma, y le imputa una responsabilidad, incluso en términos penales, sobre la vida de un tercero, más allá de su voluntad y su deseo. Así, bajo la apariencia de objetividad científica, se instituye una forma de tutela sobre los cuerpos y las subjetividades de las mujeres. Yo, en lo personal, me alejo de la posición genetista por esto mismo.

  20. José Manuel Morán

    ¡Ah! Y un segundo punto que me gustaría aclarar, respecto de aquellas personas que consideran que tenemos que tomar una postura biologicista fuerte y definir la vida desde la fecundación porque si no reproduciríamos la lógica nazi de asumir que algunas vidas valen más que otras. Lo cierto es que las ideas del régimen nazi que justificaron el extermino de judíos/as, homosexuales, negros/as, etc., se basó, precisamente, en ideas biologicistas fuertes, permeadas por consideraciones raciales y sexuales bastante dominantes en su momento. “La homosexualidad es una enfermedad”, “la raza negra es biológicamente deficiente”, etc. eran proposiciones nefastas, pero amparadas en ramas dominantes del discurso científico propio del siglo XIX y de comienzos del siglo XX. Los fundamentos del nazismo no eran relativistas, sino totalmente absolutistas, y utilizaron el discurso científico para ello.
    Por lo tanto, recurrir a ideas científicas, de índole genética u otra, no nos asegura nada. Antes bien, como comenté antes, pienso que debemos forjar un pensamiento crítico respecto de los efectos que tienen cada una de las definiciones que tenemos. La misma ciencia tiene que revisar constantemente la fortaleza de sus definiciones y hallazgos, y una forma es mirar críticamente si éstos no están quizás permeados por consideraciones subjetivas basadas en el racismo, el clasismo, el sexismo, la heteronormatividad, etc. que deben ser eliminados.

    • Belén

      Nuestra Constitución Argentina tiene una postura definida acerca de la persona como sujeto de derechos: todo hombre es persona desde la concepción.
      Por si a alguien le interesa lo que los hombres llegaron a acordar en nuestro pais acerca del tema.

    • Ana

      Me gusto mucho más tus respuestas aclaratorias que tu artículo! =) Ahí está el quid. En revisión constante y en acciones con peso y no anti falaces. Es complejo, porque puede llevar a un parálisis. Yo no tengo una postura definida pro o contra aborto. Creo que hay una fuerte incertidumbre y el debate está plagado de ideologías de un lado y del otro y hasta que no sea posible un veradero debate, donde no haya determinismos ni posturas extremas, me parece que estamos lejos de abrazar la cuestión.
      De todas maneras, gracias por abrir el espacio de discusión. Fue interesante leer los comentarios. Estando de acuerdo o no con algunos, uno va ajustando la propia mirada o al menos poniéndola bajo otras ópticas y tratando de comprender otros argumentos.

  21. FRAN

    Si nos guiamos por el derecho, creo que la manera más fácil de solucionarlo va a ser determinar límites arbitrarios. Así como con el monotributo, que si te pasás 50 centavos de un límite anual, ya pasás a otra categoría; las cilindradas de una moto, el peso de un remolque o los metros cuadrados para pagar un impuesto; el único consenso posible va a ser determinar, por ejemplo, el límite de peso de un feto, su volumen, o la cantidad días desde la relación sexual donde sucedió la concepción; para que se pueda practicar o no. Obviamente, todo medido, filmado, y subido a instagram.
    Firmado por una no persona de acuerdo a la ética.

    • FRAN

      A juzgar con la creatividad que nos caracteriza a los argentinos para los negocios, tendremos un negocio nuevo de falsificación de “certificados de peso de feto” o afines. Y un poquito creo que lo prefiero a que pibas sigan haciéndose abortos clandestinos con riesgo de infecciones y muerte.

  22. Paula

    Yo perdi un embarazo d tres meses y es una situacion espantosa . Claro q hablo con subjetividad . Pero creo q habria q tener en cuenta ese momento en q el feto comienza a interactuar. Mis hijos mostraron su conducta (la percibi desde entonces) a partir d la semana 19 d embarazo… con horas en q dormian o se movian, reaccion al sonido d la voz paterna…. movimientos particulares ante una melodia, etc. Conducta q mantuvieron luego d nacer. Me parece q el sistema nervioso es clave y aunque el aborto deberia estar regulado no tendria q tomarse con liviandad ya q a mi juicio seria un debate similar al d la euthanasia truncar una vida q no tiene chances d ser bien vivida.

  23. AbortarONoAbortarEsaEsLaCuestion

    Siempre he tenido problemas filosóficos con el tema del aborto. No sólo por que la iglesia lo defienda significa que no tenga algo de sentido.

    Para que quede claro, comprendo por qué tanta gente está a favor del aborto, sin embargo, el mismo me trae muchos problemas que podrían desprenderse, voy a intentar expresarlos:

    Para la ciencia y para mi también, la palabra vida no significa demasiado, es simplemente un conjunto de procesos bastante interesantes que hacen que una especie perdure en el tiempo, la realidad es que cada individuo no tiene demasiado impacto en la especie, y todos somos fácilmente descartables. Por suerte la evolución nos dotó de una suerte de moral, que básicamente la moral promedio de la humanidad es: no nos matemos o se acaba a especie. Con algunas modificaciones dependiendo de la cultura y salvando excepciones. Algo muy bueno de esta idea de moral, es que la misma cambia a medida que la especie evoluciona, muchas cosas que eran consideradas inmorales ahora son completamente normales.

    Yendo al tema del aborto, siento que la idea del mismo plantea una consigna a simple vista bastante lógica y simple: “esto me molesta entonces me deshago de lo que me molesta”, y realmente eso es bastante obvio, si tengo una prenda que no me gusta, se la doy a alguien (la doy en “adopción”) o la tiro (la “aborto”), y en general no tenemos ningún problema con esa lógica, si le diéramos tanto valor a cosas inanimadas viviríamos como locos. Entonces desde un punto de vista pro aborto, una remera y un feto de o menos, serían, básicamente, lo mismo en términos jurídicos.

    Convengamos que nosotros, los humanos ya reconocidos legalmente como tales, no somos muy diferente de un animal ni de un feto, ni de una célula, en general todos tenemos vida, la única diferencia, es que nosotros somos la especie dominante. Y volviendo al tema de esta “moral” que construimos y modificamos con el tiempo, recordemos que nuestra premisa principal era: “no nos matemos o no sobrevivimos”, incluso esta puede modificarse con el tiempo obviamente, pero en general se refiere a algo bastante obvio, nosotros, los humanos, no nos deberíamos matar. Y por eso nuestras sociedades no tienen ninguna molestia en matar otras formas de vida, mientras que no sean humanos y tenga más o menos un propósito, todo legal con matar.

    El problema que me surge acá, es que un feto si se le da el tiempo va a ser muy posiblemente un humano, al permitir el aborto, siento que estamos moviendo la línea, de esa premisa de no matarnos, ya que lo que hacemos es mover la definición de humano. Muchos dicen que cuando se menciona a Hitler, un argumento está acabado, pero voy a pecar de hacerlo en esta situación por que creo que lo amerita. No fue eso lo que hizo Hitler? Básicamente movió la línea de lo que era y lo que no un humano, lo mismo que pasaba con los esclavos, con los aborígenes de América, todas estas masacres ocurrieron por este tema de poder mover ese límite de lo que define y lo que no a un humano.

    Imaginen, entonces, lo que desde mi punto de vista puede pasar en un futuro. Que pasa si estoy encargado de mi madre que esta enferma, y me es una molestia, económicamente, sentimentalmente, etc. Básicamente deshacerme de ella sería lo más “lógico”, entonces, aborto a mi madre. Lo mismo para un hijo enfermo, o cualquier otra cosa viviente humana que sea una molestia. Con esa idea tampoco el estado haría cargo, una simple inyección y listo, problema solucionado para todos. Que pasa ahora si toda una sección de la sociedad es una molestia, todos los judíos son considerados molestia entonces, apliquemos la lógica práctica, holocausto contemporáneo.

    Otro punto es, el tema de la esclavitud, a la humanidad le convenía tener esclavos, se podían hacer cosas impensables de otra forma, ahora pienso que el principal por que la esclavitud se intento abolir, fue que mejoraba las probabilidades de vivir mejor para los futuros seres humanos. Si promovemos el aborto como salida fácil antes que la adopción siento que estamos bajando la probabilidad de vivir /vivir bien de los futuros humanos, y creo que una especie siempre tiene que aspirar a mejorar a toda costa los futuros sujetos de esa especie.

    Estas son mis preocupaciones con respecto al aborto, por favor pido que me indiquen cualquier falla lógica, o de otro tipo que haya en mi razonamiento. Básicamente, prefiero un poco menos de practicalidad en la actualidad, para mejorar un poco la probabilidad de vida/buena vida de los futuros humanos.

    • DARWIN

      Ese tipo de razonamiento está fallado desde el comienzo. El resto es una bola de nieve. Te cito:

      “comprendo por qué tanta gente está a favor del aborto”

      FALSO. No comprendés, porque “la gente” no está “a favor” del aborto. Algunas personas demandan que las mujeres puedan interrumpir voluntariamente el embarazo si así lo precisan. No QUIEREN que haya abortos, quieren TENER LA LIBERTAD para hacerlo.

      “Para la ciencia y para mi también, la palabra vida no significa demasiado, es simplemente un conjunto de procesos bastante interesantes que hacen que una especie perdure en el tiempo, la realidad es que cada individuo no tiene demasiado impacto en la especie, y todos somos fácilmente descartables.”

      FALSO. Para la ciencia nada se define por ser “interesante”. Tampoco la vida se define en función de una especie. La definición de especie, al igual que la de vida, es puramente convencional y varía incluso dentro de una misma “disciplina”.

      “Por suerte la evolución nos dotó de una suerte de moral, que básicamente la moral promedio de la humanidad es: no nos matemos o se acaba a especie.”

      FALSO. La evolución no nos dotó de una suerte de nada. Somos “seres” morales, si así lo querés, pero no hay moral promedio de la humanidad (hay “humanidad?), ni siquiera con excepciones. En particular, esa moral “promedio” de ´no nos matemos o se acaba la especie’ suena a invento. La distinción entre normal y no normal es del siglo XIX.

      “Yendo al tema del aborto, siento que la idea del mismo plantea una consigna a simple vista bastante lógica y simple: “esto me molesta entonces me deshago de lo que me molesta””

      FALSO. El mismo qué? Además la consigna no es “me molesta, me deshago.” VOS le estás atribuyendo esa consigna porque no te gusta. Y comparar la libertad y seguridad de las mujeres con una ropa que ya no te gusta… de cuarta.

      Y así. Tengo que seguir?

      • AbortarONoAbortarEsaEsLaCuestion

        Disculpa, me expresé bastante mal ahora que lo releo, y supuse algunas cosas equivocadas, sin embargo creo que el argumento aún está en pie.

        “comprendo por qué tanta gente está a favor del aborto”

        Quise decir a favor de la ley que da la libertad a una mujer de abortar según ella lo desee.

        “Para la ciencia y para mi también, la palabra vida no significa demasiado, es simplemente un conjunto de procesos bastante interesantes que hacen que una especie perdure en el tiempo, la realidad es que cada individuo no tiene demasiado impacto en la especie, y todos somos fácilmente descartables.”

        No tomes en cuenta las suposiciones que pude haber hecho mal, lo importante de este párrafo es el hecho de que todos somos descartables, si uno muere, tiene efectos irrelevantes para la perduración de la especie en el tiempo.

        “Por suerte la evolución nos dotó de una suerte de moral, que básicamente la moral promedio de la humanidad es: no nos matemos o se acaba a especie.”

        Esa idea de moral promedio fue un invento mío para resumir el hecho de que, en más del 90% de los casos (a lo cual le voy a llamar los casos normales, no para desprestigiar al otro porcentaje menor al 10% que pueden ser psicópatas, asesinos, etc) si haces una encuesta, te van a decir que matar esta mal (esto lo estoy asumiendo, no tengo los medios para hacer semejante estudio), y por esto es que voy a decir, que en general, no siempre y no para todos, matar esta mal.

        “Yendo al tema del aborto, siento que la idea del mismo plantea una consigna a simple vista bastante lógica y simple: “esto me molesta entonces me deshago de lo que me molesta”

        Otra vez disculpas, no quería herir sentimientos de nadie, fue solo una comparación simplista, entiendo que no es lo mismo, a nivel emocional, social, y personal para la persona que tiene que tomar la decisión. Sin embargo, visto a otro nivel, teniendo esta libertad de hacerlo, en muchos casos se asemeja, poniendo de lado los sentimientos personales, a descartar algo que va a ser una molestia durante 9 meses, y quizás si no se da en adopción, durante toda la vida (no necesariamente cierto, es más lo que creo que una mujer en esta situación puede llegar a pensar).

        Entonces para resumir mi razonamiento:

        El objetivo principal de la especie humana es perdurar => tenemos que mejorar a toda costa el contexto de los futuros individuos, ellos son más importantes que nosotros => al permitir libremente abortar, estamos achicando la línea de lo que es y lo que no es un humano y achicar este límite, basado en otros sucesos donde la definición de humano se ha reducido, es malo para todos, y sobre todo para futuras generaciones por que sus probabilidades de vivir y de vivir bien disminuyen => debemos evitar a toda costa reducir la definición de humano (achicar el límite) => deberíamos considerar a un cigoto un humano para mejorar las probabilidades de vivir y de vivir bien de los futuros individuos de la especie => al abortar se estarían matando individuos de la especie y como matar esta mal, no deberíamos abortar.

        Esto va más que nada enfocado a casos no extremos, ni a todos las tonalidades de grises, hay casos y casos, pero en general, se debería intentar no abortar siempre que se pueda.

        • Darwin

          Todos intentan no abortar siempre que se pueda. Que digas que hay que evitarlo es sugerir que las mujeres lo hacen de gusto.

          Todo tu “razonamiento” no sigue en pie porque nunca estuvo en pie. Es una ensalada de moralinas baratas y sentido común al mejor estilo periodismo mediopelo argento. Y tu justificación -que parafraseo en breve- solo lo agrava: “no quise decir que las minas abortan porque son unas conchus que no se quieren ocupar del pibe. Pero lo son.” O “el 90% de la gente normal diría que no hay que matar. Los demás son delincuentes, drogadictos, etc.” Wow, qué data tan bien informada!

          • AbortarONoAbortarEsaEsLaCuestion

            Wow wow wow wow, no estoy comparando un asesinato con un aborto en ese párrafo, solo lo puse para que se entienda que para la sociedad en general matar a un humano está mal.

            El resto de mi idea se basa en que nunca jamás deberíamos achicar la definición de ser humano, por que eso nos llevaría a hacer atrocidades, y si abortar es legal, por detrás, esa línea, como vengo repitiendo, se está acortando.

            Repito, la idea principal de mi argumento es que por nada en el mundo, hay que reducir la definición de humano.

            Claramente no está siendo obvio, a diferencia de lo que sucede con un asesinato, si abortar está o no bien, por eso estamos discutiendo el tema, no te estoy tratando de asesino o “drogadicto”, como prefieras (que espero que entiendas la diferencia).

            Por favor céntrate en el fundamento principal de mi argumento y no en las equivocaciones superfluas que cometo al intentar expresarlo y que no hacen al mismo.

  24. Emiliano

    Claramente tenemos que re-visionar el concepto de individuo y todos la parafernalia reduccionista.
    El tema es que es un debate filosófico que si lo tocamos, y no queremos caer en la hipocresía, no aplica solo para las bases que nuestro nuevo paradigma admite cuestionar, sino también para otras que se fundan al mismo. Esto nos pone en posición de cuestionar nuestra propia vision del mundo.
    Yo vivo intentando hacer eso, pero no veo que sea la intención con la que quienes luchan por una visión u otra (en este caso, y en otros). En general cada quien quiere reemplazar el paradigma dominante por uno nuevo, no por un paradigma donde la única “verdad” sea cuestionar absolutamente todo, incluso el propio discurso.

  25. Matias

    Muy buena la nota…. mientras la leía se me generó una intriga (quizás es una boludez) pero…. en el caso de un gemelo evanescente (suponiendo que haya sido absorbido por el otro feto) siguiendo la lógica del sujeto desde la concepción estaríamos en caso de un “bebe asesino de bebés”?

  26. Emiliano Celis

    La nota esta bien planteada pero tiene errores conceptuales muy graves que la desacreditan:
    1)”..el ingreso simbólico de una nueva vida a la comunidad ocurre recién cuando se le asigna un nombre al/la bebé, cuando se realiza la perforación de una de sus orejas, cuando se le circuncida, etc…”. Porque superponen conceptos? Luego de esos ritos la persona no cobra una nueva vida, cambia su vida que es muy diferente. Tengo que suponer que un judío piensa que no estoy vivo porque no estoy circuncidado? I´m a zombie like a Jisus? No, no tengo el estatus que el tiene pero estoy vivo. Ninguna cultura considera a alguien sin vida por no tener estos ritos, sino que los considera impuros, bajos o simplemente que no pertenecen a su comunidad. Nada tiene que ver con la vida.
    2) Las embarazadas a lo largo de la historia y en todas la culturas fueron tratadas de forma diferente. No como 2 o como 3, diferente. De hecho lo seguimos haciendo. La pena por asesinar a una mujer embarazada y a una que no esta en gestación es diferente. La cobertura social también. En las civilizaciones como las Tehuelches, Diaguitas y varias originarias, eran puestas en una zona comun normalmente al centro del campamento para resguardarlas
    3) Porque suponen que ahora, por ver el feto, se le da mas importancia que antes? Es una falacia sin sustento! O antiguamente cada vez que una mujer estaba embarazada suponían que había comido mucho? Antes no le hablaban a la panza? Siempre se le dio importancia al embarazo y mas a los primogénitos con la esperanza de perpetrar el legado. Hay diosas embarazadas y mitos completos que se basan en el momento de gestación (la diosa Azteca Tlazoltéotl, sin ir muy lejos)
    4)La posición de la iglesia fue variando siempre acompañada de los descubrimientos científicos validado por la sociedad (Si, no se arriesgaban a cambiar si no les convenia, y eso atraso toooodo). La ciencia también hace un poco de eso….
    4) Ya al final de la nota le da una relevante importancia a la información genetica y luego toma el embrión como una celula mas “…Afirmar que un cigoto es un sujeto no es una conclusión científica sino una forma subjetiva de asignarle valor moral y jurídico a una célula…”. No es cualquier celula, es una que tiene la capacidad de diferenciarse y formar un individuo. Cualquier otra celula no puede hacer eso. De hecho el humano ni siquiera posee totipotencia en el resto de su cuerpo, como si lo tienen algunas células vegetales… Toda la información esta en esa celula, y, conjuntamente con el ambiente (Yo soy yo y mi circunstancia decia Ortega y Gasset) va a formar un individuo. Se pierde en la dualidad de la importancia de la información.

    PD: Turing bendiga el copy/paste!

  27. Diego A

    Hola. Solo quería comentar que es perfectamente te válido en nuestro idioma el uso del masculino o como genero neutro. De hecho es la única forma válida.

  28. Roxana F

    Actualmente la ley de Trombofilia esta vetada. El tratamiento con heparina previene el aborto espontáneo que suele darse en estadíos avanzados del embarazo. Si bien en ambos casos hay una gran diferencia que es que la madre quiere o no la continuación o interrupción del embarazo. Pero a los ojos de la ley hay un doble discurso sobre el valor del feto en materia de “derechos”. Esto habla de la gran hipocresía que hay entre las personas del poder.

  29. Val

    Interesante, y muy interesantes los comentarios. He leído muchísimo acerca del aborto pero no sabía de esta perspectiva histórica.
    Creo que nadie mencionó que la mayoría de la gente está EN CONTRA de abortar. Pero algunos estamos A FAVOR de tener la libertad de decidir. No creo que encontremos mujeres que abortan por diversión. – Please no me salgan con ejemplos de mujeres que no se cuidan total toman la pastillita. Todos conocemos a alguna así, pero no son representativas.

    Una pregunta que me rondaba la materia gris recurrentemente se responde en el comentario de Fancisco Gómez S – ok, ponemos el límite en las 12 semanas. Y si son 12 semanas y un día? o una semana?
    ” Entiendo que la actividad neuronal arranca a las 12 semanas y para la semana 25 ya se ven patrones de actividad. Ojo, que haya actividad neuronal o patrones no significa que haya consciencia, pero para que haya consciencia sí o sí tiene que haber actividad neuronal.”

    Chá gracias.


Publicar un nuevo comentario