Carrito
El carrito está vacío.
114. vos-yo-la-ciencia

Vos, yo, la ciencia. Pensalo

Los científicos son famosos por hacer preguntas copadas y encarar la búsqueda de respuestas a través del método más potente y objetivo que conocemos. Genial. Felicitaciones, chicos. Ahora, yo también tengo una pregunta:

¿Quién te nombró el Emperador de la Verdad, flaco? o, en términos más formales: ¿Por qué hay que creerle a los científicos?

El interrogante es mucho más pertinente de lo que parece, principalmente por el problema que representa para alguien a quien un guardapolvo le daba autoridad y ahora tiene que salir a explicar que, en realidad, su credibilidad viene absolutamente de otro lado.

Para vos, que no penetrás profundamente los recónditos mares del conocimiento científico, la ciencia también es una cuestión de creencias. Cuando te habla el Dr. Capo de la UBA o el MIT, vos podés decidir entre creerle o no. Pero, ¿por qué creerle a un científico? O peor, ¿por qué habría un científico de creerle a otro científico? Siendo físico, ¿cómo hago para saber si creerle o no a un biólogo, a un químico, a un homeópata o a un astrólogo? Y ni hablar de los abogados, los albañiles y los reparadores de heladeras, que por estar fuera de este circuito la tienen mucho más difícil.

Todos recordamos esas estimulantes y divertidas clases de colegio secundario en las que los profesores interrumpían tu sueño para decirte que ‘La ciencia siempre tiene la razón porque sigue el método científico’. Pero, para esa minoría recontra ínfima de aproximadamente 97% que no prestaba atención en el secundario, podemos atacarlo de una manera un toque menos soporífera.

Esta jodita del método científico se trata, en primer lugar, de usar indicios para inferir algo que creas cierto sobre lo que estés estudiando, lo que se conoce en el barrio como formular una hipótesis (y por ‘barrio’ me refiero a ‘lugar hipotético que suponemos que existe pero sobre el cual todavía no tenemos una sola evidencia’). Con tu hipótesis en la mano, te fijas qué consecuencias traería que fuese cierta; o sea que el trabajo del científico un cachito es predecir el futuro (como la astrología, pero que funciona). Lo último que hay que hacer es comparar las consecuencias de ese modelo teórico con la realidad, o sea, con observaciones o experimentos. Si las consecuencias no están de acuerdo con las observaciones, entonces la hipótesis cae. Como decía Dick Feynman (a.k.a., el tercer Feynman): ‘En esta simple frase está la clave de la ciencia. No hace diferencia cuán linda es la hipótesis, ni cuán inteligente es quien la propuso, ni su nombre o su título. Si no concuerda con los experimentos o la evidencia, no va.’ O sea, la ciencia se trata de probar y probar hasta que alguna de nuestras hipótesis para explicar un cachito del Universo, funcione. Eso o ponerte un kiosco.

Esto se llama método deductivo, porque a partir de algo general (la hipótesis), tengo que poder deducir muchas pequeñas consecuencias y fenómenos de la naturaleza, es decir, arranca de lo general y va hacia lo particular.

Sin embargo, el método científico deductivo tiene algunos temitas. A saber:

  1. Para comparar las consecuencias con los experimentos, los científicos asumen muchas veces hipótesis auxiliares que agregan ambigüedades (a lo que nos referimos internamente como ‘una serie interminable de parchecitos ad hoc: la silver tape del método científico’). Por ejemplo, la mecánica cuántica es una serie de principios que se usan para explicar cómo funciona el mundo recontramicroscópico (o sea, todo lo muy, muy chiquito, del nivel de átomos, moléculas y el chiste que ellas quieran agregar sobre algún ex). Pero, muchas veces, al comparar sus consecuencias con la naturaleza, los experimentos mezclan cosas microscópicas con macroscópicas (por ejemplo, los equipos de medición), y como que justamente en esa relación entre lo atómico y lo macroscópico las teorías empiezan a gotear y asoman un perejil en el diente.
  2. Mucha de la ciencia que se publica o se acepta no sigue exactamente el mismo color de método científico. Como ejemplo está el método inductivo, que es el que usó Darwin para crear su Teoría de la Evolución. Charlie, mirando una bocha de especies animales, sacó una conclusión general para todas. O sea que el método inductivo es como el deductivo, pero al revés: arranca de lo particular y va hacia lo general. Es otro ejemplo de hacer ciencia, aunque no esté estrictamente enmarcado en el método científico deductivo.
  3. Ya entendemos cómo decidir si una hipótesis es incorrecta, pero ¿cómo hacemos para saber si es verdadera? Acá está lo lindo de la ciencia: no se puede. A eso viene la frase que se le atribuye a Einstein (aunque vaya uno a saber si en verdad la dijo, pero no por eso es menos cierta): Ningún número de experimentos, por muchos que sean, podrán demostrar que tengo razón. Pero tan sólo un experimento puede demostrar que estoy equivocado.’ Esto se conoce como falsacionismo y se traduce en ‘Es más fácil probar que existe un unicornio en tu cocina que probar que no hay un señor mágico de barba que controla el Universo porque para el primero, simplemente necesito un unicornio y una cocina, mientras que, para el segundo, necesitás levantar cada piedra de cada planeta de cada galaxia de cada sistema, y así hasta no encontrar nada. Qué paja.’

Solamente a medida que una hipótesis va explicando cada vez más experimentos, podemos ir ganando confianza en ella, pero nunca asegurarla del todo, porque no sabemos si en algún momento o en algún otro barrio del Universo, este modelo va a fallar.

A esto de decir que una hipótesis es cierta porque sus consecuencias coinciden con los experimentos se le llama falacia de afirmación del consecuente. Y, como sabemos, una falacia es un argumento que parece re válido pero que en realidad es humo.

Lo loco es ver que en general pasa lo contrario. Creemos en la ciencia cuando dice que algo es cierto (como el Big Bang o la mecánica cuántica), pero no cuando dice que algo no (como la astrología, la homeopatía o esas zapatillas de plataforma que por alguna razón no documentada REQUETE TE VAN A ADELGAZAR). La cosa es que este es justamente el punto en donde la ciencia más la rompe: puede asegurar que una teoría es falsa, pero nunca puede asegurar que otra es verdadera.

Esto nos muestra que, en realidad, lo lindo de la ciencia no es su capacidad para dar respuestas, sino para hacer preguntas. La pregunta es lo importante y es lo que nos lleva al laboratorio todos los días. Muchos creen que descubrir cosas que nadie sabe es embarrar la magia, y pasan su vida haciéndose las mismas preguntas (maravillándose o no con ellas). La cuestión es que cada respuesta encontrada abre muchísimas y nuevas preguntas por responder. Y eso es lo copado de la ciencia: nos muestra cada vez más y más preguntas. Sin ella, nos cuestionaríamos siempre lo mismo y nos perderíamos del increíble placer que es dudar, decir ‘No lo sé’, y tener que pensar cómo hacer para responder esa nueva pregunta.

La curiosidad habrá matado al gato, pero seguramente la pasó bárbaro mientras duró.

Ahora, bancá. ¿Toda esta cháchara no arrancó con la promesa de explicar por qué hay que creerles a los científicos? La respuesta es sí. Sí hay que creerles a los científicos cuando aseguran algo, pero no sólo porque siguen el método científico, sino por la forma en que se fue y se va armando la ciencia y construyendo el conocimiento a lo largo de los años, a través de preguntas, dudas y curiosidades que tratan de ser contestadas cada vez con más y más rigor. La ciencia es el consenso de un conjunto de escépticos intransigentes hinchapelotas organizados. Un grupo de bastante gente que se pasó y se pasa la vida estudiando cosas muy específicas de una manera muy minuciosa, apoyada sobre lo que otros científicos ya estudiaron y a veces incluso tratando de desmentirlos, en un evidencia-off sanguinario en el que unos pierden y otros ganan pero donde, en definitiva, ganamos todos. Thor quiera que algún día alguien haga temblar la Teoría de la Evolución y nos ofrezca una alternativa tan enorme que hasta Darwin mismo se enamore perdidamente de ella.

La ciencia demuestra a diario que al menos un poco de razón tiene. Avanza a velocidades increíbles haciendo predicciones cada vez más complicadas y haciendo posible al mismo tiempo el desarrollo de nuevas tecnologías (o sea que no solamente boquea cada vez mejor, sino que hace cada vez mejor). Gracias a ella, hoy tenemos cosas con las que hace 400 años no era posible siquiera soñar, y no sólo chiches materiales. Tenemos la posibilidad de vivir más y mejor (promoción no válida para la mayoría de los habitantes de las grandes ciudades) pero, principalmente, de transitar nuestra finitud de maneras cada vez más libres, usando una forma de atravesar la realidad con cada vez más y mejores preguntas.

Pero no hay por qué ‘creer o reventar’. Hay opciones, y la más linda es dudar y pedir más información. Lo mejor de salir de la dicotomía creyentereventatoria es que nos permite aceptar ideas basadas en la mejor evidencia a mano, en oposición a la costumbre anterior: inventar lo que nos pinte según la cátedra de Mística que hayamos cursado, desatando la eterna e irresoluble discusión que termina en si tu fantasma es mejor que el mío.

El método científico nos hace más libres y menos tercos. Nos permite ir del hipersobrevaluado ‘Estos son mis principios y los banco a muerte’ a ‘Estos son mis principios, pero si tenés evidencia de lo contrario, buenísimo, re vamos con esa’.

 

 

Feynman on Scientific Method. https://www.youtube.com/watch?v=EYPapE-3FRw
http://www.ted.com/talks/naomi_oreskes_why_we_should_believe_in_science
http://www.ted.com/talks/michael_specter_the_danger_of_science_denial
http://link.springer.com/article/10.1007%2FBF00322387
http://www.pnas.org/content/106/Supplement_1/10033.full
http://www.scientificamerican.com/article/why-science-is-important/




Hay 98 comentarios

Añadir más
  1. Leo B. Piceda

    Muy bien la nota, impecable para notar la similitud entre fanáticos fundamentalistas de cualquier causa. que las preguntas jamás se terminen.

  2. Neon_Knight

    Ciencia 101.

    Gracias por existir, Gato. Y gracias, muchas gracias, de verdad gracias, totales gracias, por ayudar a desasnarnos cada día un poco más. :)

    • Marcos Feole

      Primero, de nada!

      Me parece importante lo que decís, incluso es algo que faltó aclarar un poco en el artículo. Para mí, lo importante es no confundir al científico con la comunidad científica. Cuando hablo de ¿por qué creerle a un científico? en realidad me estoy preguntando ¿por qué creerle a la comunidad científica? El científico (individuo) es el que erra como cualquier humano (aunque algunos chantas con PHDs lo hacen con conocimiento de causa). Sin embargo, la comunidad científica cuando “erra” es porque encuentra leyes o generalidades válidas en una realidad (observada por medio de experimentos) acotada (por ejemplo, Newton para velocidades mucho más bajas que la luz es una excelente y válida aproximación, pero para velocidades cercanas a esta última no es válido). Es decir, lo que asegura el científico apoyado por, o de acuerdo con, la comunidad científica es lo que uno no debería dudar que, o es cierto, o al menos hay evidencia suficiente que respalda lo que se dice. El individuo erra, la comunidad científica se autocorrige y sigue (si no, no podría seguir avanzando, apoyada en lo anteriormente descubierto).

      Sin duda es un tema abiertísimo a discusión.
      Saludos y gracias por la info!

      • Carolina

        Me parece que en esta respuesta tuya (y el artículo en general) se te escapa un poco lo que pasa con la Teoría de Cuerdas. Lejos de ser una experta en el tema, entiendo que:
        – no tienen predicciones observables, lo cual la hace in-falseable (y creo que esto le saca el status de teoría).
        – hay un gran grupo de la comunidad de físicos (los cuerdistas) que apoyan esta “teoría” sin que exista evidencia suficiente (ni insuficiente) que la respalde.

        Creo que como científicos tenemos que tener cuidado al decir que a todo científico hay que creerle (el mejor ejemplo de irresponsabilidad en sus dichos es el famoso Stephen Hawking; es un gran hacedor de titulares!) sobre todo cuando, “puertas adentro” suceden estas cosas!

        • Marcos Feole

          Estoy totalmente de a-cuerdísimo, de hecho tengo entendido que el status de la teoría de cuerdas hoy en día es: “veremos que pasa”. La teoría es falseable en su naturaleza (toda teoría científica lo es), pero hoy no tenemos la tecnología para acceder a esos experimentos que la falsearían. La cuestión es que hasta ahora es la mejor manera que se ha encontrado de una teoría que pueda unir las 4 fuerzas. Es lo mejor que podemos hacer hasta el momento. Y la comunidad científica, con sus impulsores y detractores de las cuerdas, aún no está de acuerdo (obviamente porque no hay experimentos) en que esta teoría es cierta (y es a la comunidad científica a la que “hay” que creerle).

          Justamente eso de que “a todo científico hay que creerle” es algo que quise desmitificar con mi comentario de arriba. A la comunidad científica es a quien “hay” que creerle, o bien pedirle pruebas de lo que está diciendo… depende de hasta qué nivel uno se conforme. Mi experiencia es que no me alcanzaría la vida para testear todos y cada uno de los principios físicos experimentalmente. Decido creer la mayor parte de lo que me dieron en la facultad como cierto: por ejemplo, las ecuaciones de Maxwell. Y empezar a dudar y estudiar a partir de cierto punto!

          Saludos!

  3. Francisco

    Buenisima nota! La epistemologia (que es el nombre de esto de estudiar la ciencia) es super interesante y tiene bocha de ramas, debates y discuciones sobre como conocemos el universo, si es que se puede realmente saber algo del universo, o si realmente hay un universo para empezar.

    Hace bastante tiempo ya lei “Todos los marcianos son verdes” de Aldo Birgier, y me gusto mucho. Es un recorrido bastante completo y super ameno de la historia de la Epistemologi y todas sus corrientes.

    Y no puedo irme sin dejar esto aca: https://www.youtube.com/watch?v=QCpypCQJXiw

    • Marcos Feole

      Gracias! E interesante lo que decís. Supongo que sí, un científico o alguien que estudia la realidad que nos rodea, lo primero que hace es asumir día a día que esta realidad existe jajaj (entre otras cosas que asume).

      Gracias por la data del libro, voy a tratar de chequearlo.
      Saludos.

  4. Javi

    El que quiera creer que quiera, y el que no que reviente…

    Yo por lo pronto me voy a seguir dudando por ahí…

    Buenísima la nota

      • Marcos Feole

        Gracias!

        Yo también! En algún momento, personalmente, tenía la idea de seguir a la ciencia (es decir, la evidencia, el pensamiento honesto) en todo lo que pudiera decirme. Y a partir de ahí, o sea a partir de la frontera de la ciencia, creer en lo que se me cantara por razones de romanticismo esotérico.
        Pero a medida que me fui metiendo en la ciencia, mi cerebro fue entendiendo cada vez más cosas, entre las cuales está el darme cuenta lo altamente improbable que es que algo que elijas creer por X razón sea cierto! Después me di cuenta que la vida es muy corta para pasarse muchos años (o toda una vida) creyendo en algo que después no va a ser verdad (está la eterna lucha de si tu fantasma es mejor que el mío).

        Sin embargo, se entiende que muchos sientan deseos de creer en ideas románticas, a todos nos pasa. De hecho, el por qué de la tendencia humana al pensamiento mágico (según la última información que yo chequeé) es un problema abierto de la ciencia (igual estoy abierto a que alguien que sepa más sobre el tema me ilumine).

        Saludos!

  5. Guido

    Che, todo bien con la cantidad abrumadora de evidencia. Pero de la demostración matemática no se dice nada? Esa, es de hecho, la única verdad irrefutable. En ese caso la ciencia (matemática) no solo puede probar la falsedad, sino la veracidad, y no queda duda al respecto.

    • Vane En El Limbo

      No quiero llegar sólo para disentir, pero… la matemática no es una convención social? más aún, no es una convención social con algunos baches que aún no hemos tapado? empecemos por los irracionales, por no decirles “a los que no podemos calcular con exactitud”. Concuerdo en que es una gran herramienta de demostración. Pero le falta.
      Saludos!!

      • Esteban Siravegna

        No. La matemática es una ciencia formal, no es una convención. El único bache que tiene la matemática es el Principio de Indecibilidad, y se refiere esencialmente a conjuntos de teoremas, y no a toda la matemática.
        Y de hecho, los irracionales se pueden calcular con exactitud: Sólo tienen infinitos números decimales, y hay técnicas completas de análisis para lidiar con eso.

      • Javi

        Vane:
        Es cierto que puede ser que a la matemática le falta, pero eso no quita que lo que está demostrado es como es (a diferencia de otras ciencias cómo la física) 2+2=4 es irrefutable.
        Y además dejame que te corrija un concepto sobre los número irracionales, se llaman así porque no pueden expresarse por medio de una razón (A/B donde A y B son enteros) y eso no tiene nada que ver con que no seamos capaces de calcularlos con exactitud (que no lo somos, por cierto).
        no lo vallas a tomar a mal, que capaz yo también la estoy pifiando…

        Saludos!!!

    • Marcos Feole

      Guido, gracias por el comentario, es muy interesante lo que planteas (y muy difícil de responder bien acá).

      Cuando decís que la matemática es la única verdad irrefutable, exactamente ¿a qué te referís?
      Creo que querés decir que la matemática es una ciencia demostrable e irrefutable en sí misma (en ese sentido es “verdad”), partiendo de ciertos axiomas. O sea, cuando te referís únicamente a la matemática como ciencia aislada, estamos de acuerdo.

      Sin embargo, acá hablamos de ciencia como asociada a la realidad que observamos todos los días. En este sentido uno se podría preguntar ¿cómo sé que la matemática es verdad con respecto a las cosas que observo?
      Para simplificar, tomemos como ejemplo conceptos como la recta o el plano. Sin duda tienen una existencia sin ambigüedades en el mundo matemático, pero en el mundo real en verdad no tienen ningún sentido (¿cuando vimos un plano infinito por ejemplo?, o mejor, ¿hasta que punto una mesa es un plano? –> porque si la miras con un microscopio está llena de irregularidades, sin contar el hecho de que ni siquiera es continua, es decir, está hecha de átomos). Es decir, en ciencia siempre se trabajan con modelos los más descriptivos posibles de la realidad. Sin duda, los conceptos matemáticos como la recta y el plano se originan en la realidad, de asociaciones más o menos claras con objetos cotidianos.

      Por otro lado, en física por ejemplo, la matemática se usa para crear una base teórica formal de los conceptos, y es muy útil para probar ciertas cosas. Primero, puede probar la equivalencia entre teorías. Por ejemplo, uno puede probar que las leyes de Newton son equivalentes al principio de mínima acción. Esto no se podría hacer sin matemática, pero ¿qué es lo que es verdad en este sentido? Lo que es verdad es que hablar de Newton o principio de mínima acción es lo mismo, pero para ver si Newton (o el principio de mínima acción) es cierto en la realidad, lo que hay que hacer es contrastar con experimentos (los suficientes para ganar confianza en la teoría).

      Por otro lado, el formalismo matemático muchas veces ha sido de ayuda para descubrir cosas nuevas. Por ejemplo, la relatividad general o las antipartículas fueron inicialmente planteadas teóricamente (matemáticamente), para luego, su existencia ser terminada de confirmar mediante experimentos. Sin embargo, el planteo matemático no es “parto de nada y descubro las antipartículas”, no. Asume que ciertas cosas que se dicen en las ciencias físicas ya son ciertas (por ejemplo, para seguir con este ejemplo, asumo que la mecánica cuántica hasta 1928 confirmada por experimentos es cierta), y a partir del desarrollo matemático de ésta, me doy cuenta que para la consistencia matemática con otras leyes físicas confirmadas por experimentos (como la conservación de la energía relativista), tiene que existir una partícula (a la que llamamos antipartícula) con ciertas propiedades, asociada a cada partícula que ya conocíamos. Fijate que en todo lo que traté de decir acá arriba siempre están metidos los experimentos y las observaciones para confirmar que lo que estamos aceptando como cierto, es en verdad cierto (hasta que se encuentre un experimento que pruebe lo contrario).

      Un poco para concluir lo que quise decir (aunque sin duda la discusión está super abierta, si no es que ahora es más confusa todavía): si te referís a la matemática como ciencia en sí misma, tenes razón. En el mundo matemático lo que se demuestra bien, es irrefutable (aunque uno podría preguntarse por qué está bien demostrar como demuestra un matemático, pero ahí ya entramos a la lógica y nos vamos todos a la !$@#)/$).
      Acá hablamos de ciencia como asociada a la realidad que observamos, y en este sentido la matemática prueba a partir de leyes que fueron anteriormente contrastadas con la realidad, y sin dudas, esta matemática es una herramienta no solo útil y superpotente, sino que necesaria! Y, estoy de acuerdo en que, como dice Feynman, “El no entender o usar matemática es una limitación grave en la comprensión de como funciona la naturaleza” (y yo agrego: por lo menos para entender la naturaleza que describe la física, no creo que haga falta matemática, por ejemplo, para entender perfectamente como funciona la evolución). Acá te dejo un recontra video en donde está todo esto una millonada de veces mejor explicado: https://www.youtube.com/watch?v=M9ZYEb0Vf8U&list=PL7BF07F016E2BF97E

      Saludos, gracias por el comentario, y perdón por la atolondrada respuesta!

    • Emilio

      Con la matemática accedemos a la verdad, el infinito y la perfección porque está en el plano metafísico (producto del cerebro, no un mundo matemático aislado del pensar) y por eso debe ser el lenguaje común de la ciencia. Es como ilustra su norte. Esos que hablan de “convención social”, como Vane, qué peligro. Confunden símbolo con significado, supongo. Una unidad es una unidad, llámenle gandorcha si quieren, pero es cambiarle el código a la cerradura de una misma puerta. Qué sé yo. Sólo pasaba a palabrear.

  6. Matías

    Quizás haga falta levantar todas las piedras del universo para probar que Dios no existe pero si el concepto de Dios no es falsable ¿tiene sentido la pregunta? ¿no es un requisito del conocimiento científico la falsabilidad? Si yo hablo de fuerzas paranormales no asequibles al ojo humano, que no pueden ser probadas ni refutadas, para explicar mi comportamiento ¿no estamos en condiciones de desestimar esta afirmación como una pérdida de tiempo y una cuestión pura y exclusivamente de fe?

    • Ale Mazinger

      Matías, ¡muy buena tu pregunta! Me dejaste pensando un rato…
      Antes de continuar te aclaro que tiendo a escribir en segunda persona.
      No estoy asumiendo que vos sos religioso o que hayas cometido alguna de las falacias que voy a exponer. De hecho tu comentario me da la pauta que con o sin fe, no sos el tipo de persona que dice “a mí me parece esto y es así, y no me jodan”.
      Espero que mi opinión te sirva de algo, la compartas o no.

      Tal como decís, podría haber un concepto de Dios no falsable, pero yo hasta ahora nunca me encontré con tal cosa. Porque creo que estaríamos hablando de un Dios que no tiene nada que ver con ninguna de las construcciones que hizo el ser humano entorno a dicho concepto. ¿Por qué digo esto? Simple.
      Un Dios no falsable es un Dios que por definición debería estar más allá de toda esfera del conocimiento humano.

      Y capaz ahora estás pensado “y claro que lo está, es Dios”, pero lo cierto es que no existe ninguna religión o sistema de creencias que no pretenda comprender o saber algo sobre Dios, aunque aseguren categóricamente lo contrario cuando la interpretación humana de desconcierto ante ciertas realidades del mundo material demande salvar las papas con el famoso “El Señor obra de forma misteriosa”.
      Porque si es misterioso es siempre misterioso, no cuando conviene.
      Si no te toca comprenderlo ni juzgarlo porque hay nenes que nacen con cáncer en los huesos, no tenés derecho a asegurar que lo tenés de tu lado cuando tu nene nace sano, o cuando 20 años después aprueba el parcial de Estadística.

      Creo que siempre que tengas algún tipo de estructura para administrar tu fe, vas a saber cosas sobre Dios. Pueden ser muchas o pocas dependiendo de la fe de turno, pero siempre están.
      Sabés, cómo mínimo, que te creó, que sabe quién sos, que tiene un concepto del bien y del mal al que vos deberías suscribir, y que el universo y tu vida tienen un propósito, que son parte de su plan, y que ese plan es un enigma para vos, pero sabés que existe.
      Ese concepto de Dios, en la teoría es completamente falsable, aunque en la práctica sea tan difícil como se expone en esta nota.

      Ahora si tu fe se reduce a: “siento que debe haber algo más que esto, pero no voy a basarme en ese sentimiento para hacer afirmación alguna sobre la naturaleza del universo, el propósito de mi vida o los valores que deben regir en la sociedad”, entonces sí, la ciencia no tiene ni por donde empezar contra vos, desestimá tranquilo.

      Saludos.

      • Francisco Gómez S.

        Coincido con ambos. Creo que si le preguntamos a la ciencia a cerca de Dios, nos responde que no sabe ni le interesa. Considero que el ateísmo (y esto probablemente no guste a algunos) no tiene que ver con la ciencia. En realidad, está más cerca de la religión. En definitiva el ateísmo es una creencia: la creencia de que no hay “algo más”. En la ciencia no existe esa clase de certeza para cosas que (todavía?) no podemos corroborar. En lo que respecta al tema, creo que la postura más científica es el agnosticismo, donde no se trata de creer en algo (o creer que no hay “algo”). Creer o no creer es una cuestión de fé.
        Ale, me quedé pensando en el ejemplo que ponés de un concepto de Dios que en teoría sería completamente falsable. La verdad es que no sé si cualquier tipo de estructura para administrar tu fe (“mitología” para los amigos) es falseable. Por ejemplo, sería fácil si digo algo como “el sol se mueve porque Dios lo empuja todo el tiempo”, basta con descubrir las causas reales del movimiento y listo. Ahora, si yo digo “la barba de Dios es azul”, se complica la cosa. Y así como podemos decir barba azul, también podemos hablar de los motivos de la creación del universo o cosas peligrosas como “Dios necesita que sus seguidores lo adoren y lo amen más que a su propia vida porque si no los manda derecho al infierno” o “Dios requiere que matemos a los todos infieles”. Creo que incluso en la teoría algunas no son falseables por ser creencias autocontenidas.

        • Franco

          Evidentemente, para ustedes, “la ciencia” es como una cosa homogénea que gira, principalmente, alrededor de fórmulas matemáticas. En primer lugar, “la ciencia” no es una sola. Existen disciplinas científicas con distintos métodos, enfoques, tradiciones, etc. Y por lo tanto también hay acuerdos y desacuerdos: dentro de una misma disciplina, y en la comunidad científica en general. “La ciencia” no está libre de luchas (principalmente, por la imposición de lo “real”, de la “verdad”, etc.), obstáculos (políticos, sociales…) y de la incidencia del contexto en el que se discute. Me parece que es hora de terminar con el mito de “la ciencia” impoluta y el científico objetivo por donde se lo mire.
          Por otro lado, se afirma que “(…)si le preguntamos a la ciencia a cerca de Dios, nos responde que no sabe ni le interesa”. Bueno, dejando de lado la cuestión de si este ser sobrenatural existe o no, debo discrepar con esta afirmación. ¿Acaso no existen las ciencias sociales? Años de investigaciones sobre religiones comparadas, por ejemplo, son ignoradas completamente. Me refiero específicamente al estudio de “Dios” (sea el Dios que fuere…) en tanto construcción social. ¿Acaso la historia, la sociología, la antropología social, etc. no tienen absolutamente nada que decir al respecto y ni siquiera les interesa la temática? Bueno, depende del concepto de ciencia que tengamos. Al parecer, aquí, estas disciplinas quedan excluidas. Y entonces sí, “la ciencia” no tiene nada que decir al respecto…

          • Sol Minoldo

            Los estudios sobre religiones, e incluso sobre dios como construcción simbólica, no se ocupan de determinar si existe o no un dios. Decir que a la ciencia no le interesa, es una manera de expresar el hecho de que la existencia de dios NO es un objeto de estudio susceptible de ser abordado por la ciencia, razon por la cual la ciencia tampoco es NECESARIAMENTE atea, aunque si estaria copado que fuera laica.
            Creo que te equivocás en considerar que esta discusión epistemológica excluye las ciencias sociales. Aunque esta abordada desde problemas más tipicos de otras ciencias y no profundiza en el bardo de las sociales, donde coexisten paradigmas diferentes en simultáneo tiempo histórico, la discusión aquí propuesta no es excluyente, sino complementaria de la otra. Un buen punto de partida.
            De todos modos es cierto que hay un cierto sesgo en el posicionamiento epistemológico que deja en evidencia la proveniencia disciplinaria del autor.
            En las ciencias sociales se hace mucho más evidente la dinámica de los paradigmas científicos que pueden competir y hasta coexistir durante mucho tiempo. La experimentacion y la practica para falsear teorias es mucho mas compleja en las ciencias sociales, y además en ellas queda además mucho más explícita la importancia de las premisas ideológicas sobre las cuales se construyen algunas teorias.

          • Francisco Gómez S:

            Gracias Sol, si, justamente me refería a eso, a la idea de si existe o no Dios como ser sobrenatural, ya sea similar a como lo pintan las religiones o incluso un concepto de Dios completamente diferente, pero en definitiva a la idea de un ser sobrenatural más allá de la realidad que podemos percibir, Dios posta. No me refería al estudio de las construcciones sociales en torno a eso, algo que le interesaría a la antropología.
            Me faltó algo importante: Marcos, muy buen post! :-)

    • Marcos Feole

      Buenas, buen comentario y estoy de acuerdo con las preguntas jajajaj! Nada más que eso.

      Aún en mi ateísmo (basado en que no creo en las verduras que me venden si no me puedo fijar si están podridas), no me gusta hablar mucho de religión vs. ciencia, sinceramente porque todavía no pensé detenidamente o estudié suficientemente el tema. Creo que las preguntas que vos planteas son un buen punto de partida el día que decida empezar a hacer esto último. Gracias!

  7. Leo

    Creer es función de la mente…creerle al científico, a los padres o a la pareja infiel…
    y en la mente vive nuestro ego, ese aspecto que se separa de la totalidad con distintas motivaciones, de objetividad, de superioridad o de víctima.

    La ciencia hoy se comunica mucho mas desde un lugar de saberes y métodos que desde la curiosidad, la creatividad, o el desacato.

    Nuestro ser tiene un estado perceptivo mas amplio y profundo que reconoce la verdad mas allá de datos, que pueden estar presentados como evidencia.
    El contactar lo verdadero implica un trabajo interno que no privilegie a la mente por sobre el “sentir” ni a la inversa. Es un descubrir la verdad desde nuestro centro, una verdad que nos conecta a una totalidad.

    Hemos sido abusados culturalmente para que demos mas valor al conocimiento adquirido -funcional a lo social- que a la sabiduría interna. Es entonces que tenemos verdades científicas inapelables y aceptación de una jerarquía del saber.
    Esta situación no es casual, fue diseñada en el siglo XIX a través de la educación masiva, reproduciendo los valores vigentes y necesarios para sostener un modelo económico y político.

    El desafío es distinguir cuando estamos siendo repetidores de patrones culturales a cuando estamos sintiendo y expresando lo verdadero interno y cuando nos dejamos tocar por lo verdadero de otra persona…

    Sentir a la pareja, a los padres, al científico.

    • Esteban Siravegna

      Todo bien, pero ningún sentir jamás previno la polio, creo internet, ni nos puso en la luna.
      Ni tampoco tienen que ver con ‘LA’ verdad, sino con demostrar hechos.
      Lo demás, es astrología, metafísica, o psicoanálisis.

    • Marcos Feole

      Uh, gracias por el comentario! Creo que fue uno de los más interesantes y que más ganas tengo de debatir (siempre con respeto). Creo que es por el placer de mantener estas discusiones que los que amamos divulgar la ciencia, lo hacemos. Voy a tratar de responder parte por parte lo que vos decís, en la misma distribución de párrafos (sí, estos TOCs vienen en el combo de estudiar ciencias). Va:

      De acuerdo! El “creer” se produce en el cerebro, mismo lugar en donde vive el ego (supongo).

      También estoy de acuerdo! El mayor problema de la ciencia o barrera a superar hoy en día, es como se comunica. Muchas veces se comunica o divulga por gente que se para “en un pedestal”, y es por eso, entre otras cosas, que nosotros escribimos en este blog de divulgación. Para cambiar un poco eso. Si bien hablé sobre los métodos que utiliza la ciencia, dije: “Sí hay que creerles a los científicos cuando aseguran algo, pero no sólo porque siguen el método científico, sino por la forma en que se fue y se va armando la ciencia y construyendo el conocimiento a lo largo de los años, a través de preguntas, dudas y curiosidades que tratan de ser contestadas cada vez con más y más rigor.” Cuando dije esto no era mentira, cuando uno trabaja en el ámbito científico se da cuenta que muchos son apasionados por lo que hacen, y viven su vida en base a curiosidad y creatividad. La ciencia es uno de los procesos más creativos que conozco (según mi perspectiva, y sí, también hago arte). Es para mostrar este lado de la ciencia que pocos conocen, que escribimos acá! Gracias por ayudarnos a cambiarlo!

      No estoy de acuerdo! Justamente, la verdad usualmente no se puede reconocer a través de ese estado perceptivo que mencionas, se conoce a través de datos obtenidos de la evidencia. Simplemente es una cuestión de fjarse: la medicina científica cura enfermedades, otra medicina del “pensamiento” o del “sentir” no cura enfermedades! Si crees que esto no es cierto, te pido que me muestres un estudio controlado de personas que se han curado a través de sensaciones, y que obviamente funcione mejor que “curarse sin hacer nada”.
      Otra cosa, si se pudiera reconocer la verdad a través de percepciones más profundas que los datos, ¿por qué es que durante tantos años el ser humano creyó que la tierra era plana, o que era el centro del universo, o que estaba sostenido por una tortuga? O tantas otras cosas que la ciencia, al observar la realidad en vez de sentirla, fue desmitificando poco a poco…
      Por otro lado hablas de que al sentir descubrimos una realidad que nos conecta a la totalidad. No sé a qué te referirás, pero es muy fácil decirle a toda persona que banca a la ciencia “yo puedo conectarme a una totalidad con el sentimiento y vos no”, y esperar a que el otro “pueda”, o nunca lo logre. En mi experiencia, los sentimientos tienen mucho de subjetivo: muchas veces siento cosas por personas que ni conozco bien, o siento cosas muy fuertes cuando veo una película (que es totalmente ficción, y nada tiene que ver con la realidad), o sea, sentir, como sentir, podes sentir cosas por cuentos o historias que de “verdad” no tienen nada más que el sentimiento mismo: en este sentido digo que es subjetivo lo que percibimos cuando “sentimos”… puede ser verdad o no. Por otro lado, si te referís a un sentir más profundo, en mi caso hago yoga y medito diariamente. Si bien, personalmente, estas prácticas me trajeron diversas mejoras en mi calidad de vida, como la mejora de la atención, el carácter, la serenidad, el buen humor, etc., muy difícilmente pueda decir que me conectan con una totalidad superior a la realidad ordinaria. Seguramente creas que es porque confío mucho en la ciencia o los datos, pero yo creo que no, creo que tener pensamientos esotéricos y románticos es un impulso humano, el cual en principio me gusta erradicarlo para que no me puedan vender agua bendita, panfletos antivacuna, etc, etc, etc. Y creo que en la ciencia sí, una vez que uno se introduce lo suficiente, se descrubre un mundo totalmente nuevo por descubrir, valga la redundancia.

      Coincido y no coincido con tu opinión, al mismo tiempo. Estoy de acuerdo de que la educación masiva como se da hoy en escuelas por ejemplo es un problema grave. Por ejemplo, lo que se ve de ciencia en el colegio nada, o muy poco, tiene que ver con la ciencia que realmente apasiona al científico, y nos hace mejores cada día. De nuevo, es por eso que estamos acá.
      Pero por otro lado, creo justamente lo contrario, que la única manera de vencer sistemas políticos y económicos desiguales, es estudiándolos rigurosamente, detectando sus fallas, y cambiándolos para que sean mejores. Es la ciencia lo que nos hace más libres. Yo creo que si el mundo llegó a un estado de dominación política o económica como el que vos planteas, es por la necesidad del humano a creer en ideas fantásticas, en discursos, o en lo que se le dice con persuasión. Si utilizáramos la evidencia para soportar lo que hacemos y por qué lo hacemos, no habría forma de que alguien nos venda “gato por liebre”.

      No sé si te referirás a la ciencias con lo de patrones culturales, pero justamente la ciencia eso es lo que no es. La ciencia se trata de basar tus decisiones en evidencia justamente para que no te vendan algo y lo creas simplemente porque es un patrón cultural. Con respecto a la parte de sentir, lo mismo, los sentimientos son tan verdaderos como ellos mismos, tenerlos está buenísimo. Pero a partir de ahí, creer que lo que nos están reflejando es una realidad ulterior, para mí, no tiene ningún sustento.

      Por último, lo “sentir a la pareja, a los padres, al científico”. No sé que habrás querido decir, pero si lo que crees es que la ciencia dice que hay que dejar de lado los sentimiento, no es así. O sea, yo hago ciencia, pero además soy una persona que siente, y considero que esos sentimientos son tan válidos como los de cualquier otra persona, haga ciencia o no. Por otro lado, la ciencia me ayuda a tomar mejores decisiones. Por ejemplo, si lees el libro “Anatomía del amor” de Helen Fisher, podes llegar a entender un poco (mediante estudios que se han hecho en personas reales que sienten): qué es lo que le pasa a tu cuerpo cuando estás sintiendo amor. Creo firmemente que conocerse mejor a uno mismo, por ejemplo en el estado de enamoramiento, ayuda muchísimo a tomar mejores decisiones. Y, la verdad, que por ahora, esa “magia” del enamoramiento no la perdí, es más, al tomar mejores decisiones puedo vivirla con mejor calidad que antes.

      Saludos, gracias por comunicarte tan claramente y espero la respuesta!!

    • Marcos Feole

      Sí! Y creerle a la comunidad científica es como creerle a todos los que después vieron el video y se dieron cuenta que el árbitro había chamuyado.

      Bah, acabo de ver el video y me queda la duda de si en verdad el gol fue con la mano o no! Jajajaj

  8. Sol Minoldo

    Muy interesante la nota, pero tengo una objeción al punto 3. En realidad, el excelente ejemplo de la dificultad para probar que “NO existe el señor con barba” no tiene tanto que ver con el problema para dar por cierta una hipótesis una vez y para siempre, sino con el hecho de que hay hipótesis tramposas (con menor grado de falseabilidad), que aunque no se puedan constatar, tampoco se pueden refutar de una vez y para siempre. Entonces, si tengo suerte (y razón), yo puedo demostrar que hay indicios de que es real (por ejemplo, puedo tener el unicornoio y la cocina, o algo parecido, encontrar una asociación entre la aparición de autismo y la vacunación contra la polio). Pero aun si no puedo probar la hipótesis, puede ocurrir que eso no alcance para demostrar su falsedad (precisamente por la dificultad de buscar al viejo barbudo en todo el universo, o porque no haber encontrado asociación en un millón de experimentos no significa “necesariamente” que esa asociación no exista (aunque claro, nos da un indicio importante, punto para las vacunas).

    • Marcos Feole

      Tengo exactamente la misma objeción que vos! Y estoy de acuerdo en todo lo que decís. En principio, si algo no es falsable la ciencia no tiene nada para decir al respecto.

      En mi opinión, y como creo que respondí más arriba, uno al meterse en la ciencia se va dando cuenta de a poco lo altamente improbable que es inventar algo sacado de la galera, y que esto resulte cierto. Por eso, más que por la propiedad del método científico de no poder probar nada (sólo falsear), es que la ciencia en general está en contra de los “inventos no falsables”. Es una actitud que uno toma ante la vida, para que no le puedan vender “gato por liebre”, o para vivir con más calidad de la que se tenía previamente a estudiar algo.

      Gracias por la aclaración!

  9. Pula

    He aquí la importancia de que las carreras científicas incluyan en la curricula al menos un breve curso de epistemología de la ciencia!
    Lamentablemente para la mayoría de lxs científicxs la ciencia no sólo describe y predice, sino que revela verdades.
    Claro, ahí vemos por qué la gente no cree en la ciencia cuando niega: lxs científicxs le están pidiendo que cambie una “verdad absoluta” por otra, y eso no parece ser negocio…
    Aguante más notas como esta al alcance de la mano de futurxs científicxs para que seamos más críticxs, incluso de nosotrxs mismxs!

    • Marcos Feole

      Gracias por el muy buen comentario!

      Coincido en que muchas veces xlx divulgadxr le pide al público que cambie una verdad absoluta por otra, en vez de tratar de mostrar lo que realmente uno hace cuando está en el laboratorio:
      Paso 1. No entiendo nada.
      Paso 2. Ok, voy a diseñar un experimento para entender las cosas mejor (esta es la parte más difícil, desafiante y divertida de la ciencia).
      Paso 3. Llevo a cabo el experimento.
      Paso 4. Obtengo los resultados, los miro, e interpreto (consulto con colegas porque sigo sin entender).
      Paso 5. Ups, ahora si bien entiendo un poquito mejor lo que me estaba preguntando, se me abrieron 500 preguntas que no tengo ni idea como responderlas —> es hora de contratar más alumnos de doctorado!

      Perdón por el off topic total y gracias de nuevo!

  10. Agostina

    Llevémosnoslo a la carrera de ciencia política, donde el titular de cátedra de la materia que explica la epistemología de la ciencia no tiene ni idea de cómo explicarle a los seres humanos el método deductivo.
    Te voy a compartir el artículo, para hacerle un favor a una parte de la humanidad.
    Gracias totales

    • Marcos Feole

      Muchas gracias y de nada!! Muy bueno ese dato de que falten buenos profesores, por ejemplo de epistemología, en carreras como ciencias políticas. Ese tipo de ocupaciones son los que un científico promedio que viene de “ciencias duras” nunca piensa en tomar. Sin embargo sería totalmente interesante que eso sucediera…

  11. Jonathan

    Muy buen artículo!
    Es interesante también la teoría de Thomas Kuhn, (y no es agüero), acerca de como se sostiene una teoría científica durante el tiempo, y con la aparición de incoherencias se la va dejando de lado, hasta que una nueva puede explicar estos vacíos que la anterior dejaba produciendo una “revolución científica”. Eso no sólo permite encontrar estos ejemplos como en la física clasica-relativista; sino también identificar otras ciencias como la psicología que no tienen una teoría dominante, hay varias que compiten por serlo.

    • Marcos Feole

      Muchas gracias!

      Mmmm, no sé si meterme en psicología o no, pero no creo eso de que haya varias teorías que compitan por ser la dominante. Simplemente hay psicología basada en evidencia seria, y psicología basada en lo que se le pintó al psicólogo.
      La psicología basada en experimentos y evidencias, siempre es “cierta” en el sentido de que tiene pruebas para demostrar lo que dice, independientemente del nombre que se le quiera poner a la corriente psicológica. Aquél que no tiene evidencia para demostrar lo que dice (o sea que inventa cosas), como leí por ahí: “Well… Fuck you!”

      El libro de Kuhn es tan controvertido como interesante!

      Gracias por el comentario!

      • Sol Minoldo

        Marcos, acá ya se nota que tu ámbito no son las ciencias sociales. Lo cierto es que en ellas la cuestión metodológica y epistemológica se vuelve un ámbito mucho más turbio.
        En efecto, coexisten paradigmas diferentes, teorías clásicas que no son incluyentes, y hasta metodologías muy diferentes para validar tales teorías. No se trata de que unas trabajen con evidencia y otras sean fruta: los objetos de estudio de las ciencias sociales no pueden abordarse con métodos de las ciencias duras sin caer en reduccionismos (como le pasa muy frecuentemente a la psicología más positivista, y como le paso por mucho tiempo a toda una corriente positivista dentro de las ciencias sociales). Incluso puede que teorías contrapuestas acumulen evidencia en su favor, como es el caso de teorías económicas o sociales. No es que valga todo y se pueda decir todo al mismo tiempo, porque uno puede refutar aspectos teóricos en función de la evidencia, pero las teorías se reacomodan ad hoc constantemente, y sino preguntale al Banco Mundial, o fijate como los neoclásicos intentan salvar la teoría clásica que había puesto un poco en ridículo la teoría critica.
        En las ciencias sociales los consensos se instalan muchas veces por motivos políticos y económicos antes que de rigor científico, de modo que tenemos durante décadas teorías eurocéntricas predominando por ahi, por ejemplo, y teorias liberales gozando de buena salud durante mucho tiempo. Pero en la medida que la discusión se da dentro del método científico, las ambigüedades se van acortando y va quedando bastante explicito cuándo el posicionamiento se dirime ya de acuerdo a la adhesión a unas u otras premisas ideológicas, que a final de cuentas, están en la base de muchas interpretaciones de la realidad, y es a partir de ellas que muchas veces se construye.
        La realidad puede dar por tierra parte de la construcción, y hasta refutar alguna de las premisas. Se pueden atacar las inconsistencias teóricas, las predicciones fallidas, los errores metodológicos, pero todo lleva tiempo, estudio y mucho debate científico.
        Buscar un método exacto para poner en formulas exactas tanta complejidad seria como querer que la física funcione como las matemáticas, algo que vos muy bien explicaste que es imposible, porque no es lo mismo la abstracción que la naturaleza. Pues lo mismo en las ciencias sociales, donde la complejidad se vuelve exponencial porque interactúan cuestiones simbólicas, culturales, históricas, económicas, políticas, institucionales y psicológicas (entre otras) con la naturaleza, por lo que, si las pretendes organizar más de la cuenta, solo vas a lograr explicar mediante ficciones reduccionistas.
        En ciencias sociales todo documento científico serio debe arrancar exponiendo cuales son las herramientas teóricas y conceptuales desde las que interpreta la realidad, una especie de sinceramiento de paradigma. Cuanto se prescinde de la teoría y se pretende explicar la realidad social y humana de forma exacta, los resultados son más superficiales y técnicos que científicos (algo muy típico de esa psicología “con evidencia” de la que creo que hablas).

        • Marcos Feole

          Gracias por la respuesta! Está bueno e interesante lo que decís. Tenés razón en que no estoy tan metido en las ciencias sociales (aunque dudo mucho de que eso se note en una opinión reduccionista sobre psicología, de dos renglones jajaj). Igualmente, fijate que nunca hablé de las ciencias sociales en general, sino de psicología!

          Sobre lo que decís de las ciencias sociales, si bien me cuesta entender algunas cosas, creo que estoy de acuerdo. Ahora bien, me gustaría puntualizar en una cuestión que está relacionada con lo que yo puse en mi comentario de arriba (opinión que, por ahora, sigo manteniendo). No sé si por apuro, omisión, o que, en un momento paras de hablar de psicología y empezás a hablar de economía y ciencias sociales en general, como metiéndolas en la misma bolsa. Generalizar en este punto no es bueno, y creo (no estoy seguro) que por eso es que se arman tantos problemas en la discusión de si las ciencias sociales realmente son ciencias o no (primero habría que preguntarse de qué ciencia social se habla, fijarse qué métodos utiliza, por qué dice lo que dice, etc, etc, etc).

          El problema de meter, por ejemplo, a la psicología (a la cual entiendo como el estudio del comportamiento humano en diferentes contextos y situaciones) y la economía en la misma bolsa, es que a simple vista tienen una diferencia enorme. La economía es una ciencia creada por el ser humano, es decir, los principios económicos fueron creados por el ser humano y son dependientes del lugar o la época en que uno se encuentre, por eso es posible que teorías contrapuestas sean válidas. La psicología no, la psicología es una ciencia natural en el sentido de que nosotros, los humanos (y también nuestro cerebro), nos desarrollamos naturalmente en la Tierra después de un proceso evolutivo enorme a lo largo de muchos años. Nosotros no tenemos (al menos por ahora) la capacidad de cambiar las leyes de la psicología (sí nuestra psicología particular quizás, reconociendo los problemas y solucionándolos (que simple suena :) ), pero no las leyes de cómo nuestro cerebro interacciona a través de nuestro cuerpo con el entorno). En principio, la psicología como teoría puede ir mutando, a medida que muta nuestro cerebro o nuestro entorno (por ejemplo, no es lo mismo analizar el comportamiento humano interaccionando con las tecnologías actuales, que con respecto al año 1000, aunque obviamente sea aproximadamente el mismo cerebro el que interacciona con el entorno).
          En principio, la psicología puede ser explicada por la biología interaccionando con el entorno (de hecho, la neurociencia actual lo que está tratando de hacer es eso!). Y mismo, los pensamientos o los sentimientos no son más que reacciones químicas en nuestro cerebro y cuerpo (si no agregamos la existencia de algún ente sobrenatural que no tenemos la capacidad de detectar). Es por esto que creo que la psicología no puede tener teorías contrapuestas basadas en evidencia. A lo sumo si eso sucede debe ser que hay algún factor que no se está tomando en cuenta, o que funcionan en distintos contextos o situaciones específicos o determinantes.
          A mí lo que me sirve mucho para entender de psicología y de su relación con otras ciencias, es este increíble mooc de stanford: https://www.youtube.com/watch?v=NNnIGh9g6fA&list=PL848F2368C90DDC3D
          Está bueno!

          Bueno, te pido perdón por el reduccionismo que hice de la psicología, pero lo cierto es que siempre pienso que hay una manera simple de explicar cosas complicadas (y lo complicado a veces es encontrar esa manera simple de hacerlo. Como decía el genio de Steve Jobs: “Simplicity is the ultimate sophistication”). En mi comentario anterior traté de hacer eso: decir que una ciencia es una ciencia por poder sostener de una manera válida o con evidencias lo que postula, mostrando que lo que dice se puede comprobar, contrastar o falsear en la realidad. Como decís, en economía por ejemplo puede haber teorías contrapuestas basadas en evidencia, lo cual me parece súper posible, genial, e interesantísimo (siempre y cuando haya evidencias para sostener lo que se dice).

          Saludos!

          • Sol Minoldo

            Marcos, Interesante tu respuesta, me dejaste pensando muchas cosas. Y aquí las consecuencias :D Tengo una lista de reflexiones para compartir.

            – Cierto que empecé hablando de la psicología y termine hablando de economía. Eso es porque, como sí considero a la psicología una ciencia social, e interpreté que el comentario que respondías era aplicable a las ciencias sociales (y que la mención a la psicología era solo un ejemplo), me pareció equivalente dar ejemplos de otras ciencias sociales, prefiriendo dar ejemplos de disciplinas que manejo ;-)
            -Como bien dijiste en varios comentarios, no hay que confundir al científico particular con la comunidad científica. Que un psicólogo, o muchos de ellos individualmente, digan algo “porque les pintó” no invalida la psicología como ciencia. Por otro lado, muchos psicólogos no se dedican a investigación, como es el caso de muchos médicos, y sin embargo se animan a decir cosas sin más sustento que su propio parecer. No esta necesariamente mal si se están refiriendo al análisis de un caso particular, pero sí cuando pretenden “establecer” generalizaciones (basadas, por ejemplo en un solo caso, o en una “corazonada”). Pasa exactamente lo mismo con muchísimos médicos, y eso no invalida los avances del conocimiento científico médico (y si invalida el rigor científico de esos profesionales en particular).

            -La psicología no es una ciencia natural, sino social. En primer lugar, aunque parezca que estudia lo mismo, su objeto de estudio es diferente al de la neurociencia, especialmente por la dimensión que aborda del objeto. Muchas veces un mismo objeto es estudiado por diferentes disciplinas en relación a diferentes dimensiones (algo de lo que ahora mismo solo podría darte ejemplos de las ciencias sociales, que son mi especialidad, pero habrá muchos más). No se trata de esos abordajes que compitan entre sí, sino de que pueden y deben complementarse. Imagino que en las ciencias naturales el equivalente seria pensar que la teoría de la evolución no puede entrar en inconsistencia con la física y la química que están en la base de muchos procesos involucrados en los mecanismos evolutivos, y que de hecho muchos conocimientos de tales disciplinas pueden fortalecer o perfeccionar explicaciones de la teoría de evolución. Hay procesos complejos, que pueden involucrar otros procesos explicados por otras disciplinas, como en este caso los que trabaja la neurociencia, pero su complejidad no se puede reducir a ellos. Reducir la estructura psíquica a los mecanismos físicos y químicos que se producen en el cerebro es como pensar que un software informático se puede explicar y comprender entendiendo el soporte físico del mismo, es decir el hardware.

            -Más abajo retomo el argumento de por qué la psicología si es una ciencia social, pero antes debo discrepar respecto a tu apreciación de la economía porque si bien estudia procesos que son construcciones sociales y por tanto humanas, sus leyes no son una cuestión al estilo de un software que creamos para hacer tal o cual cosa (perdón por ese maldito sesgo informático que me persigue también). La economía también debe dar cuenta de cómo operan procesos complejísimos que ocurren más allá de que la economía como ciencia exista, y que tienen un carácter colectivo e histórico que se nos escapa a primera vista a los actores, como pasa con otras disciplinas sociales (como antropología, sociología, demografía).

            -Claramente hay una diferencia inmensa entre las ciencias sociales y las naturales, y tu argumento de que la hay entre la economía y la psicología es interesante para pensar una especificidad muy grande en la psicología, porque su objeto, en efecto, no es una construcción social en el sentido que los mecanismos de fondo Pero más allá de que la estructura de la psiquis no sea una construcción social, podemos también aproximarnos a su comprensión a partir de estudiar sus manifestaciones especificas en determinados contextos sociales y culturales, que favorecen unos u otros mecanismos psíquicos, y en tal caso lo pertinente será utilizar metodologías y teorías propias de las ciencias sociales, porque en cuanto la psiquis tiene contenido simbólico, entran en juego variables sociales.

            – Pero además de la estructura misma de la psiquis, a la psicología le importan procesos psicológicos que solo pueden ser abordados, en muchos casos, a partir de su manifestación socio histórica, cargada de simbolismo social y cultural. Por ello sería un reduccionismo pretender estudiar la psiquis únicamente como un objeto “natural”, ya que las metodologías tienen que adecuarse a la complejidad propia de los fenómenos sociales en los que todo lo que te mencione (cuestiones simbólicas, relaciones de poder, cultura, historia, etc) está involucrado, y en algunos casos es clave para comprender un proceso psicológico concreto. En la medida que los mecanismos psicológicos estudiados interactúan íntimamente con procesos que sí son culturales y sociales, muchos resultados concretos de procesos psicológicos presentes en momentos históricos determinados SI pueden ser comprendidos y transformados en función de las herramientas de las ciencias sociales. Y no solo a nivel individual!. Te sorprendería cuan importantes son los mandatos sociales, culturales e ideológicos en gran parte de la estructura de tu personalidad y hasta en padeceres psicológicos relacionados con el rol de mecanismos de censura, represión, incorporación de mandatos de género, de exitismo, y miles de cuestiones que determinan en gran medida muchas casos sistemáticos de conductas violentas, sumisas, dominantes, etc, que imprimen un carácter traumático a experiencias que no necesariamente lo son (como el caso del aborto) y hasta pueden llevar a diversos síntomas… La reconfiguración de estructuras simbólicas sobre las que la personalidad y toda tu psiquis muchas veces se van construyendo, puede alterar tu funcionamiento psíquico, y hasta tener un impacto colectivo en la psiquis de las personas. La psicología cognitiva entiendo que lo encara por ese lado, pero no me refiero solamente a eso. Como sea, comprender como operan ciertos fenómenos psicológicos que tienen necesariamente una manifestación socio histórica no puede ser abordado como si no fuese una ciencia social.

            -Precisamente por eso, te aseguro que me resultan menos rigurosos científicamente experimentos de la psicología huérfana de teoría, y generalmente prescindiendo de la complejidad de variables que interfieren en los experimentos de conducta (impresión que me dio, por ejemplo, el experimento relatado en el artículo gatuno “ teoría del garca”), que los desarrollos científicos que se ocupan de construir y aportar a la teoría. Y aca lo dejo!

            Saludos!

        • Marcos Feole

          (Respondo este comentario porque no me deja responder el último).

          I like it very much! Estoy de acuerdo en todo lo que decís, de hecho, gracias por aclararme varias cosas en mi cerebro jaja. Está bueno que la discusión siga una línea constructiva y coherente. Me gustaría seguir construyendo un poco a partir de lo que dijiste (sólo un par de comentarios/opiniones):

          – Es cierto lo que decís de que la psicología es una ciencia social, porque estudia también el humano y sus relaciones con la sociedad. Decir que es una ciencia natural es producto de las ganas de mi cerebro de incluir todo lo que se puede explicar en una teoría del todo jajaja.
          Por otro lado, justo en el punto de la psicología quiero construir algo a partir de lo que vos dijiste, y es algo que dice Sapolsky en la primera clase de los videos que te pasé: el problema de categorizar. “Ciencias sociales”, “ciencias naturales”. Cuando uno categoriza tiene por lo menos dos problemas: subestima las diferencias entre dos cosas que están en la misma categoría, y sobrestima las diferencias entre dos cosas que caen en distintas categorías.
          Pensándolo mejor, entiendo que la psicología es una ciencia que es tanto natural como social, es decir (y para seguir categorizando): una “ciencia natural-social”. (O quizás estoy acá llamando psicología a la unión de lo que vos llamas neurociencia y psicología, es decir, para mí, si me olvido de la categorización usual, no existe una barrera clara que las divida; sí los métodos de generación de conocimiento son por ahora distintos).

          – Por otro lado, es cierto lo que decís que en el caso de la psicología las variables que entran en los estudios son muchísimo más complejas que las variables de las reglas entendidas en la física, por ejemplo. Pero que el problema sea muchísimo más complejo, no me hace perder las esperanzas de que en algún momento se llegue a hablar de “la ciencia” en vez de cada ciencia como un campo separado (dado que entiendo que la separación entre las áreas de conocimiento se da por su complejidad, y nuestra incapacidad de abordar “todo de una”). Con “la ciencia” incluyendo todo el conocimiento sobre el universo, o sea metiendo lo social, natural, todo.
          O sea, en algún punto nuestro cerebro y el entorno con el que interactua no es otra cosa que un sistema natural complejísimo creado por billones de años de evolución. Es decir, no hay razón para creer que a partir de la rama evolutiva “humano” haya algo de “especial” o de “sobrenatural”, sino una red complejísima de átomos que interactuan desde donde emerge la inteligencia, y luego todos los sistemas sociales complejísimos que existen. De nuevo, lo complejo de esto no me quita la esperanza de que alguna vez sea entendido en un contexto sin categorizar llamado “ciencia”.

          Saludos!

  12. Mario

    Estoy de acuerdo con el artículo. Sin embargo, me parece que se presta a confusión el uso del término “creer” en lo referente a la ciencia. Uno cree en un dogma o en una religión, pero no en la ciencia. La ciencia no requiere eso de las personas: una hipótesis científica no necesita ser creída para ser válida, necesita ser corroborada. Yo sé que el artículo trata, precisamente, de explicar este punto, pero se enmaraña un poco con el término “creer”. El acto de creer es un proceso psicológico que requiere una cuota muy grande de emoción e irracionalidad y una cuota muy pequeña de racionalidad. Como dijo un científico argentino (no recuerdo su nombre ahora), la ciencia es “pensamiento honesto”. Honesto con uno mismo y con los demás.

    • Javi

      Mario, yo creo (cuack!!) interpretar que se usa ese termino justamente para plantear el tema desde el punto de vista de quien no tiene el conocimiento suficiente para interpretar si lo que le cuentan es o no verdadero, imaginate que llega Einstein y le explica su teoría de la relatividad a unos pibes de 1er año del secundario, los chicos no comprenden nada y lo único que pueden hacer (por el momento) es creerle (o no) a Alberto que lo que dice puede ser corroborado.
      Lo bueno es que en una de esas despierta la curiosidad en alguno y se pone a estudiar para comprender o incluso hasta refutar la teoría de la relatividad…

      capaz que estoy tirando un bolazo.

      Saludos!!!

      • Marcos Feole

        Es totalmente como vos decís la idea de este artículo, Javi.

        También es un poco para los de adentro de la ciencia igual. Está el hecho de que ni los mejores físicos del mundo (por ejemplo) tienen el tiempo para corroborar o realizar los experimentos (o chequear las cuentas) de cada paper nuevo que se escribe, en todas las áreas de la física. Algunos deciden creer esos papers (basados quizás en otros experimentos similares realizados en otros lados) (esto es por ejemplo si yo soy físico de partículas y te leo algo de nanomateriales), otros deciden no creerlos y no hacer nada, y otros deciden no creerlos y tratar de desmentirlos. Y así, estadísticamente, toda la ciencia avanza!

  13. seba arroyo

    Que bueno el articulo Marcos, me hizo pensar y repensar varias cosas. Comparto una de ellas: me dá la impresion que la gente que se aferra al pensamiento mágico y rechaza la ciencia suele percibir que la ciencia “ataca” sus percepciones de la realidad. Yo llegué a la conclusion que no hay que confundir el universo subjetivo y personal en el que vive cada uno con ese mundo físico y objetivo que la ciencia trata de describir. Me parece importante mencionar esto, yo entiendo que no hay problema con decir “yo veo un unicornio rosa”; el problema es decir “el unicornio rosa es parte de la realidad objetiva y existe ahí para vos también”. Mucha gente, me parece, confunde las cosas y se cree que la ciencia pretende imponerse sobre el mundo subjetivo, sobre como se sienten y como perciben de manera privada e individual las cosas. Y eso les produce rechazo. Ya que el artículo es como una invitacion a amigarse con la ciencia me parece importante aclarar esto, que la ciencia no viene a decirte que esta mal como ves individualmente el mundo, sino a tratar de aclarar la forma mas razonable que tiene el mundo objetivo, el que es compartido pro todos, suponiendo que está ahi.

    • Marcos Feole

      Gracias! Y muy interesante lo que planteas!

      Sí, no sé hasta qué punto el que aborrece la ciencia lo hace porque ésta ataca sus percepciones de la realidad, o porque le está viniendo a mostrar que cosas en las que cree (muy arraigadamente) no son ciertas (como la astrología, la homeopatía, etc). Personalmente, no tengo nada en contra de una persona que dice: “Yo ahí veo un unicornio rosa, y no me importa ni me preocupa si vos no lo ves, de hecho no puedo asegurar que vos también puedas verlo.” Sin embargo, admito que a esta persona hipotética me gustaría estudiarla para ver por qué está viendo lo que ve jajaja (como también seguramente quisiera hacer e hizo nuestro tan querido Sacks).

      No sé bien a qué te referís con “realidad subjetiva”, me gustaría encontrar un ejemplo más bajado a la tierra que un unicornio rosa para el mismo concepto. Entiendo que cada uno percibe la realidad y la interpreta de maneras distintas (casi siempre subjetivamente), y que la ciencia lo que trata de hacer es un poco evadir los sesgos cognitivos humanos usando equipamiento o experimentos doble ciego, por ejemplo, para estudiar lo que pasa. Es decir, la ciencia no se mete en el mundo subjetivo de cada uno, como vos decís (aunque le interesa muchas veces estudiar las propiedades de este mundo subjetivo, como por ejemplo en el estudio de los ‘sesgos cognitivos’ —> está bueno y es súper de autoconocimiento buscar info sobre esto).

      No sé, me gustaría profundizar más en este tema, no sé bien de qué estamos hablando o si estamos hablando de lo mismo.

      Abrazo!

  14. Lunar Y

    Esta muy bien planteado pero creo que hay un bache importante en el planteo: ¿qué pasa cuando la “demostración científica” crea una realidad en si misma? o lo que en ciencias sociales llamamos “efecto de teoría”. En realidad planteo la pregunta para pensar como abrir el debate epistemologico a otras ciencias que no sean las (mal llamadas) formales o duras. ¿acaso la sociología, la psicología o la historia no son ciencias? Que preguntón!

    • Marcos Feole

      Hola! Un par de cosas:

      1. Según mi artículo, la expresión “demostración científica” es contradictoria o inconsistente en sí misma jajaj (o al menos, la ciencia nunca puede demostrar que algo es cierto, sí falsar).

      2. No tengo ni idea qué es el “efecto de teoría”, además de lo que vos explicás (traté de buscar pero no encontré mucho). ¿Tenés alguna referencia para leer del tema que me puedas pasar? Te agradecería un montón!

      3. Por otro lado, en principio creo que siempre que se hable con fundamentos basados en observaciones y quitando los sesgos del científico, se puede hablar de ciencia. Me parece difícil, por ejemplo, preguntarse si la psicología es una ciencia, ya que he visto aseveraciones en psicología totalmente carentes de evidencia concreta (es decir, le pintó al psicólogo decirlo) como también experimentos sarpados que nos muestran como nos comportamos y por qué en distintas situaciones. Fijate que escribí algo de esto más arriba en otro comentario.
      O sea, de epistemologia de las usualmente llamadas “ciencias no duras” no sé absolutamente nada. Pero sí empezaría a tratar de responder tu preguntón diciendo que quisiera no generalizar, y estudiar cada caso por separado. Incluso mismo ni siquiera quisiera estudiar a la psicología, sociología e historia como entes unificados, sino caso por caso osbervar por qué el científico asevera lo que asevera. Es decir, ver si me puede mostrar por qué dice lo que dice, y las evidencias pertinentes del caso.

      Lo que quiero decir es, que quizás el preguntón tuyo como pregunta general, carece de sentido, porque hay partes de la psicología que son ciencias y otras que no. Pero ahí también tengo un problema, porque entonces yo al decir que la física es una ciencia, ¿estoy diciendo que todas las aseveraciones en física son científicas? Porque claramente eso no ocurre: hay muchísimo físicos chamuyando y diciendo cosas sobre las que no tienen una sola evidencia. Cuando yo digo que la física es una ciencia, estoy diciendo que lo que acepta la comunidad de físicos sobre la física, sí está basado en evidencia (sin importar lo que piense el físico individual). Entonces, mi preguntón muta a: ¿lo que está aceptado como válido por la comunidad de psicólogos, historiadores, sociólogos es válido científicamente? ¿Qué significa “científicamente”? Altas preguntas!

      Saludos!

  15. seba arroyo

    Otra cosa que no pude evitar pensar mientras leía: Muchas veces lo que la comunidad de cientificos piensa tambien esta herrado. Hay un transitorio hasta que la cosa se asienta y se establece que algo está “científicamente aceptado”. Mientras tanto muchas veces hay modas, ideas que se hacen super populares y solo después de un tiempo nos damos cuenta que no era tan asi la cosa. Obviamente pasa esto en los temas de vanguardia. La cuestión es que lo que se hace a la vanguardia no siempre esta tan lejos de lo que el populo consume. Así que no es raro que haya resabios en el conocimiento popular de ideas cientificas erroneas que en su momento se tomaron como validas. Y bue, ahora hay que corregir eso. En resumen, es importante que algo sea aceptado por la comunidad cientifica, pero a veces la comunidad entera es suceptible de caer en sesgos cognitivos. Es complicado.

    • Marcos Feole

      Totalmente! Pero fijate que la comunidad científica tiene usualmente un conjunto de experimentos de por qué asegura lo que asegura. Aunque años después pueda mostrarse que este conjunto de experimentos funcionaron porque estaban siendo testeados en un realidad acotada (como las leyes de Newton para velocidades bajas). Las leyes de Newton no son erradas, sino que son una aproximación de una ley más general, es decir, que funciona para más casos que las primeras.

      Si bien comparto lo del transitorio, me está costando encontrar un ejemplo hoy, por dos cosas:
      1. Por lo que dije arriba, por ejemplo, si se llegara a demostrar que la mecánica cuántica no es cierta en un experimento mañana, esto no quiere decir que la mecánica cuántica es errónea, si no que funciona en una realidad acotada a los experimentos que hasta hoy podíamos hacer. La cuántica explicaría eso, y no lo otro (no sería una teoría del todo, de hecho no lo es).
      2. Por otro lado, si te referís a cosas como la teoría de cuerdas, ésta no está aceptada por la comunidad científica, ya que hay tanto impulsores como detractores. Es decir, si encontramos que no es válida, no podemos decir: “la comunidad científica estaba equivocada”, sino que deberíamos decir “la teoría nunca aseguró su validez y ahora se pudo demostrar que no es válida.”

      Saludos!

  16. Agustin Russo

    Llevo algo de tiempo discutiendo sobre mis seres queridos sobre que estoy “cada vez más cerrado” por mi escepticismo.
    Creo que un problema de los positivistas es que nos aceramos al resto de la humanidad con la superioridad de quien habla con evidencia contra quien no la tiene. Creo que eso tiene su raíz en la impotencia que da que la gente te diga “Ah, que piola tu evidencia, pero a mí me da más seguridad creer”.
    Pero también me pongo del lado del no positivista, que no se acerca al método científico como resultado de su curiosidad por el mundo, sino porque se cruzó con un positivista. Debe ser bastante insultante que alguien venga a decirle a uno que la base para la mayor parte de las decisiones que uno toma no es mejor que tirar los dados, y más aún si esa persona lo hace arrancando ya con la frustración de haber discutido con 1500 creeroreventaristas.
    No me confundan, creo que hay que ayudar a que la sociedad se convierta en un lugar cada vez más sensato, donde las decisiones importantes se toman basadas en evidencia. Eso lo banco a muerte. Pero también creo que, si lo hacemos entendiendo el lugar del otro, para quien esto es un gran cambio de paradigma, la tarea de divulgación se hace menos agresiva y (más importante) más efectiva.

    En ese sentido, este artículo es una gran ayuda. Muchas gracias por él.

  17. Martu

    Genial nota como siempre.
    Como estudiante de Biotecnologia (wooow q dificil eso q estudias, me dicen todos), te cuento q la idea de hacer ciencia me aterra, pero al mismo tiempo me apasiona la idea de vivir persiguiendo dudas, hipotesis, teorias y bacterias claro, y si, creo q quiero ser como uds cdo sea grande :) (oh rayos, ya me salieron las primeras canas)
    Los remil banco por este laburo re copado que hacen, comunicando tan sensilla- y graciosamente temas aveces heavy. leer sus articulos es como recibir bofetazos cientificos.
    Vengas a Rosario, a la facu de Bioquimica y den una charla copada, y bofetee a todos los cientificosdinosaurios queselassabenrencontratodas.
    Saludos!

  18. Cecilia

    Buenas .. estoy para pedir ayuda. Tengo 2 sobrinos de 4 y 9 años. Les quiero regalar algún libro o juego relacionado con ciencia. Pensaba en un microscopio para el mayor. ¿ qué me recomiendan ? ¿ en libros ? ¿ en juegos ? Gracias !!

    • Marcos Feole

      Uh, no sé! Personalmente yo no era muy “de las ciencias” de chico. Sin embargo te recomiendo dos libros que se ajustan y los motivarían (sobre todo al mayor).
      Juegos ni idea! Pero qué buena idea la de desarrollar un juego de mesa bien al estilo Monopoly, TEG, o algo así, pero con la temática del universo, galaxias, etc… o algún otro ámbito de la ciencia.
      Por otro lado, creo que hoy los chicos se sienten más a gusto viendo videos o series, y en ese sentido te recomiendo “Cosmos” de Carl Sagan o de Neil Degrasse Tyson. Además de cientos de películas (entre las más nuevas están la “La teoría del todo” y “Código enigma”, aunque las que más me gustan son los clásicos “Una mente brillante” y “En busca del destino”).

      Los libros son:

      – Cosmos, de Carl Sagan (es bueno para todas las edades, estoy hablando del libro grandote con ilustraciones y mucha información hermosa).
      – El hombre que calculaba, de Malba Tahan (al principio un poco molesto por su tonada árabe, pero después vas viendo como el tipo viaja y resuelve problemas hermosos, y no te importa nada de como está escrito).

      Creo que cualquier chico que tenga la perseverancia para leer estos dos libros con atención, va a crecer para no hacer otra cosa más que AMAR LA CIENCIA.

      Saludos!

  19. Agustin Mauro

    Muy bueno tu el articulo Marcos! Es metodo hipotetico-ductivos para todxs!
    Vi que ya hicieron varios de los comentarios que quería hacer pero nadie reviso la parte del falsacionismo, asi que me toca comentar sobre eso.
    Si bien me parece que el falsacionismo es un metodo que hay que alentar, creo que no hay que ser ingenuos respecto a su funcionamiento. El principal problema es que en principio casi cualquier enunciado “sobre el mundo” es falsable, para mi el problema es poder dar las condiciones de falsación (establecer una teoría con bueno terminos observacionales y definiciones operativas que permitan falsarla). En ese sentido considero (como experimento mental) que si alguien tiene ganas puede hacer una teoría de Dios “falsable”. De ahi, a tratarlo y que encima sea relevante hay una larga distancia, especialmente porque no se que tipo de fenomenos querría abordar.
    Pero todavía hay más problemas. Una de las críticas más interesantes que se le han hecho al falsacionismo popperiano es la tesis Duhem-Quine. Que básicamente dice que para una teoría dada uno no puede falsar una hipótesis aislada, sino que siempre está testeando esa hipotesis junto con un conjunto de supuesto auxiliares (esto va de la mano de teorías del lenguaje que afirman que el significado de un término/enunciado no es atómico sino que siempre es en “red”).
    Mi salida a eso tiene que ver con una filosofía particular. Yo “milito” (adhiero) al naturalismo en filosofía, que de hecho también fue propuesto por Quine. Creo que los problemas de la filosofía solo difieren en grado con los de la ciencia, y que una buena filosofía tiene que informarse del conocimiento científico (sin subordinarse una a la otra, la diferencia se ve mucho a nivel de método, porque para mi la filosofía se dedica a la argumentación y la ciencia a hacer una forma particular de conocimiento). Por eso creo que los problemas que se vienen discutiendo como los de “verdad”, “conocimiento”, etc, tienen que ser estudiados por la ciencia. De hecho existe muy buena psicología y sociología del conocimiento (y de las ciencia).
    Por esa posición que tomo y evidencia de esas disciplinas de dije (y varias mas) creo que la diferencia entre la ciencia y la no-ciencia no es cualitativa, sino que es una diferencia de grados (en varias dimensiones, como resolucion de problema, recoleccion de datos, falsabilidad, sistematicidad, precisión del lenguaje, etc).
    Pero además, creo que tampoco existe LA ciencia, sino LAS ciencias, y que hay que ser conscientes de la multiplicidad de métodos (acepto que dije “la” en todo el texto por costumbre). Para cada objeto de estudio hay métodos que funcionan mejor. A la física le ha funcionado muy bien el metodo HD, pero cuando se usó en otras disciplinas no fue tan bueno, siendo uno de las peores consecuencias el reduccionismo. Por ejemplo el positivismo en la psicología llevó al conductismo, que si bien hizo avances interesantes tenía una visión increíblemente pobre del comportamiento humano (y por suerte ya fue “superado” por la psicología cognitiva). En la sociología llevó al individualismo metodológico, y se tardó mucho tiempo en aceptar que la sociedad no era simplemente un conjunto de individuos. Además también hay que tener en cuenta que para un mismo objeto de estudio varios métodos y aproximaciones pueden complementarse. En ese sentido todos deberíamos ser muy conscientes de nuestras limitaciones como investigadores y apostar más seguido por la interdisciplina (aunque ya se que en la practica es dificil, y que es mas facil decirlo que hacerlo). Como ejemplo de ciencia interdisciplinaria me gustan las ciencias cognitivas (que de hecho estudio), que combinan metodos de la psicología, la inteligencia artificial, la linguistica, la filosofía, la antropología y la neurociencia, para estudiar la mente o el comportamiento inteligente (si se quiere la psicología cognitiva es “superada” por las ciencias cognitivas).
    Respecto a la verdad, si uno toma una postura naturalizada, entonces no puede creer que la verdad es la correspondencia entre las palabras y el mundo, porque uno no puede tener el ojo de Dios para corroborar eso. Entonces decir que en algun momento llegamos a la verdad no tiene sentido (lo dijiste muy bien en el articulo). Pero por la misma idea es dificil decir que nos acercamos. De hecho, si uno toma la verdad como fenomeno de estudio se da cuenta de que es una propiedad particular que tienen algunos discursos, y ahi salen muchas ciencias sociales a estudiarla. Pero como la verdad tambien es una norma, uno tiene que decir cuando algo es verdadero. Se puede tomar la salida del pragmatismo (ver pragmatismo en wikipedia). Yo, al menos para la ciencia, prefiero tomar la salida del coherentismo. Hacking (un epistemologo muy bueno) agarró la tesis Quine-Duhem y dio una version más general para la ciencia. Cuando uno intenta falsar una hipotesis en realidad lo que tiene es la H, con un conjunto de supuestos auxiliares, instrumentos, metodos de analisis, etc; frente a evidencia falsadora uno no solo puede hacer una H ad-hoc, sino tambien revisar los datos, revisar los instrumentos, revisar los SA, etc. Una teoría es verdadera cuando consigue crear un conjunto coherente de todas esas cosas (y no es nada facil, por eso el cientifico hace tanto esfuerzo). Las leyes de Newton por ejemplo, son un conjunto coherente de modelos, lenguajes, metodos matematicos, instrumentos, etc, para describir un conjunto de fenómenos.
    Una ultima cosa, y perdon por la extensión, tengo mucho para decir. Considero que la ciencia siempre es (y debería ser) un ambito de discusión. Entonces no creo que pueda venir el científico con LA verdad a decirle a los ignorantes lo que deben hacer y decir. Y si bien eso se aplica a mucho ambitos, es importante en la politica. Varios dijeron que la ciencia debería dar las recetas para la organizacion social, pero yo desconfio de cosas como el movimiento Zeitgeist. La ciencia (y mas en temas sociales) nunca tiene una teoria lo suficientemente unificada (por ahora). Entonces como el experto no tiene LA verdad, tiene que tener cuidado de no pasar por encima de la discusion politica, y tratar de no imponerse en los mecanismos de la democracia. Para algunas discusiones politicas puede ser util una comision tecno-científica, pero no siempre puede decirnos que hacer, para eso tenemos la democracia. Si creemos que la ciencia nos va a decir que hacer, solo veamos el conflicto del calentamiento global, y como el mismo discurso cientifico puede ser contradictorio. Tambien nos sirve para darnos cuenta como el discurso cientifico siempre es un discurso social, afectado por intereses economicos, con sesgos culturales, etc, y que no nos puede dar una verdad objetiva, aunque talvez una verdad intersubjetiva (la de la comunidad cientifica). Ojo, esto vale para todo discurso cientifico, no para el “cientifico-que-no-es-tan-cientifico”, o el que “sale mal porque la intereses lo perturban”.
    Espero que sirva este compendio apurado de filosofía y filosofía de las ciencias, y espero que se haya entendido… Ante cualquier duda usted se puede acercar y estudiar filosofía de las ciencias en su facultad de filosofía mas cercana ;)
    Saludos!

  20. MAF

    Muy buena nota! Es importante estar dispuesto a dejar atrás todo lo que uno ya construyó en pos de evidencias más fuertes, y también lo es aceptar que uno es humano y puede equivocarse. Quisiera hacer más hincapié en que también es importante creer en lo que uno ha hecho y defenderlo.
    Podríamos pasarnos la vida curioseando y preguntándonos sobre todo, y aplicando el filo del método científico para pulir todo tipo de falacias cotidianas, pero ninguno de los grandes logros de la ciencia sería factible si no dirigiéramos nuestras preguntas hacia donde confiamos que, aún siendo limitadas, nuestras hipótesis tienen más chances de develar un pedacito de misterio, aunque sea por un instante. La intuición del científico y la confianza que tiene en ella son fundamentales.
    La ciencia es una actividad social y solo prospera si se contagia, y es difícil contagiarla si el científico no refleja en su trabajo la devoción que le tiene, aún cuando se lo ponen en duda. Es difícil construir algo grande sin una gran motivación, sin jugársela por una verdad efímera, pero bella.

  21. Ivan

    Que manera copada de abrir la cabeza. La ultima parte que decia sobre “defiendo mis principios, pero si los tuyos son mejores, vamos con los tuyos“ es de una sabiduria genial!

  22. Emiliano

    Muy bien.

    A cualquiera se le llama científico hoy en dia. No importa que tan lejos se crea de las pseudo ciencias o los charlatanes.
    No cualquiera es un hombre/mujer de ciencia, y quien realmente lo es, no se queda en las dicotomías ni se considera parte de un grupo u otro.

    Pero bueno, solo por consenso y “prestigio” muchas instituciones tiene hoy en dia secuestrada la palabra ciencia.

    Además, deberíamos hacer énfasis en la diferencia entre ciencia y cientifismo.

  23. Gabriel Menichelli

    Qué placer cuando entrás al laboratorio y ves que el experimento número mil que hiciste confirma tu hipótesis. Es un gran LA PUCHA QUE VALE LA PENA ESTAR VIVO.

  24. Vale

    Puf, de más que el gato se halla arremangado y pregunte “por qué creerle a la ciencia”. Lo esperaba! Muy bueno el artículo aunque creo que deja algunas cosas interesantes afuera…
    Totalmente de persona que piensa, no por especialidad (ni científica ni filósofa) es un ema que hace rato me cuelgo a discutir y pensar…
    En realidad es curioso que las razones por las que vos decís que hay que “creerle” a la ciencia parten desde valores propios de la ciencia. O sea, me queda mucho la duda de si, en el fondo, no estamos igualmente “eligiendo” la verdad que más nos convence/conmueve/motiva por las razones que sea. Yo personalmente siento que es así para mí, comparto los valores “ceintíficos”, que creo liberadores, pero me parece que asumir que esos valores o que determinada forma de definir lo que es verdad, o lo que es verificable es una elección.
    Todo esto podría estar entre signos de interrogación para reflejar mejor lo qe tengo en la cabeza. Pero en todo caso, me parece lo mejor que se discuta en serio, y no desde la postura “science, bitches” más propia de un hincha que de una persona racional.
    Chin chin por abrir la conversa!

    • Marcos Feole

      Emiliano:
      Bueno, justo no, jaja. La intuición es un método medio horrendo para entender la naturaleza, primero porque está cargada de sesgos (ver más acá: https://elgatoylacaja.com.ar/rapido-y-sucio/), segundo porque no te permite diferenciar unos casos aislados o sesgados de una tendencia o una correlación real, y tercero porque: ¿cómo diferenciarías intuitivamente si la Tierra es plana o esférica? Para diferenciar esto necesitás evidencia (ciencia).

      Vale:
      Estoy re mil de acuerdo con tu puf, es un tema re abierto, re discutible, re difícil, y re importante. Para ser sincero, yo soy de los que se ponen usualmente en el lugar del “science, bitches”, pero, a diferencia de lo que vos decís, si lo hago según una postura racional de observar la naturaleza y entender que es, hasta ahora, el único método que funciona consistentemente para entender un poco más la naturaleza y el mundo. Ojo, con esto no quiero decir que la ciencia sea impoluta e infalible, ni mucho menos. Sin duda no es un método perfecto para entender la naturaleza, pero es lo mejor que tenemos.

      Por otro lado, uno podría preguntarse, ¿por qué funciona? Y esto daría para re largo. Pero lo (que a mí me parece) importante es que permite diferenciar entre hipótesis falsas e hipótesis posibles de ser correctas, por ejemplo: hay experimentos muy simples que se pueden hacer (y se hicieron/hacen) para demostrar que la homeopatía y la astrología no funcionan. Y esto es algo que se demuestra, no algo que queda a la libre interpretación u opinión de nuestras intuiciones, que como dije, están cargadas de sesgos.

      Después, a las hipótesis posibles de ser correctas (bancadas por evidencia científica) todavía les falta análisis de causalidad (además de correlación). Y además está el “problema de la inducción”, aunque hoy está bastante bien respaldado por la estadística bayesiana, y cada vez mejor por la teoría de aprendizaje computacional. Ver: http://www.scottaaronson.com/democritus/lec15.html

      En resumen, la cuestión esencial (para mí) es aceptar el hecho de que sí hay conocimientos objetivos de la naturaleza. Si bien nuestra interpretación muchas veces es subjetiva, el hecho de poder decir que la Tierra es esférica y que lo sea, es un conocimiento objetivo. El hecho de poder predecir cuando y dónde va a pasar un cometa, cómo se va mover un objeto, o armar una computadora que funcione y que haga lo que quiero, son ejemplos (de miles) de conocimiento objetivo.
      Una vez aceptado que hay conocimiento objetivo que existe independientemente de nuestra existencia e interpretación, amar la ciencia como único método actual que permite descubrirlo consistentemente, es un paso más sencillo.

      Igual la discusión está abierta (me atajo por si me llegan a cagar con un buen argumento).

      • Emiliano

        Si lees el comentario al que respondi, probablemente termines comprendiendo a lo que me refiero.

        Obviamente que con todo lo que argumentas, la intuicion es horrible para confiarla.
        Pero lee el comentario de arriba. Comparto eso. Y creo que a fin de cuentas, aunque comprobemos algo con el metodo que queramos, aunqeu pongamos excusas como la evidencia, lo unico que tenemos para tomar la decision de creer en un metodo o en otro, en una prueba o evidencia, es la intuición. Asumir esto (almenos desde mi optica, y la de otros) no quiere decir que descreas del metodo cientifico, sino que aceptes las limitaciones que tenemos los humanos para censar el mundo.

        • Marcos Feole

          Ah, perdón. Ni hablar, te banco totalmente. La idea de esta nota era también un poco preguntarse con qué criterio creerle a un científico y no a un homeópata. Aunque la respuesta a esa pregunta no esté bien lograda…

          • Emiliano

            Claro.
            Creo que también es importante recordar que la realidad, y la búsqueda del conocimiento y la verdad no finalizan en respuesta binarias. Blanco y negro si y no.
            Primero, diferenciar ciencia de cientificismo.
            Luego, asumir que el cientificismo con el método científico, aproximan a la verdad (y ayudan a enfocar nuestra intuición, de ultima). Puede que las instituciones científicas se equivoquen, tanto en las respuesta que elaboran, como también en el método para llegar a ellas. Pero el método al menos ayuda a estar menos equivocado que otros paradigmas y sistemas de creencias.
            Creo que por ahi viene la mano.

  25. Hugo Carlos

    Hola. A mi juicio el artículo logra satisfactoriamente distinguir los conceptos de ciencia y creencia. Lamentablemente no encuentro mención explícita a que las explicaciones fueron descritas fundamentalmente desde las ciencias naturales. Pareciera que debemos deducirlo con el transcurrir de la lectura.

    Gracias a mi paso por estudios de ingeniería y, posteriormente, por una carrera humanística (educación) es que puedo apreciar el sesgo en la nota. Si hubiera estudiado solo ingeniería, seguiría considerando que ciencia es lo que hacen los científicos con instrumentos y tecnología, la que se somete a pruebas de laboratorio, lo cuantificable con instrumental de precisión. Así me lo hicieron ver y entender. Luego, por esa visión parcializada, me demandó bastante más tiempo del esperado comprender que en las ciencias humanísticas pueden coexistir teorías y que unas pueden complementarse (e incluso, yuxtaponerse) con otras. Seguramente entraron en juego supuestos implícitos, como el de mi formación previa, y el de mis docentes, con una mirada centrada cada uno en sus ciencias.

    En el artículo se menciona la evolución de la ciencia, pero no son considerados los contextos histórico, filosófico, cultural y social. El marco cultural y social es, en general, poco apreciado por las ciencias naturales. En otras ciencias pueden ser (son) determinantes.

    La ley de la gravedad o la ley de elasticidad (de Hooke) considera comportamientos naturales, universales dentro un campo de acción. Se explican y responden a ciertos factores ya conocidos y estudiados (reitero, dentro de un intervalo definido). En ciencias sociales, en cambio, una gran cantidad de sucesos no pueden ser explicados desde una perspectiva “única”. Hay multiplicidad de factores que complejizan el estudio, algunos de ellos no fáciles de cuantificar. En educación hay múltiples factores inherentes al grupo escolar: la condición social, el vinculo familiar, las relaciones intrafamiliares, las capacidades y habilidades individuales, la cognición, la homogeneidad del grupo, etc.

    ¡Encontrar la cuantificación de esos factores, sus relaciones y, con ellos, lograr una teoría general satisfactoria podría ser una posible solución a tantos problemas educativos y sociales! Pero, ¿cómo?, ¿es posible?

    Un solo interrogante más: ¿cómo medir cuantitativamente la empatía del alumno hacia el docente o, en general, de una persona hacia otra? La física y la química apartan del análisis estas cuestiones. Dedican su objeto de estudio solo a lo que puede medirse con instrumental. Las ciencias a las que refiere el artículo centran su mirada desde la persona hacia el cosmos; no aparecen las que observan hacia el interior del ser.

    De esto, el artículo no refiere, ni da lugar para pensar que no solo lo que se mide con instrumental y en laboratorio es ciencia. Ciencia es algo más que lo que se intenta explicar en la nota. Saludos.


Publicar un nuevo comentario