I_brain_you_dig

¿Usted está aquí?

Que alguien te pregunte dónde estás puede desencadenar una serie de eventos que escala de lo geográfico a lo metafísico (filosofía que nos pese). Empezás por mirar tu celular que utiliza coquetamente la teoría de la relatividad para informarte tu posición de manera precisa, triangulando satélites para darte una posición (y que te convirtió en una persona absolutamente incapaz de llegar del punto A al punto B sin muleta tecnológica, en una especie de ubicación transactiva).

O sea que ya sabés dónde estás, gracias ciencia, y listo. Eso, o escarbás en la pregunta y te mirás, ya sabiendo dónde estás, pero no dónde estás. El problema es que, para empezar a responder eso, tenés que ir al nacimiento de la pregunta, una pregunta más vieja que la ciencia, así que terminás en un Sócrates que busca dónde estamos hablando de almas como esencias incorpóreas y, como todavía no te encontrás, pasás a un Aristóteles más mortal y menos etéreo. Tomás de Aquino te sigue buscando, diciendo que estamos pero no acá, en el cuerpo, sino medio por otro lado que no es acá, y desdobla alma y espíritu (porque, si vas a tener algo extracorpóreo, lo importante es partirlo). Descartes insiste con estar, pero no estar, y el yo inmaterial ajeno al cuerpo sigue con Kant. Todo re sobrehumano.

No es sino hasta el fisicalismo y la neurociencia que se hace firme la decisión de dar la pelea y buscar un soporte físico, tangible, para meter lo que somos adentro nuestro y hacernos cargo. Ni inmaterial ni inmortal. Somos acá y ahora, muchísimo más cerca del cerebro que del corazón, pero entendiendo que ese cerebro no anda por ahí solito sino que tiene un cuerpo que lo contiene.

Vos empezás a quedar re en vos, con casa matriz craneal pero parte de un entramado, y ahora la decisión pasa más por dónde termino que por dónde estoy o dónde quedo. Mente y cerebro se anudan y hay vos acá, adentro, en algún lado, y andar poniendo el GPS a mirar para afuera no te va a solucionar esa.

 

Este póster es parte del libro de Educando al Cerebro en el que participamos junto a un montón de autores que piensan que compartir cachitos de ciencia es una idea que vale la pena empujar. Los libros van a ser repartidos de forma totalmente gratuita en los próximos Educandos, así que atentos, no se queden sin uno.

EaC-7




Hay 14 comentarios

Añadir más
  1. Fer

    Comentario, sugerencia, en forma de pregunta: ¿por qué el texto de la nota no tiene negritas como el texto del poster/libro?
    Queja, reclamo: Quiero las negritas.

  2. Elige tu propia aventura | El Gato y La Caja

    […] Más confundido que sorprendido, lleno por dentro el silencio incómodo con interrogantes como: ¿Por qué mierda no me quedé en mi casa, traqui, jugando a la Play? ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Para intentar perpetuar la especie humana? ¿De verdad soy tan altruista? Pero sobre todo, vuelvo al momento fallido de apretar mi propio botón para besar. Busco responsables. ¿En qué momento pareció una buena idea? ¿Quién dio realmente esa orden? ¿Quién se hace cargo? ¿Quién va a pagar el autoestima roto? Todas las miradas apuntan a mí. ¿Yo? Es posible. Visto desde afuera, parece ser la opción más parsimoniosa. Pero, ¿por qué? ¿Cómo yo decido hacer algo o no hacerlo? ¿’Yo’ quién? ¿Quién decide realmente? ¿Quién es ese ‘yo’? […]

  3. Antoni

    Simple:
    ¿Por qué mierda no me quedé en mi casa, traqui, jugando a la Play? Porque tu decidiste salir.
    ¿Por qué estoy haciendo esto? Porque te interesa
    ¿Para intentar perpetuar la especie humana? No
    ¿De verdad soy tan altruista? No. Eres más egoista de lo que piensas.
    ¿En qué momento pareció una buena idea? Poco antes de ejecutarla.
    ¿Quién dio realmente esa orden? Tu (tu cerebro)
    ¿Quién se hace cargo? Tu (tu cerebro)
    ¿Quién va a pagar el autoestima roto? Tu (tu cerebro)
    ¿Cómo yo decido hacer algo o no hacerlo? Por interés, como el resto de animales.
    ¿’Yo’ quién? Tu cerebro
    ¿Quién decide realmente? Tu (tu cerebro)
    ¿Quién es ese ‘yo’? Tu (tu cerebro)

    Todo lo demás es buscar tres pies al gato.

    En relación al artículo: A partir del momento en el que el hombre fué consciente de su propia existencia, la tarea más importante de todo su cuerpo ha sido mantener con vida al cerebro y transportarlo allá donde le interese desplazarse. Y es allí donde está.


Publicar un nuevo comentario