Vino

Un tinto cada 8 horas

Iba a empezar hablando de la maravillosa historia del vino, pero para mí sería como escribir sobre el circuito electrónico del sensor de temperatura del Curiosity. No sé absolutamente nada sobre vinos, solo que a mi abuelo le encantaba el vino con Fanta, con Coca, con Sprite, con Pritty. Digamos que le gustaban mucho las gaseosas. Yo, sin vello facial aún, le pregunté por qué tomaba vino. Él no me respondió que le gustaba irse a dormir con un estado cognitivo confuso, sino que lo tomaba porque le hacía bien al corazón. Con el paso del tiempo y un asado tras otro, me di cuenta de que mucha gente, obviamente preocupada por la salud de su corazón, bajaba esos pedazos de carne y grasa con el elixir mágico.

Más allá de su capacidad para lubricar el progreso de una milanesa por el esófago, el vino tiene una larga trayectoria en la historia de la medicina antigua. Es más, hay papiros egipcios y sumerios que tienen escrito algo así como recetas para tomar vino y son uno de los documentos de texto más antiguos que se conocen. A Hipócrates de Cos, el padre de la medicina, parece que también le gustaba escabiarse porque recomendaba el vino como un componente fundamental de la dieta saludable. Es muy probable que Hipócrates haya tomado esa idea de los egipcios. De todas maneras, las prescripciones médicas para el vino siguieron en el tiempo hasta no hace mucho, algo que suena lógico cuando entendemos que la medicina hasta el siglo XX fue prácticamente igual a la que se hacía en el Mar Mediterráneo hace 2500 años, en parte gracias a los fanáticos del carpintero mágico que prendieron fuego la Biblioteca de Alejandría.

En nuestro pagos, la recomendación médica de tomar un vasito de vino al día para la salud del corazón tiene la firma de Favaloro. Seguro que lo dijo otro más, pero Favoloro era un copado y sus declaraciones hacían ruido. Mi abuelo lo nombraba. Los científicos se han interesado por las propiedades benéficas del vino y en él han encontrado varias sustancias que podrían ser las responsables de las supuestas ventajas. Los polifenoles, un grupo de compuestos requete variado que llevan el glorioso nombre de ‘químicos saludables’ (y que también están en el siempre bienvenido chocolate) parecen tener ciertas propiedades antioxidantes que podrían prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer (y no, no seamos tituleros, hablamos de ‘previene’ en una manera mesurable y sutil, entretejida con otros 928583758375 factores).

El polifenol más conocido y estudiado del vino tinto es el resveratrol. Las investigaciones parecen indicar que también ayudaría a prevenir la diabetes y la obesidad, factores súper importantes en la composición de la más grande oda sobre salud cardiovascular. Pero banquemos, porque todos los estudios que reportaron estos beneficios fueron hechos en cultivos celulares y animales de laboratorios con unas cantidades de resveratrol equivalentes a lo que hay en todo el vino que se toma en La Rioja durante la Chaya. Sería como decir que la lavandina tiene propiedades anticancerígenas porque mata células tumorales en una cápsula de Petri.

Para que vean que no exagero, un estudio que concluyó que el resveratrol estaba buenísimo para combinarlo con el ejercicio y mejorar el rendimiento físico tenía un modelo experimental así: un grupo de ratas alimentado con su comidita normal y otro grupo con el mismo alimento pero suplementado con 4 gramos de resveratrol por kilo de comida. Una rata come unos 25 gramos de morfi por día, lo que nos dice que estaban ingiriendo unos 0,1 gramos del compuesto por día. La parte más interesante es que la concentración máxima que se puede encontrar de resveratrol en un vino es de 0,0019 mg por litro. O sea que tenés que tomar 52 litros de vino por día para lograr los beneficios que menciona el estudio. Faivel feliz, pero mansa cirrosis.

Lamentablemente para quienes se ofrecerían como voluntarios para investigar los efectos del resveratrol del vino en personas, los científicos que están estudiando estas cosas pululan en el hemisferio norte. Los resultados de estas investigaciones dieron que el vino es muy, pero muy bueno para dar resaca y nada más. Estos científicos yanquis y tanos decidieron estudiar la relación del consumo de resveratrol contenido en el vino tinto con el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el estado inflamatorio y la mortalidad en general. Para eso fueron a un pueblo del norte de Italia donde se chupa con ímpetu y tomaron muestras de sangre y orina a los voluntarios durante 9 años. La cosa es que los niveles de resveratrol no se relacionaron para nada con nada.

Está bien, ese estudio no contempló lo que dijo Favaloro, ‘un vasito de vino o whisky al día’. Es por ello que el equipo del señor Craig Knott, candidato al Premio Troll del año 2015, publicó un estudio que puso en jaque lo que dijo René y lo que todos creíamos hasta ahora. Después de un eeeenoooorme análisis de datos recolectados durante 10 años en Inglaterra con más de 50.000 personas, concluyeron que los beneficios a la salud del consumo de bebidas alcohólicas, incluyendo el vino, sólo se limitan a mujeres mayores de 65 años, y hasta ahí nomás. CHAN.

En definitiva, si lo que se busca es una vida saludable, el camino está mucho más cerca de una dieta equilibrada y la actividad física que del vino, ya que no existe ninguna evidencia sólida que indique que tomar vino sea beneficioso para la salud. Además, como ocurre con toda sustancia psicoactiva, no existe el consumo libre de riesgos.

Si en cambio lo que se busca es una excursión de la mente y explorar matrices cognitivas fuera de lo cotidiano (algo absolutamente válido y que, por cierto, el alcohol ofrece), existen otras opciones menos perjudiciales para la salud propia y la de terceros. Opciones que, irónicamente, son estrictamente penadas por la ley. Pero esa ya es otra historia.

 

Knott CS et al (2015). All cause mortality and the case for age specific alcohol consumption guidelines: pooled analyses of up to 10 population based cohorts. BMJ 350: h38.
Semba RD et al (2014). Resveratrol levels and all-cause mortality in older community-dwelling adults. JAMA Intern Med 174(7):1077-1084.

Dolinsky VW et al (2012). Improvements in skeletal muscle strength and cardiac function induced by resveratrol during exercise training contribute to enhanced exercise performance in rats. J Physiol 590(11): 2783-2799.
Stervbo U et al (2007). A review of the content of the putative chemopreventive phytoalexin resveratrol in red wine. Food Chemistry 101(2): 449-457.
Serageldin I (2013). Ancient Alexandria and the dawn of medical science. Glob Cardiol Sci Pract 2013(4): 395-404.

 




Hay 54 comentarios

Añadir más
  1. Pancho

    Paahh… no dejás ni una excusa de donde agarrarse! Nada! Aunque sea un estudio que diga que te deja la lengua violeta y eso es bueno para el funcionamiento renal? Nada?

  2. Ariel

    Muy bueno Ezequiel, la verdad que vivimos en un mundo superficial donde el primer mediático que diga coma porotos que así cambiaremos los efectos de los gases invernaderos y bajaremos el indice de calentamiento global, al otro día los tenes a todos gaseando en la ciudad, el campo y el mar, solo por el hecho de que lo dijo el personaje en cuestión.
    Creo que hoy solo es bueno lo que produces y elaboras con conocimiento, todo lo demás es basura impuesta por la industria alimentaria y el marketing que nos comieron la cabeza y nos infligieron grandes daños a nuestra salud. Por supuesto que nosotros dentro de nuestra debilidad mental lo aceptamos igual y nos equivocamos una y otra vez, típico en el ser humano.
    Y tal vez sea tan así que ni el Vino hoy se parezca al vino que tomaba tu Abuelo o mi
    Viejo, que loco no?
    Un abrazo desde Santa Teresita y muy buena nota.

    • Ezequiel Arrieta

      Gracias Ariel, pero no concuerdo en que la autoproducción sea la mejor manera de conseguir alimentos de calidad. Yo prefiero apostar por una regulación de los sistemas de producción mediante la aplicación del conocimiento científico-tecnológico existente.

      Un abrazo grande a vos y tu familia.

    • PABLO

      Si no te gusta toda la basura de la industria alimentaria, no hace falta producir por tu cuenta. En Argentina hay bastantes productores orgánicos, que trabajan muy bien y pueden certificar sus procesos como orgánicos con estándares de exportación. El tema es que el costo que suponen esos estándares orgánicos hace que sea caro para el mercado local y se termine exportando en su mayoría, pero los productores estarían felices de poder vender acá a gente que valore los productos orgánicos como vos. El problema es el precio.

  3. Ana

    Ezequiel, sos un capo. Tan claro y divertido como siempre.
    Me parece excelente la idea de derribar mitos y que cada quien se haga cargo de lo que toma, sin inventar excusas.
    Muy bella la ilustración de Lucy!!

  4. Pablo

    Un detalle: La ingesta de bebidas alcohólicas como “remedio” (cerveza en lo particular en el caso que me lo contaron), incluso en niños, tiene que ver con un conocimiento empirico que no podian explicar: La gente tomaba cerveza y se enfermaba menos que tomando agua. Luego, vino Pasteur y se dio cuenta que, a) el agua que tomaban era lo que los enfermaba, b) para la cerveza calentaban el agua (matando los germenes que contenia, sin saberlo). Muy buena la nota!

  5. Flora

    Mi abuela se murió a los 101 años (no se me ocurre cómo meter un dálmata en esta frase y que quede un chiste) y ella se tomaba un vaso de vino tinto todos los días. Ella creía firmemente en que éste era el elixir de la vida eterna, y no sé si fue eterna pero hay que vivir 101 primaveras. ¿Qué hay de cierto en eso de que lo que pensamos incide en nuestro cuerpo? ¿El gato muerto en la caja se está retorciendo con esta pregunta?

    • Ezequiel Arrieta

      Podríamos preguntarnos no lo mismo cuando sabemos de un fumador que se murió por algo que no tiene cáncer de pulmón o de un político que es honesto. Siempre están las excepciones a la regla, capaz que tu abuela tenía una bocha de otros factores que pateaban su edad más para los tres decimales que para los dos.
      El gato muerto no se podría retorcer, a menos que sea un gato zombie filósofo. Pero creo que estaría de acuerdo conmigo en que lo que pensás tiene efecto en tu cuerpo en el sentido de emociones que estresan o te dan placer y sus efectos serán los que corresponden a estar súper feliz o agarrándote de los pelos. Pero rechazaría totalmente el bolaso al ángulo de que con tu mente podés controlar los genes y las enfermedades junto al dilema posmoderno de ‘creer es crear’.

  6. RomaC

    Muy buena nota! Pero si quieren una excusa para tomar, como diría mi hermano: “una copita de vino a la noche y te vas a dormir mejor”. Pero ojoooo, una copita, las consecuencias del uso de dosis mayores corren bajo su responsabilidad.
    Saludos

  7. Mercedes

    ¡Ojú! Me quedé triste, y a mí que me parecía la dieta mediterránea la más saludable. Y ahora ¿qué bebo? ya que la pócima roja no es lo que los médicos se hartan de recomendar…Bueno, teniendo en cuenta que antes de leer el artículo me bebí una copa de vino dulce, lo mismo se me olvida jijiji
    Muy buena la nota.

  8. Pablo Camejo

    Bueno pero que hay con es bueno contra las caries? Y nada como unas buenas copitas de vino para que la gente se siga amando.

  9. Patricio

    La food pyramid q hace el departamento de agricultura de USA incluye alcohol y lo fundamenta diciendo q es p/ evitar heart disease. Aunque dicen q es opcional.
    Recuerdo haber visto la pirámide de la WHO q era incluso más específica: vino p/ evitar “heart disease”. Sólo q ahora no la encuentro.
    La inclusión del alcohol en estos gráficos es reciente (creo q 2012). Vamos a ver si se hacen más estudios y finalmente deciden sacar esta recomendación.

  10. soda

    Primero el asado, ahora el vino. Si sos macho habla mal del Fernet y te expulsan de tu provincia y se te corta el financiamiento para hacer cualquier investigación.

  11. Ingrid

    Ezequiel, brillante! Eso sí es medicina/ciencia basada en la evidencia!
    Ahora derribame el mito urbano de esta semana que dice que el champagne es bueno para la memoria….
    By the way, el vino no te gusta porque sos joven. El día que pises, pasados los cuarenta años, una bodega en Mendoza, y te den esas clases magistrales que te hacen magister (valga la redundancia) enólogo, lo vas a apreciar…..
    Y…. lo del ” vino Misuegra”…… Con acento cordobés como sugirió Drinkingbird, quedó mejor….

    • Ezequiel Arrieta

      Por supuesto, lo hacemos ya, todo lo que tenga hidroxicinamina y ácido fenólico ayuda a mejorar la memoria. ¡Hacer crucigramas mejora la memoria! ¡Ponerle aceite a la ensala mejora la memoria!

      Digamos que la memoria es bastante promiscua y facilonga para mejorar.

  12. Javier

    Ezequiel
    El vino es bueno para el espíritu, para acompañar buenas comidas y disfrutar buenos momentos. Soy de los que toma vino los fines de semana o en alguna reunión social y de los que creo en el beneficio del consumo medido.
    Cuando me junto con mis amigos no lo hago para tomar mates con alguna tostada y queso light, ya demasiado tenemos con el intento de dieta semanal y la actividad física.
    ¿Una copa de vino por día es saludable? creo que unas copas de vinos semanales si!
    Dicen que los extremos son malos por eso todo a su justa medida..
    Un medico reconocido en Junin me dijo una vez “la noche antes del partido Pasta y un vino entre cuatro”, claro el se dedicaba a la medicina…
    Excelente lo tuyo!
    Un abrazo

    PD: Mi mujer me envió esta nota y me dijo leéla mañana tranquilo, en que estaría pensando?

  13. Diego

    Hola flaco querido! excelente..muy divertido, pero….vino no, la cerveza no es tu preferida, podés decirme con que te gusta refrescar el gallote??? abrazo grande

  14. JM

    A Horacio Guarani y Cia no le gusta esto.

    P/D: La cantidad de vino que se toma en La Rioja para la Chaya?? mieeeeer que tanto q era!!!! No es pa faciles la cultura chayera.

    Buenisima nota hermano!!!

  15. Nahuel

    Si se demostró que 0,1 gramos del componente activo es efectivo y el vino tiene 0,0019 mg por litro, se lo puede considerar homeopático? Porque de ser así empezamos a creer en Hahnemann y listo…

    Muy buena nota, saludos!

    • Ezequiel Arrieta

      En el momento en que hay una sustancia activa que pueda corroborarse su existencia mediante algún método químico analítico, dejó de ser homeopatía.

      Hanneman estaría decepcionado de vos, jamás aceptaría al vino como homeopatía, tiene demasiado resveratrol.

  16. carolina

    Favaloro no era un copado… era casacarrabias y mala onda… ( no se me enojen pero solemos endiosar a la gente después de muerta, sobre todo si es un suicidio y nos hacen creer que es por una causa justa)… no quito sus méritos, sólo digo que no era copado…

    • Ezequiel Arrieta

      No se cual es tu definición de copado, pero bajo mis estandartes una persona que dedicó su vida al mejoramiento de la salud pública mediante la atención a los sectores socio-económicos marginados y que ha propuesto políticas sanitarias de reducción de morbi-mortalidad, como la legalización del aborto o incremento de la inversión en puestos de salud que abastezcan a las minorías, se merece decirle copado, sea o no un cascarrabia.

  17. Eva

    “Sería como decir que la lavandina tiene propiedades anticancerígenas porque mata células tumorales en una cápsula de Petri.” tqmmmm <3

    Che en el Robinns de patología, habla de que los franceses, que tienen una dieta muy rica en grasas, no tienen problemas cardiovasculares (o pocos en relación a lo que comen) justamente por el vino, ¿eso también se cayó?

  18. rafa

    porque en mi cabeza leí “Vino Misuegra” en frances si yo no se frances!!! y al re leerlo entendi el chiste (jejeje esta bueno) … creo que voy a dejar la copilla de tinto de la do cuando lea las notas de ustede!!

  19. Gisel

    Gracias, gracias por la nota! La incorporé a una bibliográfica del hospital! (Obviamente les di ek crédito)
    Leí esto y me acordé de esta gatinota:

    Prittiau: Notas de Cata

    NATIVO / 9 puntos. Es el Luigi Bosca de los vinos para el prittiau. Su rudeza se suelda con la Pritty desde el primer contacto. Amor eterno. Para maridar con falda deshuesada o bocado fino bien jugoso. Después, Cabral. Procedencia: Mendoza / $ 15

    ZUMUVA/ 8 puntos. Si el Zumuva tomado solito es una verdadera gloria; con la Pritty, merece canonización. Cada pequeño sorbo vulcanea en boca. En grandes cantidades, pérdida de la voluntad. En dosis justas, un aglutinador social extraordinario. Aprobado. Procedencia: Mendoza / $ 13

    MAROLIO / 4 puntos. No marida con la Pritty, se traba en lucha. De sabor apezonado, se intentó en vano una comunión que fue imposible. Tristeza. Una nota a carozo de aceituna negra desentona y no hay caso, no levanta. Sin gaseosa, no pulverizar sobre llama. Procedencia: San Juan / $ 10

    BISTRÓ / 6 puntos. Máxima turbidez para este vino mendocino que, con Pritty, alcanza su mejor sabor. En nariz, arranca asalchichado. El final en boca es indulgente y grotesco. No enamora, pero gusta. Para maridar con queso cuartirolo cortado en julianas. Procedencia: Mendoza / $ 12,50

    SAN REMO / 6 puntos. Polución nocturna para la combinación de San Remo y Pritty. De sabor estrecho, mojigatea en boca; pero rápidamente se libera y deja sentir toda la sal de la uva. Contraindicaciones, cuatro o cinco. Sin Pritty, perpetuo socorro. Procedencia: No especifica / $ 9

    ARIZU / 7 puntos. Voluntariosa combinación la que nos regalan Arizu y Pritty. La madera y el aluminio están presentes desde el primer sorbo. Notas que recuerdan a miel y tutuca. Si se espesa, servir como budín en cazuelas individuales (con dos gotas de lavandina). Procedencia: Mendoza / $ 12

    UVITA / 6 puntos. De sabor caprichoso, la Pritty no lo mata, lo fortalece. En boca, sutiles notas transgénicas. En garganta, exagerada carga de azúcar que empalaga. Su mejor compañero: el morcipan. ¿No hay hielo? ni lo intente si no está matriculado. Procedencia: Mendoza / $ 14

    DON ERNESTO / 7 puntos. De sabor abarcelonado, esta mezcla de dos cordobeses inspira respeto. Don Ernesto sabe exactamente lo que la Pritty puede darle, y le extirpa el sabor del limón hasta secarla. En garganta, demasiados tonos serranos. Procedencia: Córdoba / $ 12,50

    CEPAS DE AMÉRICA / 6 puntos. Con 13,2 grados, es el vino más fuerte de la cata; y se nota. Un chorro de Pritty no alcanza a apagarlo. De aspecto goloso, pide más. Prittiau perfecto para maridar con miga de pan francés del día anterior. Procedencia: Mendoza / $ 11

    VASIJA DE ORO / 5 puntos. No está en el podio, no le alcanzó. La Pritty lo acepta, pero hasta ahí. Quizás necesitaba un par de horas más de añejado en barricas de paraíso o, tal vez, el hielo estaba rancio. No seca el vientre, lo petrifica. Procedencia: San Juan / $ 11

    TORO / 10 puntos. “El vino Toro es al prittiau lo que Branca es al fernet con Coca”. Esta definición nos exculpa de tener que describir la cata de un vino magnánimo que, combinado con Pritty, es Distéfano, Pelé, Maradona y Messi juntos. Procedencia: Mendoza / $ 16

    RESERO / 9 puntos. Salón de la fama para este prittiau. El Resero –un peso pesado de los vinos en caja– y la Pritty logran un sabor robusto, gordo, grueso, potente. Pide locro. También marida bien con carnes agresivas, como jabalí o dogo. Procedencia: San Juan / $ 12,50

  20. Nats

    Esta claro, pero CLARISIMO, que vos no sos de Mendoza. Porque en esta provincia nadie en su sano juicio toma vino por temas de “salud”… que los taninos te ayudan a enjuagar la grasa del asado es una cosa, que se lleva re bien con amigos, con chocolate, con queso y por qué no con un río a la nochecita… pero nada más amigo.
    Por cierto, una copita no le hace mal al alma… muy de vez en cuando.

  21. Emilia

    Me encantó la nota, son como cazadores de mitos, pero que realmente tienen la posta. Una consulta, ¿sabes si sirven las pastillas de resvelatrol? Si tienen una dosis que incida el sistema cardiovascular, o sea “”rejuvenesedora””. Mis viejos no se donde lo escucharon y las toman todos los días.


Publicar un nuevo comentario