59.-Dinero-sí-hace

Sí hace la felicidad

‘Por los niños pobres que tienen hambre. Por los niños ricos que tienen tristeza’

C.S.M.

 

Es difícil plantarse adelante de una verdad que te regalaron, que siempre te dio tranquilidad y cuestionarla.

Crecer en una casa de clase media (o un poco menos, también) pero hacerlo enfrente de una tele que te muestra gente feliz, intensa, que vive sin ir a trabajar temprano y volver tarde como sí lo hacía tu viejo, se lleva mucho mejor cuando tenés una gorda divina que te dice, convencida, que ‘El dinero no hace la felicidad’.

Ese chupete de seguridad ayuda al punto de permitirte perseguir un futuro que tiene como objetivo ser feliz, pero no necesariamente rico. Más que nada porque, una y mil veces, esa plata no va a hacerte feliz.

Nacés, crecés, estudiás una carrera científica, te mudás, pagás los vencimientos, y esa idea romántica que te daba sensación de saciedad, empieza a ser menos sólida cuando notás que la satisfacción de hacer lo que amás no parece persuadir al chino de dejarte salir de ahí con todo lo que elegiste y darle a cambio un abrazo, una frente alta y muchísimo orgullo por tus notas.

Ni caramelos te da el chino por eso.

Lo que sí tenés encima es la capacidad de sistematizar preguntas y tratar de descular si tu vieja te había mentido con todo el temita de no pensar la felicidad en términos de plata, o si en realidad deberías haber sido escribano, aunque tengas 30 años y ni idea de qué hace un escribano, para qué sirve un escribano o si le podés dar de comer a un escribano después de las 12 de la noche.

Para atacar una pregunta tan áspera, lo primero que te toca es tratar de sistematizar las sensaciones de felicidad, de tristeza, y de stress y convertirlas en números. Una vez hecho eso, compararlas con el ingreso no debería ser difícil. Ahora, si ya estás pidiendo números, podés agregar un parámetro más: la satisfacción. Algo así como ‘Si tenés que poner tu vida en una escala de 0 a 10, siendo 0 la peor vida que te pudo haber tocado y 10 la mejor vida que podés imaginarte, ¿dónde estás parado?’.

Los dos parámetros parecen iguales, claro, hasta que los destripás un poco y te das cuenta de que uno habla de la percepción emocional del todos los días, y el otro te pide un balance, una evaluación más bien racional. Algo así como la diferencia entre que un amigo te pregunte cómo viene tu día y que alguien que no ves desde séptimo grado te pregunte cómo anda tu vida.

Ahí nomás, con todos los datos adelante, uno esperaría que el resultado fuese evidente, pero todavía falta algo: el dilema de los mil mangos.

¿Cuánto son mil pesos? Si ganás 5000, ese piloncito casi imperceptible de billetes es un montón de plata. Ahora, si sos gerente en un banco, son una propina (propina que claramente no le vas a dejar al mozo, porque para él es un montón de plata, así que le dejás 30 pesos sobre un almuerzo de 300 para que aprenda que el esfuerzo forma al hombre, como te enseñó tu viejo, el dueño del banco).

Entonces, la escala que mide el ingreso no puede ser lineal, sino que tiene que poder mostrar que dos personas a las que les duplican el sueldo sufren cambios de vida parecidos, y esa escala donde se mide con facilidad ‘veces’ en vez de simplemente ‘plata’ se vuelve logarítmica.

Graficos

Entonces, es ahí cuando te enojás un poco con tu vieja por mentirte con la verdad. La verdad de ella, que no estaba soportada por más que una idea hermosa, porque  volar es una idea hermosa pero el pequeño gran detalle es que a la gravedad le importa un huevo tu idea. Porque me mentiste, gorda, y la felicidad sí correlaciona con el ingreso, o por lo menos se ve que cuando le preguntás a 450.000 personas cómo ven sus vidas, las emociones positivas se van acumulando a medida que aumenta el sueldo, la tristeza se borra y el stress se va diluyendo.

Aunque, en una de esas mi vieja había dicho más. Un pedacito que no escuché. Un ad hoc que puede cambiar todo. Algo así como ‘Nunca fuimos ricos, pero nunca nos faltó nada’, y parece que la clave está ahí. Está en llegar al punto donde más plata empieza a no hacer más diferencia. Una meseta que te dice que ya llegaste, que por más que se muera ese tío que nunca viste y te herede un pedazo de Santa Fe lleno de porotitos transgénicos, más feliz no vas a ser. Una meseta donde empiezan a pesar otras cosas, esas a las que no les podés pagar para que te ceben un mate.

O sea que el romanticismo de mi vieja no alcanza, o por lo menos es momento de aceptar que tener más no te va a hacer más feliz, pero aún así va a definir qué tan conforme estás con tu vida. Parece que el otro parámetro, el frío, el de satisfacción, ese no para de crecer. Para él ese techo no aparece tan fácil. y resulta que ser feliz no tiene nada que ver con estar satisfecho con tu vida. Porque cuando la pregunta es sobre satisfacción y no sobre felicidad, más es mejor, siempre. Así que, Joss Stone, chupala vos y tu Less is more minimalista palermero. No, en serio digo, sos re linda, cantás descalza, podemos tener nenitos rubios.

Parece que al final del día un poco de razón tenía la gorda. La que me decía que, mientras no faltara nada, más plata no nos iba a hacer más felices. Lo que ella no entendió desde una dulzura inmensa, lo que ni se imaginó, es que pudiera haber una desconexión fuerte entre ser feliz y estar satisfecho. Y ahora podemos afirmar que ni Paul, ni John, ni George, ni Ringo mintieron porque money can’t buy me love. El que sí mintió fue Mick, porque si plata, I CAN get some satisfaction

 

NOTA: Si después de leer esto querés saber si sos más feliz que el promedio de los habitantes de Suecia, es por acá: http://www.scientificamerican.com/media/multimedia/happiness/HappinessQuizEmbed.html

 

High income improves evaluation of life but not emotional well-being Daniel Kahneman and Angus Deaton -Center for Health and Well-being, Princeton University, Princeton, NJ 08544
Contributed by Daniel Kahneman, August 4, 2010 (sent for review July 4, 2010) (www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1011492107)



Hay 38 comentarios

Añadir más
  1. Pau

    Está muy bueno el análisis! Para mi, sirve pensar así, si lo usamos como un escalón para ir un poquito más allá y pensar que eso pasa básicamente, porque sin plata no se puede, porque el sistema está hecho para que la necesites, y porque sin plata, no se come, no se le paga al chino si te podés ir de vacaciones, ni comprar ropa, porro, o llevar a la chica que te gusta a tomar una birra.
    Sin diferencias entre la plata que se lleva cada persona, tampoco sirve. Si todos tenemos lo mismo, se cae.
    Las diferencias, hacen que todos además de objetivamente necesitar la guita para vivir, queramos tener la cantidad necesaria para llegar a ese punto de equilibrio que mencionás. Punto que, subas de sueldo, ascenso, etc de por medio, se va a ir corriendo en tanto ingreso y posterior gasto que hagas de ese ingreso.
    El chiste es que todos queramos llegar a ese punto en dónde la plata y la tranquilidad se equilibran, y a lo sumo, analizar cuál es ese punto de acuerdo a dónde estamos parados, profesional y socialmente, pero no pensar que eso, de entrada, es algo que podemos intentar al menos desde el análisis, objetar como una única idea. O sea si, pensemos que eso que te dijo la gorda no es tan cierto, y que lo del punto de equilibrio si lo es, pero por qué no pensar también que quedarse solo con esa reflexión, es quedarse en la zona de confort de entender como funca la cosa, y nada más. Abrazo, querido!

    • Pablo A. González

      El punto de confort no existe, por suerte, y si existe lo vamos empujando. Creo que el objetivo de todo lo que hacemos no es ofrecer un final sino todos los principios que se pueda. Sin este principio, no hubiese estado tu comentario, sin tu comentario, no hubiese existido esta respuesta. Lejos de ‘Entender cómo funca la cosa, y nada más’, estamos tratando de entender cómo funca para tratar de que funque como nos gustaría que lo hiciese.
      Abrazo!

      • Pau

        Pos claro, amigo. Solo sentí que la nota no termina de tomar posición al respecto. Y eso hace que dependa del que lee, ver para que lado se replantea porque andamos todos corriendo atrás de la guita.
        Entiendo lo de ‘…estamos tratando de entender cómo funca para tratar de que funque como nos gustaría que lo hiciese.” Justamente para mi lo más importante de ester tema, es plantearse realmente cómo nos gustaría que funcione la cosa, y eso solo está presente de manera implícita en la nota, y no como una invitación real a reflexionar. Te quié.

  2. Mica

    Buenisimo, justo el otro dia vi un TED sobre el tema de la felicidad artificial, condujeron estudios segun los que concluyeron que la gente termina contentándose con el resultado de las decisiones y el estado general de su vida.

    El “not blue” del diagrama seguro que no se refiere al dolar¿?

    • VArce

      Golpe de nostalgia! Eso si, siempre había alguno con el que hacías las cosas bien, que tenía una casa muy “medio pelo” y lo tenias que mandar a trabajar.

    • Natu

      jajajajajaa que buena asociación, si, esa facilidad me permitia una casa re super linda pero después tenia que asesinar personajes y crear conflictos a modo telenovela para que me pareciera divertido el juego. Espero que no pase igual en la realidad….

  3. Euge

    Muy buena la nota, dejo dos comentarios: El primero es que uno dentro de la distribuion del ingreso tiende a pensar que es mas pobre de lo que en realidad es (sentite un poco mas feliz porque sos menos pobre de lo que pensas) y segundo los economistas, al contrario del creer popular, no tenemos fajos de infelicidad…. :(

    • Pablo A. González

      Es re probable que tenga un sesgo respecto de los economistas paco que veo en la tele. En una de esas se tienen que mostrar más los buenos y menos los malos. Nosotros queremos hacer el Gato con Ciencias Económicas, pero nos faltan los sujetos a escribir, y yo de economía sé aproximadamente nada.

  4. Andrea

    Me gusto muchisimo la nota y la ilustracion es ideal…Buena eleccion de la frase!!…El sano equilibrio!!?? Que dificil modular la satisfaccion y la felicidad….Creo que el peor concepto es tomarlas como fenomenos temporales cuando en realidad son solo momentaneas y efimeras…Creo que uno valoraria mas los tiempos que las emociones en ese caso…Que pesa mas? la intensidad o la calidad??…abrazo y te felicito!

  5. Munir

    Primero que nada, buenas tardes, y además de eso, less is more es de Van Der Rohe.

    Conforme a mi opinión personal, no puedo estar de acuerdo con la nota. Es verdad que llegue hasta el final para entender que separa la felicidad con la conformidad de cada uno en su vida, pero aun así sigo en desacuerdo.

    Y es que desde mi punto de vista, la conformidad del individuo se basa en las metas que cada uno tiene, y estas varían según quien nos las impone. Porque si te pasas la vida creyendote que vas a estar realizado cuando conduzcas tu propio maserati, como el que viste en una tanda de Tinelli, o como el que tiene el protagonista de esa película de espías britanicos, con tu sueldito de maestro de primaria vas al horno y no vas a estar realizado, o “conforme” con tu vida nunca, manejando un 147. Lo importante es que cada uno pueda apreciar lo que tiene y donde esta parado, a partir de ahí se pueden autoimponer mil metas más que realizables, y al tachar cada una d estas de nuestra lista nos vamos a sentir cada vez más realizados.

    Con más plata voy a poder cambiar el auto por un modelo mas nuevo, la casa por otra más grande, la ropa por otra de una marca más conocida. ¿Para qué?

  6. Gaby

    Existe algún indicador o escala para evaluar a la gente que vive “sin pregunta”?
    Digo, esa gente que parece lograr ambas cosas: satisfacción y felicidad, precisamente porque vive sin preguntarse…

  7. ani

    1ero quiero sacarte de la duda de qué es lo que hacemos los escribanos (que somos como el hermano bueno del abogado) firmamos papelitos que valen mucho y cuando damos fe de algo, es como que el mismísimo padre del carpintero imaginario lo estuviera diciendo, una potestad bastante exagerada si las hay, somos gente re piola pero tenemos que hacer creer que somos serios; y después de 12 nos podes alimentar tranquilamente con casi cualquier cosa, y si tiene alcohol muchísimo mejor.
    2do lei y relei la nota, y no se si estoy a favor o en contra de lo que planteas, obviamente que no desde un punto de vista matemático o economista, porque hace rato que me olvide hasta de como se multiplica; si no más bien desde un punto de vista social.
    Se da el caso, de personas que lo tienen todo (y mucho más) y no logran ese estado de satisfacción, mucho menos de felicidad, porque entran en un circuito bastante perverso de querer todo el tiempo más, sin pararse a disfrutarlo.
    Creo que el dinero solo sirve para saciar las necesidades básicas (y no tan básicas) pero no necesariamente nos trae la felicidad.
    Como siempre es un gusto leerlos.
    Todo por ante mi que doy fe.-

    • Pablo A. González

      1) Gracias por la magia.
      2) Yo tampoco é si ‘Estoy de acuerdo’ con mucho de lo que escribo, pero lo interesante de escribir basado en evidencia es que no importa lo que yo piense, la realidad es y ya, sin pedirme opinión. Entiendo los casos que planteás, pero también entiendo que uno tiene un sesgo de recordar las cosas que lo sorprenden y no las que no.

      Abrazo y aceptamos toda la fe que puedas darnos, más que nada porque es algo que no tenemos y a veces nos vendría bárbaro.

  8. Cristian

    Nunca conforme, siempre feliz! Nunca lo había pensado desde el punto de vista de la ciencia y los números. Disfrute mucho la lectura. Muchas gracias!

  9. Ana

    Conflictivo!! Me sorprendió, no es un tema con el que esperara encontrarme en El gato…, pero me gustó mucho el planteo y los puntos de vista.
    Todavía no estoy segura de estar de acuerdo o no con el planteo, pero como vos decís de vos, lo que yo piense, tampoco tiene importancia.
    Buenísimo!!.
    Me encantó la ilustración.
    Felicitaciones!!

  10. Javier

    Excelente nota, como de costumbre. De cierta forma lo que plantea la nota esta correlacionado con la teoría de la ‘Jerarquía de las necesidades humanas’, mejor conocida como la ‘La pirámide de (Abraham) Maslow’.

    Una vez que nuestros bolsillos reporten un peso considerable, ya podemos ocuparnos por las cosas que realmente importan. Comandar un ejercito de vizcachas, por ejemplo.

  11. GONZALO

    Venía perfecto por la costa azul en mi auto deportivo imaginario pensando en la Felicidad vs Dinero, hasta que la nombraron:

    ¿Por qué siempre alguien la nombra? Estúpida y sensual Joss Stone!

    Yo creo que no hace la felicidad, la felicidad es un picnic con Joss, circunstancialmente, como lo es toda felicidad.

  12. Natu

    Irónicamente, siempre me he preguntando porque la gente que vive en Playa del Carmen ponele o en cuba, parece vivir alegre y baila y canta 24×7… y nosotros seres civilizados y de la gran ciudad por poco bufamos cada unos 10 min.
    Siempre he pensado que el tener más o menos depende de para donde estes mirando… entonces claro siempre va a depender de con quien te compares y de lo realista que puedas ser al respecto.
    Sinceramente no me importa si Joss Stone (que es super hippie y tiene un dpto de 2×2 en Londres) me miente con lo de menos es más… ni siquiera nos enojamos, le sonreimos y le decimos “tenes toda la razón amor!”

  13. Tyra

    En realidad es una sigmoide y no una logarítmica.

    Por otro lado dejo una frase de esas que me parece no deja de ser cierta.
    <>

    Después de todo la felicidad es un estado subjetivo, quizás el 4 de unos sea mejor en uno o muchos sentidos que el 8 de otros.

    También te invito a investigar sobre Matthieu Ricard un doctor en biología molecular que además es budista, el participo en un estudio para medir la felicidad donde resulto ser el hombre “más feliz” del mundo.

    • Pablo A. González

      No entendí lo de sigmoide, más que nada porque la única mención logarítmica es la de la escala de ingreso, que es logarítmica. Conozco a Matthieu Ricard y hay un montón de estudios super lindos sobre la naturaleza de la felicidad, el objetivo del Gato siempre es acercar algo nuevo, no necesariamente determinar algo final o absoluto.
      Respecto de tu frase, fijate que en una de esas se solapa con la idea de que la felicidad tiene que ver con satisfacer tus necesidades, lo que hacés vos con la lógica de necesitar menos es correr la barra, pero, de nuevo, hay un tema estadístico de fondo.
      Saludos!

      • Tyra

        Correcto el error es mio, al ver solo la curva más resaltada del gráfico.

        Me parecen muy acertadas tus observaciones. Buen articulo.

  14. Adry

    Tu articulo me hizo acordar algo que conversaba en mi casa hace unos días. Cuando conseguís empleo y cobras tu primer sueldo, te sentís un campeón. Al cuarto mes de cobrar ya estás endeudado y la idea de que ganas poco y no te alcanza te amarga el dia a día. El dinero no tiene la culpa de la inflación y menos de tus sentimientos. Coincido en que la mentira más grande es decir que el dinero no te da felicidad , si te la da . LLegar a sentirse satisfecho con mucho o con poco dinero es bastante más complicado.

  15. Nahuel

    Hace poco descubri al gato este, y por eso el mensaje un poco anacrónico para los tiempos internetiles. Pero lei la nota (la cita inicial a CSM es un gran gancho!) y no pude menos que preguntarme como no la habia escrito yo. Como soy muy sagaz inmediatamente descubri que es porque no tengo la destreza para hacerlo.
    Una lastima no conocerte Pablo, despues de leer la nota siento que quiero ser tu amigo.


Publicar un nuevo comentario