Carrito
El carrito está vacío.
Red_hot_chilli_people

IMG:  Cristian Báez  

Red Hot Chili People

TXT:

Sonaba el timbre y salíamos disparados del colegio. Éramos seis o siete que por un par de cuadras caminábamos juntos. Salvo alguna mudanza, ni el público ni el material de esa vuelta a casa se renovaron jamás y entonces todos los días, durante cuatro años, mis amigos me hicieron los mismos chistes:

‘Te caíste de cabeza en una cancha de tenis’.
‘-¿De qué cuadro es hincha Juli? -Del Colo-Colo’.
‘Estás prendida fuego’
‘Touré’.

Ese último, les ahorro el googleo, es un jugador de Costa de Marfil que se llama ‘Kolo’.

Más adelante se dio a conocer una cumbia que hablaba de una chica colorada con un pelazo pero muy sucia. Porque, sí, ahora está de moda y todas salen de la peluquería con la cabellera en llamas. Ahora, Ed Sheeran y Ron Weasley pueden ser sex symbols. Ahora en las entregas de premios a las actrices de Hollywood les hace juego el pelo con la alfombra y red is the new black pero, durante años, algunos atajamos toneladas de bullying. AÑOS.

Lo que pocos saben es que somos mutantes. Ajá, si el profesor Xavier hiciera un scouting para sumar a un X-Men, a vos y a tus bucles morochos no les daría ni cabida (letra chica: no somos mutantes-mutantes, pero sí portadores de un alelo, a.k.a. ‘variante de un gen’ bastante atípico, pero ‘Casa del Profesor Xavier para Alelos Poco Frecuentes’ suena re poco atractivo).

Menos del 2% de la población, pero bancando los trapos hace un montón.

Hace cuánto exactamante, igual, está medio inconcluso. Algunos atribuyen el nacimiento de este alelo a la época de Neandertales, otros dicen que tiene punto de partida con las comunidades celtas, germánicas, fenicias. También, del otro lado, están los derrotistas que te firman que dentro de algunos cientos de años seguramente nos extingamos. Bien, vamos por partes.

Eso que da color a nuestro pelo (y piel y ojos), sea corriente como el de ustedes o fantástico como el nuestro, se llama melanina. El gen MC1R (alojado en el cromosoma 16) dicta qué tipo de melanina se produce mayormente: la opción más activa se llama eumelanina, y termina en canto de pasión y arena; si es feomelanina -más inactiva y la asociada a nuestro alelo de interés-, nos vamos a camuflar mejor en la nieve. Los pelirrojos recibimos ésta última, por eso la mayoría tenemos ojos claros y piel muy blanca. Sí, también hay carga genética para los rubios, pero, primero, responden a una lógica re distinta y que recién empezamos a entender y, segundo, terminados los ‘90, a nadie le importan los rubios.

Los contras lógicos de esta baraja: daños en la exposición al Sol. Nuestra piel es más sensible a los rayos, incluso es más vulnerable a los cambios en la temperatura, por eso hay que tener un poquito más de cuidado y no tirarnos como lagartos. La buena es que este tipo de piel regenera más eficientemente la vitamina D, dato no menor al investigar por qué cuerno no desaparecimos del mundo. En esta misma línea, tenemos menos tolerancia al dolor y encima para doparnos se necesita más anestesia que para el resto de los mortales. De hecho, un estudio encarado en 2009 puso de manifiesto que a nosotros la visita al dentista nos genera mucha más ansiedad, y por eso le somos más esquivos. Posta, alguien se molestó en hacer ese estudio.

Pero, ¿cómo trazamos la colorabilidad familiar? Como todos: los bebés colorados heredamos dos copias de cada gen de nuestros viejos. Eso quiere decir que tenemos dos copias de MC1R (mirá, mamá, ¡sin calculadora!), y lo interesante acá es la dominancia, que quiere decir que, cuando un individuo tiene dos alelos distintos, uno puede ser visible y el otro permanecer latente (o sea que hay uno dominante y uno recesivo). En el caso de los colorados, para vernos rojizos debemos no sólo tener nuestra versión loca del MC1R sino NO tener otra diferente. Si dos pelifuego tienen un bebé, no hay mucha vuelta que darle. ambos papás con su alelo repetido MC1R le pasan ese al bebé. Pero, BREAKING: no hace falta que seamos hijos de colorados para ser colorados.

Supongamos que tu vieja es morocha y tu viejo castaño, ¿qué onda?, ¿el nene me puede salir colorado o alguien tiene que pedir explicaciones? Resulta que se puede, si tenemos en cuenta un patrón de herencia conocido como [patrón] autosómico recesivo. Los papis (he sido mordida por una maestra jardinera) tienen una versión colorada y una versión no colorada del MC1R. En ambos casos, la coloradez permanece oculta bajo la expresión de los alelos morocho y castaño, respectivamente. Pero, aunque no lo veamos, el colorado siempre está, y se expresa en la segregación de alelos cuando se generan las gametas. O sea que papá castaño puede tener espermatozoides portadores de alelo colorado o castaño, y mamá morocha puede tener óvulos portadores de colorado, o morocho.

La probabilidad de que en los dos ‘pasen’ la mutante es de 1 en 4. O sea que cada pibe de padres no pelirrojos (pero portadores de pelirrojez latente) tiene un 25% de chances de serlo. Digamos que los gritos van a tener que postponerse hasta rastrear a un par de abuelos colorados puertas adentro que justifiquen alelos agazapados durante toda una generación. Bastante ninja la genética del pelirrojo.

Otra de las causas de que sigamos en pie tiene que ver con la distribución geográfica. Esta vez no va de la mano con el concepto de ‘debajo del Ecuador’ (una hermosa metáfora sexual de Napoleón Bonaparte que tiempo después parafrasearía Colibritany, pero no viene al caso), sino más bien con estar cerca y lejos del mismo. Cuando la población tiene una historia hacia el centro de nuestra naranja rotatoria, tiende a ser más bien morocha y de piel oscura; y de ahí hacia los polos, aparecemos los más blanquitos. Si a eso le agregamos las condiciones particulares de nuestra geografía e historia migratoria, entre los ‘lejos del ecuador’, los del Norte terminan siendo muchos más. En Escocia, por ejemplo, el 13% de la población es colorada, y el 40% lleva escondido el gen recesivo. Irlanda tiene números parecidos y después viene Marruecos. Producto de las olas migratorias llegamos a todo el mundo, y voy a hacer un punto aparte porque estoy a *esto* de tocarte el timbre y ‘Disculpe, buen hombre, ¿tiene un minuto para hablar de pelirrojos?’.

Con respecto a las pecas, además de ser pequeños imanes de besos varios, tienen lugar por una distribución desigual de melanina en la piel que produce grumitos que se oscurecen cuando expuestos a la luz del Sol y, de igual forma, desaparecen cuando no la reciben. Por eso en invierno parece que nos pasamos quitamanchas por la cara. Importante: nadie nace con pequitas. Importante II: no son exclusivas de los pelirrojos, ni viceversa. Lo que sí son es más notorias con un fondo blanco. Como todo lo que nos pasa en la piel a los que tenemos capacidades pigmentarias diferentes.

Okey, antes de ahondar en si somos piedra o qué, una cosita: lo único que trae mala suerte es ser supersticioso. Establecido eso, te cuento que además es una idea de hace miles de años, mucho antes de que Emma Stone,  Scarlett Johansson o Rosita de Pasión se unieran a nuestras filas. La leyenda dice que, como los principales enemigos de los romanos eran de pelo naranja (celtas o galos), se los empezó a ver con malos ojos. La contraleyenda, seguro popularizada por algún fosforito, asegura que Roma era algo exotista para con los pelirrojos, los veían como piezas de arte o distintivos de la cultura, y por eso pagaban precios más altos por esclavos con este color de pelo, o incluso teñían a algunos para exhibirlos como una suerte (guiño) de trofeo.

No sólo se nos acusó de yeta, también supimos ser brujas y vampiros. Se ve que convivir con lo distinto no se usaba mucho hace algunos siglos. Como ahora, pero con un 98% más de hogueras.

Encima, si un pelirrojo quisiera teñirse de otro color, sea cual fuere, le resultaría difícil. Primero porque se lo condenaría por hereje, y segundo porque nuestro pelo es más testarudo a la hora de tomar tintura. Debería sí o sí decolorarse antes, cosa contraindicada especialmente para nosotros, que solemos tener pelo, como piel, más frágil. La buena: casi que no tenemos canas. La pigmentación nos dura más que a los rubios, morochos, o castaños. Si bien se va ‘apagando’, demora mucho en cambiar/perder su color. Así que seremos la envidia de todos los abuelos en el geriátrico, nomás.

Mil y pico palabras después, mi parte preferida: ¿por qué hay hombres morochos o castaños con barbas pelirrojas?

A ver, todos los genes influyen e interactúan entre sí, y, mal que les pese a los genes maestros, no hay un gen autoridad máxima, un Señor Gen, un Lord de la epistasis. Incluso los mismos genes se expresan de forma diferente según la persona, porque no sólo hay que considerar qué pigmento te toca sino también la cantidad que se expresa en cada pedacito del cuerpo. Si alguno de tus papás te enchufó una versión mutada del gen del que hablamos arriba, te puede salir pelo rojo en la barba, las axilas, la nariz.

Los de la nariz cortátelos, hacenos el favor.

El punto es que no hay una receta general y única. Por suerte. Y si no sos pelirrojo, tené en cuenta que nada te garantiza que no se te cuele un poquito de feomelamina extra en la concepción del primogénito. Igual, te prometo, somos buena gente, funcionamos bien. Si sí sos, no sé, vayámonos a Irlanda a perpetuar la especie, que encima la birra allá es riquísima, y homociguearnos los unos a los otros es la única forma de que seamos un montón.

Mutantes, bitch.
*mic drop*

Ilustración:  Cristian Báez