130.-Sesgos

Rápido y Sucio

Mi novia se iba un par de días a la casa de sus viejos y yo tenía que darle de comer a su gata. Antes de subirse al bondi me dio sus llaves y yo, que me conozco, las puse en mi llavero porque sabía que de otra manera me las iba a olvidar en casa. Unas horas después, ella, que también me conoce, me escribió para preguntarme si había ido. ‘Desconfiada, traidora, ¿no creés en mi palabra? ¿Podemos tener una relación si uno de los dos no confía en el otro?’ pensé, mientras salía para su casa porque, OBVIO, me había olvidado. Agarré la bici, las llaves y me fui.

Ya esquivando autos vi mi parecido con Leonard, el de Memento. Aceptarme antimateria de Funes implica que tengo que tomar precauciones, porque ser de memoria frágil (como le digo yo) o ser un boludo (como le dice ella, y mi vieja, y mi hermano, y mis amigos) tiene sus dificultades.

Conocer nuestras limitaciones está bueno porque nos permite tenerlas en cuenta, prestar más atención para no trastabillar o crear estrategias externas para compensar. Y para eso, para refregarnos nuestros hipitos cognitivos, están Tversky y Kahneman. Estos dos tipos desarrollaron un programa de “heurísticos y sesgos” y no, no son los dos nombres de payaso más raros de la historia; aunque, el día que aparezca un cartel de ‘Heurísticos y Sesgos’ en Carlos Paz, será señal de que ganamos.

Los procedimientos heurísticos son estrategias para la solución de problemas que, en contraposición con los procedimientos algorítmicos, no prometen una solución correcta. Tomar un enfoque heurístico significa resolver un problema usando juicios intuitivos, basados en información incompleta, en experiencia acotada o en conocimientos que pueden estar un poquito flojos de papeles. Vendrían a ser atajos que usamos para resolver rápidamente problemas que, para solucionarse de manera estricta, correcta y precisa, necesitarían manejar demasiada información al mismo tiempo. El tema es que nuestra memoria caché es bastante triste, y todo no se puede.

O rápido, o bien. Y el que pueda hacer las cosas rápido y bien, que arroje la primer piedra, que me la arroje directo a la mano y que lo haga YA.

Entonces, usar estos procedimientos heurísticos implica el riesgo de meterles sesgos, que vendrían a ser algo así como si en vez de tropezar sólo dos veces con la misma piedra, te la pusieras todos los días, a la mañana y a la noche. Un sesgo es, entonces, un error que se vuelve sistemático, como comerse un kilo de helado cada vez que Netflix sube temporada nueva de Adventure Time o salir con bajistas.

Hay un montón de tipos de sesgos, pero los 3 más comunes son el de representatividad, el de accesibilidad y el de ajuste y anclaje. Bah, por lo menos son los 3 que más conozco. O en los 3 que más me encontré. O los 3 que más recuerdo. Pero capaz estoy sesgado.

Como soy humano, una de mis actividades preferidas es generar estereotipos y asumir que funcionan siempre, y eso hace que el sesgo de representatividad sea una de las cosas que más me llevan a pifiar. Ponele que estamos hablando de un tipo atlético, musculoso, que juega muy bien al fútbol y sale con una flaca que raja la tierra. ¿Qué es más probable? ¿Que sea jugador de la primera de River o fletero?

La descripción realmente no aporta ninguna información (o sí, pero re poca), y entonces yo voy, saco mis conclusiones, le pido una foto y la subo a cuanta red social tengo a mano, aunque no me guste el fútbol y no tenga idea de lo que hago.

Ahora, si en vez de pensarlo rápido y furioso lo pensara ordenadito y lento, me encontraría con que hay números que sí me pueden ayudar a mejorar mis capacidades deductivas, mi querido Watson. La solución es tirando a obvia cuando la ordenás: los jugadores de la primera de River deben ser 30, más o menos, mientras que los fleteros son, aproximadamente y en estadísticas del año 2010, una banda. Entonces es más probable, por lejos, que el tipo sea fletero.

Para que algo o alguien sea representativo de una categoría se necesita que ese algo o alguien sea un ejemplo típico. Así, el martillo es el ejemplo más ‘típico’ del concepto de herramienta, y Moria Casan no es casi nada representativa de la categoría abuela. Cuando la solución a un problema necesita un procedimiento estadístico y en vez de eso tomamos la salida rápida pensando ejemplos típicos estamos metiendo la gamba en el charco del heurístico de representatividad. Estamos asumiendo que todos los elementos del grupo pueden representarse en un puñado de características, y entonces cualquier cosa con ese puñado de características definitivamente tiene que pertenecer a ese grupo. MAL, cerebro. MAL.

130.-Sesgos-03

El segundo pifie lógico al que somos adictos es el de accesibilidad. ¿Es más probable encontrar palabras en inglés que tengan la R como inicial o en la tercera posición de una palabra?

Sí, hubo gente que se puso a mirar palabras y palabras y palabras y se dio cuenta de que en inglés hay 8 consonantes que aparecen más seguido en la tercera posición que en la primera, y entre ellas está la R. Pero a nosotros se nos hace más fácil buscar palabras por la inicial y traerlas a la memoria y entonces mucho run, rain y el ya mencionado river, y poco afraid, agree y airport, pero que sea más fácil de recordar no significa que objetivamente sea más recurrente en la realidad.

Este heurístico se da cuando se evalúa la frecuencia de una clase o la probabilidad de algún acontecimiento según la facilidad con la que lo evocamos, o sea, cuando pensamos que es más probable que pase algo porque en realidad es más fácil para nosotros acceder a su recuerdo y no en base a datos reales. Pero, por ejemplo, sabemos que se recuerda con mayor facilidad un suceso que nos haya dejado una impresión fuerte, entonces pasa que ‘no, mejor no miremos una de terror que a la noche no puedo dormir por el miedo’, como si la tasa de ataques producidos por monstruos nocturnos cambiara según el género de la película que hayas elegido. Todos sabemos que esa tasa se mantiene invariablemente alta. Y por este mismo heurístico se caen las acciones de las compañías aeronáuticas cuando bajan un avión en Ucrania. Porque, aunque la probabilidad de un accidente aéreo en Chile-Brasil no se mueva ni un poquito, se percibe como más probable que vuelva a pasar mientras el recuerdo siga siendo muy recuperable.

130.-Sesgos-02

Lo bueno es que siempre hay una oportunidad para discutir el rol de los medios, y esto se vuelve interesante si pensamos que, si por alguna vía se nos pudiera ametrallar a información, presentándola atípica o anecdóticamente de manera recontra intensa y recurrente, se podría crear un estereotipo, volviendo típico de una categoría al ejemplar que quisieran, alimentando el sesgo y salteándose todo el bardo de comprobar su posición con estadísticas bien chequeadas que mostraran que no es tan cierto todo lo que se dice. Claro que nada de esto nos recuerda a los medios actuales. Nada. NADA.

Nuestro tercer tropezón típico es el que llamamos ‘de ajuste y anclaje’ y, de nuevo, tiene que ver con cómo procesamos la información. Imaginemos dos secuencias numéricas: 8x7x6x5x4x3x2x1 y 1x2x3x4x5x6x7x8.

Si se le pide a un grupo que estime en 5 segundos el resultado de la primera secuencia y a otro el de la segunda, las medias de los resultados obtenidos en cada grupo son terriblemente diferente. Para ser exacto, 2.250 para la primera y 512 para la segunda. Está bien, todos estuvieron lejos porque el resultado es 40.320, pero es interesante ver cómo un mismo problema planteado de maneras diferentes puede tener también resultados muy distantes. Y eso pasa porque algunas veces hacemos estimaciones a partir de valores iniciales y sin tomar en cuenta el todo, y ajustamos más o menos ese valor para llegar a una respuesta, pero los ajustes suelen ser insuficientes y entonces la respuesta está distorsionadísima.

130.-Sesgos-01

Hoy sabemos que estos atajos, si bien nos ayudan a resolver una pila de situaciones cotidianas de forma rápida y acertada, tienen como costo el riesgo asociado de producir sesgos importantes y bocha de conclusiones apresuradas. Saber que no tenemos una lógica precisa y blindada nos puede abrir los ojos para ser más críticos de nuestros pensamientos y, más que nada, de los que nos llueven desde afuera. Al final del día, reconocer, aceptar y estar pendientes del hecho de que no somos tan infalibles como creemos, nos puede llevar a entender que, en una de esas, la próxima vez que aparezca la misma piedra elijamos patearla, como siempre, o levantarla, a ver qué se esconde debajo.

 

 

http://web.udl.es/usuaris/esi2009/treballs/P1_44.pdf
http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/electivas/090_comportamiento/material/tp_heuristicos_tomadecisiones.pdf
Paper: Los sesgos cognitivos en la toma de decisiones. Cortada de Kohan (2008)
Libro: Lecturas de psicología del pensamiento. Razonamiento, solución de problemas y desarrollo cognitivo. Caps 4 y 9. Comp. Carretero y García Madruga.




Hay 56 comentarios

Añadir más
  1. Marcos

    Excelente nota! Muy muy buena. Con esta frase entendí todo: “Bah, por lo menos son los 3 que más conozco. O en los 3 que más me encontré. O los 3 que más recuerdo. Pero capaz estoy sesgado.”

    Y me gustaría presentar un proyecto para poner esto como el nuevo deporte nacional: “una de mis actividades preferidas es generar estereotipos y asumir que funcionan siempre.”
    Bah, o capaz es un estereotipo mío y estoy asumiendo que funciona!

    Muy bueno che!

  2. Mauro

    Muy buen artículo. El sesgo con el que más me estoy topando últimamente es el de confirmación… demasiada discusión política.

    Vale destacar que la heurística nos ayuda a encontrar soluciones a problemas sumamente complejos que de otro modo serían imposibles de resolver. Desde la computación. es enorme la cantidad de algoritmos que utilizan la heurísitica para encontrar soluciones razonables a problemas que por fuerza bruta (cotejando todas las posibilidades) serían imposibles. Asumo que habrá algún neurocientífico que me podrá corregir si pifio, pero imagino que los procesos que utilizamos para reconocer rostros o todas esas acciones que asumimos como simples están plagadas de heurística.

    ¡Gracias y abrazo!

    • Neon_Knight

      JAAAAAAAAAAAAA, ese es el más común, el de creer solo en aquello que encaja con lo que uno ya asume como verdadero e ignorar todos los demás, y no está limitado solamente a la política. Y si además de tener sesgo lo defiende con excusas como “yo pateo la calle”, ¿llega al nivel de caradurez?

    • Matías Scavuzzo

      Atento al caso y tu postura disiento con ella. Cabe aclarar que en toda ciudad (grande) argentina hay más profesionales del fútbol que fleteros. PERO, no todos son profesionales de la primera de River como se postula en el artículo.

      Salutaciones!

    • Nahuel Soriani

      Conocerlos hace que caer en sesgos sea un poco menos inevitable, pero tampoco te asegura ser una máquina lógica y racional. Además son un montón, no solamente estos tres y prestarle atención a todos todo el tiempo te secaría el cerebro muy rápido y te dejaría sin amigos.

      • Neon_Knight

        De ahí que a mucha gente le molesten las personas “demasiado lógicas”. (Pregunta de sitio de citas: “¿Te molesta la gente que es demasiado lógica?” “Si/No”, sin “(?)”) Lo cual es cualquiera.

  3. MUYI

    Entonces….. Aportando al final.. hay que bajar un cambio cerebral y pensar más detenidamente antes de decir alguna pelotudez

    Cosa que siempre supe y nunca hice.

      • Maxi

        y… pero esta página funciona más o menos así: te va mostrando cosas nuevas que ni se te cruzaban por la cabeza que a la vez te hacen ver que hay todavia más cosas de las cuales no tenés idea y así sucesivamente hasta el infinito y más allá.. (malditos gatos, por eso acá en Rosario los comemos)

  4. Elvio

    Una nueva muestra de excelencia intelectual de la gente de El Gato y la Caja. Muy buena nota, y muy adecuada para hacer un análisis de lo que nos pasa como sociedad en la política. Felicitaciones.

  5. Any

    Muy buen artículo!! Andaba haciendo falta este tema en el gato. Gracias!

    Por ahí hubiera estado bueno que desarrollaras un toquesín más el de anclaje, ya que es re común, y está bueno conocerlo para defenderse de las enañosas y estratégicamente organizadas góndolas del súper.

    :)

  6. marcela

    Perdón si soy insolente pero me mareó tanto ejemplo, tuve que volver atrás en la lectura varias veces para seguir el hilo del texto…

    gracias…

    • Nahuel Soriani

      Sí, los economistas usan un montón estos aportes. Tanta que a Kahneman, siendo psicólogo, ganó un Nobel de economía. Saludos!

  7. Alexis

    Excelente articulo. Soy estudiante de quinto año de psicología y me gusto mucho como lo explicaste. Ojala los artículos de esta pagina pueda tener buena difusión para que podamos pensar de manera critica y mejorar como sociedad o al menos ser cada vez menos ignorantes.

  8. Emi

    Excelente!. Estaba esperando un articulo sobre nuestros sesgos cotidianos y la importancia de conocerlos para llegar a conclusiones no tan erradas.
    Me hubiese gustado algunos ejemplos mas, sobre todo con respecto al sesgo de confirmación (muy común en todos).
    Deberían incluir lógica en la primaria y algunas herramientas para reconocer este tipo de errores que todos cometemos.

    Saludos! Sigan así, son grandes!

  9. Chayanne

    Estoy en condiciones de afirmar que este es el mejor articulo sobre sesgos del mundo… o quizas el primero que me viene a la mente

  10. Cacho

    Muy bueno Nahu! Con gran sentido del humor y claros ejemplos pudiste comunicar algo importantísimo y con muy bajas probabilidades de ser conocido por el resto de tus congéneres.
    Mi única duda es: como era el nombre gel mago? Heurístico? Los Sesgos, son como los enanos?

  11. Eloy

    Me venía gustando mucho, pero cuando veo el enlace a Pez descorché una champagne. Aplausos!
    Consulta: La gata de tu novia murió de inanición ¿no?

  12. Joaquín

    Amé el artículo. Soy uno de esos cuadrados hiperlógicos que constantemente intentan (y escasas veces logran) eliminar los sesgos propios ajenos. 8 años en la facultad de Ingeniería y 3 en la cátedra de Estadísticas me convirtieron en un monstruo, pero veo que no estoy solo.

  13. Maxi

    Llegué aquí por el link de una amiga en FCBK. Comenté sobre mis impresiones al respecto y me contestó que les escriba a los gatos, así que transcribo lo dicho allí, para no andar opinando a espaldas del autor:

    ————————–
    COMENTARIO 1:
    Si le bajara un cambio en el cancherismo y le subiera un poquitín en la precisión conceptual el gato sería fenómeno. Para empezar una heurística, en el sentido Kahneman-Tversky, no es algo que hacemos sino QUE NOS PASA. La “mente” reemplaza una pregunta compleja por otra más simple, y da una respuesta intuitiva (acciones del “Sistema 1”). La analogía que le gusta a Kahneman son las ilusiones perceptivas como la de Müller-Lyer (sabemos que las líneas son idénticas, pero no podemos evitar percibir una como más larga que a otra). Respecto a la representatividad, falta enfatizar, a mi gusto, que el problema no es tanto el pensar por estereotipo, sino la incorrecta ponderación de tasa base y calidad de la evidencia sobre los que se basa la inferencia (que, como dice el gato, es algo bastante humano, y he tenido ocasión de discutirlo con algún “científico” al que objeté la falta de objetividad científica de un juicio emitido, pero ni siquiera entendió qué era lo que le estaba señalando como erróneo…). Para no seguir abundando, dejo anotado, además, que disponibilidad, representatividad y anclaje son heurísticas, no sesgos. (Hay también otros psicólogos que objetan los resultados de Kahneman y Tversky, argumentando que las presuntas ilusiones cognitivas pueden hacerse desaparecer preguntando de otra manera, p ej. G. Gigerenzer).

    COMENTARIO 2:
    Me olvidé de lo más importante!! Las referencias del artículo son todas a literatura secundaria, y es una lástima, porque el libro de divulgación escrito por el propio Kahneman es una maravilla de claridad y entretenimiento asegurado para todos los que disfrutan de la psicología del razonamiento.
    ————————-

    Releyendo, creo que mis propias observaciones no están del todo ayunas del cancherismo que objeto. Tengo que mejorar mis habilidades de comunicación. No he querido editarlas para quitar lo áspero por parecerme un gallinazgo, pero solicito indulgencia por la poca cortesía. Nobleza obliga, deberé aceptar críticas igual de agrias si las hubiere. Un abrazo.

    El libro de Kahneman es Thinking Fast and Slow, que se tradujo al español en la editorial Debate como “Pensar rápido, pensar despacio”.

    • Man

      “Si le bajara un cambio en el cancherismo y le subiera un poquitín en la precisión conceptual el gato sería fenómeno.”

      Es lo que pienso cada vez que leo una nota!

      Eso no quita que igual me guste lo que escriben…

    • Nahuel

      Hola! Me disculpo por la tardanza pero soy bastante colgado con los mails. Cada vez que Pablo tuvo que escribirme por cuestiones relacionadas a esta nota terminó escribiéndome a twitter o face, así que puede confirmarlo.
      En fin, tus observaciones teóricas están muy bien y tenés mucha razón. Ahora, con respecto a “si bajara un cambio con el cancherismo…”, si te fijás bien no hace falta avanzar mucho en la nota para que yo mismo acepte que soy un boludo. No sé bien a qué te referís con cancherismo pero si la cosa iba por ese lado me parece equivocado.
      En cambio, si lo que llamás cancherismo tiene que ver con unos firuletes (que intentan ser) cómicos, entonces tenés razón, la nota tendría muchísima precisión conceptual, pero también tendría muchísimos menos lectores. Entonces, si mucha gente ajena a un sector lee algo y le interesa, puede seguir buscando e interiorizándose. Si ese algo es mucho más específico y complejo y no lo entiende casi nadie, entonces ese saber sigue siendo siempre para los mismos. Lo primero es la divulgación, lo segundo es hermetismo.
      Si con cancherismo te referís a otra cosa decíme y vemos, aunque reconozco que tardé tanto en responder que probablemente ni te acuerdes de haber escrito esto.
      Por último, las referencias son a textos secundarios porque son los que usé para esto en particular, es cierto que podría haber citado al libro en el cuerpo del texto, pero ya lo hiciste vos, así que gracias!
      Saludos!

    • IVE

      ”Lo bueno es que siempre hay una oportunidad para discutir el rol de los medios, y esto se vuelve interesante si pensamos que, si por alguna vía se nos pudiera ametrallar a información, presentándola atípica o anecdóticamente de manera recontra intensa y recurrente, se podría crear un estereotipo, volviendo típico de una categoría al ejemplar que quisieran, alimentando el sesgo y salteándose todo el bardo de comprobar su posición con estadísticas bien chequeadas que mostraran que no es tan cierto todo lo que se dice. Claro que nada de esto nos recuerda a los medios actuales. Nada. NADA.”

      (no habia salido la cita pero lo dije por este fragmento en particular)

  14. Diego Garber

    Muy bueno, no se si omitiste o mi entendimiento es lo suficientemente sesgado como para no encontrar ahi la heuristica que se denomina cancheramente “confirmation bias” o sesgo de confirmacion, donde interponemos nuestros propios pre-conceptos e ideales a la razon y la objetividad, llevandonos a conclusiones falaces.

    • Nahuel

      Qué pena no haberlo mencionado en el texto para poder decir que vos esperabas no encontrar el sesgo de confirmación y por eso no lo viste. Igual no, no está. Hay una bocha que no están, por ejemplo el efecto halo, que a mí me copa bastante porque es el que determina que los actores feos son malos y los lindos son buenos, que el paquete de galletitas mas piola vende más, que la persona mejor vestida consigue el laburo, etc. O sea, hay un rasgo particular (positivo o negativo) de una persona o cosa que influencia la percepción y nos hace creer que las demás caracteristicas de esa personaocosa se parecen a esa primera. Como si por ser fachero fuera más probable que seas un re jugador de fútbol, y además millonario y famoso. Bueno, a veces pasa.


Publicar un nuevo comentario