Apolo-16

Popster: Apollo 11

Después de ser diosa, metáfora, reserva internacional de queso, musa y cascote, la Luna decidió que finalmente era el momento de ser suelo, y nos recibió como especie.

El 16 de julio de 1969, el Apollo 11 logró faltarle el respeto a la gravedad y arrimar a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael ‘Designated Driver’ Collins hasta la segunda piedra gigante más famosa del Universo, siguiendo de cerca a la Movediza de Tandil.

Después de 4 días y de recorrer un par de cientos de miles de kilómetros, Buzz y Neil encontraron espacio para estacionar el Módulo Lunar en el Mar de la Tranquilidad, donde bajaron a estirar las piernas y probar que Galileo tenía razón con la jodita de que todos los objetos caen con la misma aceleración, independientemente de su peso. Cosa que probaron usando solamente una pluma y un martillo (y un viaje de cientos de miles de kilómetros).

Michael, a todo esto, orbitaba la Luna en el Columbia, la ñata contra el vídrio, en un azul de frío que sólo fue después viviendo igual al mío.

Después de solamente 2 horas y 31 minutos, Buzz y Neil volvieron al Eagle y despegaron para reunirse con el Módulo de Mando y encarar una vuelta larga con 21 kilos y medio de rocas lunares y la seguridad de tener que pasar el resto de su vida jurándole a un enjambre de foristas de internet que sí, que posta habían hecho todo el viajecito.

 

Toda la saga #Apollo11, acá: http://storify.com/ElGatoyLaCaja/apollo11/




Hay 6 comentarios

Añadir más
  1. Gabi

    Ya que esto de la luna, el viaje y el queso son paparruchada, estaría bueno que reivindiquemos el día del amigo con otro hito histórico, digo de pronto me parece…
    Soy re fan gatos, muy lindo todo!

  2. Enrique Alfonso

    Lo escuché por la radio, supongo que en vivo, contaba entonces con escasos 6 agostos… para 7.
    Al margen de todos los dimes y diretes este hito histórico cambió la mirada de varias generaciones hacia la ciencia y principalmente para la didáctica de las ciencias, que por entonces andaba en pañales… Unas cuantas décadas después tenemos el agrado de tener una didáctica más crecidita y podemos debatir con los estudiantes alguna que otra cosa más y pensarnos con más posibilidades de democratizar la ciencia y corrernos del modelo tecnocrático…
    Gracias por armar la caja, si el gato está o se fue a la luna, es lo de menos…


Publicar un nuevo comentario