Sección 2

POSVERDAD CASUAL

POSVERDAD CASUAL

En la sección anterior, hablamos de cómo sabemos lo que sabemos. El objetivo era plantar una bandera clara y contundente en que la verdad existe, en el sentido práctico que venimos usando, y en que tenemos herramientas metodológicas para encontrarla. Sí, es difícil. Sí, es confuso, complejo, y debemos poder aceptar que nunca llegaremos a una certeza absoluta. Pero esa falta de certeza total no debe llevarnos a creer que entonces no sabemos nada y que hay tantas realidades como personas en este mundo.

Lo que sabemos de cualquier cosa nunca es total. Aun en el mejor de los casos, esa información es incompleta, ruidosa y, además, muchas veces, no la sopesamos y evaluamos adecuadamente. Y cuando la difundimos (en Internet, en la mesa familiar o en la peluquería) filtrada por nuestra propia opinión, le agregamos ruido adicional y muchas veces contribuimos a la confusión, a la duda irracional. En este caso, no hay intención de engañar. Aun así, sin querer, aumentamos y difundimos cosas que no son ciertas. Cada vez que nos llega un rumor interesante, polémico o divertido y lo contamos sin confirmarlo; cada vez que, en vez de analizar un hecho de la manera más objetiva posible, nos influye más quién nos lo hace saber o si concuerda o no con lo que ya creíamos; cada vez que se nos borran los límites entre quiénes son expertos en un tema y quiénes no, estamos contribuyendo al problema.

En este caso, son nuestras actitudes y comportamientos los que terminan generando y propagando, involuntariamente, una situación de posverdad en la que somos víctimas y victimarios a la vez. Todos somos un poco responsables, con el riesgo de que, entonces, ninguno de nosotros se sienta realmente responsable. Sin nosotros como agentes activos e involuntarios de posverdad, la versión intencional de posverdad no podría ocurrir. Así, estas dos caras de la misma moneda son inseparables, se retroalimentan y son interdependientes.

Hay varios problemas en nuestro modo de pensar y de relacionarnos entre nosotros que favorecen la aparición de este tipo de posverdad: nuestras creencias, nuestras equivocaciones al pensar, la manera en la que nos agrupamos en tribus, la desconfianza que tenemos hacia los expertos, y el modo en el que nos relacionamos con la información a la que accedemos y que propagamos.

Necesitamos conocer mejor estos problemas para poder identificarlos, limitarlos o eliminarlos, de manera de pelear contra la posverdad casual y así, por extensión, poder hacerle frente también a la posverdad intencional.

Como un goloso frente a la heladera, vamos hacia lo que nos hace daño sin darnos cuenta, instintivamente. Para salir de la trampa, tenemos que entender nuestra propia conducta. Nadie está exento, pero empezar a entender cómo funciona, cómo funcionamos, es el primer paso para lograrlo.

SECCIÓN 02

 

POSVERDAD CASUAL

    1. Creencias y emociones

      ¿Podemos hacer un libro con un proceso 100% abierto?

    2. Pensamos mal

      ¿Cómo se relaciona la grieta con la psoverdad?¿que pasa cuando pesa mas la opinion de una tribu que una observación fiel de la realidad?

    3. Nosotros y los otros

      ¿Cómo afectaron las industrias del tabaco y el azúcar la investigación sobre sus efectos?¿Es la investigación científica vulnerable a la posverdad?

    4. Saber y saber quien sabe

      ¿Cómo conectamos con personas que piensan dramásticamente distinto a nosotros?¿Cómo se relaciona le evidencia que tenemos del mundo y nuestras actitudes y posturas respecto a él?

    5. Los caminos de la información

      ¿Cómo conectamos con personas que piensan dramásticamente distinto a nosotros?¿Cómo se relaciona le evidencia que tenemos del mundo y nuestras actitudes y posturas respecto a él?

¿Querés bancar
el proyecto?