60.-Loco-un-poco

Loco un poco

Somos, a veces, seres esencialmente binarios. Tendemos a polarizar todo sabiendo que, por lo general, las cosas son más complicadas que ‘blanco o negro’. Esto suele pasarnos como sociedad cuando hablamos sobre drogas; a menudo nos atraviesa esa sierra de carnicero que genera dos nuevas tiras de individuos: los que jamás consumieron drogas (sanos según ellos, caretas según los otros), y los que, en mayor o menor medida, usan o alguna vez usaron drogas (copados y abiertos según ellos, drogadictos según los otros).

El primer error es pensar que todas las drogas* son lo mismo o que afectan a cada persona por igual. Así como a todos nos cae distinto el nuevo del laburo o el cuarto de libra con queso, diferentes drogas pueden afectar de manera particular a cada individuo. Sin embargo, podemos intentar estudiar en términos generales las consecuencias positivas y negativas que cada una de ellas tiende a generar.

Hoy en día es común encontrarse en una fiesta, juntada, recital, reunión de consorcio o kermés y que, además de alcohol, circulen todo tipo de sustancias, ilegales por lo general. Sin adentrarnos en lo ridículamente hipócrita y arbitraria que es esta categorización, la realidad es que conocemos poco sobre el impacto que el consumo de muchas de esas drogas tiene a mediano y largo plazo. Conocer no implica necesariamente usar ese conocimiento. En mayor o menor medida, todos somos conscientes del daño que provocan el alcohol o el cigarrillo, y sin embargo su consumo es masivo (y legal). Pero podemos elegir. Podemos agarrar los datos de las investigaciones (y el registro de nuestra propia base de datos de resacas) y entender, por ejemplo, que el consumir alcohol trae consecuencias negativas al otro día y a largo plazo. Toda esta información nos da la libertad de elegir (o no) el uso de una sustancia que tiene muchas consecuencias negativas, más allá del obvio entretenimiento y del empujoncito para hablarle de una vez por todas a la persona que te gusta.

Dado el enorme riesgo personal y a terceros que trae aparejado el consumo de alcohol, una alternativa absolutamente segura y saludable para alguien que deseara alterar su conciencia por un rato podría ser alejarse de la barra, apostarse en una esquina y armarse un buen dedo de momia que lo deje sanamente loco. Bueno, no.

Quien diga saber mucho sobre las consecuencias del uso de marihuana a largo plazo está mintiendo, básicamente porque se sabe poco. Si lo comparamos directamente con el alcohol vamos a encontrar que sí, que en prácticamente todos los aspectos el alcohol es peor: es mucho más tóxico, tiene un mayor potencial de generar adicción, tiene —hasta donde se sabe— muchísimas más enfermedades asociadas; por donde se lo compare, sus consecuencias individuales y sociales son claramente peores.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero que saltar del piso 7 haga más daño que saltar de un piso 3 no quiere decir que tirarte desde el tercero no vaya a concederte un par de fracturas. Si bien en los últimos años han aparecido investigaciones que sugieren potenciales beneficios medicinales de los cannabinoides (THC y CBD, principalmente) −por ejemplo, en el tratamiento del dolor crónico, la espasticidad en esclerosis múltiple y en algunos efectos adversos de la quimioterapia−, no existen grandes razones para pensar que, si uno anda vivito y coleando, fumarse un porro sea algo saludable. Por supuesto que los estados de euforia, relajación, ‘colgar’ y los cambios en la percepción para algunos pueden resultar beneficiosos en ciertas ocasiones. Pero ahora también sabemos que quedar reloco no es gratis, sobre todo si sos adolescente y lo hacés de manera frecuente.

Para empezar, en el caso de consumir marihuana en forma de porro o ‘charuto’, el sólo hecho de inhalar humo daña los pulmones y las vías respiratorias (aunque la probabilidad de contraer cáncer de pulmón por fumar marihuana es baja). Por otro lado, algunos estudios muestran que el consumo de marihuana afecta negativamente al sistema inmune; además, podría alterar la producción de esperma y el ciclo menstrual. También, al ser una sustancia que distorsiona la manera en la que pensamos y nos comportamos, el consumo de marihuana duplica las probabilidades de sufrir un choque de tránsito.

Los efectos adversos, de nuevo, varían según la persona, la frecuencia del consumo, la forma de consumo y el tipo de marihuana consumido (no es lo mismo la convencional, que una variedad de alta potencia con mucho más THC), pero pueden incluir paranoia, alucinaciones, aumento del ritmo cardíaco, depresión, cansancio e irritabilidad, además de voraces asaltos a heladeras. No hace falta ser nutricionista para entender que el porro engorda. (N.d.E.: esta frase nos dejó pensando tanto que escribimos una nota entera sobre el tema, porque parece que la cosa es más complicada que eso)

Una de las preocupaciones más grandes de la comunidad médica y política acerca de la marihuana es la probabilidad de que desencadene en los jóvenes alguna enfermedad mental grave e irreversible. La realidad es que existen motivos para justificar esta inquietud, aunque también una gran exageración. Para ponerlo en perspectiva, la mayoría de las personas que consumen cannabis tienen más probabilidades de desarrollar una adicción que una enfermedad mental grave como la esquizofrenia. Sin embargo, para aquellos que tienen alguna predisposición genética, el riesgo de que el cannabis desencadene un episodio de psicosis es mayor que en el resto de la población. Al igual que con el cáncer o cualquier otra enfermedad con un componente biológico importante, el riesgo de padecer psicosis o esquizofrenia se construye desde los cimientos genéticos y las experiencias que tienen lugar en nuestras vidas, y el THC está en la lista de cosas que pueden inducir un episodio psicótico. Digamos que el cannabis no representa por sí solo un riesgo, a menos que esté asociado a una predisposición genética en un momento determinado de la vida.

Pero lo más loco —quizás lo más grave— es ver cómo el porro pasó de ser un tabú subversivo a ser mega cool, especialmente entre los más jóvenes. Y no es más grave desde el ‘porque sí’, desde la autoridad tirana de un adulto gorra cobani. Es más grave porque así lo demuestran las investigaciones. A diferencia del adulto, el cerebro de un adolescente todavía se está desarrollando. En este sentido, los efectos negativos que pueden tener a largo plazo sustancias que lo afectan son mucho más pronunciados, particularmente en la probabilidad de generar adicción. Las investigaciones demuestran sistemáticamente que hay diferencias estructurales en el cerebro de jóvenes que fuman marihuana de manera más o menos frecuente (un par de porros por semana) en comparación a los que no. En estos estudios, los que fumaban tenían anormalidades en regiones relacionadas con los mecanismos de recompensa, emoción y adicciones (principalmente el núcleo accumbens y la amígdala), y estas diferencias eran más marcadas en los individuos que declararon un mayor consumo. Es decir, el consumo temprano de marihuana puede afectar la estructura de varias regiones del cerebro y la forma en que las neuronas se conectan y comunican entre sí, generando un deterioro neuropsicológico. Y no nos olvidemos del temita de la memoria. Este asunto también se discutió bastante en un principio, pero cada vez más investigaciones revelan los mecanismos a través de los cuales la marihuana afecta la memoria, en particular la memoria de trabajo.

Entonces, ¿el porro hace daño? Sí, sin dudas. Ojo, también el sol al mediodía, los ruidos intensos, el estrés, las frituras, y potencialmente andar en moto o cruzar la calle. En mayor o menor medida, vivir es intrínsecamente peligroso. El tema es informarse, conocer los riesgos y beneficios de todo lo que hacemos y consumimos. Para poder elegir. Para no creer que un trago es menos nocivo que una seca, pero tampoco pensar que la marihuana abraza tu fisiología con amor inocuo por el simple hecho de ser una plantita.


*A pesar de que, por cuestiones de practicidad, usamos este término en toda la nota, la idea de ‘las drogas’ encierra un concepto estigmatizante y extremadamente poco preciso, ya que esta palabra no sólo abarca un grupo enorme de compuestos químicos que hacen una infinidad de cosas (como los antibióticos o el ibuprofeno), sino que además su uso genera una ilusión en la población general de que el alcohol, el tabaco o la cafeína, por ejemplo, no forman parte de la abultada montaña de sustancias que identificamos como ‘las drogas’. Lo correcto sería usar el concepto de ‘sustancias psicoactivas’, que abarca aquellos compuestos químicos capaces de cambiar el modo en que funciona la mente, como alterar las sensaciones de dolor y placer, el estado de ánimo, la conciencia, la percepción, la capacidad de pensar y de ser creativos, el estado de alerta y otras funciones psicológicas.

 

Nota del 2/2/2015

Un nuevo estudio publicado en enero de 2015 no logró replicar los resultados que indicaban cambios en el tamaño y la forma de varias estructuras del cerebro asociados al uso de marihuana. El problema con estos trabajos es que no es fácil controlar ciertas variables como el consumo de alcohol, el inicio en el consumo de marihuana, la educación, el nivel socio-económico y otros factores que también afectan estructuras y funciones cerebrales.  Se necesitan más estudios y más controles para terminar de definir si existen o no cambios volumétricos por consumo marihuana. Más allá de esto, el resto de los estudios en los que se basa esta nota sugieren que es importante ser conscientes y estar atentos a los daños asociados al consumo de esta sustancia, sobre todo si se realiza de forma tempana e intensiva.

 

http://www.theguardian.com/science/2014/jul/16/cannabis-paranoia-psychoactive-thc-mood
http://www.pnas.org/content/111/30/E3149.abstract
http://www.livescience.com/42738-marijuana-vs-alcohol-health-effects.html
http://www.livescience.com/24554-medical-marijuana.html
http://www.livescience.com/24558-marijuana-effects.html
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/add.12703/abstract
http://www.livescience.com/48171-marijuana-research-health-effects-review.html
http://www.apa.org/news/press/releases/2014/08/regular-marijuana.aspx
http://www.theverge.com/2014/6/24/5836762/the-link-between-weed-and-schizophrenia-is-way-more-complicated-than
http://www.sciencedaily.com/releases/2010/11/101124214728.htm
http://www.livescience.com/52015-marijuana-lowers-sperm-counts.html
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6090911
http://www.pnas.org/content/109/40/E2657.abstract
http://schizophreniabulletin.oxfordjournals.org/content/early/2014/07/01/schbul.sbu098.full
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21426373
http://www.jneurosci.org/content/34/16/5529.short
http://www.sciencedaily.com/releases/2012/03/120301143424.htm
 
 



Hay 88 comentarios

Añadir más
  1. Carla

    Hola Facu, en su momento lei una nota donde se comentaba sobre el estudio de los jóvenes que mencionas, y me quedó la duda de si además de correlación entre la daños y el consumo, se pudo (o si se podría, en todo caso) probar algún tipo de casualidad. Porque aquellos que se van al extremo de la supuesta inocuidad de la marihuana, suelen agarrarse de la falta de demostración de casualidad para afirmar su posición. Gracias!

    • Julian

      Si me dejás te respondo, y sino también.
      Sí se sabe que hay causalidad en algunos efectos perjudiciales asociados al consumo de marihuana. Hay un consenso mas o menos sólido en relación a que los efectos mas marcados se dan en casos de inicio de consumo antes de los 18 años (aproximadamente). En particular se ven afectadas la motivación y algunas funciones ejecutivas (memoria de trabajo y atención.
      De todas maneras hay un asunto un poco mas técnico acá y es que desde la metodología sólo se puede hablar de causalidad si se trata de un experimento, y las características de estos son: uso de grupo control y asignación aleatoria de sujetos a estos grupos. Se puede agregar también la necesidad de doble ciego. Ahora, el problema es que, al ser la marihuana ilegal en la mayoría de los países del mundo, por una cuestión ética es imposible manipular la variable independiente (consumo de marihuana) deliberadamente para medir los efectos sobre la dependiente (desempeño cognitivo, por ejemplo). Si se pueden hacer estudios cuasiexperimentales, como estudios ex post facto, etc, pero la validez explicativa no es la misma.
      Perdón si fue muy técnica la respuesta, espero que se haya entendido la idea.

    • Facundo Alvarez Heduan

      Coincido con lo que explica Julian. En casi todos los estudios en humanos vas a tener el problema de correlación y causalidad. De todas maneras, este paper en particular es bastante interesante, porque no compara sólo usuarios contra no usuarios, sino que los compara consigo mismos, haciendo un seguimiento de varios años.
      http://www.iflscience.com/health-and-medicine/regular-pot-use-bad-young-brains
      http://www.pnas.org/content/109/40/E2657.abstract

  2. Santiago

    Facundo, cada día me enamoro mas de tus artículos. Este me saco muchas risas, pensamientos, y me quito un poco las ganas de fumar y de hablar con mi ex.

  3. Hernan

    Muy buena nota,sobre todo por que no sentencia ninguna de las 2 ambigüedades sobre si el que se fuma uno esta perdido en la sociedad y si el que no se fuma nada es un careta cerrado de mente del orto, impecable lo de ustedes como siempre!

  4. MARTIN

    ¡VOS ESTUVISTE FUMANDO MARIHUANA!
    ¡No Papá! ¡Te juro que yo no….!
    IDIOTA, SOY TU PERRO.
    ¡Ehhh!¿Ahhh? Jajajajaaaa… ¡Pero que susto me diste, Firulais!

  5. leticia

    jaaa todo esto para justificar al porro…igual los banco. Te pega segun tu metabolismo, tu estado de animo o predisposicion a alguna enfermedad, pero lo que no se puede evitar es la cara de pelot&do que deja….muy buena chicos!

  6. Martin

    Hacen falta mas notas así de centradas, realmente! Por un lado los que consumen mucho cannabis viven diciendo que los estudios que demuestran efectos negativos son una mentira, y por otro lado están los que de forma paternalista te quieren prohibir todo “por tu propio bien”, sin pruebas de nada. Esta buenisimo que un cientifico haga de fiscal cada tanto y muestre que ni son todos unos enfermos, ni esta todo bien con el “callate, vos fumá”.

    • Facundo Alvarez Heduan

      Gracias. Creemos que le ciencia tiene que meterse cada vez más en asuntos como este, para poder tomar decisiones y generar leyes y normas de conveniencia basadas en evidencias y no en opiniones, creencias o prejuicios.

  7. Juan

    La última vez que fumé, terminé firmando una petición de Greenpeace para algo relacionado con bosques, totalmente estallado de risa. Eso se puede contar como un efecto beneficioso?

  8. Sarah

    Qué placer leerte, Facundo. Me encantan todos los temas que tratan acá pero más allá de eso, me gusta la manera en la que canalizan sus conocimientos para que nos llegué de una manera tan genial, cool, y sencilla a los que los leemos. Gracias por escribir :)

  9. María Clara

    Facundo:
    de verdad disfruté este post, dices las cosas con tanta gracia que el tema se hace ligero y llevadero, más allá de los tremendismos científicos (aunque bien fundamentados) que vemos a diario en las noticias. Bien por tu humor sarcástico que me hace sonreír aunque el clima, los periódicos y economía de mi país estén para suicidarse. Saludos.

  10. Sergio R.

    Objetividad, datos y también no-datos. Ciencia en bolas, que le dicen; y que muchos encontramos atractiva. Gracias muchachos! Sigo esperando las remeras y las tazas ;)

  11. Braiton Oz

    Buenísimo! La verdad que me encanta como “mundanizan” estudios científicos y como “cientifican” hechos de la vida cotidiana. Encuentran el punto medio y crean un degrade entre ambas puntas para que todos entiendan (sin importar el grado de conocimiento). Quien quiera conocer más. sabe como hacerlo.
    Excelente laburo, es una manera muy creativa de enseñar, muy al estilo de Carl Sagan, un loco lindo que nos bajaba el conocimiento del Cosmos a la simplicidad de una mesa.

  12. Enrique Alfonso

    Coincido con Florencia, no hay vez que no elija fruta… y sin drogarme ¿eh? que no es lo mío, coño… ¿A ver dónde dejé la botella de Malbec-Syrah?

    Muy bueno lo suyo. Comparto con estudiantes de profesorado…

  13. nachoman

    Este artículo me hace recordar a los discrusos que doy a algún desconcocido en el tema y fuma conmigo por primera vez, o también cuando me preparé para una conversación con mi viejo sobre el tema, la verdad que responde a muchas preguntas, solo que mi viejo me acuerdo me había preguntado algo que no supe responder con claridad: ¿y por qué entonces, la marihuana es ilegal? Ahí fue cuando pedí tregua, porque no podía responder con claridad; por supuesto me preparé para la segunda vuelta investigando sobre porque es ilegal el cannabis… todo un bambo pero si que hay respuesta para ello!!
    Soy un nuevo lector del gato y la caja y me copa, salud y sigan así!

    • Romi

      Según Brian de Family Guy en los años 30 un tipo yanqui re forrado veia como amenaza la libre plantación de cáñamo porque era empresario del papel (que como sabemos se saca del árbol talado) , así hizo lobby para que se prohibiera y el pie femenino de la especie cayó en la volteada. Algún día lo voy a tener que buscar a ver si es cierto.
      Yo siempre pensé que en una sociedad donde la productividad y la inserción en el mercado son un mandamiento de la biblia (casi) fue fácil asociar hippie = vago = antisistema = faso.

  14. renata

    Para los más jóvenes siempre es cool hacerse mierda, siempre hacerse mierda es una exageración de los adultos, no pasa nada, jeje soy re loco.
    Cuando yo iba al liceo era una boluda por no fumar porro, una boluda por no fumar cigarros, una boluda por no tomar alcohol, una boluda por estudiar, una boluda por no hacerme la rata; y eso le pasó a la gran mayoría de los adolescentes de este mundo que se hayan abstenido de hacer lo que hace la mayoría para romper las reglas y hacerse el loco. Con esto quiero decir simplemente que no me parece que los jóvenes consuman sustancias porque creen que son cool sino porque está en la base del comportamiento de la mayoría negar el peligro, negar el daño, negar la responsabilidad y el cuidado de sí mismo y del otro, en resumen, tener muchísimo miedo frente a la vida adulta, que muchas veces, si nos guiamos también por la mayoría de los adultos o del discurso imperante de los adultos, parece ser una vida de restricciones.

    Como adultos no creo que tengamos que reprobar esa actitud rebelde y vanagloriar a quienes siguen las reglas y se mantienen sobrios, vírgenes y aplicados, sino, con información, dejar claro que cuando consumís sustancias estás haciéndote tanto un bien como un daño y que la madurez no es no consumir sino hacerse cargo responsablemente de tu cuerpo y tu vida.
    Cada uno tiene que ser responsable de evaluar, poner en la balanza cuánto le da y cuánto le quita consumir marihuana, alcohol, tabaco, comida chatarra, caramelos que pican los dientes, tomar sol, hablar con el ex, arriesgarse a un bungee jump, etc.
    Deberíamos tener claro que esa decisión es personal, o debería, en lo que a mí concierne. Que uno puede elegir qué sustancias pasan la frontera de la piel propia pero que hay que hacerlo con conciencia. Eso debemos entenderlo primero los adultos, peleando contra el poder actual que demoniza las drogas escondiendo que algunos se benefician económicamente con su prohibición, y luego compartir esa sabiduría con los jóvenes.

    Nuestro cuerpo, nuestras decisiones. Informados, conscientes, responsables, para poder ser libres.

  15. Liza

    Hace un par de meses atrás, yo sentada en mi escritorio de becaria de CONICET, tipa seria, me llega un mensaje de google talk de mi novio pidiendo: “Liza, buscame ahí, en los papers, uno que diga que la marihuana hace bien” (WTF??) más información por favor? La cosa es que el tipo estaba enfrascado en un debate donde alguno le discutía que la marihuana hacía bien y él decía “no, pero si la fumás, no sos Satán” , y como no quería hablar al ped@, recurrió a su novia científica para que baje fuentes fidedignas de las computadoras del estado (por cosas como esas, mi nerd interna lo ama <3).
    Me puse a buscar, porque la curiosidad mató al gato (o no…) y me encontré con una cantidad increíble de trabajos, más que interesantes, donde se planteaban cosas que yo ni me imaginaba, como que fumarla te hace posta mal (cancerígenos y esas cosas, blah blah) pero comerte un brownie sin querer en una fiesta no te va a dejar secuelas a largo plazo.
    Me impresionó sobre todo, los estudios en cerebros adolescentes, donde el impacto es complicadísimo y muy jodido (NIÑOS NO SE FUMEN O NO VAN A PODER SEGUIR LEYENDO EL GATO Y LA CAJA), pero también los trabajos donde se investigan otros canabinoides que no son el THC que PODRÍAN revertir cánceres (muuuy recientes estos estudios, muy específicos).
    Creo que la marihuana tiene un enemigo mucho más grande que la salud y ese es el dinero. Es lucrativo vender alcohol y tabaco legalmente y marihuana ilegalmente. No es lucrativo que al que le pinte tenga su plantita en casa. Triste pero cierto.
    Sigan así, me encantan los gatos y a ellos, las cajas.

  16. Ignacio

    Facu me resulta interesante saber si los experimentos se hicieron con un método en el cual era arma un fino y que las ratas “fumen” o si la ingesta de THC per se causa los trastornos. El hecho de fumar un faso de Maria o Oregano es lo mismo aire caliente y productos de combustión que destruye el epitelio ciliado de las vías de conducción respiratorias y los espacios de ventilación.
    la verdad que no lei un paper o review donde detallen el método.
    Muy buena, la nota el ultimo párrafo tendría que ser una enseñanza de APS

    • Facundo Alvarez Heduan

      Gracias. Fijate que hay varias refes. Claramente, a los ratones no les da un porro sino dosis de THC u otros canabinoides. En humanos se toman usuarios que reportan fumar o haber fumado habitualmente cierta cantidad. Ese es uno de los grandes problemas de este tipo de estudios ya que la cantidad de THC que tiene cada planta de marihuana varía muchísimo. De todas formas, en otros estudios (como en el de paranoia que agregué ahí) sí inyectan cantidades conocidas de THC y ven las respuestas en función de las dosis. Pero en esos casos no se evalúan efectos a largo plazo.

  17. Anita

    Buenisima la nota, estudios hay de todos los tipos, lo que todavía no pude encontrar es alguna nota/documento/paper/lo que sea que explique a nivel celular como funciona la marihuana, más allá de los receptores cannabinoides. Única critica y de hincha pelotas que soy, una cosa es el thc y otra el CBD, que se dice es el verdadero componente medicinal de la marihuana y que esta en grandes proporciones en plantas de marihuana medicinal como “charlotte’s web”.

  18. zach

    “No hace falta ser nutricionista para entender que el porro engorda.” pero si fueras nutricionista, quizás hubieras leído los estudios que demuestran (o por lo menos sugieren, correlación no es causalidad) todo lo contrario. parece que el porro sirve para controlar un poco la obesidad.
    http://www.ajconline.org/article/S0002-9149(06)00817-4/pdf
    http://aje.oxfordjournals.org/content/early/2011/08/24/aje.kwr200.full.pdf
    http://www.stcm.ch/en/files/elisabeth_cannabis_insulin_ajm2013.pdf

  19. Juan

    Hola, como siempre, geniales las notas del gato… Tengo una duda: leí por ahí, hace mucho, y además veo que no se repite mucho actualmente, que el fa te hacía aca las neuronas. Todo tenía que ver con que desmielinizaba las neuronas… ¿Que se sabe de esto?

  20. Guadalupe

    Facundo, un lujo la nota! Leí algunas del tema porque me da mucha curiosidad que siga siendo ilegal, a pesar de estar tan “al alcance de la mano”. Groso, lindo léxico con el dedo de momia. Muy atrapante la nota, seguiré leyéndote. Pregunta, ¿fumás/bas?
    Saludos

  21. Marcelo

    Hola.
    Me gustó la forma descontracturada de la nota; la considero muy correcta y bien encaminada. El consumo de marihuna es muy nocivo; fumar habitualmente te distrae de tu vida tanto que cuando mirás atrás te das cuenta del tiempo que perdiste.
    A través del porro experimentas otras drogas mucho más nocivas y podés llegar a hacer de tu vida un desastre.
    Comencé a fumar de muy jóven y lo que expreso es experiencia personal y de las personas que tuve oportunidad de conocer.
    Tengo más de 50 años, mi memoria es pésima, y creo haber perdido muchos años de mi vida envuelto en cannabis.
    He fumado y a veces lo sigo haciendo con mis hijos (hablo de hijos de 28 años) y en algunas oportunidades nos ha servido para tener charlas profundas, siempre les aconsejé no consumir cocaína (es veneno).
    Hace años que practicamente no fumo, solo de vez en cuando en alguna fiesta o reunión; creo que solo así debe consumirse.
    Voy a seguir leyéndote para ver qué onda.
    Un abrazo.

  22. MArtin

    Hola, muy bueno el articulo, eso de que afecta la memoria esta comprobado? te cuento que soy consumidor de Marihuana desde los 16 años mas o menos, tengo 39 y mi memoria esta de lujo, seré un caso para discovery chanel? jaja soy colgado pero desde siempre, mi vieja es igual y nunca fumo así que deduje que es genético jaja , Saludos

  23. sofia

    A mi me paso que por no tener suficiente informacion tuve una muy mala exprincia. Particularmente me desato ataques de pánico que fueron muy fuertes durante meses. Tal vez no a todos les pase, pero es cierto que puede pasar

  24. Caro

    Me encantan sus notas, la verdad soy bastante neófita en el ámbito de divulgación científica, pero me parece genial que lo divulguen de esta forma, utilizando juegos de vocablos y alusiones sin segundas pretensiones, la verdad no es para nada monótono leerlo y es muy informativo.
    Muchas graciaaaas

  25. Gabriela

    Linda nota para mandarle a cualquiera que me haga justificar por que no fumo, sobretodo cuando me dejan de hablar por que no lo hago, no se que les parece tan divertido acerca de la perdida de percepción de la realidad, pero como hija de una esquizofrenica, puedo decir que realmente no lo es, no hay mas que esto, saludos y gracias por la neutralidad.

  26. Camila

    Desde mi experiencia personal, me pasa que me cuesta imaginar cómo hay gente a la que le pega para la depresión, ataques de pánico, etc… sé que es cierto porque he conocido gente que le pasaba… pero a mí simplemente me hace todo tan feliz. Y fumo todo el tiempo. Desde los 16. Y tengo 29. Y es una historia de amor… porque la relación daño/beneficio que genera la marihuana en mi vida… gana lejos el beneficio. Me encantó la nota, la leí porque confío en ustedes. Saludos!

    • Romi

      Para los trastornos de ansiedad generalizada y el TOC es un doble filo: te puede calmar tanto como darte el peor ataque de pánico de tu vida. No se sabe muy bien porqué, porque tampoco sabemos por ejemplo qué causa el Tourette (enfermedad que a todos los touretticos nos pega distinto… Lo único que tenemos en común todos son los tics). A propósito, hay estudios sobre gente que se le fueron los tics con marihuana, y gente que casi se muere gestualizando. De ahi que una posibilidad es que los receptores de anandamina (el CBD endógeno) tengan algo que ver.
      En cuanto a tu felicidad, no sé como sentirme porque no sé cuanto de esa historia de amor es una historia de codependencia (ni cual es el bache de neurotransmisor que está tapando) pero espero que nunca llegues al punto de no poder fumar más por algún motivo y no generar felicidad y endorfinas por tus propios medios.

  27. Juan Aranda

    La demonización de la marihuana comenzó en la depresión del mercado del algodón en estados unidos. Ya que la caña es un mejor productor de fibra y estaba por derruir el mercado. Desde entonces el alcohol tiene rienda libre en la sociedad al punto de tener tiempo de publicidad con apeal a la buena onda como hace 30 años lo tenía el tabaco.

  28. Gisella

    Me encanta el articulo y felicito mucho la redaccion, no solo por que coincido en la informacion expuesta, sino tambien por que ayuda un poco a abrir los ojos. Estoy cansada de discutir con gente que hace apologia a la marihuana (sin importarles muchas veces si hablan frente a menores de edad) como si fuera un elixir sagrado, es una plata altamente util, en muchos aspectos. Pero decir que la fumas solo por que “Es natural y lo que es natural no daña” es casi tan irracional (e ignorante) como hacerte un guiso con hojas de adelfa solo por que no tenias laurel comun en tu casa.

  29. Diego

    Muy Buena nota …. estaría interesante que te armes una con respecto a ¿Por qué necesitamos a veces generar un estado de confusión mental autoinducido? lo dijiste voss….. saludos

    • Facundo Alvarez Heduan

      Es interesante. Personalmente, se me ocurre que tiene que ver con la naturaleza curiosa del humano. Así como (como especie y como todo bicho vivo) no podemos evitar expandirnos y descubrir hacia afuera, quizás nos pasa algo similar con el adentro y nuestra propia conciencia. Muchas sustancias generan placer, por lo cual es esperable que nos interese acercarnos a ellas. Pero también (o como parte de eso mismo) generan experiencias nuevas o diferentes. Así como una persona elige ir a un restorán en particular porque busca una experiencia singular o viaja a alguna ciudad, cultura o paisaje novedoso simplemente para conocer, creo que lo mismo ocurre con la interacción entre el hombre y las sustancias, desde cualquier alimento, café o chocolate hasta lo que mal llamamos ‘drogas’ (salvando las diferencias obvias entre el grado de adicción y peligrosidad de todas las sustancias o experiencias, algo que se mide cada vez mejor https://elgatoylacaja.com.ar/dame-las-drogas-lisa/)

      Spoiler Alert: estamos trabajando en un libro que recorre, entre muchos otros temas relacionados, algo de lo que preguntás.

  30. Pascual

    Vengo del otro post que se llama “Dame las drogas, Lisa”, y de un debate en Facebook hablando sobre los mismos temas (hoy la Casa Rosada se ortivó con el tema del autocultivo).
    Mi postura al respecto es similar a la suya: todas las drogas hacen mal. Lo que me jode de estos temas es la apología o la “cultura” que surgen alrededor de las drogas. Conocí a una persona que me quería vender que fumar marihuana hacía “disfrutar mejor la música”. Fumé cannabis más de una vez y la verdad no recuerdo tener ninguna experiencia similar a esa. Tampoco me cabe que quieran venderme que el porro “hace bien” y que mi abuela debería fumarla para que tenga mejor salud. Ojo, tampoco me caben los que hacen del Fernet una cultura o que haya que estar tomando birra para “no caretearla” y boludeces random.
    Sin irme de tema, estoy a favor del autocultivo: estamos hablando de una planta que le das de regar y crece, como toda planta. Así como nos gusta plantar tomates en el patio de casa, también me gustaría plantar lo que sea.
    Algo que no debería correrse de la atención de nadie es la problemática del narcotráfico, uno de los peores males de la sociedad mundial. El autocultivo frenaría esa actividad, no tengo dudas.
    Más allá de las largas discusiones, quiero decir que la nota está muy buena… Salud!

  31. Héctor

    HECTOR

    Se debe destacar que la marihuana es perjudicial porque crea adiccion de acostumbramiento a consumir en su etapa inicial sin percibir la diferencia del notable efecto dañino lo que obliga a despreocuparse a consumir mas marihuana hata llegar el efecto adictivo que sera dificil de abandonar para seguir estar atado a mas consumo.
    La excusa de consumir marihuana medicinal solo sera valida para prescripcion medica surgerida para cada caso personal que debera ser orientada y manejado exclusivamente por el medico de cabecera , pues por favor basta de engañar y la droga como es la marihuana, tiene su causa y efecto comprometido dificil de salir sin problema de salud

  32. Paco: un problema de base | El Gato y La Caja

    […] Si se toman unas cuantas hojas de coca y se las macera en solventes orgánicos como kerosene y gasoil, algunas sustancias alcalinas, ácido sulfúrico y amoníaco, se revuelve bien, se filtra y deja secar, se obtendrá el paco: un polvo blanco amarillento, pastoso y de olor fuerte que contiene un porcentaje variable de cocaína y que puede ser fumado (en pipa, solo o con tabaco o marihuana). […]


Publicar un nuevo comentario