110.-Cancer

Le pasó a un amigo

‘Murió tras dar pelea frente a una enfermedad durante años’, ‘Luchó contra el cáncer que lo terminó venciendo’ o ‘Finalmente la enfermedad pudo con ella y dejó de vivir’ son frases que uno lee o escucha cuando se menciona a alguien que murió de cáncer o de alguna otra enfermedad horrible. Se me ocurrió escribir esta nota luego de la muerte de María Vázquez, quien, durante meses, fue relatando a través de su cuenta de Twitter la realidad de su tratamiento. Y no fue un desnudo tumoral cuidado, sino un detallado relato de las cuestiones más feas y complicadas que se hacen lugar cuando alguien tiene que hacer un tratamiento contra ese tipo de cáncer. Pero más que nada, empecé a pergeñar este relato porque el tema me hizo acordar con cada vez más frecuencia a un amigo a quien, tras un largo proceso creativo, decidí llamar ‘Juan’.

Juan y yo fuimos al secundario juntos, al Colegio Nacional de Buenos Aires. Sí, a ‘El Colegio’, ese elitista establecimiento de ‘El Saber’. Juan era buen alumno, un gran jugador de fútbol y, por sobre todo, tenía una mente maquiavélica para poner apodos y generar polémica desde las sombras; será por eso que estudió derecho. Al terminar el secundario nos seguimos viendo con varios de los pibes de la división, más que nada para jugar al fútbol. Luego de pasar los 30, yo tuve que dejar de patear la pelota, porque la sacralización de mi quinta vértebra lumbar hizo que tuviera que decidir entre la mediocridad con la que jugaba y la comodidad del sillón anatómico Bauhaus que habita en lo de mis viejos. Fui por lo segundo y como deporte principal me tuve que dedicar a la elongación.

No recuerdo bien pero, llegando a los 30 o antes, Juan empezó con dolores de cabeza intensos. Los médicos no sabían qué era y entonces lo mandaron a hacer terapia, porque seguramente eran dolores por contractura causada por alguna experiencia desagradable alojada en el inconsciente que, por hache o por be, con frecuencia ataca las cervicales. Quizás el inconsciente se encuentre en el cuello o en los hombros, y el dolor es el trauma tratando de salir de nuestro cuerpo, qué sé yo. ‘Los resultados de la terapia son lentos’, le dijeron, aunque en este caso fueron tan lentos como inexistentes y los antiinflamatorios no tenían el efecto esperado, así que luego de muchos meses o años —ya no me acuerdo—  de hipótesis de dioses médicos y deidades psiquiátricas, le hicieron una resonancia.  Encontraron que tenía un tumor en el bulbo raquídeo, una parte del sistema nervioso que está justo por encima de la médula espinal y la comunica con el cerebro. Por eso es indispensable para controlar muchas actividades humanas esenciales como la respiración, las funciones gastrointestinales, el corazón y el movimiento. O sea, era mucho más probable que ese tumor fuera el culpable de los dolores de cabeza que haber visto una película de Pasolini en la edad incorrecta, ponele.

Me acuerdo de cuando fui a verlo al hospital por primera vez. Todavía podía caminar, pero su coordinación era bastante mala y no hablaba bien. No había mucho que hacer más que abrir y tratar de sacar todo lo que se pudiera de una zona muy complicada. Era eso o la muerte, así que Juan y su familia eligieron eso. Resultó que el tumor era un glioma, o sea, un crecimiento anormal de células de la glía. Porque parece que no todo en el sistema nervioso son neuronas; las células de la glía también existen y cumplen funciones importantes en el mantenimiento de las neuronas, por ejemplo. Así que, técnicamente, además del neuromarketing  y la neuroeducación, existen el gliomarketing y la glioeducación. Claro que no suena tan cool y es más difícil vender humo con ‘glio’, que parece más un nombre de heladería que algo relacionado con el cerebro.
Bueno, Juan salió entero de la cirugía, pero ya no pudo caminar.

Ese glioma que Juan tenía, aparte de ser glioma, también es cáncer. Pero, ¿qué es el cáncer y por qué a veces resulta tan difícil o imposible de curar? No es una sola enfermedad, vienen de todos tipos y colores, dóciles o agresivos, grandes y pequeños, sólidos o fluidos. Parte de la variabilidad proviene de su origen, no solamente de la parte del cuerpo, como el cáncer de colon, de páncreas, de mama, de hígado o de próstata, sino también del tipo de célula que se vuelve loca y se empieza a reproducir sin control. Por ejemplo, un sarcoma se origina a partir de células de tejido conectivo, que es como el sostén del organismo; un melanoma se produce a partir de los melanocitos, que son células pigmentadas de la piel. También hay cánceres o neoplasias —nombre que usan los médicos para no horrorizar a los pacientes— que tienen origen en células del sistema inmune, como los linfomas o las leucemias. Pero no es casualidad que haya algunos tipos de cáncer que son mucho más frecuentes que otros. Por ejemplo, no hay cáncer con origen neuronal, sino que los tumores de cerebro son con frecuencia de células de la glía. Esto nos da una pista importante sobre el inicio del cáncer: los lugares en los que hay mayor división celular son más susceptibles a un repentino descontrol y la aparición de un tipo de célula diferente que no puede parar de dividirse y ocupar espacio y recursos energéticos que necesitan las otras células del cuerpo.

La otra pista viene de lugares en Japón como Hiroshima y Nagasaki o de Chernobyl en Rusia. Sabemos que la radiación aumenta significativamente la aparición de cáncer. La radiación que emiten los elementos radiactivos y también la ultravioleta, por ejemplo, produce daño en el ADN. Sí, el ADN, esa doble cadena de moléculas llamadas bases nitrogenadas apareadas como A-T y C-G, con reglas mnemotécnicas como ‘Aníbal Troilo y Carlos Gardel’ o ‘Alta Trompa y Catzo Gigante’. Bueno, este apareamiento es el que hay que cuidar si vamos a la playa o a visitar a Homero a su trabajo. Cuando una célula se va a dividir, las dos cadenas de ADN se separan y permiten que, a partir de cada una de ellas, se construya una cadena complementaria. El resultado son dos cadenas dobles iguales a la original. O casi iguales si no te pusiste protector solar o si te cepillaste los dientes con agua de Fukushima. Las radiaciones y algunas sustancias cancerígenas aumentan la cantidad de errores que se cometen durante este proceso de ‘copiado’ del ADN. Normalmente, existe un sistema de reparación bastante eficiente, pero si estuviste en Chernobyl, los turnos de los técnicos se cubren muy rápidamente y quedan varios errores sin arreglar, y quizás donde había una Alta Trompa, ahora queda un Catzo Gigante. Este cambio se conoce como mutación y puede caer en alguna parte de un gen que puede que por este pequeño typo cambie o pierda su función. Como los genes determinan el funcionamiento de la célula, si se acumulan mutaciones puede que la célula deje de funcionar y muera o que intente seguir funcionando a pesar de andar con un sistema medio flojo. Normalmente, esta célula fallece mediante un mecanismo de muerte digna celular conocido como ‘muerte celular programada’ o ‘apoptosis’ o es eliminada por el sistema inmunológico. El deceso es programado porque cumple con una secuencia de pasos biológicos que se conoce bastante bien a nivel molecular, y lo de ‘apoptosis’ probablemente sea culpa de los griegos y los científicos que se hacen los cancheros eruditos. No obstante, a veces la célula resiste, empieza a atarlo con alambre y ahí arrancan los problemas.

El equilibrio intracelular es delicado y está muy coordinado. Hay genes que se prenden porque otros se apagan y viceversa. Y si algunos de estos botoncitos de “on” y “off” empiezan a fallar y a quedar prendidos o apagados constantemente, sobreviene la crisis. Algunos de los genes que participan de estos interruptores moleculares son importantes para la división celular, y si se quedan prendidos por mucho tiempo, las células les hacen caso y se dividen. A veces una o más mutaciones aparecen en estos genes al tomar sol sin protector fumándose un cigarrillo al lado de la planta nuclear de Springfield, haciendo que no se puedan apagar. Por esta razón se los llama oncogenes, o sea, su desregulación aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer. Hasta cierto punto la célula y el organismo pueden controlar ese caos manteniendo la inflación al mínimo, pero pasado cierto punto viene el corralito, el corralón y el diciembre de 2001, salvo que acá no hay quien renuncie y se vaya en helicóptero aunque lo pidas. En su esmero por sobrevivir, a la célula le ocurre algo similar a lo que le pasó a Feezer en su pelea contra Goku en el planeta Namekusei. Al borde de la muerte, la célula se transforma y se hace más fuerte y más peligrosa.

Entonces, en algún momento de la vida de Juan, alguna célula progenitora de la glía acumuló una cantidad de errores que venían de sus antecesoras, pero no murió, sino que se transformó y empezó a dividirse más rápidamente. Ahora, cuanto más se divide una célula, las células hijas tienen más probabilidad de acumular errores, por lo tanto, las chances de generar otras células que se transformen son más altas. A pesar de todos estos errores en los archivos kernel.dll, en estas células la pantalla no se pone azul y el sistema continúa funcionando, pero de una manera extraña.

¿Cómo zafa entonces la célula de ese suicidio molecular? En muchos tipos de cáncer, se observa que la fisonomía y las características de las células transformadas son similares en varios aspectos a las de las células embrionarias, las llamadas ‘células madre’ o ‘células progenitoras’. O sea, mantienen la flexibilidad de poder dividirse y dar lugar a otras células más especializadas; tienen muchas más posibilidades de convertirse en otra cosa. El proceso por el que una célula progenitora (célula madre, por ejemplo) se convierte en una célula madura y funcional se conoce como diferenciación celular. Como un experimento de viaje al pasado que salió mal, las células cancerosas se desdiferencian, pero como no pueden volver el tiempo atrás ni olvidar la historia de su breve existencia de encierro en membranas lipídicas, se convierten en un anacronismo biológico, algo que quiere vivir en un tiempo y un espacio que no le corresponden (todos tenemos algún tío en la familia como ejemplo).

Es loco pensar que así se sentían un poco las reuniones en lo de Juan. Revivíamos un pasado que ya no existía, porque su presente era una mierda. Nos sumergíamos en la nostalgia de una adolescencia llena de vida y diversión, aunque también haya sido una etapa muy agridulce en realidad. Nuestras cenas con los pibes del secundario estaban dominadas en gran parte por anécdotas del colegio, profesores, sobrenombres, la vez que nos pusimos en pedo en la playa y robamos comida de un departamento, quién se tiraba más pedos, quién se hacía más la paja, qué profesor era facho, quién borraba el pizarrón con una media mojada y a quién de otra división valía la pena bullear. También a quién se le había ocurrido el apodo ‘Shaka Kulo’ para un pibe de trasero voluminoso, qué habría sido de la vida de Defilipi y Reisin, con sus nombres en la lista desde primer año, pero siempre ausentes en el aula. Y siempre recordábamos esas vacaciones en Gesell que marcaron el final de la adolescencia y el comienzo de la vida adulta. Un viaje deforme al pasado que me gusta pensar que lo ayudó a pasar un poco mejor por esta vida.

Puede que no tengamos a veces muchas cosas en común con los muchachos, sobre todo a la hora de votar. Pero Juan es y era la sustancia que nos mantenía y mantiene unidos en nuestras diferencias; una especie de bosón de Higgs que sostiene nuestro pequeño universo de la adolescencia.

En el 2013 el cáncer volvió a aparecer. Esta vez, Juan no quiso operarse. Lo extraño bocha.

 

Para más información sobre el cáncer y sus causas: www.cancerresearchuk.org/about-cancer




Hay 124 comentarios

Añadir más
  1. Ana

    Me cuesta expresar todo lo que me pasó al leer esta maravillosa nota, y todo lo que sentí y siento al terminar de leerla.
    Escribo con los ojos húmedos y enturbiados por las lágrimas.
    Una explicación que nunca leí y que me aclaró muchísimo las inmensas dudas sobre el cáncer, esa enfermedad semi oculta, o nombrada entre diente y en voz baja.
    Una sensibilidad exquisita, que aún me aprieta la garganta.
    La ilustración, una maravillosa expresión de arte y comprensión de lo que explica el texto.
    Estoy fascinada y, como siempre, agradezco a los que hacen esta divulgación científica.
    Felicitaciones!!! y Adelante!!!
    Los admiro mucho.

  2. Fernanda

    Que linda nota, pero también muy triste.
    Me gusta porque deja en claro que no todo es tan fácil, lo que es potenciado por el que no entiende sobre las cosas y las reduce aún más. Para todos los “¿Por qué no inventan la cura contra el cancer?” o peor, “la VACUNA”…..
    Excelente como siempre y además me tocó el corazón. Los superbanco.

    • Pedro Bekinschtein

      Gracias Santi. Mi libro se consigue en las librerías de todo el país, pero puede que en algunas esté agotado. Igual, si lo pedís, te lo traen.

  3. Florencia

    Pedro, qué buena explicación de una temática tan cruda pero también tan real, y qué sentido final. Se me hizo un nudo en la garganta.

    • Agustín

      Perdón por ser jodido, pero lo que habría que tener en cuenta para evaluar la evolución de la letalidad de los distintos tipos de cáncer es la tasa de mortalidad, no la de supervivencia. Porque la tasa de supervivencia empieza a ”contar” desde el diagnóstico, y a medida que pasaron los años los diagnósticos se hicieron cada vez mas tempranamente, por lo que mejoró la tasa de supervivencia, sin haber mejorado la letalidad necesariamente.

      https://en.wikipedia.org/wiki/Lead_time_bias

  4. María Eugenia

    Increíble.
    Perdí a mi abuelo de la misma manera. Y lo más gracioso, es que él sí se llamaba Juan. Yo también lo extraño bocha.
    Una nota hermosa!!

  5. Fer

    Me encantó el artículo.

    Pero me decepcionó un poco que después de:

    “Los médicos no sabían qué era y entonces lo mandaron a hacer terapia, porque seguramente eran dolores por contractura causada por alguna experiencia desagradable alojada en el inconsciente que, por hache o por be, con frecuencia ataca las cervicales. Quizás el inconsciente se encuentre en el cuello o en los hombros, y el dolor es el trauma tratando de salir de nuestro cuerpo, qué sé yo. ‘Los resultados de la terapia son lentos’, le dijeron, aunque en este caso fueron tan lentos como inexistentes…”

    no siguiera una Gatinota sobre psicoanálisis como la de homeopatía.

    Abrazo!

    • Pedro Bekinschtein

      Algunas notas son para batallar, otras sólo para reflexionar y extrañar. Ésta es del segundo tipo, pero no van a faltar de las otras.

    • Sol M

      Ojo que acá el problema no es la ineficacia del psicoanálisis o la psiquiatría, sino su total falta de pertinencia. El verdadero problema creo que es esa compulsión a acusar de síntoma psicológico cualquier cosa que a un medico le cuesta un poco diagnosticar en un par de consultas de 4 minutos. Realmente en un caso como este se podría señalar una negligencia horrorosa de los médicos: antes de siquiera sugerir que el problema es psicológico, para descartar algo grave en un dolor de cabeza, existe el diagnóstico por imagen.

  6. @Chris_Clas

    Antes pensaba que sabia y ahora se de verdad. Gracias nuevamente. Una lástima que el psicoanalizas aun no haya alcanzado a tratar a las personas a nivel celular, a las células también le pasan cosas.

  7. Ana

    Me encantó la nota y escribo con el nudo todavía en la garganta.
    Me quedé pensando en esto: “Los médicos no sabían qué era y entonces lo mandaron a hacer terapia”. La explicación psicosomática se está volviendo de a poquito (o ya se volvió) el nuevo “es un virus”, una forma de dar por resuelto un problema de salud o un estado de cosas que no es obvio ni habitual y que no se sabe cómo resolver.
    Que se arregle el psicólogo porque no es gripe, y que se arregle el paciente por no tener algo más parecido a lo que sale en los manuales.

  8. Lía

    Fantástico, como todas las notas y artículos del gato. Me encanta que se aborde un tema que todavía se considera tabú en muchos círculos, sin perder la seriedad ni tampoco despersonalizarlo. Balance justo entre ciencia, experiencia, redacción y sentimiento.
    Como persona a la que también “le pasó a un amigo”, me encantó.

  9. luis

    Pedro
    Mucha gente sabe de enorme inteligencia. Otro tanto se puede decir de tu calidad como persona.
    Ahora nos vamos enterando lo bien que te queda escribir (queremos el segundo libro!) y asumo que somos pocos los elegidos que te hemos disfrutado cantando :-)
    Un grosso.
    Excelente nota!

  10. Francisco

    Excelente nota. De lo mejor que leí por estos lares desde el sentimiento y la manera en que se explica la parte científica.. Saludos

  11. Francisco

    Muy buena nota, desde cualquier punto. De lo mejor que he leído en estos lares.
    Gran tema tabú el cáncer, con mucho boli dando vueltas y opinando.
    Destacable también la crítica a como ahora la somatización pasó a ser las estrella del circo y los psicólogos truchos sus dueños.
    Saludos

    • Pedro Bekinschtein

      Gracias, mi idea no erca criticar a los médicos particularmente, puede que justo hayan tocado unos con poco olfato. A veces es muy difícil diagnosticar y el cuerpo termina siendo una caja negra. Pero sí como científico, coincido en que hay una escuela psicosomática muy fuerte en nuestro país.

      • Pablo

        Es muy probable que tu amigo tuviera una prepaga, y los medicos van a tratar de evitarle un gasto a sus patrones, igual que x no mandarte a hacer un cultivo te dicen que es un virus pero te recetan un antibiotico para cubrirse. X eso prefiero un hospital publico para el diagnostico, obviamente, mientras les funcione el resonador.
        Todo un tema la medicina y los chantas que la practican.
        Sobre todo cuando creen que es una ciencia superior a otras, sobre todo superior a las sociales, mal llamadas blandas, habra sido un medico q las denomino asi? un neurologo quizas? pero bueh asi esta el mundo, no?

  12. Sonia

    Explicaste de forma simple y entendible lo que es el cáncer, le diste un toque de humor a un tema que pocas personas se sienten cómodos hablando y la humanidad y tristeza de haber perdido a un amigo en las manos de una enfermedad tan chota.
    Excelente nota.

  13. Laurencia

    Pocas veces lo creo necesitar y ahora no sé dónde conseguir un abrazo.
    Te quiero, Pedro. No me importa lo cuestionable que eso suene.

  14. ​María Alejandra Petino Zappala

    fuerte.
    es loco cuando te encontrás con estas cosas, llamémoslas “enfermedades de mierda” (no me refiero al cáncer solamente), que por un lado le cagan la existencia al que las sufre y a otros, pero por otro lado son complejas, son interesantes, nos ayudan a entender cómo funcionamos, y también son la muestra de lo frágiles que somos.
    así es la naturaleza, miles de cosas pueden malir sal, a veces uno se queda pensando “¿por qué?” y tratando de encontrar razones o motivos para las cosas. muchas veces no los hay. pero bueno, hay que agarrar todo, lo bueno y lo malo, meterlo en la licuadora mental, y sacar algo nuevo que nos sirva para resignificar y darle un poco de sentido a todo…
    abrazo.

    • Pedro Bekinschtein

      La ciencia ha avanzado muchísimo en el estudio del cáncer. Yo no tengo todas las actualizaciones porque investigaba en eso hace muchos años y luego me pasé a las neurociencias. Lo que puedo decir es que mucha gente que hoy se cura, hace 20 años quizás no sobrevivía. Me parece que hablar de la ciencia del cáncer ayuda a entender que algo comprendemos y eso no es poco.

  15. Agostina

    Gracias.

    Qué loco como una a veces aprende a la fuerza cómo funcionan las celulas. Igual, tu explicación fue millones de veces mejor que las googleadas que me mandé en la época de las mil preguntas que vienen después del “tengo un…” seguido de una palabra que parecía chino básico.

    Gracias de nuevo.

    Genio total.

    Te abrazo fuerte.

  16. Facundo

    Venía informándome como un campeón, se me cruzó esa última línea y quedé moqueando como un nabo.

    Excelente artículo.

    Saludos.

  17. Silvana

    Como alguien que tambien extraña bocha a alguien mas, esta explicación cientifica de esa larga enfermedad de mierda, de alguna manera me alivio un poco. Sera por tener una explicacion racional a tantos por que, no se, pero lo agradezco.

    • Pedro Bekinschtein

      Estamos compuestos por células, qué le vamos a hacer, a veces fallan. Gracias a vos por leer y me alegra que desde un relato pueda aliviar algo.

  18. Lucila

    Pedro, Gracias por tus palabras. Perdí a mi hermana el año pasado por esta mierda que tan bien explicás para cualquier transeunte, y la extraño bocha, bocha.

  19. Fernando

    Hace rato que sigo al Gato y nunca había escrito antes, gracias por la sensibilidad y el humor en un tema tan choto, la forma en que me abren la cabeza y la llenan de ciencia en cada nota es abrumadora. Esta vez al final me queda una sabor amargo por un recuerdo demasiado fresco, pero gracias igual.

  20. Dani

    Desde chica dije que iba a ser médica. Me decidí cuando esa enfermedad se llevó a mi abuela y a mi mamá en menos de 4 meses. Nunca, hasta hoy, tuve una explicación tan clara y a la vez humana de un tema “tabú”. Gracias por ponerle humor, practicidad, claridad y sensibilidad! Genio!!

    • Pedro Bekinschtein

      A veces la ciencia habla del cáncer como si no le pasara a las personas, pero les pasa. Al final somos células que se dividen, pero no por eso menos humanos.

  21. Patricia

    Hola Pedro,
    Soy oncóloga (de las que recién arranca en la especialidad)
    Me pareció impecable. Claro, preciso y emocionante.
    Gracias por compartirlo!!

  22. Marcelo

    Volví de repente a recordar los claustros del colegio, el inicio de la adolescencia, las clases de biología…
    Hay muchos que se mueren de viejos pero no dejan ningún recuerdo siquiera en el corazón de los familiares más directos. Evidentemente, nuestro hermano de claustro y de la vida ha sabido dejar como grabado a fuego más que una buena anécdota en el corazón de excelentes amigos. Un Abrazo de gol.

  23. Ramiro

    Excelente nota, conciso y bien escrito, lo comparto para todos mis conocidos que siempre me preguntan acerca del cancer ( estudiante de medicina) y no siempre logro explicarlo tan bien como usted. Muy emotivo el final, me toco un recuerdo sensible. Gracias

  24. Mijael Libre

    Hola,
    Buena escritura.
    Me parece interesante eta aclaración referida a cómo mata el cancer.
    Dice la nota que: ocupa espacio y consume recursos.
    Lo que también hace y es bastante importante, es que produce drogas.
    Drogas que quitan el apetito, drogs que inmunodeprimen, drogas que te permeabilizan la pleura y llenan la caja toraxica de liquido y no pudas inflar los pulmones, etc.
    Los tumores son fabricas de droga sin control, ademas de ocupar espacio interfiriendo con los organos y “consumir recursos” (esto de consumir “recursos” no mata. El recurso que consume mortiferamente es en todo caso es el espacial que ya habia sido mencionado)…
    Saludos

    • Pedro Bekinschtein

      Sí, por supuesto que los procesos que ocurren en el cáncer son muy complicados. En la nota no hice incapié en cómo mata, porque no siempre lo hace, depende de muchos factores, algunos los conocemos, otros no. Quizás más adelante uno pueda escribir sobre eso, pero en este relato me focalicé en el posible origen del cáncer y no tanto en las consecuencias. Gracias.

  25. ethel

    Solo queria felicitarlo ,por ser quien es ,por las ganas de ayudar ,por contar con claridad una realidad que nos golpea a muchos muy de cerca y que nos deja con una sensacion de vacio inconmensurable. Gracias.

  26. Róger Alonso

    Imposible dejar de comentar!!!
    He llorado de nuevo como un niño desconsolado al agregar mas información sobre este mal que da miedo, arrastra y asusta apenas con su nombre… extraño muchísimo a mi esposa, la más linda e inteligente del mundo… aún sollozo, encima del teclado… es solo un hasta luego! Gracias!

  27. Ruth

    Para mí lo que hace trascender la historia de un hombre son los lazos que forjó en su vida. Juan dejó su legado: sus amigos lo extrañan bocha! Te acompaño con el nudo en la garganta y agradezco tu texto.

  28. MATIAS QUINTANA

    Pedro, una vez más, excelente y sentida nota. Tocaste el corazón de todos los gatos y gatas en nuestras queridas cajas. Y también explicaste de forma magistral a esa palabra a veces taboo llamada cáncer. Aplausos Mister Bek. !

    @Terra343

  29. Julieta Ru

    Perdí a mi primer mejor amigo a los 5 años, él también tenía 5 años, y cáncer.
    Linda nota, muy emotiva, incluso dentro de la explicación más científica.
    Lamento tu pérdida, gracias por escribirla.

  30. Valentina

    Me pasó de todo con tu nota. Pero de todo posta.
    Perdí a más de un Juan, y tengo otros en lucha. Lo vivo en laburo -trabajo con niños oncológicos- y nunca falta ese con el que te encariñas demás. Así que en la parte sentimental ya imaginarás la revolución de mis sentidos y las ganas de llorar (pero no lloré porque sino se me corría el make-up y no daba) cuando terminé de leerlo.
    Por otro lado, si bien soy estudiante de psicología, mi idea es inclinarme al neuro y dedicarme a la investigación -ni tira sentarme de analista-, por lo que meterme un poco en este tema se me hizo de lo más interesante. Siempre está bueno entender, saber más…
    Ahora, lo más loco, fue la hipocondría que me generó. Hace un mes ando con neuralgias y migrañas y aparentemente es estrés (estudios en proceso). Entonces leí la nota y llegué a la conclusión de que estoy muriendo.
    Bueno, no. Por qué habré de exagerar?
    Me encantó. Me encantó que escribas y toques este tema sin dejar a un lado lo emocional, siempre parece que tanto nos cuesta, que cancer es una mala palabra… Y no, esta bueno saber, entender… Y está bueno decirle a alguien cuánto extrañamos a un tal Juan de vez en cuando.

    Abrazo fuerte de esos que no dejan respirar.

  31. Martín

    Buena nota. Echo en falta cierta formalidad de escritura, lo que significa que soy mas viejo que vos. Desde mi infinitesimal lugar de la industrialización de la ciencia, veo cerca y viable el uso de conjugados. Habrá que hacer lo mismo que con los monoclonales criollos para no pagar un palo euro por tratamiento y tener a los Juanes y Juanas más tiempo con nosotros en un futuro no tan lejano. Sí, soy un simplista optimista, en este caso. Gracias realistas (de la realeza, digo)

  32. Viviana K

    Muy claro real y concreto. Me alegra que lo escribieras desde el lugar de la amistad. Yo viví una historia parecida con mi hija menor y también creían que estaba deprimida a los 14 años y no pudieron ver el cáncer, en su caso un sarcoma., en un primer momento. Es complejo pensar que un joven tiene cáncer.
    Escribí el año pasado un libro con su historia, si me pasás tu mail te lo mando en PDF o te hago llegar. vivimos en Patagonia.
    Lo más difícil es la culpabilización que se hace del enfermo y a veces lo difícil de acopañarlos hasta último momento.
    Es importante visibilizar estos temas que tanto asustan a la sociedad. Gracias
    Un abrazo para vos, los otros amigos y los padres y hermanos.de Juan.

  33. Maria

    Emocionante nota desde todo punto de vista, refleja en cada palabra el amor por la ciencia, y sobretodo, por tu amigo!Creó que la forma de tratar un tema tan sensible como tabú fue más que correcta, te agradezco por aclararme millones de dudas del tema.
    Es la primer nota tuya que leí y no dudó que leeré muchas más.
    ¡Felicitaciones!

  34. MaríaC

    Pedro:
    Me encantó tu nota, concisa, precisa y llana, como deben ser las notas científicas, pero también íntima y afectuosa, como son las cosas del corazón. Me imaginé un videíto explicando el complejo proceso de la aparición del cáncer con dibujos animados o algo así, sería fenomenal como apoyo didáctico. Ojalá nos sigas regalando con tu espléndida escritura. Un abrazo.

  35. Fer

    Excelente! (como siempre)
    Terminé de leer moqueando, pregunta: ¿existirá la posibilidad q hagan alguna nota sobre monoclonales? tuve la suerte (?) de “usarlos” en un tratamiento y la verdad nunca terminé de entender bien ni qué es ni cómo funciona, lo único q si se es q gracias a eso ya voy casi 8 añitos libre de enfermedad :-)
    No soy del palo de la ciencia pero me resulta muy ameno (y divertido) desasnarme de estas cosas con uds. Un placer leerlos

  36. Valentina II

    Le tenemos tanto miedo al cáncer en todas sus formas! Leerte es un soplo de aire fresco en medio de tanta paranoia. Mi Vikingodelort me dijo alguna vez : “cáncer tenemos todos en el cuerpo. La diferencia está en si se despierta o no ”

    Gracias por las lágrimas que estoy masacrando con un kleenex. Entendí mucho más que antes, y le tengo un poco menos de miedo.

  37. Mirta Guelman de Javkin

    Gracias Pedro por el artículo!!!!! Decidí no tener facebook, aunque uso como “okupa” el de mi compañero de vida y ya lo estoy compartiendo.
    Hace doce años cuando me diagnosticaron una leucemia mieloide crónica (tenía 80.000 glóbulos blancos podridos), el médico me derivó a un grupo para elaborar la muerte por padecer una grave enfermedad terminal!…Después del shock que me provocó su discurso, contrafóbicamente respondí: No!, el tiempo que me quede lo usaré para hacer todo lo que me prohibieron y dejé de lado. Obviamente se enojó y me dió a entender que estoy loca. Edu, mi pareja de sueños y paternidades, hoy partenaire en las coreografías, como abuelo, encontró una actualización donde anunciaban el imatinib y aquí estoy…
    Algunos de los comentarios, ilustran la dificultad que tenemos para transdisciplinarnos. Fui docente en la Facultad de Medicina, en la de Psicología y como invitada en varias oportunidades en la Derecho y asistí como pediatra, el cuerpo y el alma (las resonancias ya la visibilizan…). Los defendí en la familia, la escuela y todas las instituciones que no respetaban sus tiempos de maduración, sobretodo a quienes transitaban la etapa puberal y adolescente (ni siquiera se reconoce la palabra “hebiatría”). Peter Sloterdijk propone la “esfera” como modelo para vincularnos y Toffler nos argumenta contra el expertismo y los academicismos…
    Leer tu artículo me da fuerzas para continuar en la misma vía, estos últimos años de mi ciclo vital. GRACIAS!
    Mirta Guelman de Javkin

  38. Gaston Riera

    Loco, sos una bestia.

    Hermosa manera de contar cómo transitan las cosas sobre esta conjunto de enfermedades y celulas reveldes que llevan puesto toda la belleza, perfección y automatización que tiene el cuerpo humano.
    Me leí todos los comentarios, y la mayoría se sintió tocado porque perdió a alguien cercano. Considero que este artículo aporta al entendimiento de aquellos que no tuvieron la mala suerte de perder a alguien cercano.

    Te compartí en todas mis redes sociales.

  39. luz

    Hay un proyecto de redes neuronales (inteligencia artificial) para diagnosticar enfermedades en base a los exa, zetta o yotta datos que hay en Internet tanto de síntomas de enfermedades como datos de estudios genéticos, esto se pone bueno! El sistema iría aprendiendo y serviría para diagnosticar mucho más rápido y preciso que un médico sólo, porque tendría el conocimiento de cientos de miles de estudios y de cientos de años. Ahí los médicos no van a poder zanatear mientras te tratan mal porque ellos son inmortales y vos mortal.

  40. CAMI

    Estoy sentada, en mi trabajo frente a la compu leyendo y acabo de dar tres aplausos, uno por Juan, otro por vos y el ultimo por el articulo… Genio!

  41. Guido

    Justo después del velatorio de otro Juan vengo a leerte.

    Con el título pensé que era sobre alguna disfunción sexual, pero me cagaste.

    Un abrazo para vos y ese otro Juan

  42. Milena

    Leí el título de esta entrada y decidí leerla, porque me picó la curiosidad y tenía la certeza de que me iba a reir un rato. Pero con el correr de las líneas me dí cuenta de que no era nada gracioso. Lo increíble es que no me decepcioné ni un poco. La manera sutil en la que el autor hilvana la historia de Marie, la explicación médica del funcionamiento del cáncer y la historia de su amigo Juan realmente merecen un aplauso de pie. El final de esta nota no me lo olvido más.
    GRACIAS por hacerme entender, fue un placer leerte.

  43. Damian Migueles

    Pedro, vi hoy tu entrevista en la nacion, te googlié y terminé leyendo tu relato sobre nuestro Amigo. Era algo que me hacia falta leer.
    Un abrazo!
    Damian

  44. Federico Tzaneff

    Buenas, hermosa nota, completa y emotiva, perfectamente explicado. Creo que estaría bueno aclarar “Juan” nunca estuvo en Chernovyl, no se la lavo los dientes con agua de Fukushima, ni se fumo un cigarrillo en Springfield… las malformaciones de las las celulas devienen de que nos alimentamos con otros tipos de celulas (animales y bondiolas) que no son compatibles con nuestras celulas y se terminan formando monstruos dentro nuestro que luego son imposibles de sacar, por mirar fijo la luz ultravioleta de Scombro bailable y la radiacion del dectector de metales de los aeropuertos no me voy a agarrar cancer de glia :) humilde opinion

    mas info aqui: EL ESTUDIO DE CHINA

    https://semillasysalud.files.wordpress.com/2014/11/el-estudio-de-china_-efectos-asombrosos-campbell-ii.pdf

    PD: ojala nunca tenga que pasar por lo que pasaste vos o “Juan”

    Saludos
    Fede

  45. Emilia

    Esta enfermedad chota me arrebató un montón de gente, entre ellas mi propio Juan, Juan Ignacio, mi gran amigo que se fue a los 9, y a mi tío, en pedazote de genio, del cual me ayudaste a entender mejor qué le pasó, ya que también tenía un tumor cerebral y empezó a hacer cosas raras. Gracias por la nota, y salud por todos los juanes.

  46. Noe

    Tengo cáncer uno de esos que nombrás ahí, me lo diagnosticaron hace unos meses. No he querido leer nada al respecto, generalmente me da miedo, decidí confiar en los que saben. Me animé con tu nota. Me pareció exquisitamente científica. Bienvenida sea. Gracias por aclarar el mecanismo de aparición de la enfermedad, que si bien los estudié en la facultad, mi mente decidió borrarlas hace mucho tiempo.
    Por último decirte algo, la enfermedad de Juan le corrió un montón de velos. Seguro vivió el tiempo que le quedaba mirando la vida con ojos nuevos. Como una última oportunidad de renacer.

    Salud!

  47. Lola

    Tercera vez que leo esta nota por diferentes motivos y siempre termino llorando como una boluda.
    Excelente como explicás esta enfermedad tan chota que ya me llevó a dos Juan. Escribí pronto otra así.

    Abrazo.

  48. Lucas

    Me toco acompañar a mi mujer ver como este error de copias se llevaba a su papa. se me hizo un nudo en la garganta de tantas sensaciones compartidas, de tantas charlas sobre el pasado y evitando nombrar el futuro. Enriquecedor desde cualquier punto de vista y claro como cristal pulido.
    un lujo de lectura. gracias

  49. Talia

    Que mezcla de sentimientos puede despertar una nota de estas características. Creo que es un tema que en algún punto, a todos nos llega y que difícil contener esas emociones, pega en la sensibilidad. No hay desperdicios hasta la última frase, quizás la que mas duele. Es difícil extrañar y de que forma tan maravillosa lo expresaste.

  50. Lu

    Me emocionó tanto la nota. Fui a hacerme unos estudios por una posible enfermedad hereditaria y parece que la tenía y se me derivó en un carcinoma corticosuprarrenal. Estoy destruida pero esta nota es hermosa. Espero vivir mucho tiempo porque apenas tengo 21.
    Sigan así! :)

  51. Joni Spitz

    No me acuerdo de la última vez que lloré tanto como recién.

    Gracias por la transparencia de tus palabras, y gracias a todos los que eligieron abrir sus vivencias a los demás. Pienso que, en cierta medida, tener sentimientos compartidos es una forma de poder acompañarnos (aún entre desconocidos).


Publicar un nuevo comentario