124.-Dietas_A

La paja del trigo

Una explosión es una liberación repentina de energía calórica, lumínica, sonora y, a veces, hasta electromagnética que sucede en un espacio ínfimo de tiempo con un aumento considerable del volumen del explotante. El problema es que lo que estaba explotando era el verano, y que lo que había aumentado considerablemente el volumen era yo.

Los múltiples cambios de costumbre a los que nos vemos sometidos las víctimas de La Insoportable Levedad de los Hechos parecían un avance considerable hacia costumbres cada vez más saludables, pero el invierno, el stress, la incapacidad de ordenar lo que como y los 30 habían conspirado contra mí en forma de ensanchamiento generalizado. O sea, Pablo, que esta panza no se baja sola, y por más escritorio de pie y crossfit que le metas, si seguís festejando el éxito del entrenamiento a fuerza de birra, estamos al horno con papas.

Mmmmmmm, papas.

El problema es la calidad de la información. Abrir Google es enfrentarte a una avalancha de paja donde la responsabilidad de encontrar el trigo es de uno. Por suerte, el pensamiento científico es el imán que nos permite identificar la aguja en el pajar. Desgraciadamente, usé ‘trigo’ en vez de ‘aguja’ y encontrar trigo con un imán suena raro, pero bueh, la cosa es que separar información posta de sarasa es difícil, y es una paja.

Después de un rato de dietas de la Luna, el Sol, alcalina, detox, humo (que es como la detox, pero igual) y de luchas por mejorar mi Google Fu, me encontré con la discusión más violenta de todos los tiempos: ¿qué tengo que evitar, grasas o hidratos de carbono?, dicotomía con suficiente olor a Oh La Lá para necesitar explorarla hasta descular qué pedacito de verdad podía descubrir adentro. Con la ventaja de ser un observador con pocos prejuicios y menos todavía conocimiento del tema, me zambullí en un viaje que terminaría confirmando algo que siempre temí: la nutrición es un quilombo.

Cuando observé el problema de afuera, la respuesta era obvia. Las grasas son la mejor opción de reserva de energía que tiene un cuerpo. Tienen enlaces que se pueden recontra oxidar varias veces y arrancar bocha de energía por unidad de molécula, mucha más que a un azúcar. Claramente, si son ricas es porque en algún momento de nuestra historia evolutiva, pegar grasa era pegar energía, supervivencia, sexo, Ibiza, Locomía. Pero ahora las cosas son distintas y hay supermercados. ¿Cómo se te ocurre entonces comer grasas? Discusión terminada, voy a evitar importar lo lipídico para fomentar el consumo interno (?). Todo sin ver un sólo paper y basado en mi sentido común. Porque, si hay algo que tiene que funcionar es mi sentido común, arma infalible y que de ninguna manera requiere soporte de evidencia.

Bueno, resulta que no. Que esta jodita de decisiones basadas en la mejor evidencia posible me hizo buscar, y el que busca, a veces hasta encuentra.

Esta idea (y política) oficial de que una alimentación debe basarse en hidratos de carbono (en su forma más compleja y harinosa) tiene apenas décadas y, a pesar de haber sido revisada muchas veces, la evidencia científica participa de forma bastante limitada en su confección. Parece que en el tema de armar una dieta recomendada, aparte de lo que sabemos de nutrición, entran en juego bocha de intereses, y al cerealero no le debe copar que lo corran de la base de una pirámide. Sorprendente.

Propuesta indecente.

Empezar a leer sobre cómo un cuerpo humano metaboliza hidratos de carbono, grasas y proteínas es bastante menos sencillo de lo que esperaba. Parece que esa división es incompleta si no entendés que dentro de cada grupo hay un montón de variantes que hacen que agruparlos sí o sí resulte en que haga que pierdas cosas de vista, pero, bueh, por algo hay que empezar y, para pegarle a la diana en el centro, por lo menos hay que decidir dónde buscar la diana.

Una de las diferencias clave entre estos 3 grupos enormes de macronutrientes es la cinética en la que la glucosa llega a la sangre.

Particularmente, los hidratos de carbono son interesantes porque la categoría contiene parientes muy distintos que incluyen primos que no reconocemos cotidianamente como tales: el azúcar, las harinas y la celulosa.

Ahora, ‘hidrato de carbono’ es una denominación muy general que responde a la naturaleza química, y acá deberíamos empezar a hablar de qué tipo de hidrato es porque, a ver, no es lo mismo el azúcar que usan los traidores del mate dulce, que un hidrato de carbono requeterramificado (como las harinas), o que una molécula que no podemos digerir, como la celulosa (el ladrillo estructural de las células vegetales que no podemos romper, al punto que entra en el paquetote de ‘cosas no digestibles’ a las que llamamos ‘fibra’). Esto es importante cuando vemos que algunas de estas formas se absorben muy rápido y fácilmente (lo que pasa con ese azúcar omnipresente, rápido, furioso y gaseoso, que suele ser sacarosa o algo mega parecido, y que es un disacárido de glucosa + fructosa), otros con un poco más de trabajo (las harinas en general), y uno que ni podemos y que para nuestro sistema digestivo resulta irrompible y acartonado (literal, sabiendo que el cartón está hecho de celulosa). Algo así como que si agarramos EXACTAMENTE la misma cantidad de moléculas y las tratamos de digerir y de extraerles energía, todas se digieren distinto, y resulta que el azúcar de la gaseosa es más ‘fácil’ de digerir que el pan, que es más fácil que el pan integral, que es más fácil que el brócoli. Y más fácil, en este caso, es mala noticia.

124.-Dietas_C

Proteínas y grasas (en ese orden) tienen ritmos y formas de metabolismo de la energía bastante distintas a los de los hidratos de carbono, normalmente con colas de insulina más largas.  Esta diferencia en la curva de insulina también se observa al probar los diferentes tipos de hidrato de carbono y confirmar que no es lo mismo comer 10 gramos de azúcar que 10 gramos de harina, aunque estén hechas exactamente de lo mismo: glucosa (o sutilísimas diferencias). O sea que la culpa no es del chancho sino de la forma en la que el metabolismo descompone las sustancias y es capaz (o no) de absorberlas, usando para eso diferentes mecanismos enzimáticos y tiempos.

Hay dos particularidades interesantes. Por un lado, el organismo tiene que invertir energía para transformar los aminoácidos que forman las proteínas en glucosa. Por otro, los lípidos generan una curva de concentración de insulina en sangre que hace que se active la cascada enzimática de los lípidos, para meter el glicerol y los ácidos grasos libres en las citopanzas del tejido graso y demases lugares afines. Mal y pronto, es más difícil para el cuerpo sacarle energía a las proteínas y grasas que entrarle al azúcar.

Cuando tomamos un Fernet con gaseosa dendeveras, este aumento rápido de azúcar en sangre suele estar acompañado por un aumento en la insulina (que es básicamente la encargada de ver cuánta azúcar se queda en sangre y cuánta se guarda en las células). El problema es que estar volcando en la sangre grandes cantidades de azúcar seguidas de grandes cantidades de insulina puede eventualmente derivar en una mala regulación de la secreción de esta hormona, porque tanto va el cántaro a la fuente que, al final, obesidad y desarrollo de diabetes tipo 2. Esto nos lleva a revisar la historia y sospechar que el ‘Que coman torta’ de María Antonieta era en realidad una estrategia para librarse de sus oponentes generándoles resistencia a la insulina. Un plan lento pero efectivo.

124.-Dietas_B

O sea que ya sabíamos que cepillarnos los dientes con hidratos de carbono podría no ser la idea más piola de todos los tiempos, pero la recomendación clásica histórica para una dieta esta(ba) en algo de 55% hidratos de carbono, 15% proteínas y 30% grasas (con los problemas, de nuevo, de sobresimplificar estas categorías). Lo bueno de que te cope la ciencia es que el que quiera la verdad, solamente tiene que armar su experimento y ganar las elecciones, y así se hizo.

Lo primero era desatar una guerra civil entre los harinofóbicos y los lipofóbicos (dos actitudes que el INADI no regula, pero debería). El primer tiro se escuchó cuando los científicos empezaron a comparar dietas de bajo porcentaje de hidratos de carbono contra dietas de bajo porcentaje de lípidos. El sonido del primer tiro era en realidad el de la intuición, que se acababa de pegar flor de escopetazo en el pie. Consistentemente, las dietas con bajo porcentaje de hidratos de carbono resultaban en una mayor pérdida de peso que las de baja cantidad de grasa. ¿WTF? Eso no tiene sentido. O sí. Sí tiene sentido. Si el mismo experimento, repetido muchas veces por mucha gente, controlado y revisado da muchas veces lo mismo, y ese ‘lo mismo’ no se ajusta a tu teoría, es hora de cambiar la teoría.

Dietas

Meta estudio. Meta hidrato. Meta guacha (?)

Incluso, uno de los estudios más extensos y con más participantes (unos 70 por tratamiento) había probado durante un año dietas con un gradiente de porcentaje de hidratos de carbono: desde una dieta que los trataba de reducir a menos del 10-15% de la ingesta calórica total hasta las dietas tradicionales de 60% HdC, con resultados contundentes: el grupo de menos cantidad de harinas y azúcares era, lejos, el que más peso había perdido.

Seguir tratando de afeitar cada pedacito de palta, condimento de ensalada y quesito tentador de la dieta de una persona parecía ser menos efectivo que pedirle que afloje con el pan y el arroz. El problema era que seguían sin saber por qué (y saber por qué suele darle bocha de tranquilidad a la ciencia, al encontrar no solamente un panorama de lo que pasa, sino un esqueleto de teoría que acompaña lo que pasa).

La sospecha vino cuando, en lugar de analizar lo que faltaba en la dieta, analizaban lo que subía. Sacar azúcares o lípidos de una dieta implica reemplazarlos por ALGO, y dentro de los ‘algo’ que subían estaba la cantidad de proteína consumida.

¿Podía estar ahí la clave? Claro que sí, porque si no estoy generando expectativa al pedo, y todos los que vimos Avatar aprendimos lo terrible de quedarse con las expectativas en la mano. Para probarlo, un grupo ensayó qué sucedía cuando, dentro de las variables del estudio, incluían una dieta que probaba pasar del 15% al 30% la cantidad de proteínas que se consumían, y MAGIA. Bueno, magia no, ciencia, que es igual, pero mejor. Los del grupo de alta proteína perdían peso como locos. ¿Qué pasaba? Les estaba dando menos hambre.

Cuando seguían tanto el hambre reportado como el nivel de leptina (una de las hormonas clave en la regulación de la sensación de saciedad), veían que el consumo de proteínas repercutía directamente en el apetito (el subjetivo y el indicador biológico que seguimos para explicarlo). Encima, si a esto le sumabas la ausencia de azúcar pegándoles en cada circuito de recompensa, la pelea Disfrute Hedónico por la Comida vs Cuánta Hambre Tengo parecía desbalancearse hacia el lado de ‘bueh, mi cuerpo me avisa que ya comí suficiente, voy a dejar este cachito de pollo en el plato’. Un aumento en la cantidad de proteína de la dieta generaba que, en sumatoria, los participantes consumieran menos cantidad total de calorías.

Ahora, comer esa cantidad de proteínas tenía que ser un garrón. Ya sabemos que la carne (especialmente la roja) no es la mejor mejor idea para nuestro cuerpo, y esos peligros están claros y son reportados. Precisamente esa fue la pregunta que le hicieron al investigador responsable del estudio, y la respuesta te sorprenderá. Cuando la proteína era de origen vegetal, todos los efectos secundarios negativos asociados a su aumento parecían desaparecer. Como si no fuese suficiente con tener que darle un poquito la razón a los evitadores de harinas, se la tengo que dar a los vegetarianos. Te odio, nota, a vos y a lo que me hacés leer, ordenar, escribir y, peor, saber.

124.-Dietas_D

O sea que, al final del día, lo que tenía un efecto mensurable era sacar la cara de la heladera, por el método que fuera, pero retirarla de ahí con la ventaja de saber que alta proteína y bajos hidratos de carbono podían facilitar el trayecto hacia una alimentación más restringida en términos calóricos (y no así nutricionales). Y lo peor viene acá, al final, cuando ese último estudio cierra el círculo y sale a bancar la idea de dietas restringidas al punto de mostrar los efectos positivos a largo plazo en muchísimos bichos en los que se observan demoras en la llegada de los efectos generalizados del envejecimiento cuando siguen durante años dietas sin excesos calóricos. O sea que, si querés ser ese mono que llega bien a los 40, tenés que aflojarle al pan, meter ejercicio y descubrir qué carajo es el seitán.

Otra vez, La Insoportable Levedad de los Hechos me empuja en una dirección que desprecio. Una lejos de la panadería y del Fernet con Coca de verdad. Una donde la gente es más sana y llega a la vejez recordando las tardes de cerveza con papas fritas como actos de rebeldía adolescente. Una distopía sana y nutricionalmente balanceada donde un grupo de rebeldes intenta infiltrar medialunas de manteca en el común de la población, pero fracasa al ver que los rebeldes prefieren comerlas y mirar tele que salir a hacer la revolución. Porque eso cansa, el sofá está super cómodo y parece que, después de todo, la paja y el trigo van juntos.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=eREuZEdMAVo (EXCELENTE)
http://authoritynutrition.com/23-studies-on-low-carb-and-low-fat-diets/
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17341711
http://www.nature.com/ncomms/2014/140401/ncomms4557/full/ncomms4557.html
http://ajcn.nutrition.org/content/82/1/41.full
http://www.livescience.com/43839-too-much-protein-help-cancers-grow.html
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0002822307014770

 

NOTA: Gracias, Eze Arrieta (médico) y Jésica Lavia (nutricionista) por revisar la nota, cada uno desde la perspectiva de su especialidad.




Hay 97 comentarios

Añadir más
  1. Pablo

    Te odio.
    Ah, pará: “Esto nos lleva a revisar la historia y sospechar que el ‘Que coman torta’ de María Antonieta era en realidad una estrategia para librarse de sus oponentes generándoles resistencia a la insulina. Un plan lento pero efectivo.”
    Corrijo, te amo.

  2. Cecilia

    Jajaja sos mi ídolo, y por más investigaciones que haya no cambio el Fernet por nada y me banco la zapan (obsérvese que en la palabra se incluyen las harinas)

  3. Mailén

    Lo que más me gusta de esta nota es que banca mis almuerzos de tortilla con huevo. Hay un documental que esta bueno sobre nutrición que se llama Sugar Vs Fat en el que dos médicos gemelos se someten a justamente una dieta de azucar uno, y de grasas el otro. Aunque dos personas no son una muestra muy amplia para darles sin más la razón es divertido verlos sufrir.

  4. Pau

    Todo mi odio porque en ud confío, Pablo. Y entonces que le des la razón a los vegetarianos… ay ay ay, pasame un churrasco que me mantenga en línea, que vivir da cáncer y de algo hay que morir.

  5. Sabrina

    Todo bien con la dieta pero negame el sanguchito a esta hora.
    Igual esto “El problema es que lo que estaba explotando era el verano, y que lo que había aumentado considerablemente el volumen era yo.” amo <3 <3

  6. Javo delfino

    Nahhh chabón se cae a pedazos el mundo todo. La verdad es una garcha, aguante mi mentira de fideos con estofado. Voy a echarle la culpa al estres siempre tiene la culpa de todo. Chau! jeje.-
    Buenísima la nota. Ya voy por ese camino debido a mi hipertensión así que fue, sanito y a la cama. Etaria bueno que hagan algo sobre hipertensión. Salud! gatos!

  7. Valentino

    Ya se metierón con la carne y nos quedamos callados, con el café, y lo dejamos pasar y ahora vienen por las harinas y sin contar que la OMS dice que el salame aumenta la probabilidad de tener cáncer. Basta ciencia, BASTA. Por que no descubren algo rico y saludable en vez de hacernos comer cada día más cartón con pasto?

    Y lo peor de todo es que los veganos insoportables tienen razón, pero la mayoría no sabe porque.

    • Ale Mazinger

      Ojo, el cancer que te da el salame viene con etiqueta 314.
      Siempre tenés la opción de arremangarte y hacer uno que si no te comés en menos de 4 días se pudre. Y comerlo.
      Acá te dejo un tutorial. El rollo de tripa parece un dildo, pero va todo con la mejor onda.
      Saludos!

      • Virginia

        OJO que lo que supuestamente da cáncer del salame son los nitratos, y el salame, para ser salame, necesita los nitratos. En el video, este tipo super simpático con acento gringo le pone “salitre”, que no son ni más ni menos que estos nitratos del mal. Además de que tiene mil de grasa y mil de sodio.
        Hay amores que matan. Por ejemplo, el amor al salame.

  8. Anita

    Son lo más de zamora.

    “Te odio, nota, a vos y a lo que me hacés leer, ordenar, escribir y, peor, saber.” Acaso no dicen que los que ignoran son más felices? Quien nos manda??!!!!

  9. Laura

    Hay que tener en cuenta también que: el residuo de la síntesis de las proteínas es en su gran mayoría una sustancia tóxica para el organismo, lo que puede producir la sobrecarga de la función hepática y renal. El proceso de obtención de energía de las proteínas (gluconeogénesis) si bien demanda mucha energía (gasto energético), también produce estos desechos. Por el contrario, la obtención de energía de los hidratos de carbono produce AGUA y energía. Todo está en la medida, entre la energía que usamos para vivir y los depósitos de glucógeno en hígado y músculos, necesitamos unos 300 grs de hidratos, si no superamos esa cantidad utilizaremos toda la glucosa disponible y no almacenaremos el “sobrante” en forma de grasa. Sí es cierto que bajar el consumo de hidratos de carbono por debajo de estos valores estimula la lipogénesis (obtención de energía a partir de la grasa) al no haber glucosa disponible, pero es importante no perder de vista que las células cerebrales sólo funcionan con glucosa como combustible.
    Por otro lado, es importante señalar que para restringir el aporte proteico de fuentes animales y privilegiar las animales hay que tener en cuenta el principio de “complementación proteica”, porque las fuentes vegetales no poseen TODOS los aminoácidos esenciales (no fabricados por el cuerpo pero necesarios para sintetizar proteínas específicas), y por ello se deben combinar de manera de obtener de esas fuentes esos aminácidos (cereales+legumbres, legumbres+semillas) o complementar con pequeñas cantidades de proteínas vegetales (que no necesariamente tienen que ser carnes: pueden ser lácteos o huevos).
    La dieta hiperproteica está indicada en aquellos casos en que problemas graves de salud requieren medidas extraordinarias, y siempre se indica por períodos cortos de tiempo.

    • Nats

      Emmm vengo a decirte que yo era de la gente como vos… que odiaba estas cosas, pero estuve con una dieta similar seguida por médicos y nutricionistas y… en 1 año adelgacé casi 20 kilos… solamente con la dieta y nadando 2 veces por semana….
      Poder se puede… el tema… es la paja monumental y el temita de vivir en una sociedad absolutamente carnívora

  10. Laura

    Corrijo, porque estaba un poco distraída y se me desdibujaron las fronteras del reino animal y el vegetal aunque sé que me entendéis :P
    “Por otro lado, es importante señalar que para restringir el aporte proteico de fuentes animales y privilegiar las VEGETALES hay que tener en cuenta el principio de “complementación proteica”, porque las fuentes vegetales no poseen TODOS los aminoácidos esenciales (no fabricados por el cuerpo pero necesarios para sintetizar proteínas específicas), y por ello se deben combinar de manera de obtener de esas fuentes esos aminoácidos (cereales+legumbres, legumbres+semillas) o complementar con pequeñas cantidades de proteínas ANIMALES (que no necesariamente tienen que ser carnes: pueden ser lácteos o huevos).”

    • Lara

      Quería agregar algo a estos comentarios, que están rebuenos, en relación a lo de la complementación proteica, que, y esto lo dice Ezequiel Arrieta (un saludito a Eze, si digo alguna gilada, corregime) en su libro, aparentemente nuestro cuerpo tiene una especie de “pool de nutrientes” y que no sería necesario en una misma comida combinar legumbres-cereales o legumbres-semillas, si no que podemos hacerlo a lo largo del día o incluso en la semana. O sea, que si te da pereza esperar a que se cocinen las lentejas y el arroz yamaní (posta, un bajón) , nos podemos clavar una ensalada con arroz al mediodía y un alto guiso de lentejas a la noche, o al otro día.

      Además, la soja y la quínoa, según la FAO, son dos alimentos que poseen proteínas de alto valor biológico y no tienen aminoácidos limitantes.

      Pablo, excelente! Saludos!

    • Ani

      qué copado que lo agregues! pensaba eso cunado lo leía. Si bien es posible la complementación hay que tener suma responsabilidad, y muchas veces el camino más corto y no por eso efectivo es consumir huevos y leche. odié la nota, pero debo confesar que bajé la cantidad de carne y harinas a mi dieta y adelgacé y me siento mejor. igual, cada tanto, un asadito , un fernecito no se le niega a nadie!

  11. Andres

    Excelente nota. Casi un manual de como hacer que un monton de seguidores que te amábamos te empecemos a odiar, pero te sigamos amando.

    Como enpedernido no-vegetariano (omnívoro, digamos) me niego a abandonar mi ración de carne, que no es mucha, pero es (y para peor, a base de fiambres y cosas mucho muy grasosas), pero cada vez cargo más culpa por eso.
    Y es que las pastas son tan ricas… y el pan… y la manteca…

    Al menos tengo argumentos para discutirles a los “si no tiene carne no lo como”, y principalmente para reclamarle al comedor de mi laburo que le afloje a los menú semanales con 4 días de carbohidratos y le empiece a meter proteína

  12. Juan

    Diste la respuesta a una terrible verdad que ya todos conocíamos pero preferimos ignorar. La culpa de los lunes de fernet y facturas es ahora un tema serio

  13. joaco

    Jaja, muy bueno. Me van a odiar todos, supongo, pero ¿aplicar esto al revés servirá para subir de peso? corro serio riesgo de remontar con el próximo viento fuerte…

    • Eluá

      No es lo mismo subir el peso en grasa que en músculo. Yo estoy unos cuantos kilos bajo mi peso, y es difícil subirlo de manera sana. Quieras subir o bajar, conviene hacer ejercicio para estar hacerlo de manera sana.

  14. Emiliano

    Adios sanguchitos, pancito con manteca, tortas, facturas, coca… hola frutas, ensaladas y carne insípida que (hasta leer esta nota) creía que estaba hecha de soja :(

  15. NATALIA

    ¿Bardear a las harinas y al asado de un saque? ¿Y dar la razón al vegetarianismo de paso? ¿Que tan cruel puede ser la ciencia?

  16. Alejandro

    Problema: es jodido hacer una alimentación a la vez baja en hidratos y alta en proteínas sin comer carne. Que yo sepa, la UNICA gran fuente de proteínas vegetales son las legumbres, y aún ellas aportan más calorías de hidratos de carbono que de proteínas.

    En fin, banco el bajar hidratos de carbono (haciendo esto llevo bajados 12 kgs en 3 meses), pero honestamente no me parece algo demasiado compatible con el vegetarianismo.

  17. carlos barragan

    “No puedo evitar añadir a estos razonamientos una observación que quizás puede tener alguna importancia. En cada sistema de moralidad que he observado hasta ahora, encuentro siempre que el autor procede algunas veces en la forma ordinaria de razonamiento, y establece la existencia de Dios, o hace observaciones sobre asuntos humanos, cuando de repente soy sorprendido porque, en vez de las usuales copulaciones de proposiciones «es» o «no es», me encuentro con proposiciones ninguna de las cuales no está conectada con un «debe» o «no debe». Este cambio es imperceptible, pero es sin embargo de consecuencias últimas; porque como este «debe», o «no debe», expresa alguna nueva relación o afirmación, ésta debe necesariamente observarse y explicarse; al mismo tiempo debe darse una razón para algo que parece completamente inconcebible: cómo esta nueva relación puede ser una deducción de otras que son completamente diferentes de ella. Pero como los autores no toman comúnmente esta precaución, debo intentar recomendarla a los lectores; y estoy persuadido que esta pequeña atención subvertiría todos los sistemas vulgares de moralidad; y permite ver que la distinción de vicio y virtud no se encuentra simplemente en las relaciones entre objetos, ni es percibida por la razón.”

  18. Martu

    Hola, soy Martina y hace un mes y medio que deje las harinas y estoy barbara… eso si, me pasa q me late el ojo y babeo codo paso enfrente de alguna panaderia…. pero si, estoy joya (?)
    genial nota como siempre :)

  19. Julian

    Yo arranqué una dieta que consiste en carnes apenas cocidas y vino. Me está dando muy buenos resultados en cuanto a lo anímico.
    En cuanto a la ciencia, que se vayan junto con la religión a decirle que todo lo que causa placer es malo a la vagina de su progenitora.

  20. Hernán

    Te odio, con toda mi alma. Saber la verdad me obliga a actuar en consecuencia o vivir con culpa.. que es lo que procederé a hacer a partir de ahora (sentir culpa)
    Afortunadamente el Fernet tiene ese hermoso efecto secundario que me hace olvidar la culpa de estarlo tomando.

    Los ravioles también lo tienen. Ojo.

  21. Floriana

    Jajaja, muy buena, bienvenido a la nutrición! En un artículo experimentaste las cosas que senti desde que empecé la carrera hasta hoy cuando me pongo a estudiar.
    EL METABOLISMO ES UN QUILOMBO PERFECTO!

  22. Leo

    ¿Cuáles serían los perjuicios de la proteína animal que no acarrea la proteína vegetal? No estaría entendiendo esa parte, ya que podría explicar porqué es exactamente al revés (hablando de nutrientes)
    Saludos

    • Pablo A. González

      Los riesgos más presentes tienen que ver con la función renal. La proteína animal suele ser más áspera de procesar en esa instancia y una dieta hiperprotéica puede no ser la mejor.

      • Leo

        ¿Cómo es eso de la distinta “aspereza” en base al origen de la proteína? Desconozco al respecto. Sí es bien sabido que la animal contiene mejor calidad de aác. y es más sencillo consumir mayor cantidad por porción. Sospecho que el verdadero monstruo que quieren implementar los vegetarianos es ese: Es más fácil llegar a un exceso de ingesta de proteína comiendo carne. Pero eso hace al hábito, no a la calidad del alimento. Cualquier dieta hiperproteica conlleva problemas renales.

        Saludos

  23. Sergio

    Jaja muy buena che! las harinas si te las regalo.. Pero.. Asado de soja? Ni hablar!! Háganse una investigación del ayuno intermitente funciona bastante bien!

  24. Fer Pelu

    Hoy en el almuerzo vi a la recepcionista y a la secretaria googleando cuántas calorías tenía una milanesa. Al horno. De carne y de pollo (por las dudas). Les voy a pasar la nota, pero más que nada porque tiene dibujitos. :p

  25. Javito

    Habìa escuchado y puesto en pràctica esto de bajar la cantidad de HDC. Me viene a la cabeza una tal “paleodieta”, que vendrìa a ser comer como nuestros ancestros, sacar cereales, consumir grasas y vegetales crudos inclusive. Y la verdad es que me habìa dado buenos resultados (aùnque crudo no comì nada). Y tiene toda la lògica, si sabemos que la agricultura tiene 4000 años.

  26. Mariu

    Te leo seguido y no soy de comentar, pero esta vez necesito hacer aunque sea un esbozo de cuánto te detesto. Mi excusa falaz favorita para ignorar toda la evidencia en contra de mi pasión por las grasas saturadas consiste en suponer que el autor es un infeliz que piensa que la coca zero tiene el mismo gusto que la verdadera (u otras blasfemias por el estilo). A una persona así no se le puede creer nada. ¿En cambio a un amante de la mozzarella con qué argumento ad hominem lo invalido para poder seguir viviendo felizmente en la mentira? Por si no quedó claro: TE ODIO PROFUNDAMENTE.

    Comentario aparte: vegetarianos y demás gente de hábitos saludables, tal vez no se dan cuenta de la tragedia que es esto para los simples mortales consumidores de panceta y medialunas, no sean insensibles y respeten el dolor ajeno. Sus comentarios alegres me generan más odio que el depravado autor de esta forra nota del infierno.

  27. nacho

    No me gustó mucho la nota y se vé que se escribió con cuidado. Mucho caos, será nuestro cerebro queriendo completar la imagen que falta? demasiado hemisferio izquierdo, en vez de tirarse a lo desconocido y dejarse llevar, esas formas no nos dejan salir de lo conocido y lo cotidiano. Saludos.

    • Leo

      La diferencia son los aminoácidos (que en el caso de los animales hay mayor valor biológico), por lo tanto su estructura primaria. Sin embargo el que redactó el artículo explica por ahí que en el caso de la proteína animal es más “difícil de procesar”, o algo por el estilo. Intuí que hablaba de digestión y absorción de la misma, aunque luego me parece que se le mezcló con las consecuencias renales de un exceso de consumo de proteína (cosa que no tiene que ver con el origen al ingerirla).

      Lo único que encontré por internet son gente rara que dicen que las proteínas de origen animal contienen “grasas insaturadas” las cuales fermentan jaja.

        • Leo

          Me parece que este tipo de artículos intentan fomentar una dieta variada, y los archienemigos de la carne lo derivan hacía el consumo exclusivo de vegetales. Ese es mi “temor”.
          En la nota no lo especifica, pero me parece que esa es la conclusión obvia, ya que habla de problemas cardiovasculares por ejemplo. La ateroesclerosis sería una clásica y es producida por lípidos (de cualquier origen). Justamente habla de reemplazar la carne roja por pescado (reino animal también).
          Con respecto a la correlación entre las variables en estudio (carne vs diversas enfermedades) debería tomarme la molestia de leer todo el paper como para darla por válida realmente, pero me voy a quedar con la duda.

          Agradezco que hayas seguido el debate, Pablo.

  28. Nancy

    Deje las harinas hace unos tres meses, bah las reduje al maximo. Los primeros dias son dificiles, pero despues viene la liberacion. Chau apetito voraz, dejas de comer simplemente para alimentarte. Demas esta decir que baje 5kg que hace años no podia bajar. Me siento bien y eso no lo cambio!!! Exelente nota! Con humorrrr!!!!

  29. Enzo

    Muy buena nota como siempre. Una cuestion nomas. Me resisto a creer que la carne no es buena jaja. Quiero pruebas de esto “.. Ya sabemos que la carne (especialmente la roja) no es la mejor mejor idea para nuestro cuerpo, y esos peligros están claros y son reportados. ..”

    saluds.

  30. Florencia

    Respecto a lo mucho que ya dijeron en otros comentarios, quiero agregar: el problema de la carne es que asocian carne a carne roja. Existen el pollo, el pavo y el pescado que les van a dar proteínas con menos grasas que la carne roja. El asado es genial, pero no para todos los días.
    Reduje la cantidad de carne roja a 1 vez por semana, cambiándola por carnes blancas y OHHH los efectos a nivel salud y peso son increíbles.

  31. Paula

    Che, la nota me pareció, como a todos, muy buena y útil. Pero me “llega” desde otro lado, también: Estuve buscando información sobre ejercicios y sobre alimentación para bajar de peso y pasé por una sensación mucho más violenta que lo que vos la describís diciendo que el tema tiene “olor a Oh La Lá”. Debe ser por el hecho de ser mujer, que me sentí tratada como idiota en cada una de esas notas rosadas y con fotos de flacas en bikini en la playa y gordas e ropa interior vieja y con ojeras. Se me hizo, como a vos, muy difícil encontrar cosas serias o por lo menos “decentes”. Ahí me trababa con la parte técnica…. celulas, proteínas, colas de nosequé … hago agua y el razonamiento me llega hasta un punto. En tu misma nota, que está bajada a lenguaje criollo, me perdí por ahí.
    Pero bueno, no por ser original, sino por rescatar esa otra característica muy buena de tu nota, es que te agradezco el haberte tomado el trabajo de explicarnos cuál era la verdad de la milanesa y cómo funciona la cosa para que sea esa la verdad.
    De paso te propongo para las próximas notas Oh La Lá sobre el tema de bajar de peso, el de cómo ejercitar (hacer musculatura no sólo aeróbicos, pero priorizar tiempo a peso, ya que después de dos min de ejercitar empieza el músculo a quemar energía posta, sino -como yo- cambiás grasa por músculo y la balanza te dice siempre el mísmo número); el entrenamiento HIIT que es terrible pero al final, es más “eficiente” para perder peso; hablar sobre el maldito metabolismo que nos servía cuando todavía evolucionábamos y no ahora que tenemos supermercados -como vos decís- y hace que nos estanquemos cuando se equilibra con la nueva dieta y ejercicio… bueh, un aporte interesado, porque también quiero ver cómo me lo resumís y pones en palabras entendibles.
    saludos!

  32. paleocaracolito

    todo bien, l@s gord@s arrepentidos honramos tu trabajo. de hecho se agradece, pero como cordobesa de ley con el ferné con coca no te metas! hasta me aguanto entrar al lab y que huela a criollitos (libritos pa los porteños) pero el ferné es sagrado!

  33. windows98

    lo único que entendí es que “la nutrición es un quilombo”, pero como soy vegetariano y huele a que el contenido me favorece voy a hacer la vista gorda. ¿dije gorda? quise decir tu cola llena de grasas saturadas gato, una vez que parece que me va a dar bola nada menos que la que siempre pareció ignorarme, que es la ciencia, y me cuesta más procesarla que a los sanguchitos de cartón. termino de escribir y empiezo a releer, mientras te puteo, así de paso la bardeada te llega más variadita.


Publicar un nuevo comentario