43. Jíbaros del Porno

Jíbaros del porno

Corría el vertiginoso e inquisidor siglo XVI en una Europa cargada de fanáticos religiosos con dones artísticos. Mientras tanto, en un pueblito muy pequeño de Nápoles (Italia, Diego Maradona) nacía un niño llamado Giordano “Che” Bruno. Al joven Giordano le gustaba mirar al cielo y sobre todo le gustaba creer que todo lo que observaba era verdad. El joven Giordano creció y observó, pensó y observó de nuevo al cielo, y habló. Años más tarde, Giordano Bruno moría prendido fuego en una hoguera por hereje. Hereje por observar múltiples sistemas solares, hereje por pensar que el universo era infinito. Hereje por no pensar lo que había que pensar.

La historia de Giordano Bruno chorrea romanticismo. Romanticismo científico del bueno. ¿A quién no le conquista el corazón un personaje que murió no solo por pensar distinto, sino por creer que lo que observaba era la verdad? Te Cheguevariza la piel, te hace saltar de alegría. Es una sensación tan hermosa como la masturbación.*

*Sé que cuando leíste el último párrafo, tragaste fuerte, miraste para los costados y en algunos casos lo releíste para ver si decía “masturbación” o era un error de tipeo al querer poner “tan hermosa como la creación”. Sé que lo hiciste porque sos humano y porque por más iPad, internet y nafta super, hoy en el siglo XXI, aún nos encontramos atrapados por una cultura con sensación de “inquisición”.  

¿A qué sociedad no le gustaría poder justificar la idea que vincula la pornografía con una tendencia hacia la estupidez imponiendo inquisidoramente la idea de que “la masturbación te deja ciego, tonto, o por lo menos con pelos en las manos“? ¿A quién no le gustaría titular ‘Afirman que ver mucha pornografía reduce parte del cerebro’ (Clarín), ‘Mirar mucha pornografía reduce parte del cerebro’ (Infobae), ‘La pornografía en exceso reduce parte del cerebro’ (Telefe), ‘Watching pornography damages men’s brains’ (Mirar pornografía daña el cerebro de los hombres) (The Telegraph) o ‘Porn may be messing with your head’ (El porno desordena tu cabeza) (Reuters)?

¿A qué sociedad no le gustaría que eso pase? Bueno, pasó.

Como un chiste que se hace la historia de la humanidad a sí mismo, hoy, post revolución científica, la búsqueda de la verdad está en manos de la ciencia. Sí, aunque la búsqueda por la verdad sea para justificar un prejuicio tan medieval.

¿Qué pasa si te digo que hace pocas semanas salió un trabajo científico en una revista super grosa llamada JAMA Psychiatry, y que el título fue “Brain structure and functional connectivity associated with pornography consumption. The Brain on Porn” (Algo así como “Estructura cerebral y conectividad funcional asociados al consumo de pornografía. El cerebro en la pornografía”)? Seguramente empezarías a creer que las profecías autocumplidas de la sociedad empiezan a caer sobre tus hombros.

Pero, antes de precipitarnos (acá es donde reprimí por lo menos 4 chistes muy malos sobre química inorgánica y 9 sobre eyaculación precoz) y salir como locos a prender antorchas, analicemos el trabajo realizado por los doctores Simone Kühn y Jürgen Gallinat del Max Planck de Berlín.

El título nos vende un vínculo entre la estructura, la conexión del cerebro y el consumo de pornografía. Y compramos, OBVIO. Más compramos cuando a los pocos segundos de leer este apasionante relato bíblico científico empezamos a descubrir que existe una correlación negativa entre la sustancia gris del cerebro y las horas de pornografía vividas por un puñado de jóvenes evaluados.

La sustancia gris de nuestro cerebro corresponde a las regiones integradas por los cuerpos celulares (o somas) y dendritas de las neuronas carentes de mielina. Siendo la mielina un material lipoproteico (una fusión entre los odiados lípidos y las muy mediatizadas proteínas, ponele Wanda e Icardi si querés) que permite una transmisión del pulso eléctrico a mayor velocidad. La sustancia gris, asociada a funciones más complejas, la hallamos fundamentalmente en la corteza de nuestro cerebro y no hay que ser un genio amante de la vida para darse cuenta de que está bueno tener una linda y gran corteza cerebral. Antes de que muchos entren en pánico, preguntémonos cómo llegaron a esta correlación.

SPOILER ALERT: Si pensás que ahora venía la parte donde la ciencia tiene la última palabra, dejá de leer en este preciso momento.

Para evidenciar una disminución de la materia gris con el consumo de pornografía los investigadores hicieron lo siguiente: tomaron 64 hombres (en promedio 29 años) carentes de patologías neurológicas y psiquiátricas alguna. Posteriormente, los metieron en un resonador con el objetivo de escanear su actividad cerebral cuando les mostraban imágenes con contenido sexual o imágenes neutrales. Macanudo (macanudo era como el “copado” en los 80s, copado era como el “increíble” en los 90, increíble era como el “OK” del 2000 en adelante). Luego, una vez afuera del resonador, se les preguntó “che, chicos, ya que están acá, ¿por qué no jugamos a confesar su vida íntima y me cuentan que cantidad de tiempo le dedican a la pornografía, eh?”. Esta gente, lejos de intimidarse o excusarse, calculó y confesó que en promedio miraban 4 horas de porno semanal (valores bastante menores a los del adicto al sexo por internet, no quiero decir la cantidad de horas para no angustiar a más de  uno).

Los resultados, que fascinaron a los medios de todo el mundo, mostraron una correlación entre las horas de pornografía vistas y la cantidad de materia gris del cuerpo estriado derecho (y humano), región involucrada en parte en el procesamiento de acciones relacionadas con la recompensa. Los sujetos que consumían más horas tenían menor cantidad de materia gris. “Lo sabía, lo sabía” grita la tribuna mientras el adolescente se toma la cabeza. Para justificar la idea, y en un acto aún más tribunero, los científicos determinaron que los muchachos con mayor propensión a la pornografía mostraban una menor activación del cuerpo estriado izquierdo cuando miraban las imágenes subidas de tono, evidenciando una conectividad menor entre regiones diestras del cerebro y las zurdas. Los eternos problemas, en este caso de conectividad, entre la izquierda y la derecha.

En conclusión: mirar pornografía te reduce el cerebro.

Me encantaría terminar esta nota como toda nota científica. Con una verdad científicamente comprobada. Eso sí, una verdad momentánea como cualquier otra, pero firme e irrefutable. Me encantaría realmente, pero no, prefiero hacerlos pensar. Pensar como Giordano Bruno, pensar a contracorriente (como el Calamaro y como los Salmones también), pensar que aunque hoy la ciencia sea el símbolo más cercano a la verdad puede tener problemas experimentales o de interpretación. Aunque estemos tentados por decir que “los hombres que ven pornografía tienen partes del cerebro más pequeñas”,  a partir de esos mismos resultados también cabe la posibilidad de pensar que “los hombres con esas regiones de menor tamaño pero de nacimiento tienen mayor propensión a ver más pornografía”, entre otras decenas de posibles correlaciones. Correlación no es necesariamente causalidad. Porque, por más correlación que haya entre el consumo de queso mozzarella y la cantidad de ingenieros civiles recibidos durante el período 2000-2009 o el gasto de EEUU en ciencia, espacio y tecnología y la cantidad de suicidios por ahorcamiento y sofocación en el misma década, su causalidad es inexistente hasta que la ciencia y la lógica lo comprueben.

Simone Kühn y Jürgen Gallinat, como grandes investigadores, saben de las limitaciones de su trabajo y  lo aclaran en su discusión.

Pero ya es tarde. Una vez más, los resultados científicos son devorados por las ganas mediáticas de decir lo que más vende. Lejos de ser criticados por la falta de controles sobre los rasgos de personalidad de los participantes o excesiva confianza en la declaración oral de las horas de pornografía consumida, nos centramos en hacernos creer lo que queríamos creer desde hace siglos atrás, avivando el fuego de la hoguera con trabajos científicos mal interpretados.

 

http://archpsyc.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1874574



Hay 31 comentarios

Añadir más
  1. fede

    Muy buena la nota, y sobre todo, COMPLETA, sin omitir partes de la investigacion que “no venden” pero no dejan de ser importantes.
    En otro orden de cosas, me saco el sombrero ante las etiquetas de esta nota!

  2. Enrique Alfonso

    Los medios masivos son a la desinformación como la iglesia a la inquisición…

    En fin, así nos sucedieron tantas cosas que nos mataron y nos siguen matando. Por ejemplo, en Neuquén, el ministro de salud prefiere difundir datos de ocupación hotelera o inaugurar viviendas, mientras hace campaña, en lugar de analizar por qué aumentó el índice de mortalidad infantil y tomar las decisiones que correspondan…

    Muy buena la nota. Excelentes ejemplos de “correlación” y “no causalidad”. Los análisis estadísticos en manos de pelotudos y oportunistas son armas de destrucción masiva…

  3. Mabel

    Las horas frente al televisor mirando un desfile de modas ,golf o viendo cartoon network creo q darían tb reducción cerebral Habría q hacer un estudios c eso

  4. mauro Mongo Gonzá

    me GUSTO mucho el artículo Ya que Yo Soy fan de Fabri y creo que la historia se repite constantemente. siguen existiendo imperios. Siguen existiendo religiones. Ahora el dios supremo no es zeus o Júpiteq, sí no un dios que se llama dios. Poco originales los cristianos para PONER nombres a sus todo poderosos. Ahora Porque zeus Júpiter, rah o Inti eran mitos y el dios cristiano no lo es? Vaya uno a saber. Chau

  5. Juanchi

    El número de piratas en los mares (desde el año 1800 a 2000) es inversamente proporcional a la temperatura global media. Conclusión: Los piratas tienen un efecto refrigerante sobre el planeta.

  6. mundorubik

    Entonces a esta altura de mi vida madura mi cerebro tendría que ser incapaz de razonar un 2 + 2, ser del tamaño de una nuez y la interacción entre la parte izquierda y derecha tendría una capacidad de conexión de línea fija de plan Megatel.

  7. Paola

    “Pero, antes de precipitarnos (acá es donde reprimí por lo menos 4 chistes muy malos sobre química inorgánica… ”
    Me tocaste el corazón =)

  8. Facundo.

    Pongamoslo así. Es cierto que puede existir una relación entre las horas de pornografía y la disminución cerebral, pero imaginemos que no se sabe que causa que (como lo dijeron ustedes), pero independientemente de cual es el factor que causa al otro factor, podemos pensar que existe una tercer factor (o un cuarto, quien sabe, un quinto) que esta asociado a alguno de los anteriores y termina por “disminuir” el cerebro o la conexión entre lógica y arte. Imaginemos el caso de los que miran mucho fútbol (también es como el porno pero nadie dice nada), generalmente están varias (y les aseguro que mas de 4) horas a la semana mirando esta mierda e inevitablemente padecen, sin darse cuenta, de disminución cerebral y nadie hace estudios porque el fútbol es mas negocio que el porno (creo). Inmediatamente se me viene a la cabeza y es una teoría bastante “sentidocomunesca” de que en realidad la relación tiene que ver con las horas que se esta “automatizado”, “enchufado” y prácticamente “dormidos” mirando algo sin sentido en una pantalla (sea porno, fútbol, carreras, TN, 678, cadena nacional, etc etc) mas de 4 horas semanales cuando eso es el tiempo que podrías dedicar a leer todos los “papers científicos” de “El Gato y la Caja” o escribiendo un comentario para decir, en definitiva, que el porno, 678, TN, fútbol, y el TC, son una mierd@…. eso si causa disminución mental no porque sea maligno en si, es porque se pone en practica la inercia del “no pensar”, al igual que esos “científicos” cuando hicieron el experimento.

    Buen paper gente ;)

    • EMILIO

      Solo quiero agregar que dudo que el porno mueva menos plata que el fútbol. Es el mayor negocio de internet, y probablemente por mucho tiempo lo sea. El poder no solo depende del poder adquisitivo, también de la influencia en la sociedad (e.g. el poder de las iglesias, de los medios de comunicación). En este caso, la “campaña subconsciente contra el porno” es culpa de la opinión general y no de la plata que mueva el negocio.

      • lucho

        el porno mueve mas plata que hollywood, ahora no se si mas plata que el futbol…. pero que son mierdas de masiva llegada social y muy pobre, famélico contenido, no quedan dudas.

    • Sol M

      Tal cual. Es lo que pasa cuando se buscan correlaciones flojas de papeles, porque el experimento esta diseñado desde una gran pobreza teórica. Cuando se estudia seres humanos deben controlarse muchas variables, para lo cual son útiles las hipótesis alternativas (imaginar casos en los que la correlación puede darse por otro motivo). La falla en controlar las variables e interpretar los resultados responde en gran parte a la orfandad teorica y el reduccionismo de querer estudiar fenómenos humanos como si no fuesen tales.

      Es bueno ver en el Gato este tipo de análisis críticos a estudios sociales mal encarados, algo que quizas hubiera venido bien en el abordaje de la “Teoria del garca”, por ejemplo.

  9. Jimena

    Cita textual “Pero, antes de precipitarnos (acá es donde reprimí por lo menos 4 chistes muy malos sobre química inorgánica y 9 sobre eyaculación precoz)”
    Me gustaria al menos saber uno de los chistes malisimos que se reprimieron.

  10. Nati

    Me pone realmente mal que el estudio se haga solo en hombres, como si las mujeres no miráramos porno. Más allá de eso no trague saliva ni mire a ningún lado con lo de “Masturbacion” por el momento lo único que me sucede es esperar a duff man cuando pido pizzas y que caiga en su lugar el chapulín colorado… Que tiene razón, no contaba con su astucia.

  11. Paula

    Este problema se ve en todas las ciencias. Lo estuvimos conversando esta semana en el campo de la lingüística de corpus [@LancasterUni @futurelearn https://www.futurelearn.com/courses/corpus-linguistics%5D.

    Hay un esfuerzo visible en mejorar las interfaces, metodologías y herramientas de recolección y procesamiento de datos (y, en verdad, estas mejoran cada vez más, reciben fondos considerables para su desarrollo), pero por mucho que estos factores se refinen, si la interpretación de dichos datos no es rigurosa, en tal caso la exactitud y la riqueza de los datos solo servirá para dar mayor sofisticación y aura de veracidad… a conclusiones falsas, parciales o distorsionadas.

    Justamente estas «conclusiones» son las que aman y reproducen los medios. Una vez que estas se divulgan, son aceptadas y congeladas como verdades absolutas (al menos en ese momento), y una vez que la conclusión toma estado público, nadie vuelve a revisar las premisas ni los procesos de interpretación que las sustentaron.

    Si no se hace hincapié en las vulnerabilidades de esta etapa, terminamos, como decís en la nota, haciéndole decir a la ciencia lo que queremos creer, y el dato científico termina nutriendo el «arte de mentir con exactitud» (creo que lo dijo Mark Twain. Pero, como leí esta semana, un recurso infalible de la retórica es atribuirle a Mark Twain cualquier pavada que uno diga.)

  12. Julián

    Excelente nota. Nos quieren ensuciar el porno con sesgos científicos. Brillante el comentario de juanchi
    Estructuralmente falta hacer el trabajo de ver q pasa con esas sustancias grises con porno vs cualquier otra cosa

    Genios sigan abriéndonos la cabeza

  13. Martin

    Que tiene de “estudio científico” hacer una relación tan pelotuda??? qué hubiera pasado si la pregunta hubiese sido otra en vez de “ctas horas de porno miras por semana?”?? Por ejemplo, no se, algo como “que culto religioso seguís??”… Hubiesen terminado diciendo que los católicos son todos unos idiotas y que los judíos son super-dotados. O al revés… o quien sabe!! jajaja una “paparruchada” (ya que estamos con palabras ochentosas) el estudio…

  14. LUCAS

    Hola, copada la nota, pero quiero resaltar una frase muy poco feliz

    ” (…) su causalidad es inexistente hasta que la ciencia y la lógica lo comprueben”

    La existencia de una causalidad es independiente de cualquier comprobación lógico/científica.
    Se podría decir que no podemos hablar de causalidad en tanto y en cuanto no haya sido comprobado….

    Pero lo de inexistente es como darle una entidad pseudodivina a la ciencia, no?

    PD: parece mala onda mi comentario pero no lo es, júrolo con una mano sobre la biblia y la otra sobre la mesa (la otra biblia)

    PPD: que posdata más pelotuda la anterior

  15. Romi

    Para mi, si hay algo de perjudicial en el porno, es lo que expone esta mujer:
    https://youtu.be/4Up_-hPJMxc
    Cuesta tener una pareja a la cual cualquier cosa menos rimbombante o diferente a la pantalla le parece insuficiente. La realidad es un premio consuelo, la perfección es esa del porno.


Publicar un nuevo comentario