Carrito
El carrito está vacío.
145.-Ego

Fusión

Esta semana (y en simultáneo con esta nota), publicamos los primeros estudios neurocientíficos modernos sobre los efectos del LSD en el cerebro humano. Junto a la gente de David Nutt y Robin Carhart-Harris, que trabajan en el Imperial College de Londres (un grupo de investigación muy piola de Inglaterra), quisimos de alguna manera espiar la conciencia. Para esto usamos dos herramientas. Por un lado, el LSD como modificador del estado de la conciencia y, por otro lado, la resonancia magnética funcional (fMRI). Usando ambos, podemos tratar de entender los cambios físicos asociados a nuestra conciencia bajo los efectos de este psicodélico. A pesar de ser de una de las técnicas más poderosas que existen para investigar el cerebro humano en acción, la resonancia magnética funcional nunca se utilizó para estudiar los efectos del LSD. Hasta hoy.
El problema es que, cuando investigar con LSD no estaba prohibido, la técnica todavía no existía, y para cuando la técnica se inventó, el LSD ya estaba prohibido. Timing, que le dicen; una historia de desencuentros sin sentido que retrasó unos veinte años los descubrimientos que hoy nos llegan.

Normalmente no podemos sentir el olor de una cumbia o el color del olor a choripán, y tampoco quedarnos colgados viendo fractales cada vez que cerramos los ojos. Pero las drogas psicodélicas como el LSD tienen muchas propiedades únicas que pueden definirse con una frase: distorsión de  la realidad. Por eso, en una experiencia psicodélica puede ocurrir eso y mucho más; aunque no, la pared no cambió de color ni se está derritiendo. Digamos, el LSD genera un mundo ilusorio en el que vivimos por un rato antes de volver a la realidad.

El problema de esta definición es que lo que vivimos todos los días también es una ilusión. No, no se trata de estar dentro de la Matrix, sino de todas las transformaciones que el cerebro le hace a lo que percibimos para que entendamos algo y así evitar que el mero hecho de abrir los ojos cada mañana nos haga gritar ’¿¡WTF!?’. Mariano Sigman encontró una definición que acompaña perfectamente esta idea, al describir el cerebro como ‘la máquina que construye la realidad’. El cerebro, entonces, no es una máquina de recibir información y listo, sino todo lo contrario: toma un rol activo en nuestra percepción del mundo y actúa para construirlo. Éste es el motivo por el cual no vemos un montón de estructuras que están adentro del ojo (no, no es una bola transparente), encontrás a Jebús en una mancha de humedad en la pared o reconocés al perro de tu ex en una nube. Nuestro cerebro filtra la información que le llega a través de los sentidos y le aplica un poquito de neurophotoshop para lograr una ilusión funcional a la vida cotidiana, pero que sigue siendo una ilusión. Es larga la lista de trucos que usa el cerebro para que podamos vivir una mentira más cómoda y confortable que el mundo pedorro lleno de triperio ocular y otras realidades que en realidad no son realmente como las percibimos. Evidentemente, a lo largo de la evolución, generar toda esa ficción debe haber tenido y tiene claras ventajas adaptativas. Y si no, armá tu realidad y ganá las selecciones.

Así que de repente parece válido declararse confundido. ¿Cómo sabemos que no nos están engañando en el cambiazo de una ilusión por la otra? ¿Y si algunas partes de la ilusión que nos ofrece el LSD son más cercanas a la realidad que lo que experimentamos estando completamente sobrios?

Una de las facetas más interesantes de la experiencia psicodélica que se puede alcanzar mediante el consumo de LSD es la pérdida del sentido del ‘yo’, fenómeno también conocido como ‘disolución del ego’ o ‘muerte del ego’. Este estado es difícil de transmitir de forma efectiva a alguien a quien nunca le pasó, y una manera relativamente directa de experimentarlo sería que el otro en vez de escuchar una descripción pobre, pudiese consumir LSD. Pero para no romper la ley por ahora vamos a intentar una definición desde la sobriedad: la muerte del ego es la pérdida de la sensación de ser una persona individual. Durante la disolución del ego, el cuerpo físico se revela repentinamente como una frontera arbitraria entre vos y el mundo exterior. Una que no es más arbitraria ni que te aporta más individualidad que la remera que llevás puesta, las paredes de la casa donde vivís, la atmósfera del planeta Tierra.

Una premisa central de muchas religiones (del budismo, por ejemplo) y un punto de algunos filósofos pasados y contemporáneos (como Sam Harris) es que, al menos en este caso, consumir LSD nos estaría acercando a la posta. El ‘yo’ no sería más que otra ilusión de nuestro cerebro; nosotros mismos y nuestra individualidad estaríamos siendo inventados momento a momento por el cerebro, que podríamos llamar ahora ‘la máquina que construye a uno mismo’. O capaz, ya que estamos entre nosotros (literalmente), ‘la máquina que te construye’. Similar al caso del globo ocular lleno de cosas transparentes, la ilusión del ‘yo’ podría ser muy conveniente. Entre otras cosas, el ‘yo’ no quiere dejar de existir y contribuye a un fuerte instinto de preservación. Sabemos, por ejemplo, que es más ameno morir si antes disipamos la ilusión de que existimos como nosotros mismos. Un estudio demostró que la pérdida del ‘yo’ causada por psicodélicos (en este caso, psilocibina) alivia la ansiedad ante la muerte en pacientes terminales de cáncer. Básicamente, en vez de una muerte ortiba que te prende las luces y te apaga la música, tenés una que con una sonrisa te pregunta si necesitás algo más porque en 15 cierra la barra. En esa línea, hay varias investigaciones que apuntan a la potencialidad de utilizar psicodélicos para el tratamiento de la ansiedad, la depresión y hasta la adicción a sustancias como el alcohol y la nicotina.

En nuestro trabajo, usamos el LSD como una herramienta para indagar sobre los engranajes de esa ‘máquina que te construye’. Los sujetos que participaron en el experimento recibieron LSD o un placebo de manera aleatoria (y, por supuesto, sin saber cuál habían recibido, aunque sospechamos que deben haberse dado cuenta). Luego, mediante fMRI, comparamos los cambios en la conectividad del cerebro entre ambas condiciones. El resultado central de nuestro estudio es que el LSD aumenta el flujo de información a través de un grupo de regiones que se encuentran en la corteza frontal (arriba de los ojos) y parietal (arriba de las orejas) del cerebro. Se sabe hace algún tiempo que la actividad neuronal en estas regiones se incrementa durante la introspección y disminuye cuando prestamos atención al mundo externo. En nuestro trabajo vimos específicamente que el LSD aumenta el vínculo entre esta red de neuronas de la introspección y las áreas del cerebro que perciben el allá afuera. Es casi como si nuestro cerebro dejara de darnos bola en favor del resto del Universo y entonces desapareciéramos por un rato. En cierta forma, se desvanece la ilusión de que uno mismo es uno mismo; un alguien separado, distinto, individual, único; un ‘yo’.

La ‘intensidad’ con la que desaparecemos correlaciona con la conectividad de la corteza parietal, específicamente en una zona que se conoce comúnmente como giro angular. Estudios relativamente complicados (a cráneo abierto, en pacientes con epilepsia) en los que se realiza estimulación eléctrica del cerebro, demuestran que se puede inducir esta pérdida de estar ‘dentro de uno mismo’ si se le pega una ‘patadita’ eléctrica lo suficientemente fuerte al giro angular. Esta y otras técnicas similares son hoy por hoy un estándar en la investigación en neurociencia. Nuestro trabajo muestra, de manera concluyente, que el LSD es una herramienta no sólo igual de poderosa para manipular el estado del cerebro, sino también mucho más elegante. A pesar de esto, como todos sabemos, es ilegal.

ego-dissolution

Las regiones donde encontramos una correlación positiva entre disolución del ego e incrementos en conectividad cerebral (en verde las regiones donde la asociación es más fuerte). A la derecha, un ejemplo de esa asociación: cada círculo es un sujeto experimental. Se ve como a mayor aumento en conectividad (giro angular derecho), mayor disolución del ego.


Cerramos entonces un ciclo que empezó cuando Albert Hofmann, descubridor del LSD,  escribía sobre sus primeras experiencias:

¿En qué consiste la diferencia esencial y característica entre la realidad cotidiana y la imagen del mundo experimentada durante la embriaguez con LSD? El yo y el mundo exterior están separados durante el estado normal de conciencia; en la realidad cotidiana, uno se encuentra cara a cara con el mundo exterior, que se ha convertido en un objeto más. Durante la embriaguez con LSD, los límites entre el yo y el mundo exterior más o menos desaparecen, dependiendo de la profundidad de la embriaguez. (…) Una parte del yo se desborda hacia el mundo exterior, en objetos que comienzan a vivir, a tener otro significado más profundo. Esto puede ser percibido como una bendición, o como una transformación demoníaca impregnada de terror (…). En una experiencia favorable, el nuevo ego se siente felizmente unido a los objetos del mundo exterior (…). Esta experiencia de unidad profunda con el mundo exterior puede intensificar el sentimiento de que uno mismo es en realidad uno con el Universo.’

La intuición de Hofmann sobre cómo el LSD desdibuja los límites entre la introspección y el mundo exterior es un paralelo casi exacto de la interpretación que hacemos en nuestro estudio. Personalmente, creo que la distinción entre ‘conciencia de uno mismo’ y ‘conciencia del resto del Universo’ se podría aplicar a una clasificación general de los estados mentales. En la ‘conciencia ordinaria’ experimentamos con intensidad nuestro ‘yo’ y también el mundo que nos rodea. Al soñar, perdemos la conciencia de nuestros alrededores, pero en ciertas ocasiones podemos retener la conciencia de nosotros mismos (en los famosos ‘sueños lúcidos’). Bajo la influencia del LSD u otros psicodélicos, es posible desarmar el ‘yo’ sin perdernos el contenido de lo que nos rodea. Y finalmente, en ciertos estados inducidos por la meditación o en ciertas fases del sueño (‘sueño no REM’), es posible tener una conciencia completamente vacía, sin percibirnos a nosotros, ni al entorno, ni a nada. En el diagrama de acá abajo, el LSD nos permite explorar la esquina superior-izquierda, de la misma manera que otras herramientas nos permiten explorar otras partes.

estados

Distintos estados mentales diferenciados por la conciencia de nosotros mismos y la conciencia del entorno. Mucho de lo que sabemos de la esquina superior izquierda (‘disolución del ego’) es gentileza del LSD.

Conoceríamos mucho menos sobre la conciencia y la construcción del ‘yo’ si no fuese por el descubrimiento del LSD. De hecho creo que, en nuestros experimentos, el LSD y la resonancia magnética funcional son dos herramientas igual de fundamentales, y que así como festejamos el descubrimiento de las neuroimágenes, deberíamos celebrar de la misma manera el del LSD.

Hay una idea generalizada de que existió una ‘era dorada’ de los psicodélicos (principalmente del LSD) en los años ’60. A todos nos gusta un poco ver lo mejor en el pasado y hablar de los ‘buenos tiempos’: las temporadas 1-10 de los Simpsons, el Boca de Bianchi, el peronismo o la ausencia del mismo, son algunos ejemplos frecuentemente citados de algo que antes fue muy bueno y que hoy es más o menos bueno, pero nunca tan bueno como supo ser. Sin embargo, vivimos en un momento en que casi todos los meses hay estudios nuevos y maravillosos sobre la ciencia de los psicodélicos. De hecho, esta semana se rompió una sequía de muchas décadas sobre experimentos neurocientíficos con LSD en humanos. Por eso pienso que esa ‘era dorada’ de los psicodélicos no fue en los ’60. La era dorada de los psicodélicos es hoy.

Los Beatles habrán tenido canciones increíbles, pero nosotros tenemos resonadores magnéticos.

 

Nota del autor: Investigar con LSD es diferente a investigar con cualquier otra sustancia, porque en principio está prohibido. Eso no significa que lo que hicimos fue ilegal, pero sí que fue muy costoso. Obviamente no podemos poner en los métodos del paper que mandamos a uno de los autores a pegar LSD al mercado negro  (ni podemos ni pasó, porque no nos sirve el LSD del mercado negro). El LSD que usamos se sintetiza especialmente para los experimentos por un laboratorio farmacéutico y es bastante caro. Por esto quiero decir que el estudio no hubiese sido posible sin el generoso financiamiento de la Fundación Beckley como parte de un programa conjunto con Imperial College, dirigido por Amanda Feilding y David Nutt. A ellos, gracias totales.

Nota de los editores: No queremos ser mala onda, pero consideramos necesario advertir que, debido a los elevados niveles de control que hay sobre el LSD en Argentina y el resto del mundo, en nuestro país es prácticamente imposible acceder al mismo. En lugar de él, lo que circula en el mercado negro en forma de ‘cartón’ con dibujitos es, en su mayoría, una sustancia psicodélica potencialmente peligrosa llamada NBOMe. A diferencia del LSD, hay muchos menos estudios sobre el NBOMe, produce muchos más cambios fisiológicos y se reportaron varias muertes por su consumo, por lo que no se conoce su dosis segura. Todo esto se lo debemos al estado de ilegalidad del LSD. Todo esto y otro millón de perjuicios a la salud, a la economía, a la seguridad y a las libertades personales de la sociedad, devenidos del estado actual de las políticas de drogas.

Pero bueno, para qué queremos evidencias y criterios científicos sobre la clasificación legal de las sustancias si podemos tener guerra contra el narcotráfico.

 

Tagliazucchi, E., et al (2016). Increased global-cross talk in the brain underlies reports of ego-dissolution under LSD. Current Biology.
Carhart-Harris, R., et al (2016). The nature of the LSD experience revealed by multimodal brain imaging. Proceedings of the National Academy of USA.
Wood DM et al (2015). Prevalence of use and acute toxicity associated with the use of NBOMe drugs. ClinToxicol.
Grob http://archpsyc.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=210962

 




Hay 87 comentarios

Añadir más
  1. Juan Carlos Godoy

    Enzo, te felicito por los estudios sobre LSD y conciencia y, por cierto, por esta nota para El Gato & La Caja… no imagino un mejor lugar para hablar sobre investigación de punta (con participación argenta!!!) y, de paso, para machacar sobre la necesidad de políticas públicas (sobre drogas) basadas en la evidencia… ;-)

  2. Sebastian

    Enorme investigación, enorme artículo. Felicitaciones.

    PD: Estaría bien poner un link a una lista de Spotify de los Doors antes de arrancar la nota ;-)

  3. Esteban Siravegna

    Enorme. Fantástico. Maravilloso. Legalizenlán.
    Amigo posmo, esto no habilita a decir que la realidad la construyen los humanos. Te invito, nuevamente, a tratar de salir por la ventana de un piso doce. Vos y todos tus amigos. Creyendo en que realidad == percepción de la misma. Después contamos cuántos se estrolan contra el piso y cuántos no.

    • Pablo A. González

      Es hermoso poder acercarnos a la ilusión permanente de la construcción de la experiencia subjetiva sin por eso dejar de sostener que la realidad es. Claro que es! Pero qué loco cómo la filtramos y photoshopeamos para experimentarla.

      • Esteban Siravegna

        La lei cuando salió. Tristemente, hace lo mismo que causa la reacción de Nye, Hawkings y De Grasse: sigue gritando a los cuatro vientos la validez de la pregunta, ignorando el método que, oh ironías, inventaron (nadie puede ignorar que el método científico fue pegreñado por filósofos) y puede responderlas. Es lo más triste de todo. Mientras se ahogan en sus espressos, hay neurocientíficos viendo si pueden responder preguntas sobre qué es la conciencia.
        Pero yo debo ser ignorante, calculo.

        O a lo mejor, quizás, no:
        http://qz.com/648407/philosophers-are-increasingly-using-empirical-data-to-test-theories-of-morality/

        • Mauro

          No Esteban, no creo que seas ignorante sino más bien todo lo contrario. Sin embargo, al menos en la poca interacción que tuvimos, noto mucho recurso agresivo y eso no aporta al intercambio de ideas.

          A tu argumento justamente me referí en el comentario inicial: no comparto los modos de ese artículo. Dudo enormemente, como nos pasó en nuestro anterior intercambio, que todo eso llegue a algo potable. Sencillamente, al menos a mi, no me importa quién acciona y quién reacciona.

          En cuanto al argumento de si la conciencia existe o no por no existir una definición taxativa, creo que cae por el solo hecho de que sea objeto de estudio. Decir que una ilusión existe o no, por ahora, es terreno de la filosofía.

          No sé si viste el link al video que te pasé en que un neurocientífico de esos que está viendo si puede responder la pregunta afirma categóricamente que nuestra mayor certeza es nuestra conciencia. Y lo hace sin poder haber respondido todas las preguntas.

          Un abrazo

          • Esteban Siravegna

            No entiendo el punto sobre acción/reacción, realmente.Tampoco veo recurso agresivo, salvo que te definas como posmoderno. Como mi postura es hacia esa corriente de (in)pensamiento, y no hacia vos específicamente, no fue mi intención que te sientas agredido personalmente.

            Completamente de acuerdo. Definir la existencia de lo ilusorio no es una pregunta falsable, ni susceptible de ser demostrada fuera de su valor semántico, lógico, computacional o por consistencia de acción de un modelo con otros elementos. No es algo que la ciencia pueda responder.

            Sí lo ví. Entiendo que es la opinión de esa persona. No hay una definición, hasta donde sé, taxativa, de la conciencia (igual que de la inteligencia). Sí conocemos rasgos, que se pueden medir, reproducir y conocer. Con lo que muy posiblemente exista, a diferencia de algunos dragones en algunos garages.

            Abrazo!

          • Mauro

            Perdón, no había visto tu respuesta. Te agradezco la intención y más la mención del dragón en el último párrafo. Lo extrañaba.

            Lo de acción / reacción no tenía importancia. Era más bien por el asunto de que el amigo filósofo que “hace lo mismo que causa la reacción de Nye, Hawkings y De Grasse”. Los modos son parte de reconocer la conciencia del otro (suponiendo que tal cosa existe).

            Abrazo

    • Emiliano Ortiz Brossard

      Esteban, cuantas veces probaste el experimento (con supuestos resultados tan drásticos) para afirmar eso?
      Y como uno puede siempre ir descartando cosas (sobretodo cuando se hablan de las percepciones, los sentidos, la realidad la consciencia, el tapiz de la realidad y la existencia), ¿Cuantas veces lo has probado en carne propia?

      En ningún momento es por llevarte la contra esto, sino mas bien, quizás para que puedas ampliar tu percepción sobre la realidad.
      Puedo tomar tu postura, y puedo tomar esta otra.

      • Esteban Siravegna

        La ciencia no necesita experiencias personales o anecdóticas. De hecho, las rechaza como evidencia.
        Por eso, sin haberme yo tirado de un puente, te puedo decir que más o menos, que el 98% de la gente que salta de uno (El Golden Gate) se muere. Y sin saltar yo.
        (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7265332)
        Un piso doce es algo más alto, y una superficie dura como el cemento implica más energía sobre el cuerpo, lo que dicen varias disciplinas que te mata con mayor efectividad. De hecho, la velocidad terminal se alcanza más o menos en el piso cinco, con lo que por encima del 8, tenés que tener mucha, mucha suerte para no morirte si te tirás.

        Sobre ampliar mi percepción de la realidad, abrir la mente y eso, te dejo un maravilloso video de Tim Minchin.

  4. Emiliano Ortiz Brossard

    El gato psicodélico.

    Excelente, no esperaba ver una nota de este nivel por aquí. (sin desmerecerlos, me refiero a nivel de consciencia ;) )

    Para hablar de disolución del ego otro autor tiene mucho material. Jhon Lilly, investigador de psicodelicos, desarollador de las cámaras de aislamiento de sentidos y sobretodo, pionero en la investigación de la ketamina.

    • Emiliano Ortiz Brossard

      Otra cosa. Respecto a LSD X- NBOME…
      Estaría bueno aclarar que uno puede diferenciar que hay en un cartón con algun tipo de reactivo (Erlich por ejemplo), claro esta, no quizás para investigación científica de ese nivel, pero si para reduccion de daños (y estaria bueno aclarar ya que se toca, que es la reducción de daños).
      Por otro lado, el nbome ha sido vetado en China, por eso, probablemente desaparezcan dentro de poco los nbome como reemplazo, pero ya esta en alza la popularidad de los X-nboh (otra Fenetilamina de anillo sustituido, muy similar a los nbome, derivados principalmente de la familia subfamilia 2c-X) y que tiene menos investigacion callejera que los x-x-nbome.

      • Emmanuel

        Me caían bien los Nbome, los Nboh leí que la dosis tiene que ser mucho mayor que la del Nbome y están mucho menos estudiados, una cagada.

  5. Ana

    Impresionante!! Que hayas participado en una investigación tan grosa y que hayas podido y querido usar este espacio para contarlo. Felicitaciones!! y gracias, a vos y a los Gatos.

    • Vale

      Igual a no comerse la pastilla (guiño guiño) de que la legislación actual es consecuencia *solamente* de que no se basa en evidencia, más bien es probable que ambas cosas sean consecuencia de un tercera que se llama ideología, ni de que solo con empezar a basarnos en evidencia vamos a tener legislación feliz.
      Más evidencia y más honestidad ideológica, y todo con responsabilidad, claro.

  6. Vale

    Suuuper interesante, me queda una duda sobre el texto y una duda sobre algo de afuera del texto.
    Uan: No me termina de cerrar cómo miden la disolución del ego (capaz es complicadísimo de explicar y te permito dejarla por ahí)
    Secon: No se si es una duda, pero me acordé de esta charla TED (https://youtu.be/UyyjU8fzEYU) que cuando la vi hace unos años me hizo explotar el cerebro (tutum-pshhh), y ta, me hizo acordar. No, no hay ninguna duda específica asociada, claramente.
    De nuevo, interesantísimo, y arriba con cambiar la política de drogas en la región, que a los únicos que les sirve es a los peces gordos del narcotráfico.

    • Nico S.

      A qué te referís con “medir la disolución del ego”? A una escala de cuán disuelto está? (jaja) o preguntás por una definición o ejemplos? No siendo investigador ni nada parecido, te digo que ciertamente pueden haber niveles de disolución del ego, pero supongo que por definición exacta, o hay disolución o no, y se refiere en términos básicos (muy básicos) a cuán conciente estás de vos mismo como individuo, separado del resto de las cosas. Un ejemplo sería, bajo los efectos del lsd, estar escuchando música, y sentir que estás dentro de la música o que sos parte de la música, sin pensar que sos VOS dentro de la música, si no que, medio que te despegás de tus sentidos (y medio de tu cuerpo) y todo es música, vos, tu cuarto, Cristina, Channing Tatum, todo es música, pero pensando todo como una unidad, es extremadamente difícil de explicar, lo más sencillo es vivirlo jaja

      • Vale

        Entiendo lo que es disolución del ego (y me contuve pila de pedir lo midieran en unidad masa por unidad de volumen) pero en la nota hay una gráfica de eso, con numeritos, o sea disolución del ego (de cero a veinte) en función de cambio en la conectividad (de -0.1 a 0.2, o algo así, miré rapidito).
        O sea, me refiero a cómo lo miden. Jajaja.

    • Enzo

      Hola! Para medir la intensidad de la pérdida del ego la única es basarse en reportes subjetivos. Es decir, le preguntamos a los participantes y ellos nos dicen. Son gente que tiene experiencia con psicodélicos y por lo tanto una premisa de nuestro trabajo es que van a poder juzgar a grosso modo la cualidad de la experiencia.

      • Vale

        “Se me disolvió el ego en una magnitud de 1.5” me encanta como afirmación para ir tirando por la vida, desconcertando gente.
        Gracias por la aclaración.

  7. Marcos Feole

    Che, zarpada nota!! Muy muy interesante.

    Me quedé preocupado por la nota de los editores. Obvio que no es por mí, mamá, me preocupo por los demás. Pero nunca había escuchado eso. Qué gran diferencia hay entre vivir, y vivir con información posta…

  8. Eloy

    Me imagine a los que tomaron el placebo diciendo “esto no peeegaa!!!”
    Che realmente, es un hito esto que hicieron. Sobretodo como la ilegalidad lleva a que en el mercado circulen otras sustancias mucho más peligrosas. Estaría bueno que no se cuelguen en subir alguna investigación sobre NBOMe para alertar de los riesgos.
    Nuevamente gracias por iluminarnos!

    • Pablo A. González

      El ENORME problema sobre el NBOMe es lo que NO sabemos. Lo que más necesitamos es información, investigación y una regulación acorde con el objetivo de reducir daño y mejorar la vida de las personas, pero bueh. Ya sabemos. GUERRA CONTRA LAS DROGASSSSSSSSS.

  9. Mauro

    Me quito el sombrero por esta frase: “Y si no, armá tu realidad y ganá las selecciones”.
    Enorme el estudio y la nota. Muchas gracias.

  10. Nicolás

    Me encantó. La estoy difundiendo ampliamente.
    Felicitaciones por el laburo, que seguro tuvo mil bardos para poder llevarse a cabo correctamente.

  11. Daro

    Muy buena la Nota, y las aclaratorias preventivas de los editores…

    Espero que estos desarrollos en el ámbito de la manipulación de la conciencia no caigan en manos equivocadas… o más bien cerebros equivocados, por que va a ser algo duro de sobrellevar…

  12. Luis

    Impresionante la nota! Me voló el cerebro ( o la parte que mi yo le asignaba al leerla). Un detalle: no siempre tu ex es un perro, aunque lo veas en todas las nubes.

  13. Manu V

    Hablando de cómo el cerebro percibe el mundo, cada vez que leo en una nota la sigla fMRI mentalmente pronuncio em-arrai con la voz de Dr House

  14. Ingrid Sofía

    Excelente nota!!! :D “¿Cómo sabemos que no nos están engañando en el cambiazo de una ilusión por la otra? ¿Y si algunas partes de la ilusión que nos ofrece el LSD son más cercanas a la realidad que lo que experimentamos estando completamente sobrios?” Esa es una cuestión filosófica que siempre me llamó la atención, y casi no tiene nada que ver, pero me recuerda a algo que flasheo todo el tiempo. No se nada, NADA de informática y tecnología, pero siempre me llamó la atención el tema de las imágenes, videos, fotos, son como las “interpretaciones de máquinas” de lo que sucede, después nosotros lo vemos y nos parece real pero son miles de pixeles o lo que sea, y está armado con 1 y 0 y cosas que ignoro demasiado, y a nosotros nos parece tan real, después, además está la interpretación nuestra de eso, que no sé si es la misma que la de los otros, así que termino pensando que nada de lo que vemos es real, y menos real lo que vemos en imágenes de compu o tele, es todo raro, jajajja necesitooo un informático o quien sea, que haga una nota de eso por favor!!!!! me atormenta!!!! jajajajaj Aguanten los Beatles, la ciencia y los resonadores magnéticos!! <3 <3

    • seba

      Por ahora las computadoras no pueden interpretar mucho, que digamos. y las fotos digitales son tan fieles a la realidad como una huella en el piso al zapato que la dejó. Ni hablar de comparar fotos digitales con nuestros recuerdos. Me pasó hace tiempo de configurar mi cámara de fotos para que realce los colores porque cuando revisaba las fotos siempre me parecía que en mi memoria los colores del lugar eran mas “fuertes”. asi las fotos se parecían mas a lo que yo recordaba, además me parece que asi quedaba mas lindo, que se yo.

  15. Fran

    “Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombre como realmente es: infinito.”

    Sea LSD o NBOMe, el efecto de la disolución del ego se da. Hasta donde se, el NBOMe puede tener más efectos visuales y en algunos casos encontrarse adulterado con anfetaminas, pero desconozco alguna otra diferencia.

    Si tuviera que explicar la disolución del ego, diría que en ese momento, “soy todos”, o más bien, “todos somos”. También, “todo está en todo”. Suena a hippeada setentosa pero (afortunadamente) nuestro lenguaje no puede explicarlo. Un detalle que puede sumar a la descripción es que en ese momento el impulso sexual desaparece, y las personas dejan de estar cargadas a su vez de sus identidades (las que mi YO les otorga) y, a grandes rasgos, todas las personas me significan lo mismo, sin generar sensaciones positivas o negativas, simplemente siendo.

    • Emiliano Ortiz Brossard

      Bueno hay que diferenciar. No todos los nbome son iguales.
      Primero que nada x-nbome (en gral 2x-x-nbome) son derivados comunmente de una subfamilia dentro del grupo de las Fenetilaminas, llamada 2C-X. Por eso, por lo general el 25i-nbome (uno e los nbome con mayor efecto visual) es derivado del 2C-I.
      Por otro lado respecto al o visual, si revisamos la cultura psicodelica acerda del LSD de toda la ultima mitad del siglo pasado, tiene un contenido de “distorsión” visual enorme.
      Acá hablo en base a mi experiencia.
      Los visuales en LSD a dosis baja son “entrenados” a dosis mediana ya suelen aparecer naturalmente.
      En el 25i en dosis bajas ya aparecen.

      Creo que la diferencia entre uno y otro es que, probablemente en el LSD necesiten (a priori) de componentes psicológicos, en el 25i no.
      También, quizás, los visuales como efecto, estén mas cercanos a la dosis minima activa, en cambio no así en el LSD.

      También cabe destacar que, por ejemplo, la psilocibina tiene marcados efectos visuales, similares quizas pero no idénticos al LSD, también la mescalina.
      Los 25i, si bien son parecidos, no creo que sean idénticos a los del LSD.

  16. Rocío

    Buenísima la nota gatos! Un aplauso para los autores del estudio, que lograron superar todos los obstáculos y traernos estos resultados tan interesantes. Sigamos luchando por derribar la ignorancia!

    • Juan

      Primera nota de tinte más consciensudo que les leo y menos científico, y me gusta. Si bien la ciencia sirve para muchas cosas, el mayor pecado que tiene es señalar en otros (sobre todo en la religión) las mismas falencias que ella acarrea.
      La unidad con el universo es sencillamente comprobable (por ejemplo, el campo magnético de mi corazón afecta a todos los corazones que me rodean. O yendo más allá, la consciencia del espectador es la que determina la dualidad entre onda-partícula a niveles cuánticos…). La materia no existe, solo es energía concentrada.
      Lo que tiene el lsd es que (si tu mente está lo suficientemente calmada) te permite experimentar esto de forma directa. No hay mucho para decir, el que no experimenta no entiende.
      La ciencia va a llegar a su cumbre el día que redescubra a dios. (Y antes de que ataquen mi garganta, sepan que si todo es una cosa; todos somos Dios.)

      • Marcos Feole

        Falacias, falacias, falacias … ah no? así no era la canción? En fin…

        Respondo por partes cada cosa que decís:

        – La ciencia no acarrea ninguno de los pecados de la religión. Por ejemplo, y solo por nombrar un tema que los religiosos sacan bastante: NO hay que tener fé, ni creer en el método científico. Simplemente es un método que dice que para conocer la realidad hay que observarla (aka obtener evidencias). No hay que creer, funciona y se puede probar. Un ejemplo claro es la ley de gravedad, una vez hallada la ley, tirás una piedra en la tierra y cae como lo dice la gravedad, no hay nada para creer en este asunto (ni en ningún asunto que la ciencia AFIRME, aka haya consenso científico).
        – La unidad con el universo es un término medio subjetivo, no sé a qué te referirás, pero la idea de que un hipotético campo magnético generado por un corazón (?) que probablemente no mediste afecte a otro corazón, probablemente no tenga nada que ver con ninguna sensación espiritual de ningún estilo (y si pensás que sí, show me the evidence, ojo, por ahí me equivoco, pero tener evidencia es la única manera de confirmarlo).
        – La conciencia del espectador no tiene absolutamente NADA que ver con ninguna dualidad onda-partícula, ni ningún fenómeno a niveles cuánticos. Esa interpretación de la cuántica ha sido ampliamente desestimada según nueva evidencia. La conciencia del ser humano no tiene nada de especial a la hora de detectar un fenómeno cuántico, todo tipo de colapso de la función de onda se puede lograr con un simple fotón que ninguna conciencia tiene, y esto está probado (el hecho de que VOS te enteres del resultado de una medición recién cuando lo observas, tiene que ver con una propiedad intrínseca del ojo humano: si el ojo no mira, no puede ver).
        – La ciencia nada tiene que ver con esa palabra inventada por el humano por algún tipo de necesidad existencial llamada “dios”. Si, como vos decís, ‘todos somos dios’, entonces no hay necesidad de un dios, ya que a ‘todos’ le podemos decir ‘todos’. Por otro lado, otros significados de la palabra ‘dios’ que siempre se nombran tienen que ver con la creación de los humanos o las especies (ya totalmente refutado por la evolución biológica), o también con la creación del universo por ejemplo, algo absurdo ya que ningún indicio hay de que el universo haya sido creado por un ‘ente’ o ‘ser’ con las propiedades que usualmente le adjudican. Nunca voy a entender el placer que sienten ciertas personas por decirle ‘dios’ a todos los fenómenos que aún no han sido explicados. Es una práctica malísima, ya que tienen que reinterpretar todos los escritos cada vez que la ciencia descubre algo… tristísimo.

        De hecho, estoy justamente en el lado opuesto de tu opinión, para mí: La ciencia va a llegar a su cumbre el día que la palabra ‘dios’ no haga falta usarla para nada, y cualquiera que la use sea quede en evidencia por su falta de ignorancia del funcionamiento del mundo (así como quedan hoy en evidencia los que usan ‘dios’ para todo lo que tiene que ver con el origen de las especies).

          • Esteban

            Los axiomas son susceptibles de demostración. Igualito que el evan…ah. Bueno, pero está la tor…tampoco. Nos queda el Cor…no, y las Sutr…menos.
            Nada.
            No dije nada.

          • seba

            La ciencia no pide que “crean” en ella. Se basa en ponernos todos de acuerdo (los que tengamos ganas de entrar en el juego de ponernos de acuerdo) sobre lo que vemos del mundo. Si alguien de buenas a primeras no quere entrar en el juego, no hay problema, que viva su vida y sea feliz comiendo perdices. Pero después que no pretenda vivir en sociedad donde hay que decidir cosas entre todos, como si prohibir o no el LCD.

      • Marcos Feole

        Sobre que la materia no existe no dije nada. También es claramente una falacia. La materia existe. La energía es lo que no existe, ya que no se puede detectar. Energía es simplemente un nombre que inventaron los físicos para llamar a unas integrales que calculaban, y que ¡Oh casualidad!, para todos los sistemas daba siempre lo mismo (aka conservación de la energía). Que vos quieras llamarle energía a un concepto abstracto que tenes en un cerebro y que lo adjudicas a “algo” que existe en la realidad, es un tema totalmente tuyo. La energía es una palabra inventada por un físico para nombrar una cuenta hecha en un papel, y no sale de ahí, no se detecta con ningún instrumento ni nada, lo siento…

        • Pau Hernández

          Perdón que me meta, pero todo el lenguaje es esencialmente inventar palabras más o menos arbitrarias para definir cosas más o menos abstractas. Siempre que se toma conocimiento de algo o se inventa algo, también hay que inventar un término para referir a esa “nueva realidad”. :)

          • Marcos Feole

            Claro, exactamente. Por eso cuando uno quiere hablar de ‘dios’ tiene que avisar a qué significado de ‘dios’ hace referencia (cristiano, islamita, significado propio, etc). Por eso yo para contestar tomé caso por caso un par de definiciones usuales de ‘dios’, como: ‘ente creador de todas las especies’, ‘ente creador del universo’, y la definición que usó Juan, que parece que hizo referencia a ‘dios’ como reemplazo de la palabra ‘todos’, cosa bastante absurda porque la palabra ‘todos’ ya existe.

            Lo que quiero decir es: no estoy en desacuerdo con inventar una palabra y utilizarla para describir algo, es algo normal. Pero si yo invento la palabra ‘nhatarlyotitep’ para describir un monstruo de 7 cabezas que ‘creo’ que existe, al menos me tengo que bancar las críticas por mi creencia absurda y sin sentido.

  17. Luciano

    MUY buena nota. (Nota aparte: me resulta chistoso que se use para tratamientos de ansiedad, habiendo sido ella la causante de la mía). Ojalá se investigue mucho mas sobre el lsd, para su prevención o despenalizacion, pero que se investigue porque no es una boludez. Saludos, y felicitaciones a los autores del estudio!

  18. Pancho

    Lo del Boca de Bianchi no fue algo de los buenos tiempos… fueron excelentes ;)
    Muy interesante artículo. No sobró nada de la muestra luego de los estudios? Digo…

  19. Gabriel

    Durisimo por dos motivos. De chico en mi colegio me dijeron que el LSD hacia que la música tenga sabores. Nunca lo probé pero quedo picando y más ahora q se q no me mintieron. El segundo motivo es que me entere de grande hace una semana que le tengo miedo y fobia a meter la cabeza en una máquina de resonancia. La cabeza es el problema, la rodilla dos veces lo hice y no hubo fobia pero me toco hacerme una del hombro y simplemente no pude porque debía estar ahí adentro, me escapé y no lo pude controlar.

    Ahora sé que no podré ayudarlos ni con el LSD ni con la resonancia.

    Gracias por el artículo, muy bueno

  20. Francisco Gómez S.

    Excelente nota!! Orgullo de los gatos tener las palabras desde uno de los autores de semejante estudio.
    Paso a aprovechar eso y mandar pregunta.
    Entiendo que durante la disolución del ego uno permanece conciente no sólo del entorno sino de los actos de uno mismo y sus consecuecias (con lo que el ego y conciencia no serían lo mismo), siendo que lo único que desaparece es esa idea del yo separado del entorno. Ahora, a partir del estudio podemos decir que vamos averiguando cúal es el área que se encarga de fabricar esa idea de individualidad, aunque según entiendo todavía es un misterio lo de la conciencia en sí misma.
    Va pregunta para Enzo: (Hola, Enzo!) Estuve en una charla que diste en Córdoba sobre un paper anterior y donde adelantaste algo de éste. Me acuerdo de que contabas (corregime porfa si me equivoco o distorsiono la idea) que en los estados concientes se veía mayor integración de diferentes áreas, y existía la hipótesis de que el lsd “aumentaba”, por decirlo de algua manera, el nivel de conciencia al favorecer la integración por “caminos” no usuales.
    La idea de que la conciencia requiera de integración de información me parece totalmente coherente aunque dudaría de qué séa lo único: escuché la idea de que la conciencia estaría surgiendo a partir de la integración de información a cualquier nivel en de cualquier sistema. Y cuando dicen todos los sistemas incluyen TODOS los sistemas, desde una computadora hasta una persona, cón la única diferencia de que supuestamente no tendría el mismo nivel de conciencia) (http://www.ted.com/talks/david_chalmers_how_do_you_explain_consciousness y otros) Ésa idea no me convence del todo y además no tiene nada de evidencia. Así que por un lado está esta cosa que no mé convence, por otro la idea totalmente coherente de que la conciencia requiera integración de la información y en el medio me falta algo que no sé bien dónde encaja (el cómo, que obviamente no conocemos). Así que la preguntas serían, primero, si se hizo algún avance con respecto al primer paper y segundo cuál es tu opinión en todo ésto (sé que no tenemos evidencia y sólo podemos divagar pero creo que la tuya sería una divagación que valdría la pena escuchar siendo que estás más cerca de ésto)

  21. Beatrice Laursen

    Felicitaciones por investigar un tema tan importante como las drogas. Además, me encantó el tono y los adjetivos, en especial lo de “muerte amena o muerte ortiba”.

  22. Ángeles

    Muy buena la nota y qué genial investigación!
    Me quedó una duda: mientras los sujetos estaban dentro del resonador, ¿tenían que hacer alguna tarea (cognitiva o de alguna otra índole), o simplemente indagaron las diferencias de activación o conectividad entre los dos grupos, el control y el experimental, sin que los sujetos hicieran nada más que estar ahí?
    Ah, y otra cosa: ¿dónde se puede leer el paper?
    Muchas gracias

  23. Ludmila

    Se la dan de que saben de todo y sin embargo no saben que la MEDITACIÓN es La Única herramienta para deshacer la separación ilusoria entre el yo y el universo. Las discilpinas espirituales en oriente lo vienen diciendo y haciendo desde hace miles de años, pero a los pelotudos occidentales les parece más fácil drogarse…

    Cuál es la diferencia? Que así sólo ganan dependencia, necesitan consumir algo para experimentar algo (que encima no es la Realidad sino una alucinación….) En cambio la meditación te hace LIBRE, te libera de toda dependencia, y es una práctica que vas adquiriendo y nunca vas a necesitar consumir nada para llegar a ese estado.

    Bastante floja la nota ehh, yo no soy ninguna yogi de los Himalayas y meditando experimento la disolución del yo, se lo que se siente fundirse con el universo, o cosas como las que mencionan onda “ver fractales con los ojos cerrados” o “sentir el olor de una cumbia”…

    Si quieren entrarle al tema de la meditación desde el punto científico, lean el libro “A stroke of insight” o “un ataque de lucidez” de Jill B Taylor: https://www.ted.com/talks/jill_bolte_taylor_s_powerful_stroke_of_insight?language=es

    • Enzo Tagliazucchi

      Hola Ludmila

      En primer lugar me gustaría preguntarte en qué parte de la nota “nos la damos que sabemos de todo”. Yo no sé de todo. De hecho no sé demasiado sobre meditación así que agradecería que me cuentes lo que sabés al respecto.

      Lo que yo sé de la meditación es que persigue un estado de conciencia sin contenidos. Pienso que esto es distinto de un estado de conciencia con contenidos pero sin yo. La “pérdida del yo” me parece un requisito para alcanzar un estado mental sin contenidos conscientes, pero no me parece suficiente (podría haber contenidos conscientes que no se relacionen con el yo, por ejemplo, el mundo alrededor tuyo).

      El LSD no produce dependencia, por supuesto entiendo a que te refieras a algo distinto: dependemos del LSD para experimentar este estado mental. Capaz sea un atajo para llegar a algo que se puede llegar de otra manera o con más esfuerzo, aunque no estoy completamente seguro de que el destino sea el mismo en ambos casos (LSD y meditación).

      Lamento que no te haya gustado la nota. Ojalá alguna vez tenga la oportunidad de usar métodos similares para investigar la meditación y pueda escribir algo sobre ese tema.

      • Emiliano

        Enzo, depende del tipo de meditacion lo de “sin” o “con” contenidos. Como tambien si hay quietud y calma en el cuerpo, o movimiento.

        Tiro un dato para que investigues si tenes ganas :)

      • Esteban Siravegna

        Lo maravilloso de la meditación es que nadie supo hasta ahora definirla mejor que ‘eso que pasa cuando se medita’, con lo que, cualquier afirmación sobre la misma…no se puede hacer.

        ¯\_(ツ)_/¯

        Por otra parte, Boltes sigue diciendo sandeces usando un modelo del cerebro que ya se sabe que no es correcto, como eso de izquierdo/derecho, o delirios como ‘el circuito de la paz interior’ en el hemisferio derecho. Lo de científico, en tu afirmación (como el 70% de TED, tristemente) sobra, me temo.
        http://westallen.typepad.com/idealawg/2008/04/some-critical-t.html

        Por otra parte, los efectos de los alucinógenos como el LSD SI están PERFECTAMENTE cuantificados, se sabe cómo actúa, y por suerte ahora, qué hacen. Y de una forma bastante más claro que decir ‘Qué se yo, estoy re duro’, que es lo que se suelen decir los meditadores.

    • zebiat

      Perdon Ludmila, pero te cuento que los Beeatles visitaron al Dalai Lama y le dieron de probar el LSD, este mismo dijo que lo que sintio fue el mismo efecto de una larga meditacion, solo que en la meditacion es progresivo entrar en ese estado de consciencia, es mas sano y menos dañino, el lsd lo logra de una manera abrupta. No se, metete una pepa en el ojo y ponete a meditar y hace un papper contando la experiencia

  24. Magalí

    ¡Hola Enzo! Soy Magalí, productora del programa “Vamos por las sobras”, de Radio Cultura FM 97.9. Nos gustaría poder entrevistarte y charlar con vos sobre este tema al aire. ¿Te interesa? ¿Te podemos contactar por algún otro medio? Te dejo nuestro mail de contacto: vamosporlassobras@gmail.com. ¡¡Gracias!!

  25. Enzo

    Hola, es un detalle menor, pero vi que se reitera a lo largo de la nota. Se dice ‘la’ LSD y no ‘el’, ya que el nombre científico es dietilamida de ácido lisérgico. Muy buena la nota.

    Saludos!

  26. Nico

    Esta genial el artículo, pero tendrían que recalcar el hecho de que se puede llegar a ese y otros tantos estados de conciencia mediante la meditación, … una sana y profunda meditación,, sin necesidad de LSD :)

  27. Laura

    Disculpen pero… además de la ciencia con ácido se podría considerar el registro viviente de tantos pacientes psicóticos en episodios alucinatorio desintegrativos que le quitan la gracia, la banalizacion de los argumentos moralistas y la depreciación investigativa. Escuchar un episodio delirante o seguir el proceso de elaboración de un delirio con disciplina y ética científica también aproxima a las hipótesis sobre construcción psiquica que se enuncian… contamos con epistemología fehaciente y validada para investigar sobre el tema desde hace más de cien años. Donde dice pacientes debiera decir padecientes… Saludos y gracias

  28. Camila

    Alto artículo. Pregunta, leí que una diferencia perceptible entre el LSD y NBOMe es que es este último el que en realidad tiene el sabor amargo que asociamos a los cartones. ¿Saben si esa información es posta?


Publicar un nuevo comentario