Carrito
El carrito está vacío.
Esa_es_mi_agua

Esa es mi agua

TXT:

Maharajá: ¿Qué tipo de traje lleva puesto? Nosotros tenemos una bata de seda de color cobre para el rey de nuestra ciudad. En comparación con nuestro rey, usted parece uno de sus sirvientes.

Hans Christian Andersen – El traje nuevo del emperador – 1837

 

Lo mejor de aceptar la ciencia como forma de ver el mundo, es que nunca te equivocás sino que, a lo sumo, encontrás una hipótesis que demuestra cómo no son las cosas. Hasta ahí, todo maravilloso. Lo que no te dicen es que, así como nunca te equivocás, nunca podés realmente tener razón.

Tratar de vivir todos los días desde el análisis de la evidencia es renunciar al concepto de una verdad absoluta, eterna e intocable. Si en algún momento de la historia vino Einstein a tocarle el culo a Newton, todos somos vulnerables a entender el mundo de una manera incompleta y lo más parecido que tenemos a la verdad es una certeza líquida, efímera y disfrazada de modelo terminado.

Lo que le da sustancia a esa cosa parecida a la verdad es la evidencia que, a diferencia de la opinión, no es algo que se genere espontáneamente, Pasteur que le pese. En 1807, Samuel Hahnemann se encontró con una verdad incompleta que nació de una evidencia. Traduciendo un trabajo de William Cullen se topó con que él proponía el uso de la corteza del quino (Cinchona pubescens) para tratar la malaria. Samuel ‘Pity’ Hahnemann decidió que era un buen momento para clavarse un lindo pedazo de corteza y empezó a experimentar fiebre, dolores articulares y escalofríos. Todos síntomas de la malaria. Inmediatamente después, dedujo que entonces las curas para las patologías eran las dosis bajas de sustancias que provocaran síntomas parecidos a los de la enfermedad.

Al grito de ‘che, Samuel, cómo le ponemos a esto?’, Sam respondió contento ‘Cómo te suena Homeopatía? Es mezclar hómios y páthos’, y parece que el griego estaba re in en 1800. Ahí es donde termina la generación de modelos basados en la evidencia y empieza el enfantasmamiento cuántico de agua con memoria y las leyes de susceptibilidad, en las que establecía que un organismo está sujeto a la enfermedad basado en que la mala predisposición mental atrae entidades llamadas miasmas que generan la patología. Nada de invasión de bichos vivos en el cuerpo eh, es todo psicológico.

Encima, caer en un hospital en el siglo XIX implicaba morirse de 174 cosas distintas de la que te había llevado hasta ahí, muchas de ellas causadas por los mismos tratamientos médicos, cosa que no pasaba en los tratamientos homeopáticos. Objetivamente, cuando comparaban los resultados, la gente terminaba mejor en una clínica homeopática que en una de medicina tradicional, principalmente porque la ventaja de la homeopatía es que, al no hacer nada, estás libre de efectos secundarios.

Entonces vinieron las diluciones. Samuel pensaba que diluir un principio activo amplificaba la potencia del mismo. Cosa que tiene mucho sentido si lo analizás desde un punto de vista que no tenga absolutamente nada que ver con la evidencia. Es así que Samuel desarrolló una escala de diluciones exponenciales donde agarraba un principio activo y lo diluía 100 veces (a esa solución la llamaba 1C). Ese frasquito lo diluía otras 100 veces (2C), así hasta llegar a su concentración recomendada, que es de 30C. Eso quería decir que, para que un preparado homeopático se encuentre punto caramelo para ser usado, necesitamos que, por cada molécula original del principio activo, haya 10030 moléculas de agua, o 1060. O sea un 1 seguido de 60 ceros.

(O sea)2: 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.

Ese número básicamente no dice NADA, porque es enorme y un cerebro no puede usar un número así. Esto hizo que más de dos siglos después de Samuel, cualquiera que haya cursado una química básica en el colegio pueda hacer un cálculo relativamente simple: si suponemos que la dilución es 1 molécula de principio activo en 1060 moléculas de agua y sabemos que la Tierra tiene aproximadamente 1,36 x 109 km3 de agua, después de pasar por moles, suponer la masa molar del agua en 18,015 g/mol, aproximar toda el agua como 1g/mL y mucha sarasa de exponentes grandes, te das cuenta de que necesitás 2,2 x 1013 planetas Tierra para tener la dilución que a Samuel le gustaba. O sea, 22.000.000.000.000 de planetas. Para una molécula. Lo que implica que un preparado homeopático para ser realmente efectivo debería contener ninguna molécula farmacológicamente activa y un montón de agua. Solamente agua. Un frasquito con agua. No agua de canilla, esa agua puede tener una parte cada 100 millones de arsénico, ni hablar de otros iones. Agua agua Agua agua. H2O. Hachedosó.

Agua sola. No agua destilada, que contiene millones y billones de veces más impureza. No agua bidestilada. Agua sola. Agua impensada. Agua pura. Tan pero tan pura que es casi agua teórica.

Agua teórica mágica curativa.

Pero eso es lógica, no evidencia. ¿Y si el frasquito de agua funciona? Porque a un primo de un amigo lo ayudó la homeopatía.

Pero, no.

Existen una tonelada de publicaciones que tratan de comparar los efectos de la homeopatía y de diferenciarlas del efecto placebo. Decenas de publicaciones donde la mitad de los sujetos se someten a terapias homeopáticas y la mitad a un placebo. Dos mitades que no son diferenciables y una terapia alternativa (que no vamos a llamar medicina) que naufraga en probar su efectividad al punto que, hasta los gobiernos, caracterizados por su lento andar, han empezado a tomar acción en establecerla como una práctica no médica y sin ningún tipo de soporte en evidencia. Esa misma evidencia es la que le pedís a un gran laboratorio, que a veces hace las cosas bien y a veces las hace de una manera horrenda, con mala fe y fines de lucro, y de esas veces es que nace el otro argumento homeofílico ‘la medicina alopática es corrupta y gastan millones’. Y sí, es corrupta. Y sí, a veces no anda. Pero cuando anda se nota y, cuando no, también. Pero siempre se le piden los papeles.

Papeles de evidencia, de soporte. Estudios con grupos control, dobles ciegos, miles de participantes. Diferencias significativas, procesos repetidos, consistentes, mesurables, reproducibles y mucho, mucho más significativos que la prima de tu tía a la que la homeopatía la ayudó a adelgazar, siempre que acompañara con dieta y ejercicio.

Como el Apollo 11, que llegó a la Luna gracias a la homeopatía, siempre que se acompañe con ingeniería aeronáutica y física.