EGyLC_vasectomia02-01 (2)

IMG:  Bruno Somoza  

Notas > Notas

El hospital de los muñecos

TXT:

¿En qué consiste exactamente una vasectomía? ¿Tiene efectos secundarios? ¿Cómo que hay una ley?

Era diciembre y el verano estaba a la vuelta de la esquina, pero la temperatura todavía no quería hacerse cargo. Y menos mal, porque viajábamos en un colectivo abarrotado de gente por uno de esos caminos de montaña que nos hacen volver a saborear la comida del almuerzo. No nos importaba, estábamos a unas horas de aterrizar en un festival de música alucinante conocido como el Woodstock del folclore.

Queríamos descansar un poco porque augurábamos una noche larga e intensa, pero fue imposible conciliar el sueño: un grupo de niños lloraba en el asiento de adelante. Fue en ese momento donde miré a mi novia y pensé que era el momento de tener LA charla. No estoy muy seguro de cuáles fueron los motivos que me empujaron a pensar que era una buena idea conversar de un tema tan importante en esa situación incómoda, pero le acababa de presentar a mi tía Pichona y volvíamos de compartir unos días hermosos con ella. Pintaba serio. Los llantos de los niños fueron una mera excusa:

—Qué bueno que no tenemos hijos, con lo mucho que nos gusta dormir.

—Ay, sí, que viva la anticoncepción.

—Amor, hay algo que me gustaría que conversáramos. Hace unos años que estoy pensando seriamente en la idea de no tener hijos. Mis motivos son varios y me encantaría discutirlos, pero es una idea bastante masticada y definitiva. Creo que es importante que conozcas mi postura al respecto porque dudo que cambie de opinión en un futuro.

Resultó que, a diferencia de mí, ella sí se imaginaba con hijos en algún momento de su vida, pero definitivamente no quería aventurarse hasta al menos terminar su carrera universitaria. Conversamos un rato más pero no ahondamos demasiado en el asunto, claramente no era el momento ni el lugar para hacerlo, y el mareo y las náuseas no acompañaban. Con el paso del tiempo y en distintos escenarios discutimos cada uno de los argumentos que me llevaron a tomar la decisión de no procrear, siempre asumiendo que podíamos volver a charlar al respecto si algo no quedaba claro. Al fin y al cabo, estábamos definiendo nuestro futuro como pareja, y eso requiere de mucha paciencia y charla; y paciencia de nuevo.

Después de dos años, mi novia decidió no incursionar en la experiencia de maternar biológicamente. De más está decir que su decisión fue un alivio para ambos, ya que cortó con la ansiedad de pensar que algún día ese temita podía llevarnos a tomar caminos separados. Listo, no hijos, a lo sumo hijos adoptivos (humanos, caninos o felinos). Pero ¿cómo nos íbamos a asegurar de no tenerlos? Las relaciones sexuales siempre vienen con su riesgo de embarazo, y el celibato no era una opción, así que la charla iba a tener que continuar. Y paciencia de nuevo.

Ella consumía pastillas anticonceptivas desde los 17 años y ambos sabíamos que, a pesar de ser un excelente método anticonceptivo, la ingesta de anticonceptivos orales no es gratis para el organismo, mucho menos si se toman durante muchos años. Teníamos muy claro que los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de que se formen coágulos en la sangre que tapan venas en las piernas y en los pulmones (sí, duele mucho), y que aumenta el riesgo de infarto de corazón y accidente cerebrovascular (ACV). Además, no simpatizamos con la idea de intervenir el cuerpo de la mujer mediante su hormonización para la planificación familiar, ya que el consumo de anticonceptivos orales genera cambios muy diversos en las mujeres, pudiendo causar desde hinchazón de las tetas y reducción de la líbido (por inhibición de la ovulación), hasta generar el inicio de migrañas. Por supuesto, la composición química de los anticonceptivos tiene diferentes impactos, pero la generalidad va más o menos por ahí.

Nos quedaban los métodos de barrera, como el preservativo, que son los más eficientes y recomendados no sólo por su capacidad de prevenir bebés sino también otros tipos de vida no deseada. Pero entonces surgió otra gran pregunta: si la decisión es tan definitiva, ¿porque no vamos por alguna solución igual de definitiva, que no implique consumir fármacos que puedan aumentar los riesgos de salud?

Si de definitivo se trata, existen dos opciones: la ligadura tubaria y la vasectomía. Ambas son intervenciones altamente efectivas (99,5% de no-bebés) y ―tras muchos años de investigación― también demostraron ser seguras: las mujeres intervenidas en el caso de la primera siguen produciendo hormonas y menstruando con total normalidad ya que los ovarios y el útero no se tocan, no aumenta el sangrado menstrual ni genera alteraciones en el peso o el aspecto físico, y no tiene complicaciones a largo plazo; mientras que -y esto es muy importante remarcarlo- los varones, vasectomía mediante, no pierden su potencia sexual y siguen eyaculando igual que siempre, reportando incluso una mayor satisfacción. Nunca está de más aclarar que estas intervenciones, por supuesto, no ofrecen ninguna protección contra el VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual, pero fuera de eso ambas opciones parecían muy prometedoras. Sin embargo, las pequeñas diferencias fueron determinantes.

Por un lado, la ligadura tubaria (o de trompas) consiste en cortar el caminito que une los dos ovarios con el útero con el fin de evitar que los ovocitos liberados entren en contacto con los espermatozoides. Si bien parece una cirugía relativamente sencilla,  requiere de anestesia total o peridural y de una internación post-quirúrgica durante 24 a 48 horas debido a los potenciales riesgos (infección y sangrado). Por otro lado, en la vasectomía se corta la primera porción del tubito que transporta los espermatozoides desde los testículos hacia la uretra, aunque a diferencia de la ligadura de trompas, el tubito en cuestión (el conducto deferente) es fácilmente accesible al estar afuera junto al resto del paquete. Así que la idea consiste en hacer una incisión pequeña (de 1 cm) en la piel que recubre los testículos, encontrar ambos conductos deferentes (uno de cada lado) y realizarle un corte y una anudación (previa anestesia local o peridural). El procedimiento dura 30 minutos y el paciente no requiere internación (se puede ir en el mismo día). De esta manera, una vez realizada la vasectomía, el funcionamiento de los testículos y el pene continúa de forma habitual y la fábrica de espermatozoides sigue en marcha, pero los amigos diminutos jamás salen del cuerpo y, por lo tanto, nunca llegan a conocer a un ovocito. En cambio, se quedan dentro de los testículos y con el paso del tiempo son degradados como cualquier otra célula en desuso (no, no se acumulan).

Si bien la tasa de éxito (o de no-bebés) es algo similar en ambos procedimientos (sólo 1 de cada 1000 vasectomías fallan, mientras que para la ligadura de trompas ese valor es de 5 cada 1000), las diferencias en el ‘cómo se hace’ marcan las diferencias en los riesgos: el mero hecho de que para realizar una ligadura tubaria se requiera ingresar a la cavidad abdominal de la mujer, hace que este procedimiento tenga 20 veces más probabilidades de tener complicaciones (como infecciones y sangrados), y si bien las muertes durante los procedimientos son rarísimas, se estima que es 12 veces más probables en la esterilización femenina que en la masculina. Además, la ligadura de trompas suele costar en términos de dinero− unas 3 veces más que la vasectomía debido a todos los requerimientos de la cirugía (personal involucrado, tipo de anestesia, internación, medicación, etc.).

Las trompas que se intervienen durante la ligadura se encuentran dentro de la cavidad abdominal de la mujer. En cambio, el conducto deferente del hombre tiene un segmento que va por fuera del abdomen y otro que se mete dentro de la panza, y es en esos primero 3-4 cm donde se realiza el corte de ruta, motivo por el cual la cirugía es más sencilla que la ligadura de trompas.

A nivel mundial, la esterilización definitiva es una práctica adoptada de manera desigual por las mujeres y hombres en edad reproductiva: 19% vs. 2,4%. En algunos países la tendencia de esterilización en varones es distinta, como en Nueva Zelanda (14%), República de Corea (17%), Inglaterra (21%) o Canadá (22%),  siendo mayor la adopción en varones casados de más de 40 años y con mayores niveles de educación. Pero en nuestra región, a pesar de la practicidad, menor costo y bajo riesgo, su prevalencia es considerablemente menor a la de la ligadura de trompas, alcanzando un 23% en mujeres y solo 3% en varones. En el año 2016 se realizaron 97 vasectomías en Argentina, un número pequeño en comparación a las casi 13.000 ligaduras de trompas. La baja adopción de este método anticonceptivo en nuestro país (y en el resto del mundo) puede explicarse en parte por algunas falsas creencias arraigadas en los hombres, como la que identifica a la fertilidad con la potencia sexual, como si la vasectomía se tratase de una castración o una suerte de desmasculinización. Teniendo en cuenta que los riesgos y costos asociados a la vasectomía son muchísimo menores que los de la ligadura de trompas, no es justo que la responsabilidad del cuidado anticonceptivo recaiga sólo sobre las mujeres, por lo que los varones tenemos que dar algún paso en asumir nuestra parte de esa carga y reducir la brecha.

Las bolas sobre la mesa.

Después de contarle a mi novia mi decisión, fui envalentonado a solicitar turno con un urólogo cirujano en una reconocida institución privada de la ciudad de Córdoba. Nunca había estado más contento de visitar a un colega. Obra Social y DNI en mano, acudí a la consulta con una sonrisa y, una vez dentro del consultorio, comencé a contarle al médico en cuestión el motivo de mi consulta. A pesar de manifestar con elocuencia las razones por las cuales deseaba realizarme la vasectomía, el médico se negó a ser partícipe del procedimiento quirúrgico argumentando que era muy joven y que me iba a arrepentir de no tener hijos. También señaló que, a pesar de lo dicho, él sí realiza vasectomías, y que si yo hubiese tenido 50 años y 4 hijos me la hubiera practicado sin ningún problema. Fue gracioso observar su sonrojado rostro cuando le dije que también era médico y que debería limitarse a brindar información y garantizar derechos, en lugar de dar órdenes y sesgar decisiones aprovechando la asimetría de poder que hay entre un médico y las personas que usan el sistema de salud. Antes de irme, se excusó diciéndome “Yo respeto tus ideas, vos respeta las mias”. En fin.

Pero… ¿y si tiene razón? ¿Es posible que me arrepienta de la decisión de no tener hijos? Soy muy joven y cambié de opinión varias veces en mi vida respecto a muchos temas, ¿por qué no habría de cambiar en este en particular? Además, si bien teóricamente hay alguna chance de revertir la vasectomía, el éxito de esa operación va a depender de muchas variables, como la técnica que use para la reversión, de la experiencia del cirujano, de la edad del paciente y el tiempo que haya pasado desde la vasectomía, así que lo mejor sería siempre considerarla como irreversible (más o menos la mitad de las vasectomías revertidas terminan en embarazo).

Algo importante para aclarar es que la fertilización asistida es una posibilidad para los varones con vasectomía con deseos de paternar hijos biológicos, ya que si bien los espermatozoides no salen el exterior, su producción dentro los testículos contínua, de modo que se los puede extraer mediante una punción (sí, ouch).

Por otro lado, me permito introducir una apreciación: creo que es un error asumir que todas las personas eligen tener hijos, ya que muchas veces simplemente ‘llegan’. Además, ¿por qué deberíamos tener hijos? ¿quién dice que debemos ser padres y madres? ¿dónde está escrito que es una obligación? Yo no dudo de que la reproducción es un acto fundamental del ciclo de la vida de muchos organismos y que está presente en la Tierra hace más de mil millones de años (incluso antes de la aparición de las plantas). Pero en los tiempos modernos, los seres humanos nos alejamos bastante de las condiciones naturales en las que surgió nuestra especie hace unos 200 mil años en la sabana africana, por lo que el deseo sexual acoplado a su otrora inevitable consecuencia que es la generación de descendencia, no nos estaría haciendo tanta falta hoy en día para evitar nuestra extinción. El concepto de instinto maternal y paternal como una fuerza irresistible por tener hijos simplemente no existe, y creer lo contrario patologiza a aquellas personas que no desean tener hijos, particularmente a las mujeres.

Otras veces, los hijos son la respuesta a las preguntas ‘¿Quién me va a cuidar cuando sea anciano?’ o ‘¿Quién llevará mi apellido?’. Bueno, sólo puedo decir que no creo que los hijos son pertenencias que sirven a los propósitos de sus padres y madres. De todas maneras, apelando a la buena voluntad de mi colega médico, voy a creer que estaba velando por mi felicidad y su preocupación se alimentaba de imaginar un futuro donde yo me encontraba solo y triste sin hijos que me acompañen. No voy a negar que este pensamiento atravesó mi cabeza más de una vez, así que tampoco voy negar que estudié al respecto, y lo que encontré fue bastante lógico: las personas sin hijos no son menos felices que los que eligen tenerlos. Los motivos son diversos, pero es una constante que las personas sin hijos refieran mayor independencia, tiempo libre y movilidad (viajes), así como menos presión financiera para criar a los hijos, con el tiempo laboral asociado que conlleva alcanzar dicha meta económica. Digamos, en líneas generales pareciera que el promedio de felicidad es más o menos similar, solo que las personas con hijos suelen tener momentos de mucho estrés balanceados con momentos de mucha felicidad (como cuando sus hijos aprenden a caminar), mientras que las personas sin hijos se mantienen en un promedio de felicidad más estable.

Finalmente, me hubiese gustado decirle al profesional en cuestión que, gracias al desarrollo del conocimiento científico y el incremento en el flujo de información de las últimas décadas, cada vez más y más personas se percatan del ínfimo lugar que ocupamos en el vasto y vacío Universo, así como del insignificante tiempo que representan nuestras vidas en la escala temporal del Cosmos. No encontramos evidencia que pruebe la existencia de vidas pasadas y futuras predichas por diversas creencias y religiones, dejándonos sólo con las experiencias de nuestras vidas presentes. Lejos de empujarme hacia un pozo depresivo, esta información me permitió despojarme de los mandatos sociales, y transitar mi vida con mayor libertad.

Es difícil para mí otorgarles una jerarquía a las razones que me motivaron a cortar con la posibilidad de tener hijos biológicos, y pueden existir tantas razones como personas, incluso más. Por otro lado, está bueno entender que no hace falta una cantidad determinada de argumentos y que uno solo debería ser suficiente ya que la mayoría de las personas que se deciden por la anticoncepción quirúrgica no se arrepienten de su elección cuando han recibido una adecuada consejería. Enojado con mi colega y decidido a hacer valer mis derechos, solicité turno con otro urólogo en la misma institución con la esperanza de encontrar a un profesional con menos deseos de decirme qué hacer con mi cuerpo y una mayor capacidad de escuchar y comprender.

—¿Cuántos años tenés, Ezequiel?
—30.
—¿Y tenés hijos?
—No, y como le comenté antes, la idea es no tenerlos.
—Bien. ¿Cónocés la ley?
—¿Qué ley?
—La ley de anticoncepción quirúrgica.
—No. ¿Qué dice?
—Dice que necesitás un apto psicológico para realizarte la vasectomía y, por supuesto, firmar un consentimiento informado.
—c&@$#/°s!!

Si hubiese conocido la ley en ese momento se la habría estampado en la cara. A partir del año 2006, la vasectomía es considerada como un método anticonceptivo más en Argentina (al igual que la ligadura tubaria), y como tal, constituye un derecho y no requiere ni indicación médica, ni consentimiento de la pareja y tampoco ningún tipo de evaluación psicológica o psiquiátrica. Sin embargo, algunas provincias crearon sus propias leyes al respecto para hacer la hermosa salvedad de que sí se necesita una evaluación a cargo de un psicólogo y un trabajador social para realizarse una vasectomía o una ligadura de trompas (como es el caso de Córdoba, donde ocurrió toda esta historia). Además, dada la (prácticamente) irreversibilidad del método, la ley nacional también establece que las personas que se sometan a la cirugía tienen que ser mayores de edad, deben recibir información clara y completa sobre las implicancias del procedimiento, y firmar un consentimiento previo a la cirugía que elimina las responsabilidades del médico en caso de arrepentimiento.

La tercera fue la vencida y finalmente me autorizaron la cirugía, aunque debo reconocer que el médico que lo hizo me conocía de algún lugar de la Facultad de Medicina. La cirugía se programó para un lunes a las 9 de la mañana, por lo que tenía que estar en el centro de salud a las 7, sin haber consumido alimentos ni líquidos desde las 11 de la noche del día anterior (indicación común a toda cirugía). Las enfermeras me pidieron que me saque la ropa y me ponga uno de esos no muy favorecedores delantales que dejan toda la espalda y sus suburbios al aire, para llevarme a la zona de las camas. Allí me pusieron una vía endovenosa en el brazo izquierdo, por donde me pasaron solución fisiológica para mantenerme hidratado sin necesidad de tomar agua. Poco antes de las 9, el camillero me buscó para trasladarme al quirófano. Una vez dentro, y mientras tenía unas conversaciones nerviosas con los cirujanos, me dieron un pinchazo en la columna a la altura de las vértebras lumbares con el fin de anestesiar todo lo que se encontraba por debajo de la línea de la inyección (lo que se conoce como anestesia peridural). Cuando comencé a sentir los cosquilleos y hormigueos de la cintura para abajo (efectos de la anestesia), me administraron un calmante (midazolam) por la vía endovenosa que tenía en el brazo y así relajarme y disfrutar del rato. Aunque claro, como las benzodiacepinas generan amnesia, sólo me acuerdo del viaje de ida hasta el quirófano. La cirugía tomó unos 30 minutos y fue un éxito. El camillero me trasladó nuevamente hasta las camas comunes donde le estuve diciendo incoherencias a mi novia hasta que se me fue el efecto del calmante, momento en el cual me trajeron el almuerzo y todo fue muy hermoso porque hacía 12 horas que no comía. Los cirujanos me dijeron que tenía que quedarme unas horas más para que se me pase el efecto de la anestesia, cuyo evento determinante y decisivo es nada más y nada menos que hacer pis (la vejiga también se ‘duerme’). Luego de llenar el papagayo dos veces, la enfermera me administró una última dosis de analgésico, me sacó la vía endovenosa y los cirujanos me brindaron las recomendaciones de cuidado:

(1) Ponerme hielo donde tenía la cicatriz (de 1 cm) para ayudar a la desinflamación.

(2) Tomar un comprimido de ibuprofeno 400 mg cada 8 horas durante 3 días para calmar el dolor que pueda llegar a sentir (un dolor leve a moderado dependiendo la postura, soportable sin analgésicos si me quedaba quieto, aunque aumentaba con el movimiento).

(3) Hacer reposo absoluto el día de la cirugía y reposo relativo en casa 3 días más, y después de eso arrancar con la vida normal (mi trabajo no requiere de esfuerzo físico, caso contrario se recomienda una semana). Para retomar la actividad física y las relaciones sexuales tenía que esperar 10 días con el fin de no dañar el tejido en reparación, aunque para los deportes de contacto (como el fútbol o las artes marciales) el tiempo de espera suele ser mayor.

(4) Estar atento a la aparición de fiebre, de dolor muy intenso en la zona o de aparición de pus o sangre a través de la herida (todos signos de que algo salió mal, como una infección, aunque es muy poco probable).

(5) La recomendación más importante de todas: continuar usando métodos anticonceptivos durante los siguientes 3 meses para evitar que algún espermatozoide que quedó del otro lado del piquete colonice un ovocito y suceda lo indeseable. Pasado ese tiempo tenía que hacerme un análisis para ver si mi semen al fin estaba libre de espermatozoides (espermograma).

Fue así que, después de varios años de rumiar la idea de hacerme la vasectomía, hoy puedo contarle a todo el mundo que soy felizmente estéril (comprobado por un espermograma), que después de un año de la cirugía no siento ningún remordimiento al respecto, que la calidad de mi vida sexual no disminuyó y que mi novia está muy contenta de haber abandonado la ingesta de pastillas anticonceptivas. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en que mi situación me puso en un lugar privilegiado al momento de hacerles frente a mis colegas y lograr concretar la intervención. ¿Qué hubiese pasado si no hubiese tenido los conocimientos y los contactos de la Facultad de Medicina? El número de personas que eligen la esterilización definitiva está aumentando, tanto en hombres como mujeres, pero los profesionales no están respondiendo de forma adecuada a dicha demanda, responden con múltiples trabas innecesarias que demoran el proceso y, a veces, logran que las personas desistan a pesar de mantener el deseo de no tener hijos.

Elegí contar esta historia no porque crea que mi decisión deba ser asumida por otros ―al menos no sin un profundo proceso introspectivo―, sino porque no soy el único joven que, habiendo atravesado ese proceso, se topó luego con un sistema médico que no estuvo a la altura de su deseo y de la ley vigente, y eso sí es un problema de todos. Por suerte existen un montón de profesionales de la salud responsables. Pero ante la posibilidad de dar con uno moralista que antepone su visión de la vida por sobre la decisión y el derecho de las personas, no queda otra que informarse y plantarse. No importa de qué madera está uno hecho: en el hospital de los muñecos, cortar los hilos es una opción válida.

 

 

 

 

Ilustración:  Bruno Somoza  

    Revisores

  • Belén Carcedo

Hay 36 comentarios

Añadir más
  1. Eze

    Impresionante esta nota. La agradezco un montón. Y creo que es súper necesaria. Bueno, más necesaria que la nota, es muy necesario que la Ley de ESI se cumpla y se lleve a cabo de manera objetiva (sí, porque actualmente, la ESI queda en manos de docentes a tono del primer urólogo que visitaste).
    Además, encarar el respeto por las decisiones sobre el propio cuerpo desde una situación masculina ayuda mucho a destildar, entre otras cosas, esas insoportables relaciones (incoherentes, arbitrarias y hasta desquiciadas) aboertera-feminazi -alérgicaalosbebés.

    • Vanesa

      Muchos docentes nos formamos muchísimo para aplicar la ESI, tuvimos entrevistas con pediatras, ginecólogos, urólogos, psicólogos y psicopedagogos para bajar la Ley al aula. Así que la ESI no está “en manos de docentes” como el primer médico. Generalizar atrasa diez mil años.

  2. Bruno Fornataro

    Me encantó la nota. Tengo 24 años y he consultado ya con dos urólogos para realizarme una vasectomía. Ambos me dijeron lo mismo que a vos, Eze:
    “Sos muy joven” y “de grande te vas a arrepentir”. Incluso charlando con personas me han llegado a decir “quién te va a cuidar cuando seas viejo?” Como si yo fuera a tener hijos para que me cuiden.
    Empatizo muchísimo con esta nota porque la estoy viviendo.

    Uno de los médicos me dijo que sólo me la haría si hacía una criogenización de esperma en un banco. Parece que hay personas que no pueden entender que otras queramos una vida sin hijes.

    En fin. Ojalá pueda dar con un profesional que realmente le interese la decisión de su paciente y no su postura al respecto.

    Gracias, de verdad.

      • Bruno Fornataro

        Si. Hay empresas que se dedican a eso. Quizá alguna obra social o prepaga cubre el proceso… Sinceramente no lo sé.
        Cuando averigüé costaba 11 k$ por año (con el dólar a 43 $). Haciendo cálculos rápidos hoy en día debería costar entre 15 y 16 k$. Aproximadamente un SMVM por año. Quizá hay otros más baratos, y más caros también.

  3. Julian

    Uff, que notón! Excelentemente escrita. Perfecto para los que quieren saber un poco más del asunto, hay muy pocos datos en circulación y mucho mito. Muchas gracias por esclarecer dudas personales y contar tu experiencia

  4. Luciana

    Conocía la historia de Ezequiel. Gracias por incluir este relato acá, ayuda a aclarar muchas dudas y a que muchos sepamos que no estamos solos en esta idea de no tener hijos. Es importante “salir del closet” y contar nuestra decisión para invitar al resto a repensar y, si van a tener hijos, lo hagan en forma conciente.

  5. Fax

    Saqué turno al urologo … no fui por puro cagón. Ahora que te leo … me siento menos solo en el multiverso y apenas se pueda saco turno otra vez.
    Abrazo
    Gracias

  6. Lucia

    Misma historia atravesamos con mi marido, la única diferencia es que ya tenemos dos hermosísimas hijas y estamos muy PERO MUY SEGUROS que no queremos tener mas. A las respuestas que te dieron podemos agregar que para qué se iba a esterilizar si yo en unos años entraría en la menopausia WTF!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! NO LLEGO A LOS 40!!!!!!!!!!!!!!!!!! Entre otras imbeciladas machistas. Finalmente el médico soltó que si de todas formas lo quería hacer teníamos que pagarle $10.000 cuando por ley es gratuita. Finalmente pudimos realizarla gracias a un médico familiar que nos dió un contacto. La actitud de muchos profesionales es vergonzosa

  7. Irene

    ¡Mejor imposible! Comparto totalmente todo lo que decís y genial la forma que ilustraron tu nota. No soy científica ni nada que se le parezca, así que mi comentario es pura experiencia de vida, por si ayuda, con respecto a la decisión de no tener hijos. Tengo 76 años, 41 años muy felizmente casada, año y piquito viuda. Fue una decisión de ambos y jamás hubo un arrepentimiento, al contrario al ver la vida por la que pasaron y pasan nuestros coetáneos y sus descendientes.- Los hijos ante todo deben ser queridos, deseados y tener muy, pero muy claro que son para toda la existencia con sus pro y sus contras: no son lo que los padres hubieran querido ser, son seres
    diferentes a los que se debe respetar y aceptar como son, que irán modificando los proyectos futuros, que no son asistentes geriátricos etc.etc. . ¿Se plantean eso al momento de la decisión? Hoy si bien estoy sola tengo los recuerdos de tantos momentos intensamente vividos con subidas, muchas, y bajadas, muy pocas, y sigue asombrándome la vida mía y la que me rodea, siempre haciendo y disfrutando cada día. ¿Arrepentida? ¡Para nada!

  8. Estrella F.

    Asco bronca e indignación me produce esta nota, por diversos motivos.

    El lector distraído pensará que esto es simplemente alguien contando una experiencia vital. No lo es. Esto es propaganda. El objetivo de la nota, como veladamente admite el autor, es que aumentemos el numero de mutilaciones genitales del actual 2% al mas “aceptable y europeo” 20%. No solo eso sino que, más macabramente aun, la nota apunta a arraigar esta practica en gente joven.

    Los argumentos contra la concepción son irrisorios y hasta insultantes. Mientras los Evangelistas tienen hijos de a decenas, este liberal urbano socialdemocrata nos dice que vió en la serie Cosmos (pffttt muy buena fuente para basar decisiones irreversibles… ¡son un meme viviente!) que seríamos irrelevantes desde la perspectiva del cosmos y no se que otras frutadas religiosas. El resultado será evidente: de acá a unas décadas gracias a los “consejos” de estos feministas desde sus torres de cristal tendremos una población compuesta principalmente de evangelistas, católicos, mormones y demás sectores de la sociedad, y tendremos un Bolsonaro o algo peor, este quemara los libros y los videos de Carl Sagan y todos nos iremos al carajo. Me dirán que no porque quienes van a criar a “les hijes” de los evangelistas serán ustedes, profesores liberales y feministas sin hijos. Pero de esos ocho tal vez convenzan a uno como mucho, el cual tampoco se reproducirá porque le van a convencer que es su deber hacerse una “esterilización voluntaria irreversible”. Es una estrategia de autodestrucción, de masoquismo, y de derrota. Un plan tan fracasado que se auto-anula.

    La raíz de ese masoquismo debe estar en los padres de este autor. Obviamente deben ser unos burgueses mal viaje contra los que el se rebeló y ahora el cree y teme que de tener hijos el se va a convertir en sus padres y la situación se va a invertir. No es así. Una crianza educada y libre da como resultado un humano educado y libre. No se te va a hacer evangelista ni lo tenes que manipular ni es “que sigan los propósitos o designios de los padres”, nada que ver. ¿Ven lo que les digo? El autor desde su resentimiento personal equipara una crianza determinada con marcar propósitos y designios. Mandatos sociales de los que el se desprende…. yendo a hacerse una vasectomia como está de moda entre los boludos liberales. El chiste se cuenta solo y no se si reír o llorar.

    Un pequeño parrafito quiero dedicar a la siguiente pregunta: ¿Por qué carajo el autor es medico? Si por su propia admisión solo le importa el ahora, si el futuro no es real y es irrelevante y todo lo que importa es el placer inmediato. ¿Qué carajo hace de medico? Si a todos sus argumentos sobre por que no tener hijos le cambiáramos las palabra a “por que no ser medico” aplicarían todos. Aun así lo es. Espero que nunca jamas me toque este profesional, prefiero mil veces a los que tienen años de experiencia y tratan de aconsejarte a los que basan sus decisiones vitales y filosóficas en una serie de TV de los 80.

    Finalmente cierro con un poco de alegría. Si leemos atentamente veremos que su novia NO está convencida de lo de no tener hijos. En su obsesión, por sus propias inseguridades, el autor le saca el tema en momentos incómodos, fuera de lugar. Ella se trata de defender y postular su proyecto de vida. Saltamos un párrafo y ella ahora “está convencida”. Lo que pasa entre medio es obvio: La insistencia del autor. Pero ahora que está vasectomizado y su pareja recuperó la libido y la fertilidad apuesto fuertemente a que dentro de unos años retomará su proyecto de vida con una pareja capaz de concebir.

    Confío que estas lineas convenzan a un solo pibe de no dejarse propagandizar y no autoesterilizarse “porque la Internet lo dijo”. Como la multiplicación geométrica es mas poderosa que la aritmética, ese solo pibe que no se esteriliza va a anular a los cientos de pavos que van a salir a corriendo a esterilizarse por esta nota. Tal vez la autoesterlización de los socialdemocratas es una bendición encubierta.

  9. Alberto

    Che que bien!
    Estoy sorprendido
    No sabia todos estos datos
    Seguramente lo vuelva a leer
    Un blog como este es especial
    Realmente unico
    Admite todas las posturas y es muy abierto. Gracias.

  10. Guada

    Como Urologa que trabaja en una institución privada de Córdoba TEMO que te hayan dicho esas barbaridades alguno de mis jefes!
    Gracias por compartir tu historia con un agregado científico!
    Yo trato de educar todo lo que puedo en el consultorio y por redes con un inicial paso por ser “instagramer de la salud” jajaja
    X100PRE fan del gato

  11. Pancho

    Muy buena nota.
    Esas negativas por parte de los médicos y las razones esgrimidas me generan un sentimiento de violencia feroz incontenible.
    Una de mis pesadillas recurrentes es un médico inescrupuloso que me diga que sí como a los locos y no corte lo que tiene que cortar.
    Hace tiempo contemplo la vasectomía, pero por suerte mi novia ya cerró la fábrica hace tiempo y no he tenido que enfrentarme a ningún doctor recalcitrante

    • Rochi

      Tus miedos no son nada infundados…Gracias a los audios graciosos que mandan a Gente Rota (el instagram de Gabriel Lucero) nos enteramos que a una señora el médico le dijo que le había hecho la ligadura pero le operó “de un solo lado”. También he oido casos de ligado así nomas, sin cortado o cauterizado, pero esos tardaron 3-4 años en recanalizar.

  12. Vanesa

    Muchos docentes nos formamos muchísimo para aplicar la ESI, tuvimos entrevistas con pediatras, ginecólogos, urólogos, psicólogos y psicopedagogos para bajar la Ley al aula. Así que la ESI no está “en manos de docentes” como el primer médico. Generalizar atrasa diez mil años.

  13. María Paula

    Excelentísima nota! Me siento muy identificada. Quiero tener hijos pero primero quiero estar bien segura que no lo hago por los clasicas preguntas de la mayoría… quien me va a cuidar cuando este vieja? No! Nadie tiene que venir a este mundo con una responsabilidad prefijada. Es horrible. Por otro lado, como médica, leo o escucho las excusas de nuestros colegas y vergüenza ajena me dan! Esos médicos deben ser denunciados.

  14. Sebastian

    Ja, tengo turno para el lunes 11am. Aunque yo ya estoy dentro del esquema normativo en que con 40 años y dos hijas, puedo esperar que no me vengan con esas boludeces. Qué bueno que se corra la bola, que se informe desde estos sectores cada vez más abarcativos, y que la diversidad sea “the new normal”.
    Y qué bueno que exista el Gato!!

    Saludos y felicitaciones por semejante notón!
    Sebastián

  15. Florencia

    Muy buena Ezequiel. Trabajo en un Hospital Público y puedo dar fe de las trabas que algunos -no todos- los profesionales de la salud ponen para realizar algunas prácticas. Anteponen sus juicios, valoración personal y experiencia de vida al derecho del otrx. Sólo tienen que escuchar, realizar la consejería pertinente y facilitar el acceso, en este caso, a un método anticonceptivo que el paciente/usuario elije. Sí, ELIJE. Considero que hay que trabajar mucho en la promoción de los derechos de la Salud , como para que las personas se empoderen y tengan la autonomía necesaria para que en los hospitales y centros de salud se cumplan sus derechos. La información es poder, sin duda. Sobre todo en la relación médico-paciente, donde hay una clara desigualdad. Por ahí vamos..

  16. Tomás

    Excelente nota! Yo me hice la vasectomia hace 6 meses (33 años y sin bendis(?)). Tuve la ¿suerte? de que el primer urólogo que consulté no tuvo objeciones y me explicó todo perfecto. Me dijo que era irreversible en un 99% pero que está la posibilidad de la fertilización porque se siguen produciendo espermatozoides. La cirugía fue con anestesia total y duró no más de 40 minutos. Todo cubierto por la prepaga (Galeno en mi caso).

  17. Rafael Miño

    Muy buen post, últimamente esa idea suena con más fuerza en mi cabeza y creo que me voy a terminar decidiendo por hacerme esta intervención.

  18. Ana Rosa Cantiello

    Excelente nota!! Muchísima información que desconocía y una gran claridad en las explicaciones.
    Gracias por compartir tu historia.

  19. Gisela

    Impresionante!! Me encantó, muchas gracias por compartir tu experiencia y hacerlo tan entretenido!! La información es excelente, amé el meme de Carl. Genios!!

  20. Martin

    Yo consulté con un urólogo hace más o menos dos meses, nunca había ido a ninguno. Tengo 42 años y un hijo. Me dijo que tenía que estar muy seguro, que por más que lea lo contrario era irreversible, que el volumen eyaculado se iba a reducir, y que si igualmente me lo quería hacer la obra social me cubría la cirugía pero él me cobraba por su cuenta $7000. No me explicaba nada sobre el procedimiento (que era para lo que había ido) que yo no le preguntara y todas las respuestas eran cortas y escuetas . Sentí cero empatía de su parte con lo que le estaba consultando. Si avanzo con este tema obviamente no será con él.

  21. Camilo

    “Algo importante para aclarar es que la fertilización asistida es una posibilidad para los varones con vasectomía con deseos de paternar hijos biológicos, ya que si bien los espermatozoides no salen el exterior, su producción dentro los testículos contínua, de modo que se los puede extraer mediante una punción.” Cuál es la fuente de esto? Perdón, nunca escuché ni leí este dato, cosa que me sorprende teniendo en cuenta que contradice directamente la idea de que no pueden tenerse más hijos una vez tomada la decisión (básicamente, el único argumento de peso para no hacerse la vasectomía…).

  22. Dani

    Me parece mportantisimo que se hable cada vez mas de vasectomia; las 13000 ligaduras tubarias en comparación con las 97 vasectomias que se realizaron en 2017 es un dato clave para entender que la.anticoncepción queda la gran mayoría de las veces en manos de las mujeres., aún cuando hay métodos hasta menos invasivos para varones. Gracias por compartir tu testimonio!
    Lo único que creo que no tansmite un mensaje apropiado es esta frase:” Listo, no hijos, a lo sumo hijos adoptivos (humanos, caninos o felinos).” La adopción de humanos, como la llamás, es maternar y paternar tanto como tener hijxs biológicxs. La decisión de adoptar se basa en los mismos principios que en la de quedar embarazada: es una responsabilidad de por vida frente a unx otrx; es dar amor; es cualquier cosa que pienses sobre la paternidad, pero no cambia más que en la portación o no de tus genes. Es muy rara la comparación con la adopción de caninos y felinos. Creo que es necesario que hablemos también de adopción y formas diversas de maternar y paternar. abrazos!

  23. Guillermo Andrés Vega

    Muy buena nota. Sería interesante que esta nota se la complementase con otra en la que se brinden herramientas acerca de qué hacer cuando los médicos se dedican a moralizar en vez de realizar derechos consagrados por la legislación. No podemos estar a merced de una moralina individual y conservadora en áreas públicas tan importantes como la medicina.

  24. Gonzalo Rus

    Me encantó la nota. Hace muchos años pienso que no me gustaría tener hijes y si fuera a tenerlos me gustaría que fueran adoptados. Me molesta que piensen que uno es muy “joven” para tomar esa decisión (tengo 25 años) pero no para tener uno o más hijes, cuando la primera no afecta a nadie más que a mí y en cambio la segunda si no es tomada con seriedad puede ser terrible para el niñe. Gracias por brindar información tan clara y por compartir tu experiencia personal.

  25. Matías

    Yo estuve averiguando bastante respecto al tema porque, hoy en día tengo la seguridad de no querer ser padre, pero hace 10 años pensaba distinto, y en 10 años seguramente sea otra persona, y también puedo cambiar respecto a la idea. Después de recorrer una cantidad de urólogos increíbles que te daban opiniones abrazados a una biblia, o con cero fundamento científico… uno me llegó a decir “el sentido de la existencia del hombre es fecundar a la mujer, es una locura que te hagas una vasectomía de tan joven y sin tener hijos” WTFFFFFFF!
    Bueno sí, existe esa gente, finalmente caí en un urólogo joven y más piola que me explico bien todo, inclusive que los porcentajes de reversión de la vasectomía son muy bajos, y que no lo debería considerar como una posibilidad si realmente no estoy seguro o dudo de tener hijos en el futuro. Respecto a la investigación científica sobre los anticonceptivos masculinos, lamentablemente la sociedad patriarcal llega hasta ese punto, y esta todo tan crudo y tan lejano, que tampoco hay una alternativa real al preservativo cómo método anticonceptivo.
    Finalmente una alternativa muy piola que me planteo, y en la que estoy en veremos de averiguar precios y datos más certeros, es la de congelar esperma en un banco. Me dijo que no es un método tan costoso como se cree… no sabía con exactitud los precios, pero si el de ustedes es un caso como el mío en que tengo la duda de que pasa si en el futuro al final quiero tener hijxs, podemos tener congelados un par de pibes por las dudas, y hacerme la vasectomía tranquilo.
    En fin, me gustaría que si alguien sabe más sobre este tema o averiguó el tema de congelar esperma, aporte más data!
    Abrazo grande,
    Mati.

  26. Pio Ivan Gomez

    Excelente mensaje colega. Saludo desde Colombia donde aunque la proporción sigue siendo mayor de esterilizaciones femeninas, desde hace mas de 4 décadas ha venido aumentando el número de vasectomías y en una sola institución en Bogotá se hacen mas de 20000 al año. Me llama la atención que te la hicieran con peridural, desde hace muchos años se indica es la vasectomía sin bisturí que se hace con anestesia local, mucho mas segura y rápida.
    Si ves interés de algún grupo de urología que quisiera capacitarse podríamos ver la opción.
    Felicitaciones por tu decisión que exactamente igual a la que yo tomé hace 24 años y con mi esposa disfrutamos la vida infinitamente. Abrazos

  27. Juanjo

    Tengo 40, 2 hijos: un adolescente que acelera mi calvicie y una burrumina que… también colabora en mi calvicie, pero con energía y curiosidad diametralmente opuesta a su “gran hermano”. Hace unos meses que me decidí por la vasectomía, me parece lo mas maduro (a esta altura de mi vida) que pueda hacer por mi esposa. No sabía de “esos” efectos negativos de las pastillas o las inyecciones anticonseptivas. El mundo no necesita otro calvo loco como yo (mi hijo sacó el pelo de la madre, así que por ese lado zafó, pero la locura la heredó de ambos ^u^). Gracias por la nota, espero no encontrar trabas con el urólogo. Un abrazo.

  28. Jose

    Si no sos padre, no podes asegurar que no te gustaría ser padre. Pero cada individuo tiene derecho a cagarla de por vida, mientras no joda a sus semejantes.


Publicar un nuevo comentario