52.-Tamiflú

Dámelos crudos

Nos va a matar a todos el ébola. Esta semana, casi seguro. A lo sumo, la que viene.

O capaz que no, capaz que estoy hablando al pedo. Capaz que cada noticia, cada alarma, cada opinión es al pedo y se basa en absolutamente nada, porque es eso, una opinión. Sin base, sin datos, sin análisis; todo es una opinión hasta que se demuestre lo contrario.

Lo bueno es que podemos esperar que en breve alguien nos venga a rescatar. Probablemente las fuerzas del bien y el orden hagan que brote maná del suelo (maná de Biblia, no Maná rayandoelsollabioscompartidosarjonacondistorsión) en la forma de esa próxima pastilla.

Aprobar un medicamento es una paja. Es una paja bien, porque aprobar un medicamento nace de evaluar beneficios potenciales contra riesgos potenciales, bah, por lo menos en teoría. Que salga el compuesto nuevo a la calle significa que el resultado de esa evaluación fue que sí, que está bueno, que lo necesitamos porque, aún con sus riesgos potenciales, nos hace más bien que mal. Eso es decidir basados en la evidencia, porque se supone que la toma de decisiones ha ido virando en esa dirección y que estamos tratando de a poquito de dejar de decidir por tradiciones, opiniones revoleadas o sugerencias de amigos imaginarios.

En algún momento de la historia nos propusimos dejar de escuchar una voz que nos decía ‘Matá a Abel. No, no lo mates, era una jodita’, para abrazar un paradigma de evidencia, y como las manzanas caen igual para mí que para todos, mirar los datos y charlarlos debería ser suficiente para ponernos de acuerdo. Salvo que el arbusto en llamas que da las órdenes esté vestido de ciencia y chorree plata.

El último pánico mundial que atravesamos tuvo forma de patochancho y se llamó H1N1, pero si hay Tamiflu, que nos venga a salvar, y por eso Estados Unidos decidió acopiar 1.500 millones de dólares en oseltamivir (la denominación Dr Ahorro style del Tamiflu), el único inhibidor via oral de la neuraminidasa. Al atacar a una de las proteínas del virus, el Tamiflu representaba la esperanza de reducir las complicaciones de la enfermedad, disminuyendo también la necesidad de internar a los enfermos.

Gracias, Dios, por el oseltamivir.

Tan bien funcionaba que el Departamento de Salud de los Estados Unidos la aprobó, y a él lo siguieron la Agencia Europea de Medicamentos, la Administración Australiana de Bienes Terapéuticos, y así fue que el resto de las instituciones hicieron lo mismo. Todas, de hecho, menos la FDA (la Food and Drug Administration), también conocida como ‘la primera que tenía que avalar la pastillita’. El problema era el porqué de la negativa, pero la respuesta era sencilla. En palabras de la misma FDA ‘el Tamiflu no ha probado reducir las complicaciones asociadas a la gripe aviar y debería llevar en su etiqueta un aviso con esa información’.

La picazón que tenía la FDA parecía tener que ver con el hecho de que todas las recomendaciones de uso de Tamiflu se basaban en un meta estudio re copado publicado en 2003 sobre diez ensayos clínicos de la droga. Ensayos clínicos bancados por Roche, analizados por un grupo de investigación bancado por – WAIT FOR IT – Roche.

Esto no necesariamente significaba que no fueran válidos, pero sí quería decir que necesitaban validarse por un grupo externo. Un evaluador independiente que agarrase los mismos datos crudos y dijese ‘Sí, posta, esto anda bárbaro, vamos para adelante con la pastillita’. Pero, ¿qué datos vamos a usar? ¿Los del paper? Podríamos, pero en una de esas es mejor empezar desde más atrás y ver los datos crudos. Los datos de los ensayos clínicos. Total, si anda, anda, y va a andar independientemente de quién haga el análisis de los datos.

Eso es lo que pidieron investigadores de Johns Hopkins y del Centro de Investigación para Prácticas Basadas en la Evidencia (todos nenes de pecho) tratando de evitar repetir una situación que se había dado en el pasado. Este pasado incluía, por ejemplo, al Rosiglitazone, aprobado en 1999 y que una serie de meta estudios confirmaron como peligroso gracias a la liberación de datos crudos de estudios anteriores. O tenemos al Gabapentin, que terminó en una disputa legal de cientos de millones de dólares y se destapó gracias a la denuncia de un investigador que formaba parte del desarrollo de la droga.

Pero, no. Los datos van en esta cajita requetelinda con una etiqueta enorme que dice ‘Confidencial’ y no te los vamos a dejar ver. Si te digo que es carnaval, apretá el pomo y tomate una cada 8 horas que vas a andar fenómeno. ¿Quiere todo esto decir que el Tamiflu es una estafa enorme y que tenemos que salir a quemar farmacias? No. O, por lo menos, no necesariamente. Decir eso sería hablar igual de al pedo que decir que funciona, porque los datos siguen en una caja mágica, cerrada, ajenos al escrutinio de investigadores independientes que podrían bien confirmar que esta droga es lo mejor que le pasó a la humanidad desde la invención del Capitán del Espacio, y ahí es donde está el tema. Cuando se legisla y se regula sobre material masticado, analizado, digerido, se legisla y se regula sobre una sola interpretación de la observación de un fenómeno.

Ahora, cuando se agarran los datos originales y se los esconde, pasamos a tener un investigador profeta que habla en nombre de una verdad guardada bajo 7 llaves a las que solamente él tiene acceso. Todo demasiado parecido a ‘Escuché una voz desde los cielos que me dijo que la posta era esta, no te puedo mostrar ninguna evidencia salvo este libro que escribí, que no es un libro, es un paper, así que ni se te ocurra cuestionarlo’.

La ciencia es un ejercicio crítico y humilde que se basa en una búsqueda de algo que se parezca a la verdad. Como cualquier disciplina, es atravesada por intereses de todo tipo, que la entorpecen y la alejan de esa búsqueda. Tomar cien muestras y analizar sólo las diez que dan el resultado que querés no está ni en el código postal de esa búsqueda, y exponer a un público masivo a ese sesgo disfrazado de análisis objetivo es vender frijoles mágicos (que si ya nombré Maná, bien puedo ir con ‘frijoles’).

Un ensayo clínico no deja de ser, por más recaudos que se tomen, una prueba en humanos de algo desconocido. Esconder los datos crudos es ignorar ese hecho y nos mueve de la búsqueda del conocimiento. La puja por el interés comercial no puede ir por encima de la búsqueda de la verdad,y vender una droga sin pruebas de que funciona, enterrando los datos crudos en la burocracia, es vender algo que parece ciencia, pero que es dolorosamente indistinguible de la homeopatía, el reiki, la sanación del aura o el agua bendita.

 

 

Kaiser L, Wat C, Mills T, Mahoney P, Ward P, Hayden F (2003) Impact of oseltamivir treatment on influenza-related lower respiratory tract complications and hospitalizations. Arch Intern Med 163(14): 1667–1672. (se baja gratis acá)

Doshi P, Jefferson T, Del Mar C (2012) The Imperative to Share Clinical Study Reports: Recommendations from the Tamiflu Experience. PLoS Med 9(4): e1001201. doi:10.1371/journal.pmed.1001201

Lenzer J (2004) Pfizer pleads guilty, but drug sales continue to soar. BMJ 328(7450): 1217.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC416587/

 




Hay 24 comentarios

Añadir más
  1. Mariana

    Aunque no seas merecedor de Ciudad Gótica (o viceversa) te amo igual; aunque creo que la fila de amores estaba en otro post.
    Me encanta lo didáctico que redactás todo.
    Gracias por tanto gato. Gracias!

  2. Ana

    Increíble!! Me parece que no puede dejar de leerse, sobre todo, para comprender
    el manejo y des-manejo de la “industria farmacéutica”, porque creo comprender que, tras todo lo que contás hay una gran disputa por muchos, muchísimos millones de dólares o euros.
    Por otra parte, no dejo de asombrarme y disfrutar tus citas bíblicas; el 5º párrafo, que no reproduzco por lo extenso, es desopilante.
    ¡Felicitaciones!! Me encanta como escribís, me informa y me divierte.

  3. Guada Nogues

    Muy bueno. Porque, aunque evidencias mata opinión, es importante no bajar la guardia y analizar las evidencias críticamente. Hay muchos intereses en juego y a veces es demasiado fácil mentir.
    Las grandes farmacéuticas ponen plata en desarrollar medicamentos nuevos. Gracias big pharma, porque si no fuera por ellas no tendríamos esos medicamentos. Pero claro, no lo hacen de onda, sino que ganan plata, y mucha. Eso no significa que tengamos que desconfiar de todo e ir a chupar corteza de sauce porque no queremos financiarlos comprando aspirinas, pero sí que no tenemos que creerles de una. A veces se esconden datos negativos y se muestran solo los positivos, y mil trampas más.
    Para desafiar esto, están surgiendo cosas super interesantes, como All Trials (http://www.alltrials.net/), que pelean para que toda todísima la info esté disponible para el escrutinio público. Uno de los impulsores es Ben Goldacre, que justamente escribió sobre esto en su libro Big Pharma.

  4. Sergio R.

    “La ciencia es un ejercicio crítico y humilde que se basa en una búsqueda de algo que se parezca a la verdad.”
    Gracias por una perfecta y concisa manera de decir qué quiero ser cuando sea grande.

  5. Flor

    Genial artículo, impecable para describir cómo funciona una parte de la industria farmacéutica. No sólo para los casos de pánico alpedista, sino también para las personas que sufren de meduelelacabezametomounibuprofeno1500porquesí-ismo.
    Estudio Comunicación y en este cuatrimestre la cátedra de Gráfica nos hace laburar periodismo científico así que los tengo como referencia. Prometo citarlos. ♥

    • Pablo A. González

      2 Cosas: 1) No hacemos periodismo científico, para eso están los periodistas científicos. Estamos tratando de hacer algo que va mas allá de reportar la novedad y que tiene que ver con transmitir procesos y lógicas a un público masivo, así que medio que está más cerca de ser comunicación científica, o algo así. 2) Re contás con nosotros para lo que necesites.
      Saludos!

  6. Federico

    No es novedad.. el mundo se mueve por la economía.. y el negocio de la salud no está exento.. Lo correcto sería que, asi como pasó con el oseltamivir y la FDA, los que nos tienen que cuidar (lease gobiernos) no entren en la jugarreta del dinero y hagan lo que corresponde por los ciudadanos.. pero el dinero es vil, es mas poderoso y el ser humano es tan mezquino por naturaleza que siempre va a prevalecer el negocio por sobre el bien común.. Sad but true…

  7. Belén

    Hola! El artículo me pareció muy bueno, más que claro. Estoy de acuerdo con lo que planteas, con todo menos con una frase que decís al principio:”estamos tratando de a poquito de dejar de decidir por tradiciones”…
    Creo que uno de los problemas de hoy en día es que el sistema actual trata de imponerse ante todo, y eso incluye a tradiciones ancestrales que se vienen transmitiendo de generación en generación. Tradiciones que funcionan, ya sea porque realmente son efectivas, o porque las personas creen en ellas (como cuando en los ensayos para aprobar un medicamento administran placebos y la gente, convencida que esta tomando el medicamento, presenta mejorías).
    En fin, lo que quiero decir es que lo bueno de los avances científicos es que se integren en las diversas culturas respetando las tradiciones propias, que la adopción de algo nuevo no implique el abandono de saberes anteriores.
    Sigamos confiando en los remedios de la abuela! Jaja.
    Chicos, me encanta el laburo que hacen en divulgación y la forma en que bajan el conocimiento. Los felicito!! Un beso.

  8. Jorge

    Dice información útil, pero parece que la autosuficiencia no falta en los autores del blog.
    Acá, en cada parrafo aprovechas a despreciar otros campos de conocimiento. La ciencia es otro sistema de creencias, y no mucho más que otros. Me vas a decir que estudiando en la universidad nunca aprendiste algo de un profesor, validandolo por criterio de autoridad?
    No pasan acaso a veces cientos de años desde que se produce un descubrimiento hasta que la mayoría intelectual lo acepta? Esa negación o resistencia no es muy empírica que digamos. Eso mismo pasa acá. Si se estuviera profundamente al tanto de las implicancias filosóficas (no por tanto inconcretas o irreales) que se desprenden de lo cuántico, la teoría de cuerdas y distintos análisis cosmogénicos, no se apurarían tanto a desvirtuar a otros intelectuales.

    • Pablo A. González

      En realidad, fuí a una universidad increíble donde mis propios docentes me enseñaron a desconfiar de cualquier autoridad y pedir evidencia. La ciencia desde ya es un sistema de creencias, soportado por esas mismas evidencias. Hasta que haya algo que logre mejor predictibilidad del entorno, esto es lo mejor que tenemos. Si querés acercar cualquier tipo de análisis de cuántica, te pido que recuerdes que soy biólogo y lo que entiendo de cuántica lo hago con mucho esfuerzo y tiempo de silla. Ahora, recordemos que la cuántica es física, no filosofía, y extrapolar una a la otra directamente puede ser un camino peligroso.
      En noticias relacionadas, no somos autosuficientes, somos soberbios. Si fuesemos autosuficientes no leeríamos trabajos de otra gente y nos dedicaríamos a dejar comentarios aislados con nuestras propias opiniones.
      Saludos!

    • Neon_Knight

      Dejé de leer en “La ciencia es otro sistema de creencias”.

      Tomá, te dejo esta frasecita que es mucho más certera que eso que pusiste. =)

      > “La ciencia no es un sistema de creencias o una fuente de conocimientos, es sólo un término que describe el incremento de conocimiento de la humanidad basándose en la observación.”
      > – Tim Minchin

  9. Joaquin

    Hola que tal, estudio Farmacia y sé que un día voy a amanecer en una zanja por tener el ideal de una Farmacia libre de mafia; accesible y verdadera para todo el mundo.

  10. Gabriel

    Yo tuve h1n1 y te digo que el tamiflu es la droga más efectiva que me hayan dado, tanto que da miedo. Me dieron de todo antes y no mejoraba, me dieron tamiflu por si acaso (los exámenes tardaban una semana más en confirmar su era h1n1) y al otro día, casi como nuevo (pude levantarme de la cama y hacer vida “normal”). Odio tomar medicamentos, pero este me dejó bastante sorprendido

  11. Mario

    El otro día leí Berazategui y ahora Capitán del Espacio, fuera de que todo el contenido en genial esos son detalles que me hacen el día. Gracias maestros

  12. Candelaria

    Cuando uno toma un test, tiene que venir con los conceptos de validez y confiabilidad, sus valores y cómo fueron obtenidos. Básicamente, qué te permite suponer que lo que vas a tomar sirve para lo que querés hacer.
    No comprendo qué impediría que los medicamentos tengan lo mismo, sobre todo considerando la pila de información que uno no lee o no entiende que viene.

    Excelente la nota, y me reí diez minutos con el “matá a Abel”.
    PD; Aguante el Capitán del espacio.

  13. Esa es mi agua | El Gato & La Caja

    […] Existen una tonelada de publicaciones que tratan de comparar los efectos de la homeopatía y de diferenciarlas del efecto placebo. Decenas de publicaciones donde la mitad de los sujetos se someten a terapias homeopáticas y la mitad a un placebo. Dos mitades que no son diferenciables y una terapia alternativa (que no vamos a llamar medicina) que naufraga en probar su efectividad al punto que, hasta los gobiernos, caracterizados por su lento andar, han empezado a tomar acción en establecerla como una práctica no médica y sin ningún tipo de soporte en evidencia. Esa misma evidencia es la que le pedís a un gran laboratorio, que a veces hace las cosas bien y a veces las hace de una manera horrenda, con mala fe y fines de lucro, y de esas veces es que nace el otro argumento homeofílico ‘la medicina alopática es corrupta y gastan millones’. Y sí, es corrupta. Y sí, a veces no anda. Pero cuando anda se nota y, cuando no, también. Pero siempre se le piden los papeles. […]


Publicar un nuevo comentario