Carrito
El carrito está vacío.
milstein_miranda

Popster: César Milstein

‘César siempre fue un chico travieso, un poquito rebelde y muy inteligente. No era demasiado estudioso, pero le iba bien en el colegio’ contaba Lázaro Milstein sobre su hijo, curioso irremediable que atropelló una licenciatura en Química en la UBA a los 25 años y se doctoró 4 años después. Como no había nada en la tele, hizo otro doctorado en 4 años, pero esta vez en Cambridge, bajo la dirección de Frederik Sanger (otro curioso que, al sentir que un Premio Nobel le desbalanceaba la repisa, fue y ganó otro para emparejar).

Durante su estadía en Cambridge entendió que podía combinar los poderes de los Gemelos Fantásticos y fusionó una célula B (que secretaba anticuerpos monoclonales) con una célula tumoral de mieloma múltiple (que se multiplicaba constantemente), creando el primer hibridoma productor de anticuerpos monoclonales: una fábrica eficiente e inmortal que le dió un Premio Nóbel y absolutamente cero pesos, ya que ese César rebelde que había militado en su juventud en el movimiento anarquista creía que su trabajo carecía de interés económico y sólo poseía interés científico.

La entropía en forma de insuficiencia cardíaca le ganó a Milstein en el 2002, que dejó atrás un legado de inquietud feroz y generosidad intelectual.

 




Hay 3 comentarios

Añadir más
  1. Martin

    Muchas gracias por recordar a Milstein de esta manera. En estos tiempos de la ciencia, donde todo tiene que ser patentable, vendible y redituable, saber que existió Milstein y que quizás existan otros por ahí es reconfortante.
    Quisiera agregar que el premio Nobel a Milstein tiene que ser un llamado de atención para todos los argentinos. Milstein fue, sin dudas, un científico brillante. Nació en Argentina, pero hizo toda su carrera en el exterior, y de hecho se nacionalizó británico. En Argentina las puertas se le cerraron una y otra vez. Esa es la historia que no tenemos que volver a repetir.


Publicar un nuevo comentario