Berretines_de_verdura

IMG:  Pía Cascella  

Berretines de verdura

TXT:

¿Qué tan buena es una nutrición vegetariana? ¿No vives de ensalada?

No vives de ensalada.
Homero & Bart Ft. Marge Simpson

 

Hola, ¿tenés empanadas que no sean de carne?
Si, tengo de pollo y de jamón y queso.

Nadie sabe lo difícil que es lidiar con una cultura impregnada de carne hasta que se hace vegetariano en Argentina. Ser adorador de la lechuga en un asado con desconocidos puede ser una experiencia traumática. Quizá, para muchos, el olor a bife o a carbón de leña ardiendo en ese instrumento hermoso llamado parrilla −porque los vegetarianos también comemos asados hace que se pierda perspectiva de esta realidad: somos reconocidos mundialmente por los asados y la misa carnal es anhelada con ansiedad por gran parte de la fauna local.

Pero en Argentina hay un tipo de carne adorada por todos y que es la reina de la parrilla; una cuya presencia en los platos de los países más desarrollados no es tan abundante como acá y cuya calidad no se compara con ninguna debido a que sólo puede originarse en zonas con enormes superficies de pastizales y pasturas como las que tenemos en nuestra región: la carne de vaca. Para dar una idea, el promedio global de consumo de carne de vaca es de menos de 6.4 kg por persona por año, pero en Argentina ese valor se multiplica varias veces. Digamos, a pesar de todo el bardo económico y de lo ‘cara’ que está la carne, seguimos siendo los subcampeones mundiales de consumo de carne de vaca. ¿El que se lleva la copa? Uruguay. Todo muy 1930.

Los valores que se muestran en el gráfico corresponden a la cantidad de carne disponible en los comercios y no al consumo humano directo, así que algo se pierde en el camino hasta la boca. A la cabeza Uruguay y, por detrás (y en azul), nosotros, cebollitas de la carne. (FUENTE)

La influencia cultural es tan sorprendente que es muy común que la gente considere carne sólo al tejido comestible de la vaca, siendo el pollo, el cerdo y el pescado alimentos que entran en una extraña categoría de ‘carneperonotancarne’. Otra pista cultural es el habitual desprecio (y a veces hasta rechazo visceral) a los estilos dietarios libres de carnes.

Las dietas sin carnes no son adecuadas para suplir las necesidades fisiológicas del organismo’, suele ser un comentario común manifestado hasta por los profesionales de la salud, especialmente si el acárnico en cuestión es un deportista, una embarazada, tiene chicos a cargo o le saltó algo raro en los análisis de sangre. Esto tendría algún sentido si la evidencia científica fuera en la misma dirección, pero resulta que no tanto.

Una de las cosas más lindas de la ciencia es que no importa dónde vivas, qué hagas, si preferís pata, muslo, vinagre o aceto. Si tomás la mirada científica del mundo como brújula, vas a confluir en un tren de pensamiento con un montón de personas que ni conocés y con las que probablemente no podrías comunicarte porque todavía no pasaste el nivel 3 del idioma ruso en Duolingo. Cuando eso ocurre, se dice que hay un consenso, el cual puede ser producto del acuerdo de los integrantes de un grupo o, en un escenario más optimista, ser expresado por prácticamente toda la comunidad científica (como ocurre en el cambio climático o la homeopatía).

En la última postura de consenso de la Academia de Nutrición y Dietética de los Estados Unidos (AND) una de las instituciones más grandes y antiguas de nutrición del mundo y cuyos documentos son referentes para la educación tanto a nivel universitario como en posgrados, se llegó a algo así: las dietas vegetarianas bien planificadas incluyendo las estrictas son saludables, nutricionalmente adecuadas y apropiadas para cualquier etapa de la vida, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultos, viejos, atletas, extraterrestres y atletas extraterrestres. Por nuestros pagos, a principios de 2015 la Sociedad Argentina de Nutrición al igual que muchas otras tomó la postura de la AND del 2009 como propia.

¿Comés huevos? ¿Y lácteos? Entonces tu dieta es
Si Ovolácteo-vegetariana
No Ovo-vegetariana
No Lacto-vegetariana
No No Vegetariana estricta (o vegana)

Clasificación de los ‘no carnívoros’ según la Academia de Nutrición y Dietética de los Estados Unidos.

Si bien la idea de ‘bien planificadas’ es un punto importante a tener en cuenta a la hora de seguir una dieta vegetariana saludable, también lo es para cualquier otro tipo de dieta, porque difícilmente ese 30% de niños con sobrepeso que existe en nuestro país viva de ensalada.

Get the facts.

Pero siempre hay alguien que le busca el pelo al huevo o la tierra a la rúcula: que la proteína, que el hierro, que la vitamina B12, que la carne es el mejor alimento del Universo y que si no reenviás esta cadena de chorizos te va dar anemia dentro de 7 minutos. Los supuestos argumentos evolutivos que apelan a la falacia naturalista (‘comer carne es lo natural’) y de antigüedad (‘comemos carne desde siempre’) ya tienen una respuesta, así que en esta oportunidad nos centraremos en despejar algunas dudas que caen en la esfera de la nutrición.

Proteínas

Uno de los reproches más comunes suele ser el asunto de las proteínas. Y con razón, porque tienen más usos que el Aloe vera. Básicamente, no existe organismo vivo conocido que no dependa de su presencia, y si nos faltan o escasean en nuestras dietas, medio que nos morimos. La recomendación de ingesta diaria de proteínas varía de acuerdo a la edad, el sexo y el tipo de actividad física que se realice, pero puede ser entre el 10% y el 30% de la energía diaria consumida (aunque lo común suele ser 15%). Es decir, una dieta de 2000 kcal/día debería incorporar entre 200 y 600 kcal de proteína, o sea entre 50 y 150 gramos por día. Antes de seguir es pertinente mencionar que si consumís más proteínas de las que necesitás (así como cualquier otro macronutriente que consumas en exceso), el organismo las va a transformar en grasa, así que más proteínas no significa necesariamente una mejor dieta.

Contrario a la idea instalada en la sociedad, los vegetarianos generalmente cumplen o exceden los requerimientos de proteínas. Aunque en realidad, el término que tenemos que usar es el de requerimientos de aminoácidos, y no de proteínas. Si pensamos a las proteínas como paredes y cada ladrillo que las compone es un aminoácido, los humanos necesitamos una variedad de 20 tipos de ladrillos diferentes para construir todas las paredes que necesitamos para vivir (o sea, 20 aminoácidos distintos), de los cuales 9 no podemos fabricar y necesitamos incorporar sí o sí con la comida (por eso se llaman esenciales). Cuando un alimento posee todos los aminoácidos esenciales, se dice que tiene una ‘proteína completa’ (o una pared de buena calidad); si le falta alguno, tiene una ‘proteína incompleta’. Mientras que todos los alimentos de origen animal (carnes, huevo y lácteos) poseen todos los aminoácidos esenciales, el grupo de ‘proteínas incompletas’ incluye a casi todos los alimentos de origen vegetal. Por ese motivo se pensaba que los vegetarianos eran deficientes de proteínas y quizás eso explique el clásico estereotipo de estos sujetos.

Shaggy, vegetariano tipo, y el clásico bajón que acecha luego de haber tenido una conversación con tu perro.

Pero la verdad de la milanesa de soja es que hoy sabemos que el cuerpo se maneja con tanques de reserva de aminoácidos y que no hace falta incorporarlos todos en la misma comida.

¿Cómo hace entonces alguien que no consume carne para obtener todos los aminoácidos? Fácil. Los cereales tienen los aminoácidos que les faltan a las legumbres y viceversa, por lo que meter cereales y legumbres de manera distribuida a lo largo del día (o la semana) asegura que tengamos todos los aminoácidos necesarios para fabricar nuestras propias proteínas y todo ande bien en términos proteicos. Pero momento, porque arriba nos quedó colgado un casi: dentro del diverso reino vegetal carente de algunos aminoácidos tenemos excepciones como la soja, los garbanzos y la quinoa, alimentos con proteínas completas y disponibles en el mercado (es cierto, la quinoa es cara, pero porque se produce poco).

Otro cuestionamiento frecuente es que con las dietas vegetarianas es imposible suplir la demanda de proteínas de los atletas. Esa es una premisa completamente falsa. Por un lado, hay muchos atletas que la rompen y siguen dietas vegetarianas, incluso fisicoculturistas y deportistas de élite. Por otro lado, desde el punto de vista nutricional es totalmente factible satisfacer la demanda proteica de un atleta con una dieta vegetariana (hay varios sitios web y foros con buena información al respecto).

Acá Patrik ‘el deficiente en proteínas’ Baboumian, marcando un récord mundial y mostrando sus habilidades para hacer una sola compra por mes en la verdulería.

Pero no es todo brócoli tierno y papas al horno. Quienes sí no llegan bien al fin de mes proteico son los frutarianos, una especie particular de vegetariano estricto que suele basar su dieta en argumentos bastante flojos de papeles. Esto incluye ideas como que ‘las frutas contienen el germen de la vida, por lo que son altamente saludables’ o que ‘el hombre prehistórico era principalmente recolector y por ello también un consumidor de frutas’. Pero más allá de las razones que llevan a alguien a comer sólo fruta (o casi sólo fruta), lo más importante son los riesgos asociados a esta dieta, que no sólo vienen de la mano del déficit de proteínas sino también la imposibilidad de cumplir los requerimientos nutricionales en las etapas de la vida con mayor crecimiento (niñez, infancia y adolescencia), de que se te caigan los dientes o de que tengas problemas con el azúcar en sangre si tenés diabetes o pre-diabetes (sí, las frutas tienen azúcar).

Hierro

Otro mito alrededor de las dietas vegetas es pensar que no aportan el suficiente hierro y que los vegetarianos son todos anémicos. El hierro es un mineral que, a pesar de encontrarse en muy pequeñas cantidades en el organismo, participa de un montón de procesos biológicos fundamentales como el transporte de oxígeno en los glóbulos rojos, la obtención de energía en las mitocondrias y la síntesis del ADN, entre otros. La ingesta diaria recomendada de hierro es de unos 18 miligramos por día.

El origen de esta idea errónea estaría basado en el hecho de que el hierro que se encuentra en los alimentos de origen vegetal (el no-hemo, que son sales de hierro) se absorbe bastante menos que el que está presente en alimentos de origen animal (el hemo, proveniente de las proteínas hemoglobina y mioglobina); por lo tanto, a pesar de tener ingestas de hierro similares o mayores que los no-vegetarianos, los vegetarianos suelen tener niveles sanguíneos de hierro más bajos. La absorción intestinal del hierro no-hemo depende de qué tan disuelto esté el mineral dentro del intestino, algo que está determinado principalmente por la presencia o ausencia de sustancias potenciadoras o inhibidoras en la comida. Por ejemplo, la vitamina C es un gran potenciador de la absorción del hierro, así que el limón va como piña en las ensaladas de hoja verde. Por otro lado, los fitatos son inhibidores, así que tomar un té de hierbas después de la comida puede interferir con la absorción.

Si bien es cierto que los vegetarianos suelen tener niveles de hierro en sangre más bajos, la posta está en el hierro de reserva (ferritina) y no hay nada de qué preocuparse si seguís una dieta balanceada, porque los estudios muestran que la tasa de anemia por déficit de hierro en vegetarianos no es mayor a la de los que comen carne. Esto trae una ventaja interesante, ya que tener los niveles de ferritina altos está asociado a un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico.

No, la espinaca no se fuma para obtener hierro. Es más, la idea de que la espinaca tiene más hierro que otras verduras de color verde es un mito. Y vos, Popeye, deberías hacerte ver esos antebrazos.

Ácidos grasos esenciales

Cuando sos un monono y flamante bodoque generador de oxitocina en crecimiento, los ácidos grasos esenciales son muy importantes para el desarrollo adecuado del cerebro, la retina y de todas las membranas celulares. Más adelante en la vida, estas moléculas no sólo continúan cumpliendo su función de regenerar las membranas celulares, sino que además tienen la capacidad de reducir los riesgos de tener enfermedades cardiovasculares y eventos desfavorables durante el embarazo.

Los ácidos grasos esenciales son los famosos omega-3 y omega-6. Al igual que los aminoácidos esenciales, estos compuestos llevan este nombre porque no pueden ser sintetizados por el organismo y deben ser incorporados a través de la ingesta. Afortunadamente, el omega-6 es más fácil de conseguir que un paraguas en día de lluvia en la peatonal, incluso con una dieta a pura verdura. Sin embargo, los omega-3 no son tan abundantes.

Resulta que existen tres tipos de omega-3: el ALA (alfa-linoleico), el EPA (eicosapentaenoico) y el DHA (docosahexaenico) −no se preocupen, yo tampoco los puedo pronunciar. Mientras que el ALA está presente en el reino vegetal (chia, lino, nueces), el EPA y el DHA sólo se encuentran en el reino animal, sobre todo en el pescado. Aunque en realidad, técnicamente el EPA y el DHA no son esenciales porque el organismo los puede sintetizar a partir del ALA, pero debido a que esa conversión es relativamente baja y que la nafta del cerebro y del desarrollo ocular son justamente el DHA y el EPA, el mito dice que ‘es imposible que los vegetarianos obtengan suficiente omega-3’.

A pesar de que la ingesta de DHA y EPA sea menor en los vegetarianos y de que algunos estudios encontraron niveles en sangre menores de estos omega-3 en comparación a la población general, se desconoce el impacto a la salud de este hecho. Pero si los vegetarianos (sobre todo los niños) no cumplieran con los requerimientos de ácidos grasos esenciales, entonces deberían experimentar problemas serios en lo que respecta al sentido de la vista y el desarrollo cerebral. Esto no ocurre, lo que hace pensar que la dieta vegetariana puede suplir las necesidades de ácidos grasos esenciales.

El secreto parece estar en la adaptación del metabolismo. La evidencia sugiere que los requerimientos diarios de omega-3 en personas sanas pueden ser satisfechos perfectamente con el consumo sólo de ALA, ya que la conversión que hace el organismo de EPA y DHA a partir del ALA es suficiente como para mantener niveles aceptables y en los vegetarianos podría estar aumentada. Aunque atenti: existen grupos de personas que sí necesitan incrementar su consumo porque la demanda es mayor en determinado momento de la vida, como en las mujeres embarazadas o lactantes que, en esos casos, podrían conseguir una buena cantidad de EPA y DHA a partir de microalgas, por ejemplo.

Por otro lado, está bueno aclarar que no sabemos muy bien cuánto DHA y EPA se necesita, y todo parece indicar que la suplementación con ácidos grasos es muuuuy cuestionada y sólo parecería servir al bolsillo de las empresas que venden sus productos milagrosos.

Vitamina B-12

También llamada cianocobalamina, se trata de una vitamina del grupo B que cumple un rol súper importante en el organismo al participar en la producción de glóbulos rojos y en el mantenimiento del sistema nervioso central. Su déficit puede generar lo que se conoce como anemia megaloblástica, un tipo de anemia que si persiste en el tiempo puede causar síntomas neurológicos como confusión, depresión, demencia y entumecimiento de manos y pies. No, no está bueno.

Por empezar, la vitamina B-12 no es un componente presente en los alimentos de origen vegetal sino que es producida únicamente por bacterias y se encuentra sólo en los alimentos de origen animal; pero no porque los animales la produzcan (recordatorio: también somos animales), sino porque ellos la ingieren naturalmente a través de su comida gracias a la presencia de bacterias productoras de B-12 en el suelo. Y acá surge la pregunta de cómo hacen los pollos, cerdos y bovinos en el feedlot para no tener problemas de B-12. La respuesta es simple: les suplementan la comida con un mix de vitaminas.

Niveles sanguíneos de vitamina B-12 en diferentes grupos etarios de acuerdo al tipo de dieta. Como era de esperar, los círculos son los que comen carne (niveles de B-12 aceptables), los cuadrados los ovolácteo-vegetarianos y los triangulitos los veganos (niveles de B-12 por debajo de lo recomendado). En el gráfico los valores se presentan como picomoles por litro, aunque también puede ser en picogramos por mililitro (1 pg/ml = 0.738 pmol/L). Los valores recomendados de B-12 son entre 295 y 740 picomoles por litro, o sea entre 400 y 1000 picogramos por mililitro. (FUENTE)

O sea que la preocupación que tienen los profesionales de la salud sobre la ingesta de B-12 en la población vegetariana no es un delirio ni una conspiración de la ‘farmafia’; es algo absolutamente real y que los vegetarianos deberían tomarse muy en serio, porque los estudios encuentran una y otra vez que aquellos vegetarianos que no se suplementan tienen déficits de vitamina B-12, incluso los que consumen huevos y lácteos (un huevo y una taza de leche por día sólo cubren ⅔ de las recomendaciones dietarias). Quizás alguno que no se suplementa puede pensar que está todo bien porque se siente re saludable, pero el déficit de la vitamina puede permanecer muchos años sin manifestaciones clínicas y conducir lentamente hacia la demencia.

La mejor forma de conocer tus niveles de B-12 es mediante el dosaje en sangre de la vitamina, a través de la prueba del ácido metalmalónico y los niveles de homocisteína (homocisteinemia). Está bueno recordar esto porque lamentablemente muchos médicos no saben pedir estos estudios y pueden interpretar mal los resultados.

Entonces, para evitar complicaciones innecesarias, lo más seguro es que TODOS los vegetarianos tomemos suplementos de vitamina B-12. Igualmente importante es que estos suplementos sean fuentes seguras de vitamina B-12, ya que algunos como la espirulina y otras microalgas no poseen la vitamina que nuestro cuerpo necesita la espirulina tiene un análogo, la pseudocianocobalamina, y además la sola ingesta de alimentos enriquecidos no asegura las cantidades necesarias de B-12. Los requerimientos diarios de vitamina B-12 son muy poquitos y muy fáciles de satisfacer con los suplementos (unos 2.5 microgramos por día en adultos), y lo ideal sería tener en las manos los resultados del análisis bioquímico y recién a partir de eso saber si sólo necesitás consumir una dosis de mantenimiento o si necesitás tomar suplementos por encima de los requerimientos diarios durante unos meses hasta que los valores de B-12 lleguen a 400 pg/ml (lo ideal), y una vez alcanzado el objetivo continuar con la dosis de mantenimiento. Cualquier duda, acá hay una comunidad muy copada siempre dispuesta a ayudar.

Embarazo, niños y ancianos

Hay momentos en la vida donde la demanda de nutrientes es diferente y el poco conocimiento en nutrición vegetariana de algunos profesionales de la salud los lleva a sugerir erróneamente (y muchas veces a insistir) la incorporación de carnes en esas etapas.

Por ejemplo, durante el embarazo, la lactancia y la niñez la demanda de hierro y vitamina B-12 debe ser considerada con particular atención, asegurando la ingesta de suplementos dietarios para cubrir la demanda de ambos nutrientes. Además, en el caso de los bebés donde el amamantamiento no es posible, se debe acudir a las fórmulas comerciales durante el primer año de vida, y la comida que se incorpore a la dieta debe ser rica en energía, proteínas, hierro y zinc (por ejemplo hummus, legumbres bien cocidas, tofu y <3 palta <3 ).

Lo mismo sucede durante los primeros años de vida, fundamentales en el desarrollo de toda persona: hay que ponerse las pilas y ser ingeniosos a la hora de elaborar una dieta vegetariana para infantes, porque si hacemos las cosas mal en ese período de tiempo vamos a meter la pata hasta el cuello. Esto lo digo porque muchas madres y padres se relajan con la afirmación de que ‘es posible llevar adelante una dieta sin carnes con éxito en niños’, pero para realmente lograrlo es necesario ser críticos con la información nutricional que circula en internet (muchas veces de mala calidad), estar atentos a las posibles pésimas recomendaciones de allegados que dicen tener la posta y no sobreestimar el contenido nutricional de los alimentos que se les dá a los niños. Por eso, pedir consejo profesional a un nutricionista calificado es el mayor consejo que les puedo dar.

Parece un lío, pero no lo es y la verdad que hay muchos beneficios asociados, ya que las dietas vegetarianas reducen el riesgo de tener problemas durante el embarazo (como diabetes gestacional y aumento excesivo de peso), y los niños y adolescentes vegetarianos tienen menos riesgo de padecer sobrepeso y obesidad que sus pares no-vegetarianos, aunque probablemente esto se deba a la instalación temprana de hábitos saludables.

En el caso de los ancianos no habría mucho drama, porque los estudios muestran que la ingesta de nutrientes en ancianos vegetarianos es igual o mejor que en los ancianos no-vegetarianos. Esto se debe a que, a esa edad, las necesidades energéticas suelen ser más bajas y los requerimientos de algunos nutrientes más altos, y una dieta vegetariana rica en alimentos ricos en nutrientes y con pocas calorías tiene todo lo que quieren las bobes.

En definitiva, desde el punto de vista nutricional y de salud, las dietas vegetarianas balanceadas no sólo pueden satisfacer muy bien los requerimientos nutricionales, sino también proveer protección contra muchas enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2, obesidad y algunos tipos de cáncer. Además, estas formas de alimentarse parecen ser una opción muy interesante para el uso racional de recursos naturales y la reducción del impacto ambiental del sistema agroalimentario.

Evidencia en mano, punto para las dietas vegetarianas.

Navidad

Ilustración:  Pía Cascella  

Hay 58 comentarios

Añadir más
  1. Wanda

    Gracias por esta nota! Siempre me resulta interesante el tema de la nutrición y el del cuerpo respecto a esta. Estaba atada a unos cuantos de los mitos mencionados y agradezco la nueva info para incorporar. Saludos!!

  2. María

    Que decepción .Un blog “científico” que no considera el aspecto evolutivo y se basa en la pirámide de Ancel Keys. Para este sesudo artículo no se tiene en cuenta los millones de años que fuimos cazadores recolectores y las verduras y frutas eran unos achaparrados , poco dulces (y altamente concentrados en principios activos) entremeses para cuando faltaba la caza. Tampoco considera el aspecto político y ambiental. Un campo de ganadería extensiva es un vergel de flora y fauna. Un campo de soja un desierto verde envenenado . Es notable como el agronegocio regula los currículos de las universidades

    • Drewjn

      1) Qué tiene que ver el aspecto evolutivo si hoy en día la mayor parte de la evidencia disponible nos muestra que podemos vivir sin consumir productos de origen animal, no te gusta le evidencia? bueno, pero no viene al caso hablar del ”aspecto evolutivo”.
      2) ”Tampoco considera el aspecto político y ambiental. Un campo de ganadería extensiva es un vergel de flora y fauna.”
      Tampoco tiene que ver con el artículo, la ganadería extensiva conlleva otros problemas como la contaminación de aguas subterráneas y la deforestación, y sigue siendo más eficiente producir alimentos de origen vegetal, porque se necesitan menos hectáreas para alimentar a las personas utilizando granos. Esto lo expone Ezequiel en su libro, con la evidencia pertinente, si no te gusta la realidad es otra cosa, no es que ”el agronegocio” regula los currículos.

      • Rodrigo

        1) Si durante 2 millones de años nos manejamos de una manera, y hace 9000 años de otra, esa evidencia tampoco la tomás?

        2) Te invito a leer el Mito Vegetariano donde Lierre Keith explica de forma brillante el negocio de los anuales y el desastre que le estamos haciendo al planeta.

        Igualmente, si sos feliz sobreviviendo a vegetales, excelente.
        Si me parece buena idea tomar mucha evidencia que existe, que difiere totalmente con este artículo.

    • Grisel

      ““Pero los vegetarianos comen milanesas de soja, y si todos nos hiciéramos vegetarianos habría que cultivar más soja. ¡JAQUE MATE, HERBÍVORO!”. ¿En serio creías que la soja era para hacer milanesas? Los monocultivos de soja que constituyen un paisaje típico en Argentina son, en un porcentaje importante, destinados a la alimentación de animales que terminarán en una parrilla de domingo o hechos milanesa a la napolitana. Cabe aclarar que estos cultivos también necesitan agua para crecer, porque en varias regiones no alcanza con cantar la canción de la vieja que está en la cueva. Así, mediante el riego artificial, la producción de carne se lleva más de la mitad del agua dulce extraída del mundo.”
      Te recomiendo la lectura de esta otra nota del mismo autor: https://elgatoylacaja.com.ar/el-tema-del-vegano/

    • Ezequiel Arrieta

      Hola María, ¿cómo va?

      Nadie niega el rol central que cumplió la carne en la evolución de los homínidos, es más, escribí una nota al respecto que podés ver en este mismo blog (https://elgatoylacaja.com.ar/literalmente-paleo/).

      Y si bien un pastizal es un lugar con una gran biodiversidad como mencionas, el problema radica en que los niveles de consumo actuales de carne de vaca requieren que se destina mucha superficie de pasturas. Y con mucha me refiero a un montón. A tal punto, que está resultando un problema para los bosques porque es necesario expandir la frontera agropecuaria para satisfacer la demanda de carne (local y global).

      Yo estoy de acuerdo con la premisa de que se puede producir carne de manera sustentable, pero esos sistemas no pueden sostener la demanda de consumo actual, así que es necesario reducirla.

      ¡Saludos!

      • Rodrigo

        “Yo estoy de acuerdo con la premisa de que se puede producir carne de manera sustentable, pero esos sistemas no pueden sostener la demanda de consumo actual, así que es necesario reducirla.”

        Si A es igual a B entonces B es igual a A. Esto está bien.
        Tu comentario que traigo de tu respuesta, no, no está bien.
        Es tu opinión, yo tengo otra.

        Te invito a leer El Mito Vegetariano.

    • Priscila Ravano

      Una sola cosita a la sarta de cosas que dijiste Maria.Sabias que la mayor produccion de soja es para alimentar los animales que vos comes y no a los humanos? Y para un moton de otras cosas que nada tienen que ver con la alimentación? Y que en muchos productos de los que comes, algo de lo que viene de la soja le ponen? Es notable como la gente esta desinformada y critíca antes de hablar. Yo no sabré mucho, pero vos, evidentemente menos.

      • María

        Yo no como nada que contenga soja, porque no como nada producido por la industria. Los animales que yo consumo no comen soja, son criados a campo y sol. Pero mejor en lugar de pensar es insultar. Tratando de “sarta ” a cualquier objeción y de ignorante a alguien que no conocés. Hacele caso al artículo: tomá vitamina B 12 que ya se te está notando su falta

        • claudia

          María, podés consumir productos de soja orgánica; por ejemplo, la marca Soyana elabora un tofu riquísimo, y si te da fiaca cocinar, tienen una variedad que ya viene cocido y condimentado, listo para meterlo en el sandwich.
          Eso de que los animales que consumís están criados a campo y sol, supongo que tenés alguna forma de verificarlo, además de creerle a los productores, que como sabemos, son incapaces de mentir.

          • María

            Vivo en cercanías de la zona rural de producción. La soja si no la fermentás, ( por ejemplo natto) aunque sea orgánica tiene antinutrientes.

          • claudia

            Sé que no hay que comer la soja como si fueran lentejas, cosa que algunos hacen. Por eso la como en forma de tofu (no es fermentado, pero es un buen alimento). Tofu de soja orgánica, para evitar los agroquímicos, porque esos “nutrientes” ya los tengo cubiertos con todo lo demás. Y algún día me decidiré a probar el tempeh y esas cosas. Millones de chinos no pueden equivocarse.
            Si vivís cerca de una zona de producción de ganadería extensiva, tenés resuelto el problema. Ahora sólo nos falta resolverlo para los otros seis mil novecientos millones de habitantes del planeta.

    • Rodrigo

      Excelente María, entiendo perfectamente lo que decís, el tema es que me parece que otros no entendieron, es demasiado lo que la agroindustria ha hecho en los humanos como para que se entienda en la respuesta de una nota.

      Cuando descubrí lo que son las anuales, ya habiendo experimentado durante 3 años la dieta evolutiva (nombre que me gusta más que el marketinero “Pa…”) al leer a Lierre me terminó de cerrar todo. Afirmar que la agricultura es el peor error de la humanidad es más grave que decir que dios no existe (grave para los religiosos), es muuuy difícil que lo puedan comprender, hay que cambiar demasiado.

  3. Emilia

    Hola!
    Muy buena la nota, pero un detalle: La anemia perniciosa es un cuadro por lo general autoinmune, que se independientemente de la ingesta de B12, ya que se trata un déficit de factor intrínseco.
    La anemia por deficit dietario de b12 es megaloblastica.

  4. Yo

    ¡Gracias Ezequiel!
    Definitivamente sos mi vegetariano favorito. La próxima vez que me pregunten ¿Como haces? en un asado, los mando para acá.

    ¡Saludos!

  5. Mailén

    Muy piola el artículo. Pregunta: y en cuanto al Zinc? He leído que dietas vegetarianas son deficientes y que también estaría bien suplementarlo.

    • Ezequiel Arrieta

      Hola Mailén, gracias.
      Es una gran pregunta y la respuesta es la misma para todos los demás nutrientes: con una dieta balanceada se pueden satisfacer perfectamente lo requerimiento de zinc.

      De todas maneras, lo estudios muestran que a pesar que los vegetarianos tienen ingestas de zinc más bajas que los no-vegetarianos, los niveles sanguíneosde zinc son adecuados, y no parece haber riesgo por déficit de zinc.

      https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25369924

      Sin embargo, sí se considera adecuada la suplementación en niños que siguen una dieta vegana estricta y que no siguen una dieta balanceada.

  6. Rocio

    Muy interesante la nota Ezequiel. Siempre rechacé las dietas vegetarianas por distintos motivos, mayormente porque mucha gente que las sigue es por ciertas ideologías que no comparto y usualmente no conocen la parte nutricional del asunto, lo que lleva a que sus dietas sean muy deficientes. Y por otro lado porque me molestan aquellos que tratan de imponerlo para todo el mundo cuando hay muchas personas que necesitan la carne por cuestiones de salud (yo incluida). Pero me resulta excelente tu nota para aprender y darme cuenta que estaba errada en muchas cosas. Aguante la evidencia.
    Una consulta, tenés idea que pasa en las embarazadas en cuanto al ácido fólico? Es esencial para el cierre correcto del tubo neural en los embriones, y una dieta deficiente en este nutriente trae consecuencias muy graves. Tengo entendido que es un problema en las dietas vegetarianas. Espero que puedas iluminarme en este tema. Saludos!!

    • Ezequiel Arrieta

      ¡Hola Rocio! Muchas gracias por tu comentario, me alegro que sirva para despejar mitos.

      Con respecto a tu pregunta sobre el ácido fólico, las dietas vegetarianas no son limitantes porque ese nutriente es muy abundante en el reino vegetal y los vegetarianos suelen exceder las recomendaciones diarias :)

      Si lees inglés te recomiendo este excelente sitio de información nutricional vegetariana.
      http://www.vrg.org/nutrition/veganpregnancy.php

  7. Gina

    Aunque la explicación de los ácidos grasos esenciales me parece bastante tirada de los pelos e información relevante (ya que sé que algunos vegetarianos han hecho una excepción a la dieta por lo que explicaste en el artículo), y no me parece menor el dato de que muchos deban tomar un suplemento de vitamina B-12 (lo que, en mi opinión, deja claro que la dieta vegetariana sigue careciendo de lo que aporta una dieta más variada que incorpore carnes), no deja de ser importante que se haga una buena difusión de información sobre este tema como lo hizo el autor de este artículo. Es importante enfocarnos hoy en día en el tema de la buena difusión, porque si mañana en la televisión dicen “los bebés pueden seguir una dieta vegana”, no me quiero imaginar las repercusiones de esto (sabemos bien que muy a menudo los medios de comunicación desinforman más de lo que informan). Porque además, hoy en día la dieta vegetariana es a menudo mencionada como “deficiente”, dejándose de lado que una dieta completa también puede serlo por la mala alimentación de quiénes la siguen. Que comer carne no es sinónimo de “proteína” ni “fuerza”. Porque es mucha la cantidad de personas que le faltan vitaminas y se minimiza este problema. Estaría bueno que en un futuro muy próximo (o en el presente), podamos llegar a esos medios para poder informar bien a todos lo mejor posible. Concientizar a la gente sobre las repercusiones de “llevar mal” la dieta cotidiana en la salud, y de las consecuencias en el medio ambiente debido a la producción de los alimentos (en principio, la carne y la soja).

  8. sergio ariel

    interesante articulo. pero hace afirmaciones que son, mas que conclusiones basadas en datos, saltos de fe . en relacion a los acidos grasos particularmente, repite varias veces que no hay informacion suficiente, pero aun asi concluye que … no importa la conclusion, si no hay informacion suficiente no deberia haber ninguna conclusion.
    lo unico que realmente se sabe es que son necesarios . promover una dieta estrictamente vegetariana aduciendoq ue no tiene consecuencias negativas sin que exista informacion suficiente es, como minimo, poco etico, y puede ser peligroso.
    finalmente una dieta estrictamente vegetariana solo es posible en tanto se suplemente con productos farmaceuticos. quienes no tienen acceso a ellos o no deberian dejar de consumir productos animales. al igual que quienes no tienen acceso a una variedad bastante alta de productos vegetales, que no se encuentran naturalmente en todas las regiones.
    esta genial que quien pueda darse el lujo de ser vegetariano estricto, lo sea. pero es un lujo que la gran mayoria no puede darse sin poner en riesgo su salud.

    • Ezequiel Arrieta

      Hola Sergio,

      Tu comentario me hace acordar al famoso dilema de la isla que me hicieron toda mi vida: “¿Y si estuvieses en una isla, comerías carne?”

      NO, OBVIAMENTE VOY A MORIR COMIENDO PALMERAS PORQUE TENGO EL SUPERPODER DE APAGAR MI INSTINTO DE SUPERVIVENCIA

      Por supuesto que hay personas que no pueden ser vegetarianas, pero nadie está proponiendo que todo el mundo lo sea, el artículo está enfocado a proveer información nutricional sobre las dietas vegetarianas y le va a servir a dos grupos: (1) los que ya son vegetarianos y (2) los que no son vegetarianos pero les interesa conocer más sobre nutrición humana. Por otro lado, los suplementos de vitamina B-12 no son para nada caros.

      Sobre los acidos grasos omega-3, si considerás que estoy haciendo un salto fé te voy a exigir que me presentes evidencia que refuten lo dicho en el artículo, porque lo escribí no es algo que se me ocurrió mientras estaba en la ducha, sino que deriva de la lectura de artículos científicos que debaten estos temas.

      Lo que expresé en la nota es lo que dice la literatura: los vegetarianos tienen niveles sanguíneos de DHA y EPA más bajos que los no-vegetarianos, pero los vegetarianos no muestran signos de deficiencia de acidos grasos omega-3. La posible respuesta a esto es que los vegetarianos tienen mayor capacidad de transformar el ALA en DHA y EPA.

      Acá más información si te interesa
      https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25369925

      ¡Saludos!

    • Laura

      Es más caro comer carne que suplementarse con B12. Y llevar una dieta vegetariana estricta puede ser mucho más barato que llevar una dieta que incluya carnes o ovo-lacto vegetariana. Qué más barato que las legumbres y los cereales? O las frutas y verduras de estación? Sobre todo comparado con lo que cuesta la carne y el queso. Otro mito que hay que derribar es que ser vegano es caro. Yo nunca gasté menos en comida que siendo vegana. La verdad que hoy en día es más lujoso comer carne o queso que ser vegetariano estricto.

  9. Jeremias

    Excelente artículo Eze. No soy vegetariano pero he debatido y leído bastante. Hace poco le dije a un amigo que se había convertido al vegetarianismo que el único problema que tenía era la ingesta de vitamina B12, así que ya le estoy enviando este link.

    Abrazo de acelga.

  10. Gabriel

    Ezequiel, sos un cretino de primera.. Si una vaca pudiera, te comería a ti y a toda tu familia… Fuiste a la universidad bobina?

    PD: ese cap. de los simpsons es siempre usado para vardear a los vegetarianos (con el cantito de “no vives de ensalada, no vives de ensalada!”), pero la verdad es que el tema central del cap es remarcar lo ilógico que es la industria ganadera.. Desde el video de Troy hasta la cadena alimenticia….
    Yo no paro hasta ser vegan level 5….

  11. Vanina

    Como vegetariana y casi Licenciada en Periodismo quiero felicitarte por la redacción de la nota. Un claro ejemplo de cómo se puede escribir bien y simple sin abusar de tecnicismos ¡Aplausos y paltas para todos!

  12. Francisco

    Super interesante el agiornamiento. Gracias por el artículo.
    Personalmente tengo dudas en cuanto a la sustentabilidad de un esquema puramente vegetariano. No ya a nivel personal, sino a nivel de esta sociedad gigante que depende por entero de los combustibles fósiles.

    Ya sea para la elaboración de fertilizantes químicos, o para el transporte de estos fertilizantes y la producción de lo cosechado, que estemos a punto de liquidar las reservas fósiles (o que estemos en el punto en que para extraer esas reservas se necesite más energía que la que aportan) probablemente significará un punto de inflexión importante en la cantidad de gente que se puede alimentar y la calidad de ese alimento.

    Es posible que debamos volver al esquema de las viejas granjas pre segunda guerra mundial, en donde la rotación de cultivos se conjugaba con los fertilizantes orgánicos aportados por los animales de granja en su conjunto. En esta situación un esquema estrictamente vegetariano es más difícil de conseguir (y concebir), ya que sería más difícil o costoso acceder a la variedad de alimentos que hoy damos por sentados. Quinoa, amaranto, frutos secos, frutas y verduras fuera de estación y un montón de legumbres que actualmente no se producen en nuestro terriotorio y se traen de otros lados a precios relativamente bajos quedarían prácticamente fuera de la ecuación.

  13. Ana

    Muy clara la información que hay en tu nota, más que interesante y útil, aunque no sea vegetariana, pero sí tengo interés en reducir el consumo de la carne, después de haberte leído y escuchado en muchas ocasiones. Espectaculares tus consejos, además de muy divertida la forma de expresarlos: …” Por ejemplo, la vitamina C es un gran potenciador de la absorción del hierro, así que el limón va como piña en las ensaladas de hoja verde. Por otro lado, los fitatos son inhibidores, así que tomar un té de hierbas después de la comida puede interferir con la absorción.”…
    Gracias y felicitaciones.

  14. Luciano

    Hola dibujantes del cosmos (¿? quiero hacerles una apreciación del articulo en cuestión:
    en un parte dice: ”Antes de seguir es pertinente mencionar que si consumís más proteínas de las que necesitás (así como cualquier otro macronutriente que consumas en exceso), el organismo las va a transformar en grasa, así que más proteínas no significa necesariamente una mejor dieta.”

    Hasta donde investigue, después de años transformado en Vegeta y estudiar bioquímica, las proteínas ingeridas que estén por demás, sin ser utilizadas por el organismo, terminan siendo excretadas y no transformadas en grasa como dice ahí. De estar yo en lo incorrecto, ¿me podrían pasar la fuente sobre la transformación de prote en grasas?

  15. Lula

    Hola Ezequiel!

    Muy bueno el artículo. No soy vegetariana, pero me interesa mucho la nutrición en general, y me parece importantísimo difundir la importancia de que hacerse vegetariano y sólo dejar de comer carne sin revisar lo que estamos dejando de lado (y así poder suplirlo) no está bueno.

    Igualmente creo que los no vegetarianos también tienen muchísimos problemas nutricionales porque tampoco está bien difundida la información, pero creo que es más fácil acceder a ella si uno está interesado.

    Gracias siempre por la simpleza de las explicaciones.
    Un beso!

  16. Mario Mey

    Hola Ezequiel. Gracias por la nota, está buenísima. Me surgen algunas dudas.

    Los suplementos dietarios (B-12, por ejemplo)… ¿de dónde salen? Me imagino que de un laboratorio… ¿pero las materias primas? Porque si yo no como carne porque sé que no es necesaria la muerte directa para que yo me alimente (*1), ¿voy a consumir una pastilla que sale del hígado de un bovino?

    No sé si serás padre… pero yo sí y mi hija, cuando está conmigo, no come carne. El problemín es que… está en la “etapa blanca”: fideos, arroz, queso, huevo (a veces), papa… y cerrame la 4. Por ahora es una niña (5 años) súper saludable, activa y aventurera, pero a veces me preocupa que le falte algo por esta elección gastronómica. ¿Qué se podría hacer, “obligarla” a consumir ciertos alimentos? (*2)

    Abrazo grande. Hasta la próxima… duda :D.

    (*1) es relativo… los animales se la pasan muriendo para nosotros ;).
    (*2) igualmente, cuando está con la madre, come carne :/.

  17. charles

    Muy buena nota, Ezequiel. Excelente para despejar prejuicios (yo soy?/era ?prejuicioso en en el tema). Una pregunta personal: ¿tiene algún sentido ser vegetariano extremo? Es decir, me hace ruido que alguien, si no es porque NO LE GUSTA la carne, no se coma algún bife cada tanto. El impacto ambiental o de salud es casi nulo comiendo muy cada tanto.

    • Javier

      @Charles

      En mi caso, que me hice vegetariano por que adoro los animales y quiero minimizar el tener que matarlos cuando puedo en su lugar comer verduras, me pasó que cuando me hice vegetariano y salí de la cultura de comer carne me sensibilicé. Entonces cuando se me desnaturalizó ese hábito, el pensar en yo comiendo carne me repugna, me produce asco, es como muchos no vegetarianos se sentirían si comieran carne de perro o de gato. Yo siento lo mismo pero con todo tipo de carne.

      Y hace muchos años atrás, cuando no era vegetariano, no entendía cómo alguien no podía comer carne. Eso aún sabiendo que tenían que matar a la vaca, cosa que de pensarlo me hacía sentir mal, por lo que en ese momento elegía no pensar mucho todo lo que le había pasado a la vaca para llegar al bife que me estaba haciendo a la plancha. Finalmente, lo que me llevó a hacerme vegetariano fue el tomar consciencia de eso que antes elegía no pensar y darme cuenta que seguir así no era para mí.

      Un abrazo

      • charles

        Gracias por contar tu caso, Javier. Muy bueno el paralelismo con lo de comer carne de perro o gato, ayuda a entender la negativa de los vegetarianos a incurrir en la ingesta cárnica, aunque sea excepcionalnente. Otro abrazo.

  18. Pablo

    Hola Ezequiel,

    Enhorabuena existís, para decir cosas. Luego podemos pensar y construir.
    Ahora bien, sumaría un punto, que es anterior a la comida: el pensamiento, las ideas.
    Me interesaría derivar en la comida que comemos como hecho cultural construido, según necesidades y intereses. De aquí iría al valor simbólico de lo que comemos en relación a lo que somos, y a lo que queremos ser. Es decir, por ejemplo, por qué (según como muy bien se dice en el artículo), la quinoa se cultiva poco en Argentina, cuando es un cultivo autóctono de Latinoamérica? Y sin embargo, por qué llevamos una dieta eurocéntrica (la mesa navideña es el más claro ejemplo de esto que digo). Luego, ¿cuál es el rol del sistema ecomónico hegemónico en la construcción de la identidad gastronómica argentina? y por último, para redondear la idea, ¿por qué no profundizar el desarrollo en el derecho positivo animal (animal no humano)?

    Pensaba también en cómo estamos alienados y sometidos a una idea de “normalidad” que no tiene más de 300 años y que sobre todo, intentamos justificar con argumentos “racionales” decisiones de raíz netamente “emocional”. El asado del domingo y mi abuelo feliz, la lengua a la vinagreta de mi mamá, la carneada en el campo con amigos, el panchito a la salida del boliche; son todos actos que están en nuestra memoria y condicionan nuestros argumentos. Así también sucede que si nos ponemos a pensar qué comemos y para qué lo comemos, nos daríamos cuenta de que no necesitamos la dieta de un romano que iba a la guerra, pues no guerreamos con nuestros cuerpos. ¿Podríamos afilar nuestras dietas a lo que necesitamos? Qué pasaría si pensamos más sobre qué comemos y por qué lo comemos? ¿Es el cuerpo depositario de resabios sin conexión (racional) con el presente? ¿Qué cuerpos surgirían? ¿Estamos preparados para cambiar nuestra imagen “humana”?
    Resulta también que no somos solo animales, también somos humanos y no comemos por instinto, sino que estamos atravesados por las pulsiones.

    A seguir pensando, es lo mejor que podemos hacer.
    Gracias por continuar las reflexiones.

  19. Vanessa

    Hola Ezequiel!
    Pregunta, soy vegeta hace 4 años, siempre con dieta a conciencia, pero nunca me suplementé con B12. Es de venta libre? creo que tengo miedo de caer en un doc que no sepa pedir el estudio y me dé cualquier cosa :(
    Hay mejores marcas? o algunas mas “puras” que otras?
    No quiero caer en cualquiera.
    Gracias!
    PD: Tu página personal me da error, quiero conseguir tu libro.

    Abrazo!

    • Aylén

      Hola Vanessa.
      La B12 es de venta libre, y hay varias marcas, no todas son veganas. Podés averiguar más acerca de esto en el link de la nota que lleva a la página de facebook B12landia. La más económica es Tanvimil. Se recomienda una pasti por semana.

  20. Laura

    Hola Ezequiel,
    Misma situación que Vanessa, pero hace 1 año y en este momento lacto-veg
    ¿Dónde se puede conseguir tu libro?
    Y si alguien de acá me puede recomendar una nutri confiable que no me quiera desviar de mi camino jaja :)
    Gracias!

  21. Federico M.

    Hola Ezequiel, muy buen articulo. Una duda nomas con respecto a las cantidades (y pienso en los niños)…
    Cuanta cantidad de comida vegetariana tiene que alimentarse un niño para suplir lo que le da una dieta carnicera… porque está genial, pero si tenés que meterle con embudo a un nene, las legumbres, cereales, verduras, lo que podrás resolver con un pedacito de carne, supongo que sería un punto a tener en cuenta.
    Para las otras etapas de la vida me parece que no hay muchas más excusas

    PD: Hacía mucho que no gateaba por acá… me gusta la barrita celeste que se va completando a medida que bajas, estuve jugando un rato antes de leer el articulo :)

    Genial todo como siempre

  22. claudia

    Federico M., cuando yo era chica, lo que me tenían que meter con embudo, era la carne. Sé que es un caso individual, pero vale como ejemplo, no sé si habrá otros.

  23. Sergio

    Qué interesante este artículo y los comentarios! Confirmo un poco lo que tenía entendido: que una dieta completa vegetariana es posible (con mucha planificación y suplementando B12 y quizás alguna cosita más). Lo que me hace ruido es el argumento clásico de comparar poblaciones omnívoras con vegetarianas mostrando los mejores indicadores de salud de los segundos. Hay un tema de sesgo: en general, los vegetarianos tienden a cuidar más lo que comen, a tener actitudes más saludables, y en algunos casos a planificar mejor. El omnívoro promedio es más descontrolado, come lo que pinta, y cuando tiene un asado se clava carne como si fuera la última vez. La verdadera comparación estadística que me gustaría leer (no sé si existe… o si es posible incluso) es la de una población de vegetarianos con otra de omnívoros donde ambas cuidasen sus dietas de forma planificada. Estimo que si los omnívoros comiéramos un puñado de carne y un par de pescaditos a la semana, con huevos y lácteos en su justa medida, probablemente tendríamos indicadores de salud similares o mejores. Creo que el mensaje importante que debería surgir de esto es: controlemos lo que comemos, sin excesos, y con diversidad. Así como es falaz decir que una dieta omnívora sea más saludable que una vegetariana, quizás también sea falaz decir lo contrario, sin igualar el resto de los parámetros (deporte, vida sana, planificación, etc.). Porque también hay muchísimos atletas de elite que comen carne… diría que la mayoría. Y un vegano podría matarse a papas fritas con extra sal y condimentos. Entiendo que si uno compara los resultados de dietas sin excesos pero sin planificación ni suplementos de vegetarianos y de omnívoros, los veggies probablemente tengan más deficiencias de nutrientes.
    También quería comentarles que hay poblaciones que por necesidad y tradición son casi exclusivamente carnívoras, por ejemplo en el sur de Mendoza y el norte neuquino, zonas donde llueve muy poco, los inviernos son crudelísimos (sí, quería escribir esta palabra alguna vez, jaja) y la tierra es muy pobre. Realmente no crece nada, sólo hay plantaciones de papa o cebolla (“semilla”) para luego resembrar en campos mejores. Olvídense de frutales… pero hay cría de chivitos, que pueden subsistir con pasturas naturales que el hombre no puede consumir, y en terrenos no explotables sin tremenda inversión. Mi conclusión es que decir “ser vegetariano es más sustentable”… depende donde. Y cuánto más alejados están, en las zonas más rurales, viven casi a carne nomás, pero claro, en condiciones extremas como esas, tienen un gasto calórico tremendo. Y no creo que sea fácil para esas personas conseguir un suplemento de B12, ni obtener las calorías que necesitan de vegetales. No pensemos sólo en nuestro mundo urbano. No es subestimación, es realismo de conocer esas bellas zonas del país (no hace falta pensar en África).
    Coincido en que los carnivoriles deberíamos aflojarle un poco… no hace falta comer 2 kilos de asado para ser felices, ni milanga 7 veces a la semana. Un mensaje así a la sociedad, desde un punto de vista de la sustentabilidad, sin extremismos, tiene a mi entender una mayor probabilidad de éxito que las campañas más radicales, que llevan más a un rechazo que a tomar conciencia. Argumentos flojitos de papeles se encuentran a ambos lados del mostrador.
    Dicho esto, muy claro el artículo, y muy bien referenciado. Perdón lo extenso!

  24. Horacio

    Ezequiel, muy buena nota. Como carnívoro que soy, la verdad me viene muy bien saber estas cosas.
    Una pregunta: Sabés si hay algún estudio orientado al enfoque psicológico del switch al vegetarianismo ? Particularmente en mi caso, me he dado cuenta que tengo una fuerte resistencia psicológica a ese cambio, principalmente orientada al disfrute de la comida, donde pareciera que si la comida no tiene carne, no tiene el suficiente “gustito” como para que me interese repetir, y tengo la impresión de que es algo bastante común en la gente que come carne, cuando se la coloca ante un menú vegetariano.

  25. Rodrigo

    Este artículo es nefasto, realmente. Es un blog de “ciencia” y deja afuera análisis profundos y que muestran cosas muy diferentes.

    Invito a todos los que llegaron hasta acá a leer El Mito Vegetariano y aprender algo muy molesto, que la agricultura está destruyendo el mundo. Si les molesta leer este comentario, si les molesta “perder el tiempo” en estas “tonterías” de carnívoros y quieres seguir en el mundo ideal donde el pan es el cuerpo de cristo… sigan con lo suyo. Si quiere ver la realidad de lo que le estamos haciendo a nuestro hogar y a nuestros cuerpos, lean a Lierre que con 20 años de vegana y casi morirse (y ganadora de un premio Pulitzer) tal vez tenga algo para enseñarnos.

    https://elmitovegetariano.com/

    Si alguien lo necesita en español, con todo gusto se lo presto.


Publicar un nuevo comentario