86. 99.9

99,9%

Lavandina, jabón, radiación ultravioleta, formol, antibióticos, rayos gama, fuego. Construimos una bocha de armas para darle batalla a un enemigo aparentemente invisible, invisible hasta que empezamos a verlo, y qué hermoso es verlo. No sabés lo que te perdés por no ser ñoño hasta que acercás tu córnea a la óptica de un microscopio y ves cómo el sistema inmune faja a un parásito cual Rocky a Iván Drago, pero sin el maravilloso shorcito patriótico y el calor de la Guerra Fría.

Gracias a Don Koch y a Don Pasteur, y a un montonazo de científicos previos que elaboraron las bases de lo que ellos hicieron, los bichos invisibles al ojo desnudo se convirtieron en protagonistas de una obra de teatro que nos cansamos de ver hasta no hace más de 100 años: morir por infecciones. Sí, es cierto, todavía la gente agoniza por infecciones microbianas, pero no hace falta estudiar mucho para entender la línea que separa la era pre-vacunas y pre-antibióticos, de la que nos encontramos ahora, la era “mata el 99,9999999% de los gérmenes”.

Seamos sinceros, tenemos un serio TOC con los microbios. Todos los entendemos como algo que se mata, que se combate, que se suegra. Nadie mira un cajón podrido de fruta y piensa ‘oh, qué maravillosa la naturaleza’ y el que diga que sí que arroje la primera naranja toda blandita.

Sin embargo, en este boom ideológico en el que los microorganismos son los terroristas de nuestra seguridad nacional fisiológica, se nos pasa de largo un pequeñísimo detalle. Los microorganismos son los putos amos del planeta, ellos están ahí desde que todo comenzó, ellos marcaron el inicio de la vida. O eso es lo que pensamos. Tanto así que los chabones colonizaron zonas donde otras formas de vida no pueden ni siquiera acercarse a tolerar, desde las fumarolas hidrotermales de los fondos marinos hasta la estratósfera a 20.000 metros de altura.

La reconciliación con estos simpáticos nenes es fácil cuando entendés algunos hechos. Así de entrada y sin dar vueltas, hoy sabemos que alrededor del 8% de nuestro genoma es genoma viral (y no, virus no es lo mismo que bacteria, es micro y organismo y medio que ahí terminan sus similitudes). Hasta que no finalizó el Proyecto Genoma Humano no pudimos conocer esto, como así tampoco podríamos haber sabido que sólo el 2% de nuestros genes son exclusivamente humanos. Viéndolo así, somos 4 veces más virus que humanos (aunque algunos sean más parásitos que otros, especialmente de sus padres). No voy a explayarme al respecto (más que nada porque ya está gateado), pero la técnica que se utilizó para hacer este estudio es la misma con la que se analiza el parentezco entre especies y se arma el árbol filogenético, o sea, el caminito que fuimos compartiendo los seres vivos hasta que nos separamos.

A Darwin le gusta esto.

Un ejemplo de lo anterior es el Bornavirus que incorporó su material genético al ADN de los simios (o lo que sea que fuesen) hace unos 40 millones de años. Resulta que al señor Borna le recabió el vecindario y se quedó hasta nuestros días. Tanto le gustó el barrio que se comprometió a ayudar a mantenerlo piola, codificando proteínas que ayudan al sistema inmune a atacar otros microorganismos. Algo así como un mercenario reformado o un hacker que mejora la seguridad informática de una compañía. Borna sabe.

A estos inquilinos intragenómicos les tenemos todavía que sumar otros a los que les arrendamos el cuerpo con una relación más independientes, las bacterias. Estas bellezas mantienen la forma que tenían todos los seres vivos que existían hace unos 3500 millones de años y son ultranecesarias para nuestra existencia, ya que se usan para producir cerveza. Más allá de que la biotecnología nos ha permitido jugar con ellas para desarrollar productos que nos son de utilidad, también hay que darles reconocimiento a esas que viven con nosotros todo el día, todos los días. No sólo con, sino también de nosotros, y nosotros de ellas. Estoy hablando de la flora bacteriana que plaga nuestro cuerpo. Las tenemos en todos lados, en la piel, debajo de las uñas, los intestinos, la boca, el pelo y ahí donde no da la luz. Tenemos tantas que se estima que nos superan en número de 10 a 1. Pero antes de correr frenéticamente al baño a hacer un fondo blanco de lavandina con Coca, investiguemos.

Las bacterias que conforman la flora son sumamente importantes para mantener la salud, y lo hacen sólo a cambio de comida. Al habitar en nuestra piel y mucosas, las bacterias benignas compiten con aquellas que nos pueden enfermar (patógenas). El consumo de algunos antibióticos como la cefalexina y el cefadroxilo (usados generalmente para infecciones en la piel), puede matar a muchos de tus buenos inquilinos del intestino, cuyos departamentos serán ocupados por una bacteria que aprovecha la oportunidad y que normalmente está en bajo número (Clostridium difficile). El resultado es una diarrea peor que cuando te pasás de Fernet la noche anterior. La flora es tan sensible a los productos de higiene corporal que algunos dermatólogos sugieren que habría que bañarse menos para no alterarla, pero bueh, la pelea entre flora dérmica y novia es difícil. Y la flora dérmica no usa vestiditos.

La gran mayoría de las chicas conoce la delicadeza de la flora bacteriana por experiencia. La micosis vaginal no es una infección de transmisión sexual, sino que, justamente, es el resultado de la pérdida del equilibrio entre los bichos piolas y la Candida albicans malparida que anda deambulando por ahí, esperando cualquier oportunidad que le dé un metro de ventaja. Por ese motivo se recomienda usar lubricantes hechos específicamente para la cochinada, y no aceite Patito, acondicionador de pelo, detergente, jabón o líquido para frenos.

Al fin y al cabo, no sólo descendemos de los simios, también descendemos de los microorganismos. Cuidarlos es tan fundamental como matarlos en el momento justo. El secreto está en encontrar el equilibrio entre no bañarse y usar Lysoform como desodorante de axilas.

Nota a la pata: las bacterias no producen cerveza, las levaduras son las reinas de la birra y el resto las bebidas espirituosas. Se nos pasó, gracias a todos por las correcciones buena onda.

 

Noffke N et al (2013). Microbially induced sedimentary structures recording an ancient ecosystem in the ca 3.48 billion-year-old Dresser Formation, Pilbara, Western Australia. Astrobiology 13(12): 1103-1024.
The Human Microbiome Project Consortium (2012). Structure, function and diversity of the healthy microbiome. Nature 486: 207-214.

Masayuki et al (2010). Endogenous non-retroviral RNA virus elements in mammalian genomes. Nature 463: 84-87.
Abi-Rached L et al (2011). The Shapping of Modern Human Inmune Systems by Multiregional Admixture with Archaic Humans. Science 334(6052): 89-94.
Cohen SH et al (2010). Clinical practice guidelines for Clostridium difficile infection in adults. Infect Control Hosp Epidemiol 31(5): 431-455.
Biggs WS & Williams RM (2009). Common gynecologic infections. Prim Care 36(1): 33-51.




Hay 47 comentarios

Añadir más
  1. ​María Alejandra Petino Zappala

    jaaaa, tenía pensado escribir sobre esto algún día. las propagandas de productos antibacteriales para personas con trastorno obsesivo compulsivo me violentan un poquito (?)

    ahora en serio, es muy dañino el pánico a los microorganismos que se le inculca a la gente. de ahí a tomar antibióticos para cualquier cosa (sin receta, y mal) hay apenas un pasito. y después se sorprenden de los “gérmenes evolucionados” (si, eso también salió en un aviso de antibacteriales coronado con la imagen de un bicho con muchos bracitos) que resisten a todos los antibióticos conocidos… en fin….

    hay que tenerle un poco menos de miedo a la mugre, tenemos un sistema inmune, dejemos que labure un poco… (lo dice la chica que tiene una enfermedad autoinmune, en mi caso creo que me fui a la mierda)

    bueno chauuuu. muy buena la nota xD

    • Ezequiel Arrieta

      Bueno, como médico te puedo comentar que cuando ejercía me rompía bastante las pelotas cuando la gente te pedía antibióticos, especialmente cuando estabas con guachitos.
      – ¿No le va a dar antibióticos doctor?
      – No señora, el nene tiene una infección viral, se cura solo.
      – ¿Pero los antibióticos? Antes había un doctor que le daba antibióticos cuando estaba así.
      – Los virus no se mueren con antibióticos señora, puede darle 1 kg de plutonio y probablemente el nene siga teniendo faringitis.
      – Pero el….
      – ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      • ​María Alejandra Petino Zappala

        y peor aún, hay gente que va directamente al farmacéutico y el tipo les da los antibióticos sin receta y sin saber qué tienen.

  2. Paula

    Muy interesante la nota. La paranoia alimentada por las publicidades se extiende a (casi) todas las prácticas. Ya no tomamos agua de la manguera y ahora el Jorgito viene con el envoltorio sellado por los bordes. Solo los besos, la cochinada y el dinero se vienen salvando a pesar de transmitir tantos microbios.
    Eso sí: «parentesco» va con ese.

  3. Fer

    Muy buena gatinota.

    Consulta: cuando se me cae una galletita al piso, la levanto rápido, y la soplo ¿cuántos microorganismos “se subieron”, y cuántos, o qué porcentaje hice volar con el soplido?

    Imagino que debe ser imposible de calcular con tan pocos datos, así que digamos que el piso no estaba ni “limpio” ni tan sucio, pasé el trapo hace un par de semanas, y barrí hace un par de días, que tardé 5 segundos en levantarla, era una pepa Terepín, y tuve “la suerte” de que cayera con el dulce hacía arriba (porque estaba parado y lejos de la mesa). Y soplé fuerte.

    • Ezequiel Arrieta

      Guarda que hay que tener en cuenta la “ley de los 5 segundos”, pero de acuerdo a la cantidad de bacterias por milímetro cuadrado y el tiempo que estuvo en el suelo podemos realizar una estimación aproximada mediante la siguiente fórmula:

      N° de bacterias en la comida = (t – 5) x Nbacsuelo*tprof

      Donde t es tiempo en segundos, Nbacsuelo en el número de bacterias de cada especie por milimetro cuadrado y tprof es la tasa de proliferación.

      Al resultado multiplicalo por los campeonatos internacionales que ganó Boca y a eso dividilo por la cantidad de toc-toc que tomaste el fin de semana pasado. Esto te va a dar la probabilidad de morirte por comerte la Terepín. Que por cierto, son las mejores pepas que existen en el universo conocido. Pepas de hidrato de carbono, claro.

      • ​María Alejandra Petino Zappala

        nunca tiro nada que caiga en el piso (de la cocina) y que se pueda levantar. sigo viva.

        igual sólo soy una muestra representativa de mí misma, obvio

  4. Agustín Z

    Muy buena nota! Un detalle: las levaduras (unicelulares, si, pero eucariotas) se usan para fermentar la cerveza (y el vino). ¡Y no son bacterias!

  5. Eze

    Que significa que el lysoform mata el 99.9%d las bacteria y virus? Que deja vivo al 1%de los que toca o que no puede matar al 1 %de los que existen?

    • Ezequiel Arrieta

      Significa que si usás dos Lysoforms al mismo tiempo podés matar al 198,8% de las bacterias y virus.
      Hablando en serio, ningún producto desinfectante mata el 100% de los microorganismos, porque sino podríamos usar el Poet para esterilizar el material de cirugía. El 99,9% no quiere decir que mata esa cantidad, sino más bien que reduce el 99,9% de las bacterias patógenas a un nivel que no es riesgoso para la salud.

      Lo único que puede matar al 100% son los rayos gama y Chuck Nurris.

      Acá te dejo un artículo de la Organización Mundial de la Salud sobre desinfectantes por si querés nerdearla.
      http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Js5422s/19.html

      • David

        Un detallito sobre ese 99,9% en realidad no mata el 99,9% de las bacterias en general, el estudio esta realizado solo en E coli y herpes simplex (normalmente… algunos agregan algo mas dependiendo la marca) y significa que de cada mil de estos bichitos mata 999… pero solo de estos bichos…

          • Fer

            No sé si habrá paper, no tengo idea de cuáles serán los requisitos para poder producir/vender un desinfectante, pero, por ejemplo, en la página de Lysoform (siguiendo con los chivos) dice:

            Efectividad comprobada en:
            Virus:
            Virus H1N1
            Virus Respiratorio Syncicial
            Herpes simplex 1 y 2
            Polio tipo 1 y 3
            Hongos:
            Trichophyton Mentagrophytes
            Aspergillus Niger
            Bacterias:
            Salmonella Choleraesius
            Pseudomonas Aeruginosa
            Staphylococcus Aureus
            Streptococcus Faecalis (Enterococcus Faecalis)
            Escherichia Coli

            Para mí, se entiende, como decía David, que el porcentaje será sobre estos bichos.

            Saludos!

          • sofía

            Lo que en realidad dice es que mata en un 99% virus, hongos y bacterias*. No “EL” 99%. Luego en arameo ilegible menciona cuáles de esos virus, hongos y bacterias.

            Aprovecho para felicitarlos! Genial todo lo que escriben!

  6. Mar Martorell

    Muy buena la nota…
    pero como biotecnóloga/microbiologa y fan de las levaduras hace unos varios años, a las que considero hasta hijas, te quiero corregir una cosita… , las levas, son las responsables de esa bendición de la naturaleza llamada cerveza.
    Nuevamente… genial la nota

  7. Andrea Silvana

    Excelente nota como siempre =) . Tanto que odio a los virus y me entero que tengo adn de ellos jajajajaja.
    Comentario aparte, adore la etiqueta “vestiditos”

  8. Camila Suarez

    Sarpada nota!!! Todos vivimos el día a día con altos TOC, pero llega el sábado, el feriado puente, o la cerveza (lo que llegue primero) y se nos olvida, al punto de terminar comiendo ese chori de procedencia y existencia dudosa, por solo mencionar una de las tantas cochinadas de finde.

    Che, hace bastante leí en algún lugar, o flasheé elgatoTV lo cual quiero quiero quiero!!

    A Darwin le gusta esto.

  9. Leandro

    Muy buena!

    Lo que más me llama la atención de que se afirme que los productos desinfectantes del hogar eliminan al 99,9% de virus hongos y bacterias, es que ese porcentaje es probablemente el

  10. Leandro

    Muy buena!

    Lo que más me llama la atención de que se afirme que los productos desinfectantes del hogar eliminan al 99,9% de virus hongos y bacterias, es que ese porcentaje es probablemente el que no conocemos.

    Saludos!

  11. Helena

    Genial la nota. Me gusta como no solo le ponen onda, sino también dejan ver que realmente les interesa de lo que hablan.
    Sigan llevándonos a querer saber más sobre cosas nuevas, los banco gatos.

  12. Matías

    La mejor nota lejos!!
    Buenísimos todos los temas de “supremacía microbiana” que tocan en muy pocas palabras y con ese estilo tan divertido. Diversidad microbiana y co-evolución merecen nota propia!

  13. Tomas

    Hola, primero que nada, muy buena la nota. Ahora que nadie venga a decir que no les avisaron que consumir antibióticos indiscriminadamente contribuyó a desarrollar bacterias con súper poderes más difíciles de combatir qué fanático empacado.
    Segundo, ya te lo mencionaron en otro comentario, pero desde el celu no pude responder y la página carece de un sistema de me gusta tal o cual comentario, y no quería dejar pasar la oportunidad: Las bacterias no hacen cerveza!!!!! Hacen muchos otras cosas copadas como las mencionadas asistencia a la digestión, y ocupas pacíficos de nichos que evitan que se instalen las difficile. Desde un punto de vista biotecnologico las usamos de fábricas, de técnicas laboratoristas, o de chivo expiatorio reportero, entre otras. Y las levaduras hacen muchas otras cosas copadas dentro de las cuales una de las más conocida es asistir al gran repertorio de bebidas blancas, amarillas, rojas, coloradas y negras, con o sin burbujitas, que adornan las barras de cualquier lugar que se jacte de apreciar la luna, las estrellas y la música fuerte.
    Por eso, estaría bueno que cada uno sea reconocido por su trabajo y no que anden robándose crédito innecesariamente. Y si no se puede modificar la nota, al menos agregar una nota al pie, no?

  14. Marcelo

    Me encantó el artículo. Gracias por compartir los conocimientos. Un detalle ortográfico de escasa importancia –y de gran ñoñez–:

    La palabra “parentesco” se escribe con “s”.

    Saludos cordiales a todos; excelente página.

  15. Estefania

    Jajajja me encantó la nota, llegué aquí porque estaba buscqndo la manera de desinfectar las herramientas de peluquería, lo q me han dicho es q desinfectar con el alcohol es mas q suficiente, pero no sé q tan cierto sea y no se q tanto me sirven las toallitas humedas q matan el 99,9%.


Publicar un nuevo comentario